Entrevistamos a

Jessy Lanza

"Este nuevo álbum debía marcar la ruta con la que poder volver a centrarme en todo lo que estaba pasando a mi alrededor. "

Por -

Jessy Lanza ha regresado hace unas semanas con All The Time (Hyperdub, 2020), su tercer LP con el que volver a poner de manifiesto su particular forma de extender todo tipo de influencias electrónicas a lo largo de unas canciones pop donde juega con el factor sorpresa. Es por ello por lo que este trabajo siempre nos deja ante patrones sonoros totalmente cambiantes, todo ello tratando de encontrar una buena cohesión entre todos los elementos presentados. Al mismo tiempo esta nueva referencia nos deja a una artista capaz de encontrar una nueva expresión lírica más aferrada a ser consciente de los problemas y situaciones que atraviesa, buscando un sonido que al final resulta bien edulcorado dentro del R&B más pegajoso y amortiguado en unos sintetizadores que apuestan por la delicadeza ochentera. Solo así es posible lograr un disco que en todo momento te mantiene en una escucha activa, ofreciendo giros inesperados y al mismo tiempo sintiendo muy de cerca una vez más el sello tan personal de la canadiense.  Aprovechando lo reciente de este lanzamiento, charlamos con la artista.

Este es tu primer trabajo en el que Jeremy Greenspan y tú vivís en ciudades diferentes, con un montón de distancia de por medio. ¿Al principio fue difícil encontrar una forma de trabajo eficaz desde la distancia?

Para salvar la gran dificultad de la distancia, lo que hice básicamente fue viajar un montón de Nueva York a Hamilton, teniendo que conducir unas ocho horas. Pasaba un tiempo en Hamilton trabajando con Jeremy y luego regresaba a Nueva York, por lo que la forma de trabajar al final ha seguido siendo la misma. Por lo tanto es cierto que este disco nos ha costado mucho sacarlo adelante y nos ha llevado mucho más tiempo, básicamente porque no podíamos trabajar tanto como hubiésemos querido juntos, sino que el proceso ha tenido muchas más interrupciones.

 

Me encanta como a lo largo de este disco aparecen un montón de patrones de sonido de lo más cambiantes como en ‘Anyone Around’ o ‘Face’. ¿Crees que la improvisación en este disco ha sido importante en este disco o sueles más bien trabajar con ideas más establecidas?

Siempre me gusta mucho ver que se puede sacar de provecho alrededor de todos esos sonidos que surgen por error, en cambio con las partes vocales que veo que no acaban de encajarme las desecho prácticamente de inmediato. Quiero decir que no soy una persona muy perfeccionista y meticulosa a la hora de lograr algo concreto que me había planteado de antemano. Me encanta poder mantener los pequeños sonidos y loops que surgen por accidente y al final creo que forman parte de un paisaje sonoro esencial en el trabajo.

Imagino que en este trabajo todo el equipo que has usado ha debido de ser bastante variado. ¿Consideras que has introducido un montón de instrumentos en este disco o se trata más bien de experimentar con lo que tenías a mano?

Lo cierto es que siempre trato de trabajar con todo lo que tengo disponible en mi estudio de Nueva York, que es realmente pequeño y conozco bastante bien todo lo que tengo en él. Sin embargo, afortunadamente, fuimos mezclamos las canciones del disco durante casi dos años en un estudio en Alemania que era muy grande, por lo tanto allí tenían un abanico de posibilidades mucho más grande. Por lo tanto al final sí que acabamos añadiendo alguna cosa más allí, pero considero que todo lo que se escucha en el disco está basado en una cantidad de instrumentos bastante limitada.

"Me encanta poder mantener los pequeños sonidos y loops que surgen por accidente y al final creo que forman parte de un paisaje sonoro esencial en el trabajo."

En estas canciones hay un montón de diferentes capas de sonido, jugando siempre con el factor sorpresa. ¿Te resultó complicado saber cuándo una canción estaba realmente terminada?

Muy buena pregunta. Creo que lo que ocurre en los temas es que cada vez que íbamos obteniendo algo que nos gustaba lo íbamos añadiendo a lo que ya teníamos, por lo que simplemente era ir poniendo más y más cosas. Centrándome de forma más concreta en lo que me preguntas, muchas veces siento que las canciones alcanzan un momento en el que cualquier cosa que les hagas solo vas a conseguir que vayan a peor. Ahí es cuando llega el momento en el que las doy por acabadas y me pongo con la mezcla. De hecho en el disco hay alguna en la que realmente siento que no tiene una complejidad excesiva a la hora de ir añadiendo muchas partes.

Otro aspecto que creo que resulta interesante en este disco es que el abanico de influencias y posibilidades relacionado con la música electrónica es muy amplio. ¿Consideras que en este disco has tenido en mente un montón de diferentes géneros electrónicos, incluso más que en el anterior Oh No?

Este disco lo comencé a escribir a principios de 2018. Por aquel entonces había estado bastante de gira con Kate NV, por lo que creo que fue una influencia bastante destacada. Además acaba de sacar hace poco un disco maravilloso. Sin embargo el día a día en Nueva York también creo que ha tenido algo que ver porque fuese a donde fuese siempre estaba la misma canción de Drake sonando en el transporte público, en los bares, en cualquier edificio en el que entrase… Por lo general no me propongo muchas veces escucharme discos enteros en casa de forma concienzuda, de ahí que todo lo que voy escuchando mientras voy por la calle moviéndome de un sitio a otro se mete en mi cabeza de una forma inconsciente.

 

Me gusta mucho la historia que hay detrás de ‘Face’ y cómo dejaste volar tu imaginación a la hora de imaginar que pasaba por la cabeza de la gente cuando observabas sus caras en el metro. ¿Para ti es importante que las letras también tengan algo de ese poder imaginativo a la hora de escapar a lo real y tangible?

Siento que la curiosidad es algo que siempre he tenido muy presente en mí. Al mismo tiempo a la hora de escribir este disco he pensado mucho en la empatía que siempre es necesario tener con todo el mundo. Por lo tanto busqué empatizar aún más con la gente. Todo esto puede sonar a un cliché descarado, pero intento ponerme en el lugar de la gente para poder tratar de sentir lo mismo que ellos. De ahí que la forma de imaginarme por lo que una persona está pasando ha acabado siendo una parte importante para mí. Así que de esta mezcla de conciencia sobre los demás y curiosidad es como nació ‘Face’.

Sobre este disco comentaste que el enfado fue un sentimiento que exploraste cuando lo estabas componiendo. ¿Crees que durante todo el camino hasta que ha visto este trabajo la luz encontraste alguna respuesta a la hora de saber de dónde provenía este enfado?

Siento que sí, quizás no estaba muy segura cuando me puse a componer este disco que es lo que quería transmitir o como se manifestaban en mí los sentimientos. Poco a poco fui descubriendo un mecanismo sólido para ser consciente de lo que pasaba a través de volver a recapitular sobre los temas que iba componiendo. Por ejemplo me daba cuenta de cómo una letra era realmente triste o sonaba muy enfadada. Esto era esencial para saber que quizás no estaba pasando por un buen momento y que necesitaba saber que es lo que realmente ocurría. Muchas veces cuando te encuentras envuelta dentro de una pelea o de una discusión, en ese instante no eres muy consciente de por qué estás involucrada en ella. Con el enfado pasa lo mismo, por lo que fue muy útil volver sobre las canciones con la cabeza fría y poder así seguir mejorando como persona.

"A la hora de escribir este disco he pensado mucho en la empatía que siempre es necesario tener con todo el mundo. Por lo tanto busqué empatizar aún más con la gente."

Sin ir más lejos en ‘Lick in Heaven’ cantas aquello de “I can’t focus on myself or anything”. ¿Crees que este disco también encierra un componente bastante introspectivo acerca de bucear en tu propia vida y recapitular cómo te encuentras, de una forma similar a lo que me acabas de explicar?

Desde luego. Por ejemplo esta frase que me comentas surgió porque era incapaz de saber lo que me estaba ocurriendo debido a que atravesaba por un montón de componentes emocionales que no podía procesar en mi cabeza. Para mi resulta muy duro saber que mi forma de actuar puede tener impacto en otra gente o que mi interacción con ella no sea la adecuada. Volviendo un poco a algo que comentamos antes, todo lo que implica empatía se ha vuelto algo importante en mi vida, porque me ayuda a darme cuenta cual debe de ser la forma de acercarme a la gente. Creo que lo es todo. Realmente el fragmento de letra que me has comentado refleja muy bien mi frustración por no ser capaz de poder acercarme a mí misma.

Quizás ‘All The Time’ es la canción del disco que más se acerca al extremo de todo esto que me has comentado de conectar contigo misma. ¿Cuándo compusiste este tema tuviste claro que tendría un papel destacado en el disco?

Realmente esta canción incide de nuevo como bien comentas en el no poder centrarme en mí misma como quisiera. Sentía que no podía tampoco conectar con nadie. Tenía problemas para conectar incluso con mi pareja que es con quien vivo. Al mismo tiempo estaba alejada de mi familia y este nuevo álbum debía marcar la ruta con la que poder volver a centrarme en todo lo que estaba pasando a mi alrededor. Todo esto se volvió como una especie de obsesión, de ahí que el tema se titulase ‘All The Time’, en parte también porque esta sensación también ha sido el hilo conductor de los dos años en los que se ha gestado el disco. Siento que básicamente este fue mi estado mental durante ese tiempo.

 

Creo que en este disco siempre existe un gran contraste entre el plano sonoro de lo más dulce con la temática de los temas que miran hacia algo bastante diferente. ¿Desde un primer momento fuiste consciente de este contraste?

Creo que sí. El contraste entre sonidos plácidos y todo lo que trato de describir siempre está ahí. Es una de esas cosas que sin buscarlas acaban apareciendo, por lo que acaban representando dos caras bien diferentes dentro de los temas. También te digo que me gusta mucho este tipo de música que apunta hacia dos cosas bien diferentes sin que apenas te des cuenta.

La situación de la pandemia hizo que se cancelase el tour Europeo en el que estabas envuelta en mitad de marzo, teniendo que regresar a Estados Unidos. Una vez allí recorriste en tu furgoneta de Nueva York a San Francisco en mitad de la cuarentena. ¿Cómo fue la experiencia de atravesar un país donde supuestamente todas las calles y carreteras estaban vacías?

No se si realmente el sentimiento causado sería igual que España. Los primeros días cuando todo comenzó me sentía que todo era realmente muy intenso y desmedido. Como se me acabó el contrato de mi piso en Nueva York tuvimos que marcharnos con la familia de mi pareja a San Francisco. El viaje resultó realmente extraño, porque era bastante largo y solo tenía en mi mente llegar al destino, pero por el camino tuvimos que ir haciendo paradas y era cuando realmente nos dábamos cuenta de la situación en la que estaba todo.

"Para mi resulta muy duro saber que mi forma de actuar puede tener impacto en otra gente o que mi interacción con ella no sea la adecuada. "

Esta furgoneta en la que realizaste este viaje es la que aparece en la portada del disco y en las fotos de promoción. ¿Sientes que ha sido algo similar a un hogar móvil y que por ello ha tenido tanto protagonismo en la presentación gráfica del disco?

Lo cierto es que decidimos la portada antes de que empezase toda esta situación del Covid. Resultó realmente divertido sentir como en el momento del viaje era lo único que teníamos con todas nuestras cosas dentro. Fue algo así como nuestra pequeña burbuja suburbana donde nos dábamos cuenta de todo. Realmente es un espacio bastante confortable mientras estoy de gira o necesito viajar por el país. También quizás por ello ahora me he animado también a realizar DJ sets en ella y transmitirlos en directo.

Imagino que debe de ser bastante raro lanzar un trabajo en estos días y no poder presentarlo propiamente. ¿Ahora mismo te estás centrando en componer nueva música o es demasiado pronto?

Lo cierto es que echo un montón de menos no poder salir de gira, por lo que he decidido que está bien volver a trabajar en nueva música. Aunque este trabajo está bastante reciente creo que no es impedimento seguir probando cosas nuevas ahora que no hay otra cosa que hacer. Todo con calma pero explorando nuevas posibilidades.

 

También te iba a preguntar por los DJ sets que estás ofreciendo ahora mismo, donde mezclas tanto canciones propias como ajenas. ¿Crees que ahora mismo también estás tratando de encontrar un nuevo formato con el que mostrar tu música a través de directos en streaming?

Se podría decir que sí. Mi pareja es director audiovisual, así que siempre estamos los dos inspirándonos a la hora de poder conectar nuestra música y nuestros vídeos. Muchas veces no conectan mucho pero es muy divertido. Por lo tanto dentro del ambiente en el que nos encontramos ahora mismo estamos diseñando nuevos escenarios con los que poder ofrecer streamings y adaptando un poco el equipo a ellos.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Cuáles son tus canciones favoritas para ponértelas mientras viajas conduciendo o bien en un tren o autobús?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Samira Winter, ¿tienes alguna canción en tu cabeza que aunque la detestes no te la puedes quitar de encima?

La nueva de Doja Cat, no es que la no me guste, sino todo lo contrario porque mola mucho y no me la puedo quitar de la cabeza.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *