Entrevistamos a

Pictish Trail

"Escribir canciones puede ser una experiencia solitaria, pero puedes encontrar consuelo en esa soledad"

Por -

Johnny Lynch nos sigue dejando fascinados con las aventuras vividas en su próximo trabajo Thumb World, disco que verá la luz el viernes 21 de febrero a través de Fire Records. Dotando a sus composiciones de un carácter extraño y esquivo, el músico escocés es capaz de encontrar siempre estructuras fascinantes en sus temas, doblando su voz o haciendo que todo el aparataje sintético se escape de la escucha más obvia. En esta nueva referencia vamos a comprobar cómo ha caído más rendido que nunca a los sucesos fantásticos y el mundo extraterrestre, sirviendo estos como la puerta de entrada a otras situaciones de tintes más realistas pero que le empujan más que nunca hacia la necesidad de encontrar una escapatoria. Alejándose cada vez más de la impronta folk de sus primeros discos, Johnny logra su trabajo más sorprendente hasta la fecha, no amoldándose a nada en particular y garantizándonos un apartado imaginativo totalmente insospechado cuando empiezas a escuchar el primer tema. Aprovechando este lanzamiento, le preguntamos por un montón de cosas relativas a esta referencia, y en definitiva, todo lo que rodea su música.

Hola Johnny, ¿cómo van las cosas?

El mundo se acaba. Y tengo hambre. Las cosas van tan bien como pueden.

 

Empecemos. Tanto en la portada de este nuevo disco como en las fotos promocionales, podemos observar un mundo conectado con extraterrestres y criaturas similares. ¿De dónde viene esta inspiración?

Supongo que trata de encontrar una forma de escapismo. He escrito un álbum sobre cómo estamos todos atrapados en nuestras vidas modernas, desplazándonos por una línea temporal claustrofóbica de distopía. La música y las piezas artísticas que las acompañan realmente van sobre divertirse e intentar escapar de la realidad.

Pensando en la temática de las canciones, resulta de lo más variada, llamándome especialmente la atención como narras tu viaje vivido gracias al ácido en ‘Heart Eyes’. ¿Fue difícil poner en una canción todas las experiencias que viviste en ese momento?

Esa canción, ‘Heart Eyes’, fue una de las más rápidas de grabar, y la única canción en el disco donde la letra llegó primero. Tenía una imagen visual realmente distinta asociada con el recuerdo de esa experiencia, así que simplemente escribí una lista de lo que vi y cómo me sentí.

Este álbum parece estar siempre saltando de elementos de fantasía a elementos reales. ¿En algún momento te preocupaste porque las letras de este disco podrían estar muy alejadas de la realidad?

Para ser sincero, creo que cuanto más nos alejemos de la realidad, mejor. Acabamos de tener una elección horrible aquí en el Reino Unido, y los últimos 4 años han sido muy estresantes, en términos de los acontecimientos actuales. Se puso tan mal, que tomé el inicio de año nuevo como el momento perfecto para empezar a ignorar las noticias, apagar todas las notificaciones de mi teléfono, y eso me hizo sentir mucho más feliz. Creo que a veces nuestras vidas están tan dictadas por eventos mundiales catastróficos, o políticos con los que no estamos de acuerdo, que es fácil olvidar la amplitud de nuestra propia imaginación.

"He escrito un álbum sobre cómo estamos todos atrapados en nuestras vidas modernas, desplazándonos por una línea temporal claustrofóbica de distopía."

Me gusta mucho la gran variedad de canciones que existen en el disco, apareciendo momentos más orientados a un lado luminoso y otros misteriosos y oscuros. ¿Crees que es un trabajo con muchos contrastes entre canciones?

Sí, estoy de acuerdo con esto. Toda mi música favorita ha sido un collage de diferentes estilos y géneros: The Beta Band, Beck, Sparklehorse… No soy alguien que se sienta cómodo grabando una colección de canciones con cierto estilo, pero estoy muy preocupado por el equilibrio. He tratado de asegurarme de que la lista de canciones sea una mezcla equilibrada de tempos y sentimientos.

‘Bad Algebra’ es una canción con una apariencia muy optimista a pesar de su temática centrada en la soledad. ¿Fuiste buscando contrastar el sonido con la letra?

La mayoría de mis letras tienden a preocuparse por sentirse solo, sentirse separado de las cosas, y ‘Bad Algebra’ definitivamente está en esa línea. Al vivir en una isla remota, regularmente me encuentro solo con mis propios pensamientos. Llegas a reconocer aspectos de tu personalidad que no siempre están en la superficie, y la soledad a menudo puede permitirte descubrir tu lado creativo. Ciertamente, escribir canciones puede ser una experiencia solitaria, pero puedes encontrar consuelo en esa soledad. Con esta canción solo quería hacer algo raro, simple y divertirme. 'Bad Algebra' casi no llega a estar en el álbum, de hecho, pero aquellos a quien se la enseñé parecían responder positivamente, así que logramos meterla. Me alegro de que esté en el álbum. Además ahora la línea de guitarra de Rob me resulta muy pegadiza, me recuerda mucho a The Flaming Lips.

 

Con el paso de los años, tu experimentación en torno a los sonidos de sintetizador ha ido aumentando, dejando un poco aparte el lado más orgánico. ¿Ha cambiado mucho la forma de trabajar tus canciones en estos últimos años?

En los últimos álbumes, he pasado a un segundo plano en cuanto a la etapa final de producción y me he centrado más en la composición de canciones. Creo que ha sido beneficioso para mis temas, ya que suenan mucho más seguros e interesantes. También he tratado de escribir cada vez menos con guitarras, o, al menos, no usar guitarras al comienzo del proceso de composición. Me encantan los grandes sonidos de guitarra distorsionados, pero no soy un gran guitarrista, así que cuando escribo una canción en la guitarra, tiendo a caer en los mismos hábitos. Siento que es mucho más aventurero poder comenzar a escribir una canción alrededor de una línea de bajo de sintetizador, o un ritmo de batería muy procesado o un sample extraño.

Otra cosa que me llama la atención en este disco es el aspecto vocal, que se adapta de manera excelente a cada canción. ¿Para ti fue difícil saber cómo procesar todas las partes vocales en el disco?

Me gusta hacer un seguimiento doble de mi voz, lo hace sonar imperfecto y tambaleante, y obtienes la armonía accidental ocasional que se desliza y mantiene las cosas interesantes. Algunas de las canciones en este álbum fueron un poco más aventureras vocalmente de lo que estoy acostumbrado, particularmente una canción como ‘Turning Back’, que tiene un poco de falsete. Debido a que el álbum fue grabado en una serie de sesiones cortas en el transcurso de 6 meses, tuve mucho tiempo entre sesiones para pensar en coros y agregar efectos vocales a ciertas canciones.

"Creo que a veces nuestras vidas están tan dictadas por eventos mundiales catastróficos, o políticos con los que no estamos de acuerdo, que es fácil olvidar la amplitud de nuestra propia imaginación."

Hablando precisamente de ‘Turning Back’, la canción más larga del disco, es también la que contiene una melodía más pop y ligera. ¿Crees que esta canción es la más aislada del resto?

No lo sé, creo que hay algunas canciones que suenan bastante diferentes. ‘Heart Eyes’ se aísla un poco también, ‘Slow Memories’ es la única canción en el álbum sin ningún ritmo de batería, ‘Pig Nice’ tiene un ritmo diferente al de cualquier otra cosa en el disco. Finalmente, quería crear un álbum donde cada canción tuviera su propio personaje. Creo que todos están unidos por las voces.

Todas las canciones tienen muchas capas de sonido, encontrando al mismo tiempo arreglos realmente fascinantes. ¿Sueles seguir tus primeras ideas o giras mucho alrededor de una canción?

La forma en que se grabó el álbum significaba que me podía permitir tener mucho tiempo entre sesiones para considerar diferentes direcciones en las canciones. Por lo general, la primera idea actua como una brújula para los temas, pero de vez en cuando quieres ir por un camino diferente para llegar al mismo destino final. Mi relación con cada una de las canciones es bastante intensa: escuchaba las primeras grabaciones en repetición, constantemente, tratando de descubrir las piezas que faltaban.

 

Considero que tu música es muy personal e indescriptible. ¿Crees que tienes referencias musicales claras o intentas alejarte de cualquier tipo de influencias externas?

Cualquiera que escuche mi música por primera vez probablemente adivinará por quién estoy influenciado. No me importa eso. Creo que está bien usar tus influencias a tu favor. Obviamente, no tengo la intención de copiar la música de otra persona, directamente. Me gusta la idea de que mi música sea un collage de todas las diferentes influencias.

Swatpaz diseñó el vídeo de ‘Slow Memories’ conectado de una manera muy buena con la temática de la canción. ¿Fue este vídeo muy colaborativo o no le indicaste nada a Swatpaz para hacerlo?

Le di a Swatpaz una descripción de la canción y de qué se trataba, y él la interpretó a su manera. ¡Hizo un gran trabajo! Sabíamos, en este punto, que el álbum se llamaría Thumb World, por lo que quería hacer referencia a eso y hacer de este pulgar antropomórfico el centro de la narración. Es un vídeo bastante emotivo, pero también bastante tonto. Me encanta de verdad.

"Al vivir en una isla remota, regularmente me encuentro solo con mis propios pensamientos. Llegas a reconocer aspectos de tu personalidad que no siempre están en la superficie, y la soledad a menudo puede permitirte descubrir tu lado creativo."

Leí que vives en la isla de Eigg. ¿Cómo es vivir en un lugar que se encuentra en el medio de la naturaleza y que no está lleno de gente?

No es un lugar fácil al que llegar, el viaje a la isla lleva mucho tiempo, pero realmente me encanta. Existe un gran sentido de comunidad: hay un poco más de 100 personas que viven aquí, y todas se conocen y se cuidan mutuamente. En términos de ser artista, la cantidad de viajes que tengo que hacer por mi trabajo complica un poco la cosa: posiblemente obtendría más conciertos si viviera en una ciudad. Pero, Eigg es tan hermosa e inspiradora que me resulta el lugar perfecto para crear. Hay muy pocas distracciones.

En tu última gira eras telonero de Steve Mason, otro músico que tiene un estilo muy distinguido. ¿Cómo es viajar con él?

Fue un sueño. Soy un gran admirador de todo el trabajo de Steve, desde los días de The Beta Band hasta sus trabajos en solitario. Siempre ha tenido una fuerte influencia en mi propia música. Viajar con él y verlo actuar cada noche, era una sensación muy agradable. Es un tipo muy relajado y fue extremadamente acogedor. Su banda, equipo y audiencia también fueron geniales. Todo fue perfecto. A menudo, ser telonero en una gira puede ser un trabajo duro, pero este fue muy fácil.

En todas nuestras entrevistas nos gusta pedirles a nuestros entrevistados que dejen una pregunta para la próxima banda a entrevistar. ¿Cuál sería la tuya?

¿Qué artista / banda desconocida de tu escena local, o tu grupo de amistad, recomendarías que otros escuchen?

Como habrás adivinado por la última pregunta, tenemos una pregunta de Martha, la banda: ¿Cuál es el mejor cómic que has leído y por qué?

Por alguna razón, nunca me interesaron los cómics. Creo que ninguno de mis amigos estaba particularmente interesado en ellos, estábamos más enganchados a las revistas de música de importación. Creo que lo más parecido sería un sketch de la revista Viz llamado Drunken Bakers. Es posiblemente la serie más sombría que he leído: hay algo tan inevitable y deprimentemente británico al respecto. Muy oscuro, pero muy divertido, sin embargo. Dos panaderos alcohólicos, que constantemente beben diferentes botellas de alcohol barato (licores, oporto, brandy, cualquier cosa) reciben pedidos de los clientes en su panadería, y luego se emborrachan tanto que olvidan los pedidos, beben más y más, y luego se despiertan al día siguiente enfermos. Y sucede en cada número. Es realmente desalentador.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *