Entrevistamos a

El Grajo

"Mi intención al escribir los temas era la de provocar incomodidad, que no arrojasen ninguna luz. "

Por -

Marcos Rojas decidió poner fin a Los Claveles allá por 2014, justo después de ofrecer unas cuantas fechas de presentación de su último EP Ojos. De este modo llegaba el fin de una de las bandas que sin lugar a dudas han sido más identificativas del rock castizo, encontrándonos con una clara mirada a la España más profunda y de carretera, donde los personajes presentaban unos rasgos de lo más tremendistas. Parte de esa esencia, o al menos el carácter de la ambientación en la que se desarrollaban esas canciones, sigue muy vivo en las canciones de su nuevo proyecto El Grajo, aunque cierto es que en este caso todo parte de una mayor reflexión personal en lugar de la  observación del entorno.  El buen pulso del toledano a la hora de escribir canciones de temática que se asoma a todo tipo de abismos sigue intacta, dejándonos con momentos una vez más memorables donde capturar ese tipo de escenas que siempre cuesta contarlas. Aprovechando el lanzamiento del LP debut del Grajo, publicado hace unas semanas por Sonido Muchacho, junto a su próximo concierto de presentación en Valladolid el próximo sábado 27, Marcos nos ofrece esta interesante entrevista.

Decidiste poner fin a Los Claveles más o menos después de ofrecer algún que otro concierto presentando el que fuese el último EP Ojos. ¿Después de terminar este proyecto comenzaste rápidamente a componer nuevos temas para publicarlos con otra banda o decidiste apartarte de crear canciones?

Me aparté durante un tiempo. Aunque no dejé de tomar apuntes, grabar melodías en el teléfono, ensayar con la guitarra... Digamos que me estaba preparando para hacer algo en el futuro, pero no sabía cuándo, ni si se iba a llamar “Los Claveles” o simplemente Marcos. Esto cambió hasta que en diciembre del año pasado, decidí poner todo eso en orden, y tomé la determinación de que desde diciembre hasta junio, tenía que tener un disco de 12 canciones compuesto, dedicándome en cuerpo y alma a hacerlo. Me daba igual si se publicaba o no, de hecho eso fue al final del proceso.

 

Sin lugar a dudas la herencia de Los Claveles se nota en algún punto del disco como puede ser el caso de ‘El Poder de Tus Manos’. A pesar de ello, creo que en este disco hay un abanico mucho mayor de sonidos e influencias. ¿Desde dentro consideras que este disco es bastante rupturista con lo que venías haciendo?

Yo desde dentro lo veo continuista, me gusta verlo como parte de una misma obra. Quizás porque las motivaciones que me llevan a componer y las sensaciones que tengo haciéndolo son exactamente las mismas; pero entiendo que este disco pueda parecer más abierto, básicamente porque las canciones son mejores musicalmente, y más hondas que todo mi anterior trabajo. También influye que ahora tengo muy claro lo que quiero hacer, y sobretodo, lo que no. Me he librado de muchos prejuicios musicales.

Lo primero que quizás me llamó la atención es cómo has logrado enfatizar muy bien ese lado relacionado con el flamenco y lo folclórico en temas como ‘Canción del Grajo’ u ‘Otro Toledo’. ¿Crees que estos rasgos estilísticos son una parte muy importante de El Grajo?

¡Claro! Llegó un momento en me planteé la forma que tenía de escuchar música y cómo me la habían estado vendiendo, y comencé a buscar música sin adulterar, algo que no estuviese empaquetado para el consumo. ¿Y cuál es esa música? La música de raíz, popular o folklórica. ¿Y qué música de raíz existe en España? El flamenco, los romances, etc. De hecho, la canción del Grajo se podría haber llamado “El romance del Grajo” y no habría pasado nada. Aun así, ninguna de estas canciones es flamenca. Tienen ese aire por la melodía de voz, y por los arreglos con la escala frigia, que le dan el rollo ese; como mucho podrían pasar por rumbas o pseudorumbas.

"Ahora tengo muy claro lo que quiero hacer, y sobretodo, lo que no. Me he librado de muchos prejuicios musicales. "

Más detalles que me gustan mucho llegan con la forma que tienes siempre de describir muy bien los escenarios en los que tienen lugar los temas. Ya me pareció brutal lo que hiciste en su momento con ‘Estación Sur’ y en esta ocasión ‘Acuérdate’ o ‘Canción del Grajo’ también nos ponen la mente en estampas precisas. ¿Piensas que tus canciones resultan de lo más descriptivas en torno a los lugares en los que ocurren?

Todo eso es maquillaje o formas de despiste del tema central. Por ejemplo, la canción que mencionas ‘Estación Sur’ ya desde el mismo título te sitúa en un lugar, pero la canción habla del suicidio, de la necesidad de salir de una existencia absurda. Entonces yo paso a enumerar cosas, detalles nimios de un día cualquiera allí: la voz metálica del altavoz, que puede reflejar el tedio o la impersonalidad, cómo se llevan a rastras los seguratas a un tío, como ejemplo de las injusticias, etc, etc. Digamos que sí, que puede parecer algo simplemente descriptivo, pero cada detalle tiene una intencionalidad. Prefiero no sacar una canción antes que poner ni una coma siquiera porque sí.

También me gusta un montón como has logrado mantener esa ambientación propia de la España más rural y típica, como bien se refleja en ‘Canción del Grajo’ u ‘Otro Toledo’. ¿Sientes que todos los rasgos característicos de estas zonas del país resultan de lo más inspiradores para tenerlos muchas veces en mente en los temas?

Verás, es que esas “zonas del país” son los lugares en los que yo he nacido y me desenvuelvo. Me veo irremediablemente ligado a ellos, por circunstancias personales y familiares, pero muchas veces para mal. Lo que no quiero es que se tome como una idealización banal o absurda de un lugar tan deprimido y deprimente como es la Mancha, o el paraje castellano. Si alguien cree que la Mancha es guay e inspiradora, que se vaya un par de años… yo que sé…a Gerindote, y luego al volver que me lo cuente.

‘Acuérdate’ es una canción que atrae especialmente mi atención, ya que a pesar de emplear un lenguaje de lo más directo, sabes muy bien como no destripar por completo la historia que muestras en ella. En temas como este, ¿te resulta difícil escoger que detalles mostrar y cuáles no?

Me alegra mucho que esta canción te llame la atención. Estoy muy contento con ella. Aquí entraríamos en los detalles, lo del maquillaje que te he comentado un par de respuestas más arriba y que no deja de ser divertido. Es una historia que se desarrolla en Ciudad Juárez, y el narrador es mexicano. De ahí expresiones como “maquila”, por las maquiladoras, “no más”, “carcajeaban”, etc. También el título es un homenaje al escritor mexicano Juan Rulfo: se llama ‘Acuérdate’, igual que uno de sus relatos. Efectivamente, aquí decidí jugar un poco con la sugestión, para dar pie a varias interpretaciones al oyente. Esto en cuanto a la historia, pero creo que el tema central queda bastante claro: el sentimiento de culpa, cargo de conciencia, autoflagelación, o como lo quieras llamar.

Los personajes que aparecen a lo largo del disco resultan de lo más fatídicos, del mismo modo que los hechos descritos acaban apuntando hacia lo desgraciado. Cuándo estabas componiendo el disco, ¿hay alguna canción con la que sentiste como estabas tocando fondo definitivamente?

En todas, pero recuerdo con especial angustia ‘Otro Toledo’, que es la última que compuse. Me fui a una huerta que tiene mi familia en el campo, allí en Toledo, para aislarme y acabarla. Y muy mal, mi situación personal era muy mala, estaba jodido de todas todas, no voy a entrar en detalles. También ‘Un proceso lento’ tiene lo suyo…

"Llegó un momento en me planteé la forma que tenía de escuchar música y cómo me la habían estado vendiendo, y comencé a buscar música sin adulterar, algo que no estuviese empaquetado para el consumo. "

Relacionado con lo anterior, una vez observas con perspectiva todo el contenido que has volcado en los temas, ¿crees que este proceso compositivo ha tenido también una cara bastante terapéutica?

Creo que la cara terapéutica ha empezado cuando ha salido el disco. Me explico. Yo veo la creación como un acto de comunicación, y para que exista esto es necesario un emisor y un receptor. Si no, es como mandar un mensaje en una botella por el mar. Por diversas razones que vinculan a terceras personas, yo estaba casi seguro de que este disco no iba a salir, y eso me causaba una angustia horrible, porque pensaba que todo el trabajo se iba a quedar en un cajón y nadie lo iba a escuchar. Por eso, y aunque no esté del todo contento con el resultado, para mí ha significado una alegría que salga.

Si hay un mensaje que se desprende de estas canciones es más o menos el de aquello que no te mata te hace más fuerte, un poco como se muestra en ‘Vendrán Más Años Malos’. ¿Crees que al final el disco posee una cierta lectura positiva dentro de todos los infortunios descritos en él?

Espero que no la tenga. De hecho, tenía un título barajado para el disco: “Canciones sin Salida”. Mi intención al escribir los temas era la de provocar incomodidad, que no arrojasen ninguna luz. Mucha gente, yo mismo también, buscamos en ocasiones respuestas en la música, un refugio, algo que nos reconforte… pero en este caso no quería que fuese así. Hay una línea en la canción ‘Yo camino Solo’ que lo resume: “Palabras de consuelo en mí, jamás vas a encontrar…”. Pero a pesar de todo esto la música tiene una fuerza que dota de estoicismo a las letras.

 

Un poco a semejanza de lo descrito en ‘Canción del Grajo’, tengo la sensación de que siempre has permanecido al margen de todo tipo de escenas y modas, un poco como un forajido en el mundo musical. ¿Te consideras como un músico bastante al margen de cualquier tipo de movimiento musical?

Sí. Porque desprecio las modas, las escenas y todas esas chorradas. Siempre lo he hecho y siempre lo haré. Te podría contar mil películas, pero por ejemplo hace poco que ha salido el disco y muchos amigos, gente conocida, para ayudar o como halago me dicen, o ponen en las redes sociales: “Disco del año”, o “uno de los discos que va a dar que hablar este año”. No se dan cuenta de que así lo que hacen es hablar en los términos de la industria, y condenan a la música a ser un producto de consumo rápido, de usar y tirar, con una fecha de caducidad ¿Disco de que año? ¿Qué pasa, que el año que viene no se va a poder hablar del disco? Yo hago canciones para que se escuchen este año, el que viene o en 2048…y además se podrían haber escuchado en 1919.

Entonces, ¿cómo no me voy a sentir al margen de eso? Sobre las escenas y modas, pues es una trampa más que tienden los que pueden ganar algo de dinero (menos que un maestro) con la música, utilizándola como medio, no como fin. Entonces te encuentras a los que se reciclan, porque quieren estar siempre a la última, y ¿qué se lleva ahora? ¿los traperos? ¿El urban ese? Bueno, pues tengo más años que mi abuela, pero voy a hablar con sus códigos y a hacer un disco de eso, sin importarme una mierda que sea un cagarro, que tenga algo que decir… bah, y el próximo, con lo que mole dentro de dos años, así no pierdo comba. Pues no. Lo que estás haciendo es mandar un mensaje vacío, y además el puto ridículo. ¿Cómo no voy a estar al margen de esa puta mierda? Tengo que estar al margen porque el único espacio que tengo de libertad es la música, y esas cosas te la quitan y te convierten en un esclavo.

Tu hermano Miguel ha sido el encargado de realizar el videoclip de ‘¡Qué te Mejores!’, reflejando fielmente sus inquietudes cinematográficas. Para ti, ¿el cine también resulta una gran influencia en tu música?

El cine ejerce una influencia capital en mi música y en mi vida, igual que la literatura.

"Si alguien cree que la Mancha es guay e inspiradora, que se vaya un par de años… yo que sé…a Gerindote, y luego al volver que me lo cuente. "

La banda con la que has grabado y presentarás este disco en directo cuenta con figuras representativas de la escena madrileña como es el caso de Álvaro de Biznaga. ¿El Grajo surgió en firme una vez encontraste banda o ya sabías más o menos quién iba a formar parte de ella?

Ninguna de las dos. Primero estaba el Grajo, luego el disco, y ahora, para presentarlo en directo, he formado la banda. Precisamente, Álvaro me ayudará en los primeros conciertos como favor personal, y hasta que encuentre a otro bajista, cosa que le agradezco.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta a la siguiente banda a entrevistar, ¿cuál es la tuya?

¿Creéis en la democracia?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Yawners: qué preferirías, ¿tener que ir cada día de tu vida chándal o tener que ir siempre en traje?

En chándal, sin lugar a dudas. Nunca me he puesto un traje y espero no tener que hacerlo.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *