Entrevistamos a

Los Nikis

"No había esa conciencia política que ahora mucha gente se empeña en buscar"

Por -

El 1 de febrero del año pasado saltaba la sorpresa: Los Nikis estaban de regreso con nuevo material en forma de un EP que editaría Sonido Muchacho. De esta forma Menos de lo mismo Vol I contenía un conjunto de cuatro canciones donde reflejaban toda la frescura que siempre les ha caracterizado a la hora de contar historias repletas de anécdotas, adaptándose de buena forma a los tiempos modernos y sintiendo que la esencia de sus composiciones siempre permanecerá. 20 años después de encontrarnos sus últimas canciones contenidas en Más de lo mismo, Los Nikis le siguen cantando a todo esos ideales tan pasionales que siempre les han guiado, desde sus bandas favoritas hasta esa forma de encontrar siempre la autocrítica. Toda una declaración de intenciones sobre como hacer frente al paso del tiempo sin convertirse en una banda tributo de sí misma, sino mantener todo lo bueno y entregarnos algo nuevo en su justa medida. Aprovechando la publicación de estos temas, entrevistamos al bajista del grupo Joaquín Rodríguez, indagando en toda su trayectoria.

¿Cómo viviste los años de la Movida? ¿Cómo sentiste la ruptura estética que se produjo? ¿Qué cambió en la mentalidad?

Nosotros lo vivimos un poco desde fuera porque vivíamos a 28 kilómetros de Madrid, con nuestros padres. Éramos muy jóvenes y no teníamos ni carnet de conducir; nos teníamos que volver a las diez y media en autobús. No lo vivíamos tanto como otros grupos de aquella época.

La ruptura estética fue la bomba. De repente te veías yendo con Alaska por la calle, y era como ir con un marciano. Si ves clips de los que ponían en la tele te encuentras a todo el mundo con jerseys de cuello cisne, americana de pana, bigote y gafas de pera. De repente, encajas tú ahí a McNamara o a Los Pegamoides... Efectivamente, fue una ruptura estética total. No en nuestro caso porque nosotros nunca nos vestimos de nada. Nosotros nos poníamos la ropa por la mañana y si esa noche tocábamos en algún sitio íbamos con esa ropa puesta. En eso no hemos cambiado mucho.

 

¿Qué fue lo que os llevó a iniciaros en el mundo de la música? ¿Qué expectativas teníais?

Pues fue por puro aburrimiento. Nosotros estábamos en esa urbanización, a 28 kilómetros de Madrid, y quedábamos con más amigos y amigas para aburrirnos en un “tontódromo”. Fue ahí cuando se me ocurrió, junto con otros, el montar algo para no aburrirnos. Y decidimos crear un grupo, igual que podríamos haber decidido hacer cualquier otra cosa en equipo. Expectativas, ninguna: primero, porque entonces no conocíamos a nadie que tuviera un grupo y estábamos totalmente desconectados. Yo no tenía discos en casa. Fue una locura, una especie de idea feliz con quince o dieciséis años, y ya está.

¿Cuál era la mejor manera de darse a conocer? ¿Resultaba muy difícil llegar a la gente?

En aquella época no era difícil llegar a la gente, porque sólo tenías que llegar a poca gente. Muy pocas personas escuchaban música. Además, esa gente que escuchaba música estaba

deseosa de que llegase algún grupo nuevo porque no había grupos de pop. En el 76-77 en Inglaterra ya había mogollón de grupos, tipo Los Clash, en un movimiento muy fuerte. Aquí, en cambio, llegó tarde; antes de eso no había nada parecido. Resultó muy fácil porque a las emisoras, en cuanto les llevabas algún casete con algo grabado de mala manera, te lo ponían en antena ya sin antes comprobar si sonaba bien o mal. Era realmente un terreno desolado y para nosotros solos.

"La ruptura estética fue la bomba. De repente te veías yendo con Alaska por la calle, y era como ir con un marciano. "

Al principio, ¿de dónde llegaron vuestras referencias? ¿Qué grupos escuchabais? Y, ¿cómo los descubristeis?

Yo no escuchaba apenas música y los demás tampoco. El único tal vez Rafa (batería). Sus hermanos mayores sí que escuchaban mucha música y él también, y le traían discos del extranjero. Los grupos que escuchábamos eran los Ramones, los Clash… Los grupos que estaban empezando a romper con todo en el año 76-77 en el extranjero. Y lo nuestro era en el
79 en Madrid.

¿Qué creéis que hacía a Madrid distinta del resto de ciudades de España?

Pues no lo sé. El caso es que en Madrid fue donde se montó todo el tinglado. Yo creo que fue una cosa casual. Fue un pequeño grupo de gente, y en grupúsculos separados. Ya te digo que nosotros no conocíamos a nadie, y nos metimos a hacerlo. Más o menos todos coincidimos en el tipo de música y se formó una pequeña escena dentro de Madrid. Pero igual que en Madrid se formó en Vigo. Yo creo que es una cosa de pura casualidad porque sí que Madrid tiene muchos habitantes pero, ¿Vigo? Me imagino que, al final, todo es una cuestión de azar.

Al principio éramos muy pocos grupos y a los conciertos iba muy poca gente. Cien personas en total. Ese grupo de cien personas salió en Madrid como pudo haber salido en cualquier otro sitio.

¿Quién fue para vosotros el icono de la Movida?

Alaska.

¿Qué es lo que recordáis con más cariño de aquellos años?

Lo bien que nos lo pasamos. Nos lo pasamos tan, tan bien, tocando, ensayando, conociendo a otros grupos... Era muy divertido. Pero en aquella época teníamos diecisiete, dieciocho, diecinueve años. Quién no se lo pasa bien con esa edad. Hagas lo que hagas, te lo vas a pasar bien. Esa es mi teoría.

"En aquella época no era difícil llegar a la gente, porque solo tenías que llegar a poca gente. [...] Era un terreno desolado y para nosotros solos"

¿Cuál es la mayor diferencia que sentís entre la actividad musical de Madrid a día de hoy y por aquel entonces? ¿Y alguna línea en común?

Bueno, la actividad musical ahora en Madrid es cien veces más. Sólo por los locales de ensayo que hay… En aquella época había dos o tres sitios, y no existían los locales de ensayo por horas. Había que alquilarlos por mes. Ahora hay como ochenta sitios con veinte locales de ensayo cada uno. Hay muchísima más gente que toca en grupos, objetivamente. La diferencia es que entonces tú tocabas en un grupo y en seguida te dabas a conocer. No había

competencia porque no había grupos. Tampoco había mucha gente que escuchara música. Ahora mogollón de gente escucha música, mogollón de gente toca en grupos y es más difícil sobresalir entre tanta competencia, ¿no? Aparte que ahora contamos con Internet y la cantidad de información que hay, la cantidad de oportunidades que hay para aprender a tocar un instrumento, la cantidad de instrumentos baratos y de segunda mano… Es enorme. Antes todo era mucho más rupestre y complicado, y había muchísima menos gente interesada en hacerlo.

¿Creéis que había una toma de conciencia social por parte de la juventud o todo era más bien apolítico y escéptico?

Bueno, mi opinión es que no había conciencia social. Todo era más bien apolítico y estético. Ahora la gente se empeña en decir que aquello era una cosa de burgueses de clase alta, que si había gente de izquierdas… Lo dicen porque no lo han vivido. Yo, que lo viví, sé que fue una época muy convulsa en España y que fue una cosa más de nuestros padres. Nosotros no nos preocupamos por eso. Lo nuestro era más saltar, tocar, divertirnos, pasárnoslo bien y ·punto pelota·. De hecho, si te fijas en las letras de las canciones, a no ser que le quieras sacar tres pies al gato con interpretaciones que ni siquiera el propio letrista tuvo en su momento, todas tratan más bien sobre cosas tontas. “Horror en el hipermercado”, por ejemplo. No había esa conciencia política que ahora mucha gente se empeña en buscar.

"Mi opinión es que no había conciencia social. Todo era más bien apolítico y estético. Ahora la gente se empeña en decir que aquello era una cosa de burgueses de clase alta, que si había gente de izquierdas… Lo dicen porque no lo han vivido."

¿Creéis que la fotografía jugó un papel determinante en la definición de la realidad de la época? ¿Los fotógrafos musicales tenían más reconocimiento que ahora?

La fotografía juega un papel determinante en cualquier época. Son fotos a las que tú en aquel momento no les das ninguna importancia pero que van ganando valor con el tiempo. Todo era mucho más pequeño que ahora en número y en importancia. Al principio, sobre todo, había dos o tres fotógrafos que lo hacían casi por amor al arte y no se les hacía mucho caso, la verdad. Ahora pues hay muchísimos fotógrafos musicales, gente muy muy buena y con una técnica muy superior a la que había por aquel entonces y quizá tengan más reconocimiento que entonces.

Si tuvieseis que quedaros con una de todas las fotografías que os han hecho, ¿cuál escogeríais? ¿Quién es el autor o la autora?

Pues yo te diría que es una de Miguel Trillo que nos la hizo después de un concierto en El Jardín, que era un sitio muy pequeñito que había antes de que existiese el Rock-Ola. Tenía una pared de rayas paralelas blancas y negras y allí nos hicimos la foto justo después de la última canción. Salimos todos sudados... Miguel Trillo me la cedió muy amablemente, y es la foto que yo luego empleé para la portada del libro que escribí hace cinco años, Npi de música.

Entrevista realizada por María Rozados Balboa
Introducción: Noé R. Rivas

María Rozados Balboa
María Rozados Balboa

Me gustan muchas cosas y a veces escribo sobre ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *