Entrevistamos a

Perapertú

"Lejos de buscar efectismos, pensamos en giros narrativos. Un referente sería, respetando las distancias, el Chico Buarque de ‘En Construçao’."

Por -

Perapertú ya cuentan con un primer LP titulado Miramar (El Genio Equivocado, 2018), donde podemos hacernos una idea de los límites de su abanico sonoro, ya que a través de lo conocido hasta el momento podíamos apreciar influencias tanto de la parte más esquizofrénica de la movida como de la influencia del jangle pop más saltarín. Cuando debutaron hace unos tres años con su primero EP, nos encontramos con una de esas bandas que sabían tratar el pop electrónico de una forma de lo más vitalista y móvil, sin llegar a caer en los destellos disco tan proclives a la parodia de los 80. A pesar de ello los dos adelantos del LP como fueron ‘En Dakar’ y ‘Cézanne’ eran capaces de girar hacia un terreno más sobrio, también relacionado con los 80 pero en este caso con los teclados new wave que en ocasiones aportan tintes más oscuros a las composiciones. Lógicamente esto supuso un pequeño aperitivo, ya que a lo largo de este Miramar se desarrollan estas líneas con mucha más profundidad, al mismo tiempo de dotar al trabajo de unos ritmos que se acercan a un apartado trepidante, donde los matices extravagantes también tienen su cierto encanto y protagonismo. Aprovechando lo reciente de este lanzamiento, entrevistamos al grupo.

Miramar creo que es un disco muy completo, con un montón de influencias
pero todas ellas encajan. ¿Consideráis que vuestros gustos musicales son de lo más variados y qué por lo tanto el disco tiene tanta riqueza en sus sonidos?

Es probablemente uno de los motivos, junto con el limitante natural de nuestra pericia como músicos y productores, que suele provocar unas reiteraciones estilísticas que luego se renombran como personalidad. Nos gusta narrar mediante imágenes, y tratamos de que letra y música vayan en coherencia con esa narrativa. Lejos de buscar efectismos, pensamos en giros narrativos. Un referente sería, respetando las distancias, el Chico Buarque de En Construçao.

 

Creo que las coordenadas de vuestro trabajo también podrían remitir en determinados momentos a la Movida Madrileña. ¿Musicalmente os parecen interesantes esos años y creéis que de alguna forma se ha filtrado parte de ello en vuestra música?

Sí claro, aunque los que más nos gustan no son estrictamente los de la Movida Madrileña, somos más afines al magma más específicamente nueva-olero y al punk... Golpes Bajos, Ilegales, Claustrofobia o Los Coyotes son grupos que nos flipan. Por otro lado, tampoco es que lo hayamos buscado conscientemente, de hecho algunos de nuestros primeros temas como Talonario de Aquiles o Iboga son de factura muy pop, más cercanos a Family, por ejemplo.

Hablando más de influencias. El tropicalismo es algo que también se hace presente sobre todo de cara al final del disco como puede ser ‘Mito de Andrade’ o ‘Ínsula Barataria’. ¿Tenéis algún referente musical asociado a la explosión del género al otro lado del Atlántico? Es curioso observar como sois tanto un grupo de guitarras como una banda donde resulta imprescindible el peso de los teclados. ¿Vosotros os veis más enfocados en una dirección u en otra?

Chico Buarque es un referente sin duda. Eden Ahbez otro. Jorgen Ben, Os Mutantes... Pero también nos mola el afro como Prince Nico Mbarga, Alhaji K Frimpong, Fela Kuti... En todo caso, en estos temas que mencionas hay evocaciones sonoras y líricas inspiradas directamente en Bo Diddley y en el grandísimo Bambino de Utrera. Respecto al balance entre teclados y guitarras, lo cierto es que tenemos un guitarrista que es una máquina, pero se nos está volviendo vago, y no nos queda más remedio que ir tirando del teclista que anda más motivado.

"Somos más afines al magma más específicamente nueva-olero y al punk... Golpes Bajos, Ilegales, Claustrofobia o Los Coyotes son grupos que nos flipan. "

Entrando en el apartado temático del trabajo, parece que surgen un montón de referencias hacia lo profético o lo chamánico. ¿De dónde proviene esta atracción por estos elementos un tanto misteriosos?

Más que a eso, sentimos atracción hacia la intimidad, lo subjetivo o el derecho a decidir y sentir, pero claro, las letras juegan un poco al despiste por su construcción casi puramente metafórica, y eso da lugar a interpretaciones de todo tipo, incluida la que habéis captado. Cada una de las letras tiene una historia real que la ha provocado. Y algunas nacieron pensando en personas concretas. Uno de nosotros es medio egipcio, con raíces en Alejandría, a lo mejor esto ha provocado algunas decisiones en el disco...

La portada del disco también parece encerrar algún tipo de mensaje o hacer referencia a una estética concreta. ¿Habéis intentado transmitir un mensaje o asociarla a alguna referencia concreta?

La portada es obra de Akesi Martínez, una ilustradora que seguíamos desde hace tiempo. Ella creó la portada con total libertad, inspirándose en las canciones, en nuestro imaginario, y quizás en algunas cosas más. No sabemos a ciencia cierta lo que ha querido transmitir, nosotros también vamos descubriendo cosas nuevas cada vez que nos fijamos en la portada... nos flipa. Ojalá siga trabajando con nosotros durante mucho tiempo, y que lleguemos a una simbiosis como, vete a saber, esas canciones de Le Mans que suenan a portada de Javier Aramburu (y viceversa).

 

Más sobre las letras de los temas. Vuestras canciones presentan un montón de elementos fantásticos y frases que tienden en muchos casos ininteligibles. ¿Sentís que las letras de este trabajo os han quedado muy crípticas?

Pues es posible... no es fácil de modular esta impresión desde dentro ya que sabemos lo que hay detrás de esas letras. Una referencia en las letras podría ser el Sr. Chinarro de la época Acuarela, en parte también imágenes de los Surfin’ Bichos más retorcidos o Leonard Cohen cuando se ponía a narrar con imágenes. Miramar tiene esa peculiaridad en las letras, pero cuidado, no todo es críptico. Es como esa persona que no parece mirarte a los ojos, y en cierto momento empieza a mirarte fijamente. Hay partes muy directas. Puede que no sea para todos los gustos.

"Sentimos atracción hacia la intimidad, lo subjetivo o el derecho a decidir y sentir, pero claro, las letras juegan un poco al despiste por su construcción casi puramente metafórica"

Considero que la forma de interpretar los temas de Ahmed Moussa es otro apartado
importante del trabajo, sobre todo en canciones como ‘No Estás a mi Lado’. A la hora de afrontar el apartado vocal, ¿pensasteis bastante en el enfoque que le daríais o no fue nada premeditado?

La voz ha cogido presencia en el sonido a medida que fuimos entendiendo que las letras iban fijando la atención en los directos. Como una especie de cuenta-cuentos beatnik con base sonora nuevaolera. Empezamos muy pop en los EPs 1 y 2, y nos pusimos más narrativos en Miramar. Esto fue saliendo espontáneamente a medida que íbamos reuniendo los 12 temas que originalmente iban a entrar en el disco (2 tuvieron que quedarse fuera por falta de espacio).

Hablando un poco más sobre ‘No Estás a mi Lado’, esta canción parece la más visceral del trabajo, introduciendo unos coros que tienden casi hacia las alucinaciones. ¿Veis esta canción como una pequeña revolución en el disco?

En ese tema nos pusimos a jugar y a volvernos un poco excéntricos. Pensamos que la verdadera visceralidad se encuentra más en temas como ‘Pomo de Or’o, pero, de nuevo, es el que escucha quien capta y se hace su composición de las cosas. Los coros son cortesía de Chiquito Satán y Cruella Suzuki, que fueron invitados a pasarse por el estudio y bueno... está claro que se han quedado a gusto.

 

‘Amor de Java’, el tema que cierra el disco, es una canción que quizás se diferencia también bastante del resto en base a sus elementos más orgánicos y un final con arreglos muy brillantes. ¿Desde un primer momento teníais claro que queríais excluirla de un apartado más electrónico?

El tema nació prácticamente como lo grabamos, a excepción de los arreglos finales que los compusimos sobre la marcha con cada uno de los invitados: Chico Portillo al Bombardino y Juanma Monjesdrújulo a la trompeta (que ha colaborado con bandas tan flipantes como Patrullero Mancuso o Solex). Fue una de esas canciones que caminó con tan buen pie desde su origen que ya no tuvimos necesidad de hacer experimentos con ella.

"Cada una de las letras tiene una historia real que la ha provocado. Y algunas nacieron pensando en personas concretas."

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

¿En qué momento hiciste click?

Del mismo modo tenemos una para vosotros a cargo de la chilena Fakuta, dice así: ¿Cómo crees que será la música que hagas a los 64 años de edad?

Ahmed: ni idea. Yo sólo iré al estudio a grabar la voz encima de lo que hayan cocinado para mí, como Johnny Cash.

Marcos: a los 64 años me veo más poniendo vinilos y siguiendo el ritmo golpeando el brazo en el sofá.

Yago: a esa edad estaré haciendo planes para mudarme al pueblo en buena compañía. Atardeceres en la playa, gatos callejeros y urbanizaciones fantasmas serán mis fuentes de inspiración.

Juanma: a los 64 me veo más como un Rey del Pollo frito, inmortal.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *