Entrevistamos a

Kokoshca

"A veces fantaseamos con escuchar algún bolero nuestro en la siguiente película de Almodóvar."

Por -

Kokoshca siguen avanzando con un nuevo trabajo El Mal (Sonido Muchacho, 2018) en el que reflejan una absoluta madurez, logrando un disco cuyas canciones se encuentran totalmente cohesionadas entre sí, no a modo de historia que transcurre de principio a final, sino como una obra llena de actitudes vitales, reivindicaciones de corte político de lo más analíticas y por supuesto su poso tan romántico como fatídico. De este modo esta nueva entrega cuenta con las múltiples caras del grupo, más revueltas que nunca y al mismo tiempo más asentadas, abarcando desde la capacidad para helar la sangre hasta el canto más optimista que en esta ocasión no se encuentra aferrado al fervor de la noche. Por lo tanto podríamos decir que han logrado un trabajo donde la lírica cala más que nunca, esmerándose en ofrecer el reflejo más fiel posible del lado más agridulce de la vida, ya que la mayoría de los temas siempre se mueven en ese filo de los recuerdos que acaban por originar sentimientos encontrados. Sin embargo en ciertos puntos del trabajo, Kokoshca saltan hacia lo más jovial, lo más relacionado con brindar homenaje a todas aquellas cosas que les alegran la vida, como ocurre en ‘Las Chicas’ (tema adaptado de Luis F. Bayo) o ‘Txomin’, no exentos de alguna que otra sombra como las presentes sobre todo en este segundo. Aprovechando su próxima actuación en el Cicle Indiscret de Barcelona y su primera gira Latinoamericana, los entrevistamos.

En todos vuestros trabajos siempre hay una gran variedad estilística en cuanto a los temas que contienen, algo que en este creo que incluso se acentúa aún más. ¿Sentís que a la hora de componer cada vez os salen canciones más diversas y alejadas entre sí?

Creo que es algo que nos ha ocurrido siempre, nos gustan muchos estilos musicales y a la hora de componer no tenemos un estilo definido, durante un tiempo era algo que nos preocupaba, que pudiéramos parecer un grupo de versiones. Pero con el tiempo nos hemos dado cuenta que conseguimos rozar todos los estilos y hacerlos sonar a Kokoshca, podemos hacer un bolero o un merengue y que suene a Kokoshca.

 

Aunque hemos mencionado que en este disco tocáis un montón de palos, también nos encontramos rasgos comunes como por ejemplo el ambiente tan acechante de ‘El Leviatán’ que podría recordar a ‘Hay una Luz’. ¿Desde dentro sentís que hay sonidos, digamos cíclicos, que vuelven a aparecer de vez en cuanto en vuestros temas?

Nos encanta improvisar en el local y entrar en trance repitiendo algo durante ¿horas? Es la mejor droga que existe. En el caso de las dos canciones que mencionan tienen ese toque misterioso y oscuro, una rueda de acordes que te envuelve y que podríamos estar repitiendo en el local sin parar.

También de forma recurrente, las influencias cercanas a lo que podría ser un bolero es algo que aparece en vuestras canciones, incluso antes hacíais una versión de Los Panchos. Sin en el anterior trabajo con ‘El Escultor’ os acercasteis a ello, parece que en este con ‘Tarde’ lo habéis clavado. ¿Sentís que para vosotros el bolero es una influencia que siempre está ahí y que por fin habéis logrado una canción muy fiel a él?

Para nosotros el bolero es ‘Me arranqué la piel’ y ‘Tarde’ también. Los boleros son tan pasionales, intensos, duros y bellos que ningún otro estilo describe el desamor como ellos. Nos gustan mucho y a veces fantaseamos con escuchar algún bolero nuestro en la siguiente película de Almodóvar.

"Con el tiempo nos hemos dado cuenta que conseguimos rozar todos los estilos y hacerlos sonar a Kokoshca, podemos hacer un bolero o un merengue y que suene a Kokoshca."

Relacionado con esto, el bolero siempre parece llevar implícita la temática amorosa, algo que en este trabajo también aparece con fuerza. ¿Sentís que vuestra inspiración a la hora de hacer canciones de amor está siempre relacionada con el lado más amargo del mismo?

El dolor del desamor es tan intenso como inspirador. Y puede que sí que nos sea más fácil componer canciones de desamor, además es una terapia: cuando compones una canción parte del dolor queda fuera de ti, se va a esa canción.

Algo que también llama la atención es el contenido político que se muestra en algunos puntos del trabajo como es el caso de ‘El Rey’ o ‘Alarma’. ¿Os apetecía desde un primer momento lograr algún tema con una letra más reivindicativa como las de estas canciones o más bien aparecieron sobre la marcha?

‘El Rey’ habla de cómo la sociedad está montada para que desde niño no pienses y haya un superior (padres, profes, jefes, rey…) qué te diga que tienes que hacer y pensar. La canción fantasea con esa idea de que matas a ese superior y te sientes perdido ante la nueva situación ya que no sabes que hacer ya que nadie te ha enseñado a pensar por ti mismo.

Somos muy críticos con todo lo que nos rodea desde siempre, hay que serlo. En el caso de nuestras letras unas veces aparecen desde una frase que nos gusta y la desarrollamos, mientras que otras veces pensamos en una idea o sentimiento que queremos plasmar y lo hacemos.

A lo largo de todos vuestros trabajos, quizás siempre ha destacado un tema con una mayor vocación de inmediatez a modo de hit. Buenos ejemplos pueden ser ‘La Fuerza’, ‘No Volveré’ o ‘No Queda Nada’. En este trabajo quizás no hay ninguno que encaje de forma tan clara en estos patrones quizás más festivos. ¿Os da un poco igual que este trabajo no haya una canción de estas características u ocurre al revés?

Para nosotros ‘Las Chicas’, ‘Txomin’ y sobretodo ‘El Mal’ son hitazos (risas). Lo que ocurre es que lo que para nosotros es un hit parece que no lo es para todo el mundo… Es gracioso porque cuando compones una canción no sabes como la va a sentir el público solo controlas lo que nos hace sentir a nosotros.

 

Al mismo tiempo, ¿en algún momento habéis temido porque la gente solo se quedase con la percepción de este lado más eufórico de vuestra música representado tan bien en temas como ‘La Fuerza’?

Puede que hace muchos años lo pensásemos, aunque luego es cierto que llegó ‘No volveré’ y ‘No queda nada’. Uno de los momentos más top para nosotros ha sido en Joy Eslava, el pasado enero, tocando ‘Me Arranqué la piel’ y todo el mundo en un silencio sepulcral para luego cantarla a pleno pulmón, se nos ponen los pelos de punta, fue mágico. Está claro que en un concierto la gente quiere saltar y gritar e intentamos dar una buena dosis de eso y algún toque de canciones más tranquilas.

Más detalles sobre este nuevo trabajo. ‘Txomin’ representa muy bien al típico personaje de perdición que tenemos asociado cada uno a nuestros diferentes pueblos. ¿Veis esta canción un poco como un homenaje a todos aquellos alegres perdedores de los pueblos?

Claro, eso es, un homenaje al antihéroe.

"Somos muy críticos con todo lo que nos rodea desde siempre, hay que serlo. En el caso de nuestras letras unas veces aparecen desde una frase que nos gusta y la desarrollamos, mientras que otras veces pensamos en una idea o sentimiento que queremos plasmar y lo hacemos."

En esta ocasión también vuelve a aparecer ese ambiente y escenarios de decadencia y vicios que en otros momentos habéis tocado en temas como ‘Serengueti’ o ‘Jon y Yo’. ¿Sentís que documentar todo lo que rodea a estas situaciones siempre tiene un atractivo especial que incluso merece ser reivindicado?

Hay algo en esos ambientes que es muy cinematográfico y es fácil sacar historias para canciones…. Hay algo en todo eso turbio de la España negra, los asesinos…. Las noches más turbias que nos atrae como espectadores y solemos indagar e informarnos. El lado oscuro del ser humano.

A parte de ser uno de los productores del trabajo, Luis F. Bayo de Espanto también ha compuesto la canción de ‘Las Chicas’, que quizás es la que tiene más alma popera. ¿Este encargo fue algo expreso o él os presentó el tema y lo decidisteis incorporar al disco?

Un día quedamos para comer en Pamplona y Luis trajo el libro ‘Las Chicas’ para prestárselo a Amaia. A los días nos llegó un mail con la canción grabada por él, nos la regaló y nos encantó. Luis nos ha ayudado mucho en éste disco, estuvo presente en la composición en el local, nos ayudó con arreglos, vino a la grabación, ha sido y es nuestro gurú. Te queremos mucho Luis.

Vosotros que contáis con una carrera ya bastante importante, y venís de Pamplona, una ciudad relativamente pequeña en comparación con las grandes ciudades como Barcelona o Madrid. ¿Creéis que poco a poco se está rompiendo ese centralismo en el que los grupos que surgen en ciudades pequeñas tienen menor relevancia?

Creo que gracias a internet esas barreras han ido desapareciendo. España si lo piensas es muy pequeña…. compara con Estados Unidos, claro.

"Es gracioso porque cuando compones una canción no sabes como la va a sentir el público solo controlas lo que nos hace sentir a nosotros."

En breves tocaréis en Barcelona como parte del Cicle Indiscret aparte de cruzar también el charco no tardando. ¿Sentís como poco a poco el grupo va alcanzando logros que quizás nunca os imaginasteis?

Lo de ir a Argentina en dos semanas es algo que soñábamos pero no pensábamos que pasaría. El grupo va avanzando y seguimos con la misma ilusión en él, cada cosa nueva que nos llega es una alegría y seguimos siendo los mismos chavales payasos que cuando empezamos.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para el siguiente grupo a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

¿Cuándo te emborrachaste por última vez? Cuéntanos como fue.

Del mismo modo tengo una para vosotros a cargo de Chiquita y Chatarra, dice así: ¿Te gusta Chiquita y Chatarra?

¡Nos encantan! Además las conocemos personalmente y hemos pasado noches muy divertidas juntos.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *