Entrevistamos a

Fakuta

"Después de componer Tormenta Solar y toda esa alta tensión de querer crear hits, me vino como un relajo y unas ganas de volver a la libertad y espontaneidad de los inicios, al mismo tiempo de pensar que quiero volver a mi interior y no buscar tanto hacia afuera."

Por -

La chilena Pamela Sepúlveda lleva unos cuantos años y un par de LPs desarrollando unas canciones pop donde la brillantez y emoción siempre van de la mano. Si nos remontamos a 2011 nos encontraremos con su trabajo debut Al Vuelo, un disco de canciones ligeras en su estructura y enriquecidas con arreglos que tienen a lo casual, generando el énfasis perfecto por expresas unas historias de lo más románticas y evasivas. Continuando con su camino synth pop, en 2014 llegó el momento de publicar Tormenta Solar, un nuevo LP donde quizás las tonalidades sonoras se volvían más oscuras, pero aguardando del mismo modo el buen gusto por la latencia de los sintetizadores más rítmicos. Así es como la presentación de este trabajo la llevó hasta nuestro país con actuaciones como la del Primavera Sound 2015. Unos cuantos años más tarde, Fakuta regresará a nuestro país para actuar el próximo sábado 3 de marzo en el Madrid Popfest, junto con otras cuantas fechas. El motivo más que evidente será el de presentarnos su nuevo single ‘Abrazándote’, donde nos encontramos un sonido más expansivo que marca una nueva etapa en la trayectoria de la artista chilena.

Tus composiciones están muy marcadas por el pop electrónico, incluyendo siempre un bonito abanico de efectos que adorna tus temas. ¿Desde un primer momento sentiste que este era el estilo que querías desarrollar?

Siempre me han gustado los sintetizadores, desde niña noté que siempre me han atraído esos sonidos espaciales. Luego creo que se convirtió en un medio económico. Probé estar en bandas por mucho tiempo, aprendí a tocar instrumentos orgánicos como la guitarra, instrumentos de viento, pero luego se me fue haciendo más fácil hacer música con el computador y ahí fue cuando me di cuenta que quería hacer un proyecto solista. Todo lo que necesitaba ya estaba en mi pieza, el computador y unos teclados por lo que fue natural volver a buscar esos sonidos súper espaciales porque me encantan.

 

La mayoría de tus canciones siempre abrazan el amor tanto en su forma feliz como todo el desasosiego que puede causar. ¿Crees que el amor es el sentimiento que mayoritariamente mueve tus temas?

Nunca lo he visto tan así, pero creo que es difícil no hablar de amor, es como el sentimiento más recurrente que se proyecta a diferentes cosas. Creo que mi primer disco (Al Vuelo) habla menos de amor, o es más fraternal. Hablo de mis amigos, de mi casa, de buscar nuevos destinos y el segundo (Tormenta Solar) sí habla más de amor, pero más que ser el fondo de la temática puede que sea el lugar desde donde se parte: desde una pareja como un refugio desde donde se enfrenta el mundo que cambia y que es cada vez más feo. Pero en mis últimas canciones sí es donde más directamente he querido abordar el amor como temática de fondo, como temática borderline, de cuando te nubla la razón. Esas historias de amor/terror psicológico siempre me han interesado.

Al mismo tiempo, ¿sientes que el mostrar las historias que reflejas en tus temas te han ayudado a poder superar tus problemas personales o tratas de desconectar la música de tu lado personal?

De todo, al comienzo era más un lavado de mis propias experiencias y sentimientos, y luego se ha ido mezclando con ideas, observaciones de otras personas y sus experiencias junto con ocurrencias que tengo. Al final yo lo canalizo así que de verdad siempre es muy personal, sólo así me parece que vale la pena, no puedo desconectar el lado personal.

"Creo que es difícil no hablar de amor, es como el sentimiento más recurrente que se proyecta a diferentes cosas. "

Adentrándonos un poco más en el apartado lírico, me gusta mucho como tus letras buscan expresar sentimientos a los que resulta muy difícil poner palabras. Ahora mismo por ejemplo estoy pensando en ‘Guerra con las Cosas’. ¿Para ti resulta costoso este proceso por el cual tratas de reflejar sentimientos difíciles de explicar en tus temas?

Gracias. En realidad lo que me parece más difícil, y lo que más me interesa hacer, es encontrar un pequeño lugar entre los sentimientos humanos, desde los que quizás no se haya hablado tanto en la música. Porque ya se ha hablado de todo. Y en particular en ‘Guerra Con Las Cosas’ trata de un momento que es muy aburrido, porque es cuando nada te resulta y las cosas no están sucediendo para ti. Creo que una vez que puedo identificar de lo que quiero hablar, las palabras comienzan a fluir muy bien y así fue con esa canción que resultó en muy pocos minutos. En particular esa letra me gusta porque es sobre perder. Pero creo que en general siempre voy buscando unos lugares bien particulares desde donde escribir.

En tu disco debut ‘Al Vuelo’, publicado hace ya 7 años, nos encontramos con un conjunto de canciones muy ligeras que contaban con arreglos de lo más curiosos.
¿Qué recuerdos tienes ahora con la perspectiva del presente de tu primer trabajo?

Me gusta porque era muy libre, en ese tiempo escuchaba mucha música contemporánea y compositores de las primeras eras de la electrónica, entonces sentía que podía hacer cualquier cosa. Además venía de tocar en un grupo de experimentación e improvisación ruidista que se llamaba El Banco Mundial, entonces ese disco fue un intento de cuadrar todos esos ruidos con los que había convivido los años anteriores dentro de canciones pop.

 

Este primer trabajo me recuerda un montón por su espontaneidad y estilo a los dos primeros discos de la artista española Aries. ¿Conoces su obra?

En realidad no la conozco, pero ahora que me dices investigaré. Hay mucha música española maravillosa que voy descubriendo de a poco, sobretodo en el pop.

Relacionado con tu disco debut y escuchando el resto de canciones que llegaron después, ¿sientes que la forma en la que trabajas tus temas ha cambiado mucho?

Siento que siempre quiero cambiar, pero que al final nunca cambio tanto. Hay unos colores que están siempre. Pero sí he aprendido a detallar, a decidir. Sin embargo creo que en lo medular de la composición siempre he trabajado más o menos igual.

"En realidad lo que me parece más difícil, y lo que más me interesa hacer, es encontrar un pequeño lugar entre los sentimientos humanos, desde los que quizás no se haya hablado tanto en la música. "

Adentrándonos en tu segunda gran referencia titulada Tormenta Solar, creo que las texturas de los temas se tornaron más complejas y envolventes. ¿Sientes que en este disco todos los elementos resultaron más medidos y estudiados que en tu debut?

Sí, el segundo disco fue mucho más racional, quería hacer hits, quería sumergirme en la ingeniería de crear canciones pop grandiosas, con muchos arreglos. El cielo era el límite y cielo era Michael Jackson o Abba. No tuve miedo de ser ambiciosa pero también todo me resultaba un juego y un aprendizaje.

Precisamente el tema que da título a este trabajo, quizás ha sido hasta el momento el más mediático de tu trayectoria. ¿En el momento en la que la compusiste sentiste que tenía un gran espíritu de single?

En el momento que la estaba haciendo no lo pensé, pero si me parecía una canción muy divertida. Como pensaba mucho en Michael Jackson sentía que esta era mí Thriller, pero no porque iba a ser exitosa sino porque tenía una letra en donde yo me transformaba en un personaje de terror. Hasta ese momento yo no entendía bien de que se trataban los singles. Luego en el estudio, con las opiniones de los productores, supimos que esta tenía que ser y creo que ahora con los años entiendo un poco más de qué se trata.

En el desarrollo de tus temas, siempre juegas mucho con las estampas visuales que son capaces de crear. ¿Tienes la sensación de que esta característica de tus composiciones resulta importante en tu música?

Claro. Creo que visualizo mucho desde el comienzo. Me interesa mucho armar la letra en conjunto con la música porque así siento que es una banda sonora del sentimiento y en ese mismo momento van apareciendo las imágenes en las palabras. Siempre tiene que haber alguna palabra o concepto que amarre todo y creo que por eso los videos se me hacen un elemento casi imprescindible.

"Siento que siempre quiero cambiar, pero que al final nunca cambio tanto. Hay unos colores que están siempre. Pero sí he aprendido a detallar, a decidir. "

Hace unas semanas publicaste tu nuevo maxi single ‘Abrazándote’, encontrándonos con dos canciones que van aún más lejos en el apartado de producción y carácter quizás más oscuro. ¿Sientes de algún modo que estas canciones abren una nueva etapa en Fakuta?

Sí, en realidad necesito que cada proceso se sienta nuevo. Antes de partir hacia una etapa nueva-disco nuevo, pienso en qué voy a aprender ahora y me enfoco en eso. Ahora estoy aprendiendo cosas de autoproducción, pero también después de componer Tormenta Solar y toda esa alta tensión de querer crear hits, me vino como un relajo y unas ganas de volver a la libertad y espontaneidad de los inicios, al mismo tiempo de pensar que quiero volver a mi interior y no buscar tanto hacia afuera.

En pocos días visitarás de nuevo España. ¿Qué te recuerdos tienes de anteriores visitas por aquí?

Este será mi tercer viaje España, pero segunda vez que voy a estar tocando. La vez anterior fue en el escenario del Primavera Pro en el Primavera Sound 2015 y fue un sueño. Adoro ese festival y fue muy impactante poder ser parte de él. También fue mi primer acercamiento al público español que es un público muy informado musicalmente y con mucha cultura de conciertos, eso me gusta mucho y espero poder hacer más amigos esta vez ya que estaré en más ciudades que sólo Barcelona.

 

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Cómo crees que será la música que hagas a los 64 años de edad?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Alborotador Gomasio, dice así: ¿crees que el rock ha muerto definitivamente?

Creo que el rock vivirá para siempre en el corazón de un joven de 12 a 24 años.
Porque el rock es esa energía explosiva desesperada que todos necesitamos liberar a esa edad.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *