Entrevistamos a

Llueve, Capullo!

"Somos dos zagales haciéndose amigos en unos locales pestosos, hablando de aquello que nos une y nos unía mucho antes de conocernos."

Por -

Desde Murcia Llueve, Capullo! irrumpen con su primer LP editado a través de Futuras Licenciadas, dejándonos ante un conjunto de canciones con su buenas dosis de rabia, melodías pop desbocadas y ese afán por dejarnos anécdotas de esas que merece la pena contar. A través de este 121 goles vamos a sentir como las canciones del dúo son de las que pueden definir momento que percibes en tu vida con cierta añoranza, recordando a ese grupo de amigos que por mucho tiempo que pase será imborrable. Mezclando al mismo tiempo sus pasiones futbolísticas y la buena batería de influencias guitarreras donde las melodías son lo que más prima, los murcianos han logrado un trabajo que suena como un tiro. Aprovechando lo reciente de esta publicación, nos ponemos en contacto con ellos. Esto es todo lo que nos han contado Sr. Capullo y el doctor Llueve.

Llueve, Capullo! surgió en 2017 en Murcia. ¿Por aquel entonces habíais formado parte de alguna otra banda o esta es vuestra primera experiencia musical?

Sr. Capullo: Yo no. El doctor Llueve había formado unas 250438423234 bandas.

 

Vuestro primer LP está editado por el sello valenciano Futuras Licenciadas. ¿Cómo surgió vuestra relación con ellos?

Dr. Llueve: Conocí a Jefa (Sandra) cuando subí a Barcelona a hacer un examen y ese día hablamos mucho rato de muchas cosas y seguramente me comentó que tenía un sello. Cierto es que se me olvidó. Cuando a Sr. Capullo y a mí nos llegó la grabación de los temas de 121 goles, le pasé el que sería el single a Sandra, le moló y me ofreció los servicios del -por mi parte olvidado- sello discográfico Futuras Licenciadas. El resto es historia.

Llama la atención como parece que nunca os decantáis por ninguna de vuestras caras, desde un poco de rock popero enrabietado a la argentina hasta una vena que parece volverse más punk por momentos. ¿Creéis que vuestro abanico de influencias resulta muy amplio?

Sr. Capullo: No sé si muy amplio, pero al final, la historia del grupo es la historia de nuestra amistad, y el doctor y yo nos pasamos música por castigo. También hay que tener en cuenta que no esperamos a “saber tocar” para empezar a tocar, y eso hace que poquísimo a poco se vayan notando mínimas evoluciones. Quizá esa sea otra de las razones de lo que comentas.

También creo que la forma tan cruda de encarar vuestro sonido pega a las mil maravillas con el formato tan breve y directo de los temas. ¿Cuándo grabasteis el disco buscasteis que pudiera sonar lo más parecido al directo?

Dr. Llueve: No es nada buscado, las canciones duran lo que duran, el sonido viene luego. Al ser solo dos personas en plantilla, entendimos que la producción del álbum tenía que ser honesta con lo visto en los directos, aunque con la adquisición de nuevos juguetes para la guitarra y la mejoría que espero experimentar en lo que a redoblar se refiere, se vienen sonidos más orquestales.

"Al ser solo dos personas en plantilla, entendimos que la producción del álbum tenía que ser honesta con lo visto en los directos"

Sin lugar a dudas en vuestras letras hay muchas historias cargadas de anécdotas de esas que se recuerdan pese al paso del tiempo. ¿Cuánto de fantasía y cuanto de realidad acaba poblando vuestros temas?

Sr. Capullo: Muchas canciones surgen de camino al ensayo, poniendo en común lo que nos ha pasado los últimos días y luego buscándole a eso una narrativa. Así que más realidad que otra cosa, pero con la carga imprescindible de artificio que supone el ponerse a escribir.

En ‘Ya No Molo’ mencionáis en algún momento Murcia. ¿Qué concepto tenéis vosotros de vuestra ciudad? ¿Os gusta o más bien lo contrario?

Dr. Llueve: Murcia es la ciudad más vacilona en la que he estado. Las bandas chulas somos de allí. Actualmente vivo en Barcelona y es una mentira. No hay más que conciertos caros y calles vacías. En cuanto pueda des-emigro.

A lo largo del disco aparecen varias referencias al mundo del fútbol y el Madrid. ¿Cuánto de importante es y ha sido todo lo que rodea el mundo del fútbol en vuestras vidas?

Sr. Capullo: pues es de las pocas certezas que tengo, a lo mejor junto a que mi madre me quiere y que el nazismo es malo. Esas tres cosas nunca van a cambiar. Hubo un tiempo en que Aznar se postulaba como candidato a la presidencia y yo decía que si ganaba, dejaba de ser del Madrid. Pero qué va, hubiera seguido siendo del Madrid, por mucho asco que me provoque Aznar. Es lo más parecido a una religión que hay en mi vida.

Al igual que ocurría con los desaparecidos Autoescuela, ¿tenéis un especial cariño a aquellos futbolistas que no destacaron precisamente por sus grandes dotes futbolísticas, humanizando del todo la figura del futbolista?

Dr. Llueve: Tenemos predilección por los jugadores de calcetas bajadas hasta los tobillos, aquellos que abusaron de las cabriolas innecesarias y los que lucieron un dorsal que les venía grande.

"Tenemos predilección por los jugadores de calcetas bajadas hasta los tobillos, aquellos que abusaron de las cabriolas innecesarias y los que lucieron un dorsal que les venía grande."

Vuestras letras también desprenden en ciertos momentos un cierto derrotismo e infortunio como puede ser la propia Llueve, Capullo! ¿Creéis que este componente resulta importante en vuestras canciones?

Sr. Capullo: Para mí es todo lo contrario, es una canción de resistencia. Somos nosotros hechos yesca en medio de la calle, pensando que lo único que falta ya es que llueva, y apretando la mandíbula y gritándole eso al cielo, que llueva si se atreve.

Aunque pueda parecer que la tónica del disco es un poco gamberra, también hay momentos muy emotivos como puede ser ‘Lugar Común’. ¿Creéis que también os dejáis llevar en ocasiones por una parte mucho más sentimental?

Dr. Llueve: 121 goles es un álbum abiertamente emocional. Somos dos zagales haciéndose amigos en unos locales pestosos, hablando de aquello que nos une y nos unía mucho antes de conocernos. El gamberrismo es también un canal de expresión sentimental, no hay que menospreciar los sentimientos más oscuros como la ira, la rabia o el enojo. Son igual de sinceros que la compasión, la bonhomía y la generosidad, sólo que los primeros son rechazados generalmente.

En ‘Malos Ídolos’ cantáis eso de “malos ídolos te seducen y no sabes que hacer”. ¿Alguna vez habéis idolatrado a alguien que ajusta a todo lo contrario de lo que se presupone que es un ídolo?

Sr. Capullo: la mayoría mis ídolos han terminado defenestrados, pegándose un tiro, alcoholizados o en la miseria, pienso en John Fante, Harry Crews o Hunter S. Thompson. Así que…sí.

"El gamberrismo es también un canal de expresión sentimental, no hay que menospreciar los sentimientos más oscuros como la ira, la rabia o el enojo. Son igual de sinceros que la compasión, la bonhomía y la generosidad, sólo que los primeros son rechazados generalmente."

Últimamente en Murcia están saliendo proyecto de lo más singulares como el de Marcelo, Pájara Rey o por su puesto el vuestro. ¿Creéis que ahora mismo hay más gente que antes que se atreve a hacer cosas que se salen del circuito más comercial y festivalero?

Dr. Llueve: Somos tres corriendo por cuatro calles. En las bandas chulas estamos el Pepelu, el Cuco o yo.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

Sr. Capullo: ¿qué consideras más placentero: cagar cuando te estás cagando o mear cuando te estás meando?

Del mismo modo tenemos una para vosotros una a cargo de Bum Motion Club, dice así: ¿En qué lugar raro/random te gustaría dar un concierto?

Dr. Llueve: A mí me fliparía tocar en una panadería para estar oliendo a bollos recién hechos y así ayudar a la fermentación de la masa madre con redobles, berridos y pasos de baile rebosantes de sensualidad y violencia.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *