Entrevistamos a

Les Marinellis

"Queremos que la gente disfrute mucho en nuestros directos para poder recordarlos durante un buen tiempo"

Por -

Desde Montreal nos llega una de esas bandas que siempre apetece escuchar en base a sus sonidos de garage edulcorado y dosis de descontrol que nunca vienen mal. Tras unos cuantos años publicando varios singles y EPs, por fin 2014 fue el año de su LP debut homónimo como no editado por Burger Records, P.Trash Records y Kapuano Records. Un trabajo optimista, con mucho de los Black Lips menos sangrantes y el tono de despreocupación y divertimento propio de otros como Dead Ghosts. Y es que la fórmula de Les Marinellis resulta arrebatadora si tenemos en cuenta que lo suyo también es eso de coger elementos surfistas a lo Growlers. Así a la bobada nos están saliendo una buena lista de grupos que nos llegan mucho y que son el contexto perfecto para recibir Île de Rêve, el nuevo trabajo de los canadienses. Por cierto, su gira europea pasa este domingo 5 por el Nebula Bar de Pamplona y al día siguiente por la donostiarra Dabadaba.

Sois una banda muy sorpresiva debido a que no hay muchas bandas garageras que canten en francés. ¿Consideráis este hecho una gran ventaja para poder sonar en más sitios?

El francés es nuestra lengua materna, por lo que escribir en francés nos viene de una forma muy natural. Si consideras la voz como un instrumento y le das importancia a la melodía, en vez de intentar entender lo que dicen las letras, creo que la música puede viajar por todo el mundo. De hecho, creo que más bandas deberían cantar en su lengua materna… quizás así se conseguiría añadir más diversidad a la escena musical que cada vez se está volviendo más redundante.

En vuestra música empleáis elementos propios de la cultura mexicana como pueden ser la trompeta o los ritmos. Incluso en el póster de la gira europea incluís un sombrero mexicano. ¿De donde viene vuestra pasión por este tipo de sonidos?

Todo este ambiente mexicano era algo que no habíamos tenido en cuenta hasta justo antes grabar este último disco. Simplemente apareció en nuestras cabezas por algún extraño motivo. Jef llegó una vez con una demo (no era otra canción que ‘Tarot’) que contenía unas series de acordes muy propias de la tradición mexicana. Por ello decidimos meterle un intro de trompeta con todo lo vibrante de El Bueno, Ell Feo y El Malo. Ennio Morricone nos inspire mucho ene ste plano, jaja. Por ello, no diría que tenemos pasión por la cultura mexicana sino que más bien todo surgió como una coincidencia.

Montreal es una ciudad que siempre proporciona buenas bandas como King Khan, The Unicorns, Wolf Parade, Malajube… ¿Creéis que es un buen sitio para desarrollarse como músico?

Nacimos en esta ciudad por lo que realmente me resulta difícil decirte si es buena o no para crecer como músicos. Te diría que probablemente Nueva York o Los Ángeles. Pero ya sabes que la hierba siempre parece más verde al otro lado de la valla. He escuchado a otros músicos canadienses que se mudaron a Montreal que es más fácil para ellos mejorar su lado artístico porque pueden dedicarle el día completo ya que el alquiler es más barato y pueden encontrar trabajillos que no declaren mientras siguen siendo felices.

Creo que vuestra música está cercana a la de bandas de la Costa Oeste como Los Growlers o Los Strange Boys. ¿Son estás bandas influyentes para vosotros?

Realmente no.

Editáis vuestros trabajos bajo los tellos Kapuano, P. Trash y Burger Records. ¿Por qué escogisteis estos sellos para editar vuestros discos?

Estamos en la era donde las bandas y los músicos pueden grabar su material en casa a través de un iPad, ponerlo en Internet y recibir el 100% de los beneficios. No estamos justo antes de los 90, donde los sellos se pegaban por encontrar el siguiente grupo del momento y darle al grupo uno de los grandes para grabar lo que ellos creían que sería la siguiente revolución musical. En estos días los sellos son más algo identificativos para las bandas, es decir, es más fácil para los chavales encontrar unos cuantos sellos que buscar bandas por ellos mismos. Los sellos solían usar a las bandas para convertirlas en estrellas, ahora los sellos son las estrellas, jaja. Estoy segurísimo de que Burger Records vende más camisetas propias que ninguna otra sus bandas. Es por ello por lo que escogimos tres sellos que nos representasen y que encima se repartan por diferentes territorios. Creo que es algo bueno para nosostros.

"No estamos justo antes de los 90, donde los sellos se pegaban por encontrar el siguiente grupo del momento"

Vuestra música tiene mucho de rock primitivo junto a una descarada actitud. ¿Qué importancia tiene para vosotros transmitir ese espíritu gamberro en vuestros directos?

La música no es una broma y los directos tampoco. Queremos que la gente disfrute mucho en nuestros directos para poder recordarlos durante un buen tiempo. No forzamos las cosas. Cualquier cosa que ocurre encima del escenario sucede de forma natural, para bien o para mal.

Habéis editado dos grandes discos en los últimos dos años. ¿Crees que Les Marinellis están viviendo sus mejores días como banda, atravesando un buen momento de inspiración?

Los primeros años de Les Marinellis diría que fueron un poco oscuros… debido a las peleas entre los miembros de la banda solo conseguimos 10 canciones en 3 años (las correspondientes al LP Les Jolies Filles).

Ahora, después de unos cuantos cambios en la formación, hemos conseguido una banda más seria y compatible en términos de inspiración. Estamos más inspirados que nunca. Île de Rêve fue escrito y grabado en menos de 3 meses. ¡Deseamos sacar un álbum al año! Así que seguro que vendrán aún mejores días.

Aunque han pasado pocos meses entre la edición de vuestros dos últimos trabajos, Île de Rêve suena bastante diferente al anterior, ampliando vuestros horizontes. ¿A qué se debió este cambio en tan poco tiempo?

Tardamos un año en componer nuestro disco homónimo, el penúltimo trabajo debido a que hubo cambio de guitarrista. La mitad del trabajo fue grabado en Nueva York y la otra mitad en Montreal seis meses después. Cuando entramos en el estudio de Montreal a grabar la segunda parte del disco, las letras ya estaban escritas por completo, por lo que fue muy rápido rematarlo. Île de Rêve fue una experiencia completamente diferente. Reservamos el studio y cerramos las fechas de la gira europea sin tener una sola canción terminada. Creo que necesitábamos esa dosis de estrés necesaria para conseguir un trabajo en dos meses, jaja. Debido a este ajetreo, nos encontramos en el estudio sin tener ninguna canción con su forma completa, es decir, teníamos la idea de la estructura pero faltaban por determinar un montón de detalles. Nos dejamos seducir por absurdos instrumentos y una gran variedad de amplificadores para desarrollar el aspecto creativo que nos ayudase a conseguir las canciones que queríamos.

Creo que Île de Rêve contiene dos de vuestras canciones más inmediatas como son ‘Entre Ses Pas’ y ‘On Dit’. ¿Os distéis cuenta de este aspecto?

No, amigo. ¡Todo fue espontáneo!

Vamos acabando. En todas las entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para el siguiente grupo a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

¿Cuál es tu color favorito y por qué?

Del mismo modo tenemos una para vosotros de Los Growlers, dice así: ¿creéis en los fantasmas?

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *