Entrevistamos a

Extraperlo

"El tropicalismo fue un recurso para romper algunos tabúes dentro de la música indie del momento pero que ahora ya no tienen tanto sentido. "

Por -

Extraperlo son uno de los grupos más singulares y reconocibles con los que nos hemos encontrados en los últimos años en el panorama nacional. Tras debutar en 2009 con Desayuno Continental y entregarnos en 2012 Delirio Específico, hace unos dos meses han publicado Chill Aquí bajo Canada Editorial. En este nuevo trabajo podemos comprobar una evolución total a la par de mostrarnos su impronta mediterránea en los temas. Dejando cada vez más de lado el tropicalismo con el que se les asoció en sus inicios, en este nuevo disco depuran aún más todos los elementos de sus canciones, mostrándose más reposados y de nuevo dando en la tecla para explicar un montón de sucesos que giran en torno al amor. A través de temas como ‘Ritmo Privado’ o ‘Lo Nuevo y lo Viejo’, nos vuelven a contagiar ímpetu melódico y estrofas  muy dignas de recordar. Aprovechando lo reciente que está este nuevo trabajo, aprovechamos para entrevistarlos.

Vuestra música siempre ha estado relacionada a la etiqueta de tropicalismo. Sin embargo en este trabajo, tengo la sensación de que estáis más lejanos a estos sonidos, sobre todo en lo rítmico. ¿Consideráis que este trabajo es el que más distanciado se encuentra de los otros dos?

El primer disco tenía alguna influencia tropicalista pero creemos que ya en el segundo nos empezamos a alejar de ello acercándonos más al R&B y a la música de alta fidelidad. Mientras que este último la influencia ha sido mucho más mediterránea, fijándonos en el sonido baleáric, en el soft rock o en música italiana como Lucio Battisti. A veces nos da la sensación que lo que los medios denominan tropicalismo es más una influencia de la música mediterránea que otra cosa. Sin embargo, sí que es cierto que en este último disco creo que hemos llegado a un punto mucho más personal y quizá un poco más europeo.

Ya que hemos mencionado lo del tropicalismo, da la impresión de que cada vez quedan menos grupos en el género. Por ejemplo, Kana Kapila desaparecieron y El Guincho ha cambiado radicalmente en su nuevo disco. ¿Tenéis vosotros también esa impresión?

El tropicalismo fue un género en el que nos fijamos algunos grupos para huir de cierta monotonía en la música indie nacional. Fue un recurso para romper algunos tabúes dentro de la música indie del momento pero que ahora ya no tienen tanto sentido. Creo que ahora se ha abierto ya la puerta a absorber de todos los géneros para componer música y podemos encontrar muchos grupos dentro del indie que acogen influencias del R&B, del tropicalismo, de la música disco, y todo ha quedado mucho más difuminado. Además nunca lo vimos como una cuestión de estilo sino que fue una influencia muy natural que se generó al descubrir la música africana de los setenta. También se trata de evolucionar dentro de tu propio estilo y aunque El Guincho haya cambiado radicalmente o nosotros nos hayamos alejado de lo que hicimos inicialmente se puede entrever claramente la personalidad de cada uno y eso es lo que consideramos más importante.

"A veces nos da la sensación que lo que los medios denominan tropicalismo es más una influencia de la música mediterránea que otra cosa. "

Sois un grupo que no se mete prisa a la hora de editar los discos, cuidando muy bien los detalles. Además, creo que en esta nueva entrega hay aún un mayor afán por hacer que todo suene redondo, con un montón de arreglos. ¿Teníais muy claro que en este trabajo queríais ir un paso más allá en este apartado?

La verdad es que somos muy meticulosos a la hora de afrontar la composición del disco y gran parte de la culpa es por la forma que tenemos de componer. No somos un grupo que se reúna en el local de ensayo a tocar y saque canciones, sino que trabajamos con las sesiones de ordenador a partir de una idea iniciática que pueden ser 10 segundos de un riff o un loop de sintetizador. A partir de ahí vamos construyendo la canción poco a poco. En este último disco queríamos que las canciones fueran más sencillas en cuanto a estructura y estuvimos trabajando sobre loops. Los elementos que separaban las partes eran los arreglos por lo que era muy importante que cada arreglo ocupara su espacio y destacara para poder dar esa sensación de cambio. Es por ello que la producción era algo realmente importante.

   

‘Algo Distinto’, el primer tema que nos mostrasteis del disco, recoge el sentimiento de monotonía en una ciudad. ¿Vivís o habéis vivido esta situación en Barcelona?

Sí la hemos vivido pero seguramente sea una sensación que puede darte cualquier ciudad del mundo tras vivir toda tu vida en ella. También coincidió una época de cierto estancamiento dentro de la ciudad, nos daba la sensación que se estaba viviendo un impás, algunos amigos nuestros se marchaban, la gente joven aún no había acabado de eclosionar. Además, siendo Barcelona una ciudad sitiada por la montaña y el mar, y que realmente al final te das cuenta que es bastante pequeña, había como cierto desengaño o ganas de cambio. Sin embargo, ahora nos da la sensación casi opuesta, ha vuelto el movimiento y las ganas de hacer cosas nuevas y se está reavivando. Eso es muy bueno para una ciudad como Barcelona. En el fondo son fases también personales que uno puede vivir a lo largo de su vida.

"El tropicalismo fue un recurso para romper algunos tabúes dentro de la música indie del momento pero que ahora ya no tienen tanto sentido. "

En vuestras letras siempre combináis muy bien todo aquello que rodea el amor y una descripción precisa de los entornos y sensaciones que giran en torno a ello. ¿Veis el amor y todo lo que lo rodea como un motor importante en vuestras vidas al igual que en vuestra música?

Está claro que el amor es un motor, en todas sus formas. Es una sensación que genera muchas contradicciones y que puede llevarte a la euforia o a lo peor. También hay que decir que cuando estás haciendo música pop, la mayoría de canciones si te fijas tratan sobre el amor porque es un sentimiento bastante universal y que todo el mundo entiende. Si bien somos personas que nos interesan también otros discursos como el político o el filosófico, en las letras es el amor el que nos conduce a hablar de todas estas sensaciones que tampoco van tan relacionadas con él. Un poco es el leitmotiv a partir del cual hablar de uno mismo, de sus experiencias o de lo que se intente decir. Por ejemplo ‘Algo distinto’, que comentábamos antes, el leitmotiv es el amor pero el discurso real es el tedio de vivir en una ciudad que en ese momento no te está aportando nada nuevo.

Algo que también observo es que donde antes os acercabais del amor, digamos de una forma más feliz, en esta ocasión aparece más bien como un quebradero de cabeza importante en temas como ‘La Celosa’ o ‘No me Toques por la Espalda’, por citar algunos. ¿Hay bastante desilusión contenida respecto al apartado amoroso en este trabajo?

No creemos que haya desilusión sino que se manifiesta el conflicto entre lo que uno desea o piensa y lo que uno realmente vive. Somos gente bastante alegre y positiva pero también somos sarcásticos e irónicos por lo que todo lo que conlleve una dicotomía nos parece interesante. En canciones como ‘La Celosa’ o ‘No me toques por la espalda’, se pone de manifiesto claramente. Por una parte está lo que uno desea que es estar tranquilo y aceptar lo que estás viviendo pero por otra hay ese sinsentido o inconsciente que te lleva a tener celos o a odiar a alguien que seguramente no se lo merece. Nos parece interesante esa sensación humana de ver la realidad y transformarla a tu antojo, distorsionarla hasta tal punto que llega a ser absurdo pero no te das cuenta e internamente se convierte en real.

"Nos parece interesante esa sensación humana de ver la realidad y transformarla a tu antojo, distorsionarla hasta tal punto que llega a ser absurdo pero no te das cuenta e internamente se convierte en real. "

Rematando un poco este tema, también mostráis una cara muy honesta y quizás poco usual del amor en la curiosa historia de ‘¿Y si fuera una Mujer?’ cantando “Yo solo quiero que seas feliz y me da igual conmigo que sin mi” ¿Os gusta que vuestras canciones reflejen sentimientos profundos y trascendentes?

Sí, a alguno de nosotros no tanto, pero en general nos gusta hablar de las cosas que nos afectan realmente. Esa frase de “Y si fuera una mujer” lo que está expresando es la entrega absoluta a alguien. En el fondo hay que entender que nadie te puede pertenecer por mucho que desees estar con ella y que si llegas a ese punto de entendimiento, lo mejor que puedes hacer es desearle a esa persona lo mejor. Sea con quien sea, porque ya no interpones tu felicidad a la del otro sino que la unes, la igualas y llegas al punto en el que ver a la otra persona feliz es suficiente, y ese es un mensaje bastante potente. Quizá sea de las frases más honestas y bonitas del disco.

Seguramente ‘No me Toques por la Espalda’ sea la canción con más rabia acumulada que habéis hecho. A pesar de ello, os mantenéis en vuestra línea de sonido muy luminoso, algo muy contradictorio al contenido del tema. ¿Creéis que a lo largo de todos estos años habéis conseguido un sonido muy característico y apacible que se puede adaptar a cualquier situación que describan los temas?

Sí, realmente tras estos tres discos hemos llegado a un punto que podemos considerar que tenemos un sonido propio e identificable, por lo que aunque estemos hablando de cosas muy variadas o de sensaciones más oscuras se mantiene ese sonido ligero. Sin embargo es algo que muchos grupos han hecho. Por ejemplo Belle and Sebastian suenan muy alegres pero realmente si escuchas sus letras muchas de ellas hablan de sentimientos bastante duros o los Smiths también. Es un recurso bastante utilizado.

"En el fondo hay que entender que nadie te puede pertenecer por mucho que desees estar con ella y que si llegas a ese punto de entendimiento, lo mejor que puedes hacer es desearle a esa persona lo mejor. "

Entrando en el apartado de grabación y producción, ha sido Aleix el encargado de llevar esta segunda tarea a cabo. ¿Creéis que son todo ventajas que la producción la realice un miembro del grupo?

Creemos sobretodo que era el momento de hacerlo. En los anteriores discos ya sea por desconocimiento o por la necesidad de tener un tercer punto de vista externo, tuvimos que trabajar con otra gente durante la grabación. Sin embargo tras el segundo disco que grabamos con Pablo Diaz Reixa, aprendimos mucho de todo ese proceso, y consideramos que era el momento de producir nosotros mismos el disco. Nos sentimos preparados y sobretodo teníamos una idea clara de cómo queríamos que fuese el disco que es lo más importante para afrontar esta situación.

El hecho de estar al mando de la Editorial de Canada supongo que debe de estar muy bien a la hora de dirigir vuestra carrera musical en todos los sentidos. ¿Sentís que parte de la culpa del buen acabado de ‘Chill Aquí’ la tiene el hecho de que vosotros mismos tengáis el control total sobre todo lo que rodea al grupo?

En cierto modo sí, pero también es muy duro para los dos miembros que trabajan para el sello. Por una parte, tenemos una libertad absoluta a nivel creativo y nosotros mismos nos marcamos los tiempos pero por otra hay dos personas que además de preparar todo lo relacionado con el grupo, tienen que estar trabajando en su promoción y en todos los aspectos que rodea a la discográfica. Para ellos muchas veces tienen que actuar en su doble vertiente y es un poco agobiante. Sin embargo, ya es el segundo disco que sacamos con Canada y realmente no nos imaginamos otro escenario que no sea el que estamos ahora, para nosotros Canada y Extraperlo van ligados directamente.

"Para nosotros Canada y Extraperlo van ligados directamente."

Es increíble lo polifacéticos que sois a la hora de tocar con otros músicos. Me imagino que debe de ser muy diferente tocar con El Guincho en su nuevo trabajo que lo que hacéis con Extraperlo. ¿Es difícil saber llevar todo esto?

Es complicada la organización sobre todo, porque por una parte tenemos que tocar con Extraperlo lo más posible pero por otra también con El Guincho y eso conlleva tener que cuadrarlo todo meticulosamente. Sin embargo, Pablo es de nuestros mejores amigos y es muy sencillo poder entenderse entre todos. La verdad es que al final todo resulta muy natural y fluido, y es un gran aprendizaje y reto poder participar en un proyecto como el de El Guincho.

Habéis arrancado una gira bastante extensa por el país. ¿Tenéis la sensación de que este trabajo ha supuesto un mayor impacto mediático y mejor recibimiento que los dos anteriores?

No somos muy conscientes de ello la verdad. Lo que sí notamos es que gracias a esta gira inicial estamos en un momento que los directos y la banda funcionan muy bien, nos sentimos más seguros de lo que estamos presentando y con tres discos podemos realizar directos con muchas alternativas. Lo cierto es que sí, estamos en un buen momento tanto musical como mediático y vamos viendo los frutos para seguir realizando discos pasados los años.

Parece que el circuito festivalero por excelencia cada vez es más hermético. ¿Os podremos ver en algún festival este verano?

Sí, por supuesto. Aún están por confirmar bastantes pero de momento ya hemos sido confirmados para el Vida Festival y el Tomavistas de Madrid. Pronto podremos anunciar más fechas así que estad atentos a nuestro Facebook.

En todas las entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para el siguiente grupo a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

¿Reverb o delay?

Del mismo modo tenemos una para vosotros de Elliott de Ringo Deathstarr, dice así: ¿cuál es tu cerveza favorita?

Por consenso, sería la michelada de Modelo especial.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *