Entrevistamos a

Jamie 4 President

"Lo irónico es que ahora las letras a menudo hablan de la época en la que no quería hablar de lo personal."

Por -

Jamie 4 President afrontan su cuarto LP con esa sensación de haber dado un paso adelante en cuanto actitud, sonido más enérgico y las ganas de reflejar unas historias repletas de altibajos en su contenido pero cargadas de una extraordinaria vitalidad. En esta nuevo Consolation Prize se puede sentir como los temas se encuentran impregnados de la particular nostalgia que siempre sabe sacar el grupo, entendiendo este sentimiento en muchas ocasiones como algo positivo para poder seguir avanzando y encontrar un nuevo brillo ante el futuro. Moviéndose en esta ocasión en unas coordenadas estilísticas más relacionadas con el power pop más brioso, el buen hacer melódico destaca en todo momento, estando en muchas ocasiones ante riffs muy bien concatenados que no paran de apuntar alto. Intentando del mismo modo equilibrar el lado más personal, aquel que nos remite en muchas ocasiones hacia los efectos de un corazón roto, junto con la inspiración de las vidas de las personas cercanas, podemos afirmar sin lugar a dudas que estamos ante el trabajo más palpitante de Jamie R. Green y compañía. Aprovechando lo reciente de este trabajo, lo entrevistamos y estrenamos en exclusiva el vídeo correspondiente a ‘Fever Dream Fridays’ con la correspondiente explicación del grupo en las líneas finales.

Hola Jamie, ¿qué tal va todo?

¡Hola! Pues la verdad que muy bien. Contento de que haya salido ya el disco y con muchas ganas de tocar las canciones nuevas por ahí y pasar un buen rato con los colegas.

 

Comenzamos. Escuchando con detenimiento este nuevo trabajo, se puede intuir como la mirada hacia el emo rock noventero que estaba presente en tus anteriores trabajos se ha diluido más hacia algo mucho más power pop. ¿Crees que este trabajo es el más rupturista en cuanto a su sonido?

Era un poco la intención, pero quizás no tanto por huir del sonido que dices sino más bien por hacer un disco menos lineal y con más matices. No sé si es el resultado final (risas). Creo que este tiene más grano que los anteriores y se acerca más a nuestro directo.

En este trabajo también parece que se ha roto un poco el miedo a sonar de una forma más contundente y enérgica, algo que no es de extrañar comprobando de las bandas de las que provenís. ¿En seguida supiste que en este trabajo todo iba a sonar más alto y desatado?

Pues tampoco lo teníamos tan claro desde el principio, pero ha surgido así. Igual puede parecer más desatado o “cañero” pero en este disco está la producción de Santi más trabajada que en el anterior disco, por ejemplo. Hemos experimentado más con los sonidos, desde la batería hasta las voces y creo que estábamos más por la labor de probar cosas en general. Aparte, fue súper divertida la grabación y nos reímos mucho, eso se nota.

"Hablando de relaciones, siempre me es más fácil transmitir una cierta melancolía o hablar de momentos más tristes que de momentos de subidón."

‘Consolation Prize’, el tema que da título al trabajo, nos conduce bastante hacia el lado del fin de una relación. ¿Crees que este sentimiento de corazón roto e intentar sobreponerse a ello ha estado muy presente en la composición del trabajo?

A nivel personal cuando empecé a componer las canciones para el disco tenía una situación concreta, cuando terminamos las canciones y fuimos a grabarlas la situación ya era otra y ahora que ha salido el disco es otra diferente (risas). No se si me explico. Si al final da una sensación coherente de lujo. Es verdad que teníamos una idea concreta de cómo queríamos que fuera el tono general del disco, aunque a lo largo del proceso han cambiado cosas a nivel personal, para los otros quizás también.

Suena chungo, pero hablando de relaciones y esas cosas, siempre me es más fácil transmitir una cierta melancolía o hablar de momentos más tristes que de momentos de subidón ¡Qué también los hay, que no sea todo penuria joder! Al final somos unos tipos bastante positivos. En cuanto al título, me vino a la cabeza y nos pareció a todos guay porque si el anterior se llamaba The Heartbreak Campaign era una continuación curiosa a la vez que suena un poco “loser”.

Del mismo modo, ¿crees que afrontar las rupturas amorosas componiendo temas toma matices muy diferentes cuando has superado la treintena respecto a cuando estás en los veintipocos?

Eso fijo, para empezar con esa edad no hablaba de esos temas porque me daba vergüenza (risas), hacíamos letras rarunas y “cool”. Con el tiempo me he dado cuenta que tiene más credibilidad hablar de lo que conoces o cosas que te han pasado, al menos en mi opinión. Lo irónico es que ahora las letras a menudo hablan de la época en la que no quería hablar de lo personal, para compensar supongo (risas). No tengo hijos así que aun no he hecho un disco hablando de la paternidad, el colmo del disco pureta, aunque hay un tema en este disco que habla de mi perro, así que igual ya es solo un pequeño paso.

Me gusta mucho como a lo largo del disco intercambias vivencias en primera persona junto con otras en las que te centras en terceros. ¿Has tratado en cierta medida equilibrar el apartado entre lo que te ha ocurrido en el plano personal y la inspiración obtenida de la vida de otras personas?

Sí, totalmente, bien visto ahí. En realidad, hay un buen porcentaje de cosas en el disco que parece que estoy hablando de mí pero no, estoy hablando de amigos, amigas, familiares o personas bien reales o ficticias, pero al hacerlo en primera persona parece otra cosa. Hace un tiempo me rayaba mucho que las canciones siempre fueran “I” o “me” pero esta vez lo hice aposta así para que fuera más coherente todo, ya que hay variedad entre los temas musicalmente, que lo lírico fuera más uniforme.

Sin lugar a dudas llama mucho mi atención ‘The Human Lightning Rod’, el tema inspirado en Roy Sullivan, el hombre que sobrevivió siete veces a la caída de un rayo. ¿En qué momento decidiste hacer una canción inspirada en su figura?

Hace tiempo leí un artículo que trataba de las personas con peor suerte de la historia. Había, por ejemplo, un pobre hombre que estuvo en ambos ataques nucleares en Hiroshima y Nagasaki y sobrevivió, pero tiene un tinnitus de la hostia. Me llamó aún más la atención la historia de Roy Sullivan y lo absurdo que puede llegar a ser la vida. El colega sobrevivió siete rayos y al final se suicidó con 71 años por un desengaño amoroso.

En ese momento Wild Animals empezábamos a preparar las canciones para The Hoax e íbamos a hacer una canción hablando de este tipo. Al final no cuajó, pero me guardé la idea porque me molaba. Aquí me cuadraba con la melodía del tema y cuando empecé a cantarla en primera persona como si fuera el mismo ya molaba más. Espero que le hayamos rendido un bonito homenaje a Roy, no cualquiera sobrevive a siete rayos.

"Somos bastante positivos como personas y por eso también quizás los temas pillan cierto rollo esperanzador. "

A la hora de componer temas como ‘Born to Ruin’ imagino que habrás tenido que hacer frente a recuerdos que pueden causar cierto dolor en el presente. ¿Consideras que a la hora de componer letras como estas tuviste que enfrentarte a sentimientos que quizás resultan incómodos?

A veces sí quizás. En este caso dolor literal porque hago referencia a cuando Pablo (batería) cerró la puerta del coche a saco con mi mano dentro en una gira que hicimos y pensábamos que había palmado la mano. Aún no nos lo explicamos (risas). Esa canción empezó siendo triste, pero al final habla más bien de la amistad y creo que el tono o mensaje final es positivo. Lo del título es un tanto irónico porque nosotros siempre hablamos de “ruina” y la verdad que como título queda brutal, incluso pensamos titular el disco así, pero había ciertos miembros de la banda que no estaban de acuerdo.

A lo largo de tu trayectoria con Jamie President siempre me ha gustado un montón como los temas siempre tratan de conservar un halo de esperanza sea cual sea el contenido, bien a través de una melodía ilusionante o incluso a través de su propia letra. ¿Desde dentro sientes que la mayoría de tus temas poseen esta cualidad o que tratas al menos de buscar esto?

Totalmente, es justo lo que explicaba con ‘Born to Ruin’ hace un momento. Siempre me han molado grupos con música alegre y vital, pero letras tristes como The Smiths por nombrar un ejemplo claro y creo que es un poco ese espíritu, aunque no siempre me parece que nuestra música sea alegre ni que sean siempre las letras tristes. Como te dije antes somos bastante positivos como personas y por eso también quizás los temas pillan cierto rollo esperanzador. Estoy pensando en grupos que hayan hecho lo contrario a lo que decía ahora, grupos con música para cortarse las venas y letras de pura fiesta pero no se me ocurre ninguno (risas).

"Siempre que quedamos para tocar o para conciertos es como algo nuevo y siempre nos pasa algo, surgiendo alguna anécdota para futuras letras."

Tanto encima del escenario como lo que habéis compartido por redes a lo largo de estos últimos años, transmitís una imagen muy cercana a la de un grupo de amigos. ¿Crees que sin lugar a dudas este apartado ha sido fundamental para que Jamie 4 President siga adelante?

Totalmente. Desde que Pablo empezamos el proyecto en 2012/2013 todo miembro que haya pasado por la banda ha sido amigo. En nuestro caso actual teniendo en cuenta nuestra pesadilla de logística por tener media banda a 700 km se nos haría todo muy cuesta arriba todo si no fuéramos colegas. Siempre que quedamos para tocar o para conciertos es como algo nuevo y siempre nos pasa algo, surgiendo alguna anécdota para futuras letras (risas). Resumiendo, es importante la expresión artística, pero es fundamental pasarlo bien, al menos para nosotros y la química es esencial.

Este año también ha estado marcado por el regreso de Notes To Myself, publicando un atractivo nuevo EP. ¿Los planes respecto a este grupo es componer más temas o estas canciones son algo puntual?

Bueno, todo lo del EP fue un poco porque hacía este año 10 años desde que lo dejamos. La idea inicial fue reeditar los dos discos, pero nos dimos cuenta que tampoco nos gustaba mucho como sonaban ya y que era mejor idea hacer algunas canciones nuevas y así fue. Puede ser que vengan más temas o puede ser que no, no nos hemos puesto ninguna meta en ese sentido, lo que vaya surgiendo. Lo importante es que lo hemos pasado muy guay después de tantos años y mira, justo estos días hemos cerrado algún bolo para el año que viene.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta a la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Cual es la referencia más freak que os han hecho en cuanto a grupos que os parecéis?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Eerie Wanda, dice así: ¿Has vivido alguna vez una experiencia sobrenatural? ¿Cómo fue?

No sé si cuenta, pero en mi época de “stoner” adolescente mi amigo Robert y yo nos comimos un psicotrópico, nos tumbamos en el puerto de Fuengirola a mirar las estrellas y durante una media hora estuve conversando con el espíritu de Bob Marley. No es coña, fue increíble.

El vídeo nos lo grabó nuestro amigo Dani Rato. Somos bastante fans del karaoke así que queríamos que quedara reflejado de alguna manera. Aprovechamos un finde que teníamos bolo aquí en Madrid y lo grabamos todo un viernes por la noche a lo DIY, nosotros cuatro y Dani en la casa de Pablo (la misma casa de la portada del disco). Todo lo que se ve es real y lo pasamos de la hostia, nadie mejor que Xavi Calvet quien se lleva el premio de mejor actor.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *