Entrevistamos a

Interrogación Amor

"Todo lo que aparece en el disco son páginas de nuestro diario, completamente arrancadas de él y convertidas en canciones."

Por -

Interrogación Amor es la última propuesta de la escena lo-fi de Madrid. Su sonido, próximo al bedroom pop, y articulado desde un discurso eminentemente queer, viene a configurar una simbiosis perfecta entre el apartado musical y el estético. El proyecto integrado por Daniel Salgado (teclado y voces), Yolanda Martín (bajo), Carlos Martínez (guitarra y producción) y Javier Sanz (voz), ha visto la luz este año bajo el concepto de “cartas de amor con autotune”.

Influidos por artistas nacionales como Chill Chicos, Trashi, Shego, Ralphie Choo o Irenegarry, interrogación amor ha dado en establecer una innovadora conexión con los distintos “grupúsculos” que operan en la capital. En sus temas persiguen una misma línea sensorial, bastante onírica pero próxima a nuestras vivencias cotidianas, y que aparece nublada por el error, la incongruencia de los días y una marcada sensibilidad. Aprovechando que hoy miércoles 16 publican su primer trabajo Vómito y Mariposas, entrevistamos al grupo.

¿Qué esperáis de este EP? ¿Cuál es la idea de la que nace, y que viene a darle forma al proyecto?

Este álbum nace a la vez que el concepto de interrogación amor. Cuando comenzamos a hacer las primeras canciones, el concepto de “vómito y mariposas” fue la llave que fue abriendo todas las puertas, entender el amor como algo que te llena el estómago y la cabeza de fantasías, pero con las mismas te hace vomitarlo todo, y esto ha estado presente en todas las canciones desde el principio, define a interrogación amor a la perfección.

 

Cuando empezasteis con este trabajo, ¿qué expectativas teníais? ¿Pusisteis mucho empeño en consolidarlo desde el principio, o dejasteis que fluyese naturalmente?

Ambas. Fluyó mucho en un principio, sobre todo en la concepción del concepto, pero una vez hicimos las primeras canciones, comenzamos a darle una forma más concreta y acotada, siempre tuvimos claro que queríamos hacer un álbum en torno a 10 canciones, teníamos claro de que queríamos que hablasen las canciones y de que manera, con quien queríamos trabajar y de que forma queríamos hacerlo.

Si bien las RRSS tienen un peso importante en la definición de la estética del grupo, ¿en qué medida esto traspasa las fronteras de la música? ¿Dónde está el balance entre la virtualidad y la presencia física? Y, ¿en qué medida el ciberespacio ha dotado a vuestra música de una representación factible?

Las redes sociales no son más que un diario al que todo el mundo tiene acceso, pero sigue siendo un diario, en el que podemos leer los sentimientos de la gente, las situaciones por las que pasan, sus pensamientos... no está tan alejado de lo que se trata hacer música, exponer tu diario. Si estas redes las utilizas para exponer una parte de ti que de verdad te define, y está dentro de ti, la virtualidad solo te adelanta una parte de la presencia física, es decir, en nuestro caso, las redes las usamos de una manera bastante críptica pero a la vez eficiente, mostramos una parte muy reducida de nosotros pero esta está muy pensada y muestra nuestra esencia, es un simple adelanto de lo que somos, no una fachada.

"Cuando comenzamos a hacer las primeras canciones, el concepto de “vómito y mariposas” fue la llave que fue abriendo todas las puertas, entender el amor como algo que te llena el estómago y la cabeza de fantasías, pero con las mismas te hace vomitarlo todo."

En vuestras letras hay un fuerte componente emocional, bien hilado y que en ningún momento llega a ser explícito o recargado. Hablamos de ideas que se sugieren sutilmente, y que terminan por vislumbrarse como algo cercano, que no ajeno, a nuestro día a día. ¿Cuánto hay de real y cuánto de ficción en las vivencias que se recogen? ¿Son sentimientos próximos a vosotros o más bien percibidos desde fuera?

Todo lo que aparece en el disco son páginas de nuestro diario, completamente arrancadas de él y convertidas en canciones.

A nivel más visual, hay ciertas líneas que persisten, y que experimentan con cuestiones como el color o la composición de las imágenes. ¿Por qué la utilización del morado, de un estilo aséptico y elementos cotidianos?

El morado apareció por casualidad, cuando comenzamos el grupo hicimos un par de logos en tres colores, rosa, azul y morado, que representaban la bandera bisexual, acabamos poniendo uno de ellos de foto de perfil, y este fue el morado. Sin esperarlo ni pretenderlo, nos encontramos teñidos de morado. Es un color que nos define a la perfección, es un color que representa la fuerza, pero también el cariño, puede ser cálido, puede ser frío, puede ser hombre, puede ser mujer, puede rechazar cualquier etiqueta y crear la suya propia, tiene la fuerza para definirse a sí mismo. Es nuestro color. Los elementos que aparecen en la portada son tan solo elementos que hay en el amor, estímulos constantes a los que estamos acostumbrados, maneras diferentes en las que el amor nos hace sentir.

Detrás del proyecto, hay un trasfondo queer, que despunta en letras como la de ‘Chicos Guapos’ o ‘Mentira’. ¿Qué artistas del panorama internacional -o nacional- os han influido en este sentido? ¿Cuál es el discurso que creéis que habéis adoptado, y desde qué perspectiva lo enfocáis?

Artistas queer hemos tenido siempre como referente, desde Frank Ocean hasta Cariño, pero esto es algo que sale de dentro, es una expresión de, como ya hemos dicho, nuestras propias experiencias, hablamos de nuestra vida, obviamente queer, y de nuestras experiencias. Todo está enfocado desde un ojo queer, y creemos que cualquier cosa que hagamos va a tener esa visión, hablemos explícitamente de relaciones homosexuales o no, la visión queer afecta a todos los aspectos de la vida, y creemos que hace falta en el panorama alguien capaz de hablar con ese lenguaje, que en el fondo es el lenguaje que muchas personas hablan y no tienen tantos lugares seguros ni canciones donde reflejarse.

Si bien en vuestra música hay claras influencias del bedroom pop, ¿es este el género con el que os identificáis? ¿Cuáles creéis que son los rasgos que os distinguen de él? ¿Qué otros referentes habéis tomado?

No nos identificamos con ningún género, simplemente expresamos nuestro mundo mediante las herramientas que tenemos cerca y creemos que son las adecuadas para ese sentimiento en concreto, si tuviésemos que definirnos sería con pop queer o simplemente música lila.

"Las redes las usamos de una manera bastante críptica pero a la vez eficiente, mostramos una parte muy reducida de nosotros pero esta está muy pensada y muestra nuestra esencia, es un simple adelanto de lo que somos, no una fachada."

¿El autotune forma parte de la estética y, por ende, del mensaje?

El autotune lo entendemos como una manera de mecanizar y deshumanizar algo que está lleno de sentimientos, y así aportarle un cierto interés muy fresco. No necesariamente tiene un mensaje dentro de lo que es interrogación amor, tan solo una herramienta útil e interesante.

Otro aspecto en que ponéis especial interés es la ambientación. En vuestras canciones parece generarse un ambiente nebuloso, bastante onírico. ¿Con qué sonidos jugáis en su definición?

El disco trata historias completamente diferentes en cada canción, por lo que cada canción usa un sonido diferente para contarlas, la ambientación que hemos creado ha sido simplemente coherente con todas las historias, y no son más que una traducción literal de nuestros sentimientos, la coherencia se ha encontrado sola al traducir estas historias que nacen de un mismo narrador, todo lo hemos trabajado nosotros, sin apenas personas de fuera, por lo que tiene un sonido muy propio.

"Todo está enfocado desde un ojo queer, y creemos que cualquier cosa que hagamos va a tener esa visión, hablemos explícitamente de relaciones homosexuales o no."

Venís de colaborar con Algo. ¿Cómo ha sido la experiencia? ¿Os habéis complementado bien? ¿Qué ha sido lo más satisfactorio?

Hablamos el mismo lenguaje. Tenemos un tipo de comunicación y conexión muy fuerte que pensamos seguir explorando en lo que está por venir. Tenemos mil historias más que contar juntos.

¿Cómo veis este proyecto de cara al futuro? ¿Creéis en la renovación constante o preferís mantener alguna constante?

La única constante que queremos mantener 100% es la expresión propia, seguir teniendo ese lenguaje queer sentimental. No es que sea una opción tampoco, al final es algo inevitable porque es el lenguaje que usamos a diario en toda nuestra vida. Eso se mantendrá constante, pero la evolución hace sentir cosas diferentes, y estamos seguros de que esas cosas nuevas irán apareciendo en el mundo de interrogación amor, al fin y al cabo, nuestra música sigue siendo páginas de nuestro diario, así que nuestra música seguirá cambiando mientras nosotros, nuestro circulo y nuestras experiencias e historias vayan cambiando.

María Rozados Balboa
María Rozados Balboa

Me gustan muchas cosas y a veces escribo sobre ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *