Entrevistamos a

Hamilton Leithauser

"Siempre resulta mucho más sencillo abordar recuerdos de amigos poniéndote más nostálgico y romántico. Así es mucho más sencillo revivirlos y sentir que aún están cerca. "

Por -

Hamilton Leithauser regresó hace unos meses con su segundo trabajo en solitario, entregándonos en The Loves of Your Life un conjunto de temas donde indagaba en diferentes personas que han marcado su vida. Tras su aventura con Roastam en el trabajo conjunto I Had a Dream That You Were Mine, el músico norteamericano se ha lanzado a la aventura completamente en solitario, encargándose el mismo de todo lo referente a este nuevo trabajo. El resultado logrado resulta inmejorable, ya que estamos ante unas canciones de lo más cuidadas y repletas de arreglos precisos, todo ello dejando siempre que las historias encerradas tomen una gran fuerza y delicadeza a la hora de abordar los problemas por los que han pasado sus protagonistas. Es por ello por lo que el abanico de posibilidades sonoras resulta muy ilimitado, sintiendo muy de cerca una vez más el poderío de Hamilton a la hora de desarrollar narrativas atractivas. Aprovechando lo reciente de este trabajo, entrevistamos al músico.

En la nota de prensa se menciona que este disco surge como una colección de canciones que escribiste acerca de gente que ha estado presente en tu vida en Nueva York. ¿Fue sencillo para ti escoger las personas a las que incluirías en el disco?

Lo cierto es que las personas de las que hablo en el disco son una mezcla entre extraños que he conocido y personas más vinculadas a mí desde hace tiempo. Principalmente gente que hace que no veo mucho tiempo. Todo esto empezó hace un par de años, cuando me volvía a sentir muy feliz escribiendo música y disfrutándola. Sin embargo cuando me ponía a buscar temáticas sobre las que escribir no encontraba ninguna que me resultase atractiva. Por eso acabé en una situación en la que se despertó en mí ese cierto sentimiento de nostalgia hacia gente pasada.

Un día de hace dos veranos, estaba con mi hija a la espera de coger el ferry que va desde Nueva Inglaterra a Connecticut, cuando me encontré en el bar del barco a un señor mayor con el que tuve una charla muy divertida. Casualmente otra semana volvimos a coger el ferry y nos volvimos a encontrar a la misma persona, por lo que hablé con ella intuyendo que podía haber alguna razón o historia por la que él cogía el ferry tan a menudo. Fue aquí cuando se despertó en mí esa mezcla de curiosidad y fantasía a la hora de poder construir una canción a partir de ello.

Más casualidades que me encontré en un tiempo no muy lejano a la historia del hombre en el ferry llegaron otro día cuando una mujer polaca me contó toda su vida en el puerto. De ahí fue donde surgió ‘The Stars Of Tomorrow’, otra canción que trata sobre una persona que no conocía de nada. Sin cesar la época en la que me pasaban cosas bastante extraordinarias, otro día me encontré por Manhattan a un viejo amigo que hacía que no lo veía por lo menos 10 años. Se encontraba radiante y con un montón de cosas que contar, así que de ahí surgió ‘The Old King’. Se puede decir que este fue el germen del disco, teniendo bastante claro desde entonces que dedicaría este trabajo a escribir sobre personas.

 

Una vez que este disco ha visto la luz, ¿has recibido algún feedback de las personas sobre las que cantas?

Lo cierto es que no. Tampoco se si algunas de ellas realmente se sentirían muy identificadas en las canciones si las escuchasen. Si te soy sincero no creo que nadie me vaya a escribir diciendo que una de las canciones trata sobre él y que le ha gustado o no. Este disco esconde un poco ese juego del despiste a la hora de introducir personas que no saben realmente lo mucho que me han inspirado.

A lo largo del disco aparecen un montón de referencias a lugares de Nueva York. ¿Crees que en parte este disco es tu pequeño homenaje a la ciudad?

Llevo viviendo en Nueva York desde el 1998 y desde luego que me he cruzado con mucha gente que más o menos ha marcado mi vida durante todos estos años. Así que se podría decir que sí, ya que todas las personas que aparecen en este disco están también bastante ligadas a la ciudad en mayor o menor medida, de ahí que resulte imposible no ahorrarse detalles sobre ciertos lugares o aspectos de la ciudad.

"Las personas de las que hablo en el disco son una mezcla entre extraños que he conocido y personas más vinculadas a mí desde hace tiempo. Principalmente gente que hace que no veo mucho tiempo. "

Creo que este segundo disco en solitario tiene un sonido muy diferente de lo que nos encontramos en Black Hours. ¿Crees que en esta ocasión no tenías ninguna especie de auto presión a la hora de lograr un trabajo que fuese muy diferente a lo que hacías con The Walkmen?

Cuando hice Black Hours era consciente de que no podía sonar para nada parecido a The Walkmen, por lo que tenía que lograr algo muy diferente. Con el paso del tiempo poco a poco me di cuenta de que no debía preocuparme por venir de donde venía. La gente por fin también dejaba de etiquetarme como el vocalista de The Walkmen. Así que una vez que me quité este peso de encima comencé a escribir mucho más libre. Hasta este disco no me he dado cuenta de que no tengo que escapar de nada, ni buscar otras perspectivas acerca de si una canción se parece bastante a lo que hice hace muchos años atrás. Todo esto lo veo como el ciclo del eterno retorno, que al final cuando uno busca alejarse de lo que era o lo que hacía, va a regresar justo al punto inicial.

Me gusta un montón la variedad de temas que has logrado en este disco. ¿En algún momento estabas preocupado porque la coherencia sonora del disco se te fuese un poco de las manos?

Al final este trabajo he sido básicamente yo tocando instrumentos y probando por primera vez un montón de sonidos diferentes, teniendo total libertad para hacer lo que quisiera. Lo bueno de todo ello es que no había nadie más involucrado a la hora de tomar decisiones sobre los temas. Podía comenzar una canción desde cero tal y como quisiera. Siento que hoy en día también ocurre que con el uso de ordenadores, si te pones tu solo a iniciar un proyecto de esta envergadura echando mano de ellos, al final puedes acabar totalmente perdido entre un montón de pistas. Por eso fui poco a poco poniendo un sintetizador, luego una guitarra, grabando diferentes voces… Ya sabes, tomándomelo todo con mucha calma. Al final me acabó gustando mucho la idea de que este disco fuese una sola persona divirtiéndose mientras hacía canciones muy diversas. Esto es todo lo contrario a lo que hacía en The Walkmen, porque al final todos los miembros del grupo teníamos que coordinarnos mucho para conseguir un disco donde las canciones fuesen totalmente coherentes entre sí.

 

Imagino que tu experiencia de haber trabajado junto a Roastam en tu anterior trabajo ha tenido que ser muy útil en este nuevo disco. ¿Sientes que esto ha sido así?

Me gusta un montón trabajar con gente que siempre ha sido una gran influencia para mí. Y sí además ocurre lo mismo en la dirección contraria pues ya ni te cuento. Esto creo que es lo que ha ocurrido con mi trabajo con Roastam. Siento que lo que más me ha enseñado cuando grabamos el disco conjunto fue aprender a mezclar y diseñar un trabajo por tu propia cuenta. El salto de una banda a una carrera en solitario siempre es duro, por lo que hacer aquel trabajo con Roastam me ayudó un montón. Se nota que él cuando era aún más joven no tenía nadie al lado ayudándole a crear sus canciones, por lo que esa espontaneidad es algo que se nota mucho y siempre me la ha sabido transmitir muy bien.

En este disco también has incluido un par de canciones donde aparecen tu esposa e hijas. ¿Fue fácil de convencerlas de que tomasen parte en este trabajo?

Siempre resulta de gran ayuda que tus hijas estén a tu alrededor, aportándote alegría y quitándote horas de sueño (risas). Como no paraban ni un minuto quietas y querían ayudarme como fuese, al final les dije que si cantaban un poco. Al tener unas voces muy dulces quedó muy bien en los temas.

"Hasta este disco no me he dado cuenta de que no tengo que escapar de nada, ni buscar otras perspectivas acerca de si una canción se parece bastante a lo que hice hace muchos años atrás. "

Quizás ‘Wack Jack’ es la canción donde muestras un mayor disgusto y enfado, incluyendo frases como “That burn won't hurt you anymore”. ¿Crees que el contenido de este tema mira hacia un lado bastante diferente al resto del disco?

Tal cual como me comentas esta canción sí que esconde sentimientos muy diferentes al resto de los temas. Muestra una ruptura que acabó bastante mal, atravesando momentos no muy agradables y atreviéndome a cruzar una línea más oscura con la que poner las cartas encima de la mesa. Al final creo que era necesario que esta canción estuviese en el trabajo.

Por otra parte en ‘Don’t Check the Score’ hablas sobre un viejo amigo. ¿Crees que a la hora de componer este disco el componente nostálgico también ha estado bastante presente?

Desde luego, sin lugar a dudas. Principalmente por dos razones. La primera de ella es que siempre resulta mucho más sencillo abordar recuerdos de amigos poniéndote más nostálgico y romántico. Así es mucho más sencillo revivirlos y sentir que aún están cerca. Por otro lado, cuando estás en el presente también tienes que tener claro que tu opinión sobre esas personas ha podido cambiar, pero no por eso va a borrar todos los momentos vividos. Me refiero a que aunque mantengas tus diferencias con determinadas personas, sabes lo importantes que han sido para ti y todos lo bueno que te han aportado. Tampoco era plan de ponerse a cotillear perfiles de Instagram para ver como les va en la actualidad a estas personas por si puedes cambiar radicalmente la idea que tienes de ellas en el presente. Procuré bastante que esto no ocurriese porque me hubiese sentido como un auténtico espía. Lo que tengo claro es que todas las personas de las que hablo en el disco me resultan muy interesantes.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *