Entrevistamos a

Luís Severo

"Llegar a los sentidos o a la memoria a partir de detalles descriptivos es algo que siempre me ha interesado."

Por -

Luís Severo es uno de esos compositores que son incapaces de facturar una canción que no esté cargada de un gran sentimiento y capacidad de observación, encontrando en sus composiciones aquella ventana abierta hacia expresiones interiores de lo más serenas pero apasionantes. La acertada etapa que inició con Cara d’Anjo en 2015 lo ha llevado a encontrarse con su estilo definitivo y particular, desvelándonos todo un artesano de canciones influenciadas por la canción transatlántica más poética junto con un candente espíritu de folk y fado que se camuflan a la maravilla. A lo largo de sus temas, el músico al que todavía le queda algo lejana la treintena, le da vueltas a todas aquellas cosas que son importantes para todos, como el paso del tiempo, el amor o la amistad, tratando de este modo temas universales con una gran profundidad y la precisión propia que marcan los recuerdos. Todo esto quedó bien recogido en su disco homónimo que llegó en 2017, centrando definitivamente todos los focos en su propuesta, tan ligera y con matices compungidos de lo más identificables. Dos años después, de forma prácticamente sorpresiva, este pasado viernes nos dejó en las diferentes plataformas de streaming este nuevo trabajo titulado O Sol Voltou, dando un salto definitivo a la hora de lograr matices aún más redondos e incorporar pequeños elementos con los que romantizar aún más sus composiciones. Aprovechando su reciente publicación, entrevistamos al lisboeta.

Me gusta mucho como se encuentran ordenadas las canciones de O Sol Voltou, planteando el disco a través de la llegada de la primavera y cerrándolo con ‘Quem Me Espera’ donde la dejas atrás. ¿Desde el primer momento tuviste muy claro el protagonismo de la primavera como fuente de inspiración a la hora de ambientar los temas?

Sí, este disco pretende ser un viaje por la primavera, de principio al fin. En el proceso de creación del disco también me interesé mucho en identificar los símbolos y fenómenos naturales asociados a la primavera, junto con las restantes estaciones. Creo que en el fondo es una temática muy común y que inevitablemente muchos autores recurren a ella.

 

En general, llama la atención como en el apartado lírico las letras resultan más reflexivas que en ningún otro trabajo tuyo, dando una sensación de mayor descripción y observación de todo lo que te rodea. ¿Crees que en este disco has dado un paso adelante a la hora de lograr que sean más descriptivas?

Siempre quise escribir canciones a través de palabras que fuesen muy sugestivas en mí, y quizás también para quienes las reciben. Aunque para alcanzarlo se consigue a partir de imágenes o de otras sensaciones, llegar a los sentidos o a la memoria a partir de detalles descriptivos es algo que siempre me ha interesado. Puede que en este disco haya insistido más en esta dirección, pero creo que en los discos anteriores ya se veía venir un poco este camino.

A lo largo del disco tratas temas universales en profundidad como pueden ser el amor, la muerte o el paso del tiempo. ¿Consideras que la temática de tus canciones se encuentra siempre muy bien definida?

Generalmente intento tener un tema base para cada canción, pero el cruce con otros temas es algo inevitable, o por lo menos, algo que intento no evitar. Cuando empiezo a escribir una letra, decido siempre primero el asunto de que voy a hablar, y si es posible, un título que lo pueda sintetizar. Luego, cuando ya tengo el título y el tema, procuro cruzarlos con las frases sueltas que tengo en mis cuadernos, que acaban por distanciarse del tema inicial, o relacionándose con él de una forma que no pensé al escribirlas.

"Cuando empiezo a escribir una letra, decido siempre primero el asunto de que voy a hablar, y si es posible, un título que lo pueda sintetizar."

La visión del amor es algo que va cambiando a lo largo del trabajo, mostrando desde su cara más romántica hasta un lado más descorazonador. ¿Has buscado un cierto equilibrio entre las diferentes facetas a la hora de reflejar este sentimiento o crees que al final hay alguna que se acaba imponiendo?

No hay ninguna forma de amor que se imponga a otra, creo que todas ellas forman parte de un todo, y vienen y van con bastante naturalidad.

He leído que parte de estas canciones surgieron en las Açores durante una residencia artística. ¿Consideras que las canciones que compusiste en esa etapa tienen rasgos bastante diferentes a las que llegaron posteriormente?

No lo creo. El rumbo del disco siempre estuvo definido, incluso antes de ir a las Azores, y al volver no se alteró mucho. Aunque estar en las Azores me ayudó mucho a llegar a lo que quería hacer de una forma relajada y natural. Nunca había hecho una residencia artística. Tuve la oportunidad de hacerlo en un espacio con buenas condiciones técnicas y personas muy prestables y acogedoras, añadiendo la isla preciosa, tal vez el sitio más bonito donde jamás haya estado anteriormente. Todo un privilegio.

Me gusta mucho la mirada que haces hacia el pasado en canciones como ‘Rapaz’, mostrando quizás más que nunca un componente nostálgico. ¿Intentas que tus canciones no acaben cayendo en un lado nostálgico o consideras que es un apartado interesante en tus temas?

Claro que existe saudosismo y nostalgia, pero no considero que ‘Rapaz’ sea una canción exclusivamente nostálgica, en el sentido de que busca ser bastante lúcida y hablar del presente donde el pasado también aparece para justificar parte del presente.

Resulta muy interesante el carácter popular que contienen los ritmos y la melodía mostrada en ‘Cheguei Bem’, acercándote hacia una cara folklórica no mostrada anteriormente. ¿A la hora de hacer esta canción intentaste acercarte más que nunca a las canciones propias de la cultura popular?

Las ganas de acercarme a estos ritmos fueron algo que surgió naturalmente. Empecé a interesarme mucho por ‘Vira Minhoto’ y busqué algunos ranchos folclóricos en Youtube. Descubrí varias canciones que me gustan mucho y que se mantuvieron en mis playlists durante algunos meses, aunque para componer la canción no busqué acercarme directamente a ese universo. Luego, cuando el arreglo empezó a ganar forma, al entender que podría seguir ese camino, se volvió todo un poco más intencional.

"No hay ninguna forma de amor que se imponga a otra, creo que todas ellas forman parte de un todo, y vienen y van con bastante naturalidad."

Me parece de lo más fascinante como a lo largo de este trabajo eres capaz de sacar una gran sonoridad a la guitarra en temas como ‘Acácia’, logrando que el tema gire prácticamente entorno a ella. ¿Fuiste buscando un sonido muy concreto a la hora de tocar la guitarra clásica?

Durante 2017 y 2018 toqué varios conciertos con guitarra clásica. La mayoría de las veces, tenían lugar cuando en la sala no tenía un piano disponible (algo que pasaba frecuentemente). En la época de Pianinho, creí haber encontrado un instrumento base para el futuro y que mucha de mi composición siguiente vendría por ahí. Pero después de estos conciertos con guitarra, acabé descubriendo un placer distinto al tocar el instrumento y empecé a notar que encajaba con mis líneas de voz. En este disco procuré trabajar el sonido con mucho empeño y detalle como siempre, pero sí que puede ocurrir que haya logrado un sonido más limpio.

Al mismo tiempo eres un músico que también tiene muchas canciones que se mueven entorno al piano. ¿Al final te sientes más cómodo componiendo al piano o a la guitarra?

Realmente no sé. Ahora mismo estoy de lo más cómodo tocando ambos, lo que me abre más posibilidades. Creo que no definirme completamente en ninguno es la decisión más acertada.

"En este disco procuré trabajar el sonido con mucho empeño y detalle como siempre, pero sí que puede ocurrir que haya logrado un sonido más limpio."

Realmente no sé. Ahora mismo estoy de lo más cómodo tocando ambos, lo que me abre más posibilidades. Creo que no definirme completamente en ninguno es la decisión más acertada.

Sí. A mi madre le encanta Chico Buarque. En mi casa siempre lo hemos escuchado mucho. A Caetano no tanto, lo escuchábamos apenas en el disco en directo con Chico, un disco que todavía me sé de memoria. La discografía de Caetano la descubrí en mi adolescencia y tengo una relación muy distinta, pero también especial, con ella. Me gusta mucho la riqueza y la dulzura del tropicalismo, y no niego que pueda ser una influencia que aparezca en mi música.

Sin lugar a dudas, en cada trabajo los arreglos mostrados en las canciones han ido evolucionando mucho, hasta alcanzar un alto nivel de detalle en este disco. ¿Te consideras una persona muy perfeccionista o te dejas guiar por las primeras ideas?

Creo mucho en los instintos y en las primeras ideas, porque creo que la mayoría de las veces son las mejores. Aun así, busco siempre probar siempre ideas diferentes de las iniciales y no confiar plenamente en esos impulsos. Doy muchas vueltas y muchas veces, después de probar todo, entiendo que son los instintos que deben quedarse en el resultado final, pero otras veces no. Pero sí, la gran parte de las mejores ideas que ya he tenido surgieron de forma natural, sin pensarlo mucho. Muchas veces, insistir demasiado en algo da mal resultado. Por otro lado, también es verdad que muchas de las primeras ideas que tengo tampoco son tan geniales. Es un equilibrio difícil de conseguir.

 

Buceando en tu discografía, en tus inicios hacías un tipo de canción más ruidosa y enfocada hacia el rock psicodélico e incluso punk, como bien mostraste en discos como Odissipo. ¿Crees que aún queda algo de ese espíritu o de esa forma de hacer canciones en el actual Luís Severo?

Por casualidad, había una canción que se quedó fuera de O Sol Voltou que era muy sucia, medio punky, tal vez más próxima de Odissipo. La dejé fuera porque no tenía mucho sentido mezclarla con el resto. Todavía tengo un poco de ese espíritu en mí, pero menos, mucho menos.

"Me gusta mucho la riqueza y la dulzura del tropicalismo de Caetano Veloso, y no niego que pueda ser una influencia que aparezca en mi música."

Desde fuera siempre me ha llamado mucho la atención el colectivo Maternidade, dando la sensación de que sois una gran familia donde os apoyáis mucho y existe influencia creativa entre los proyectos de los músicos que lo integran. ¿Tienes la sensación de que una parte importante de tu crecimiento como músico y persona está ligado a Maternidade? ¿Qué supone trabajar dentro de ello?

Si, el crecimiento de Maternidade y el mío coinciden temporalmente, y creo que han podido suceder en simultáneo. Maternidade, así como Gentle Records, fueron mis dos primeras casas con las que hice parte a través de canciones que escribía y cantaba integralmente, y no apenas como invitado puntual o productor asociado.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Cómo te gusta pasar el tiempo que sobra entre el ensayo de sonido y el concierto?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Cristina Quesada: ¿Cuál es tu canción favorita para tocar en directo?

Por ahora serán todas las del nuevo disco, porque todavía son novedad. ¡Mañana ya veremos!

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *