Entrevistamos a

EJ Marais

"Quería destilar este caos global neoliberal que nos rodea en forma de música, hacer que no fueran canciones sin más sino que reflejaran algo de los tiempos en que vivimos. "

Por -

EJ Marais publicó a finales de agosto su LP debut, logrando una obra de lo más completa alrededor de un R&B de lo más vaporoso que apela a los tempos lentos y la búsqueda de texturas que siempre garanticen las sorpresas agradables. A lo largo de este Cuts (La Castanya, 2020) vamos a poder identificar de buena forma ese buen pulso a la hora de encontrar un camino a través de ambientes apaciguadores donde las reflexiones emergen a la luz a través de todos los condicionantes que rodean nuestra forma de vida. De ahí que el uso de la tecnología o la soledad experimentada a pesar de estar completamente rodeados entren en juego para cuestionarnos hacia donde nos dirigimos. Por lo tanto estamos ante unas canciones que se adentran de lleno en todas las facetas del vértigo de nuestros días, encarándolas, eso sí, desde una perspectiva totalmente calmada y relacionada con encontrar ciertas dosis de un confort. Contando con Ekhi Lopetegui de Delorean como gran ayuda a la hora de producir el disco, Ed logra el remate final para que esta puesta de largo no pase para nada desapercibida y nos deje ante uno de esos trabajos que es preciso escuchar, y disfrutar, múltiples veces para poder descubrir todas sus aristas. Aprovechando lo reciente de su publicación, entrevistamos al músico.

Escuchando a fondo este trabajo, tengo la sensación de que existe una gran variedad entre los temas, pero al mismo tiempo resulta un trabajo muy coherente en su conjunto. ¿En algún momento te preocupaste porque quizás el disco en su conjunto mostrase gran disparidad en cuanto a los temas encerrados en él?

Sí que me preocupó. Los músicos tenemos esta idea preconcebida de que en un disco los temas deben seguir una línea estilística muy uniforme. Creo que la variedad a la te refieres es fruto de mi búsqueda por un sonido propio, y no me importó que eso quedara plasmado en el disco. Encontrar coherencia entre toda esa variedad fue un reto interesante al que me gustó enfrentarme; una vez que se hace el master, el artwork... todo pilla forma y sin que uno sea consciente de ello el disco se convierte en un ente independiente.

 

En este trabajo has contado con bastante colaboradores como Haizea Martiartu, Ander Agudo o Elsa de Alfonso. Sin embargo, ¿sientes que el proceso de composición ha sido bastante solitario o intentaste recibir cierto feedback de la gente de tu alrededor mientras iban surgiendo los temas?

Sin duda, trabajar como solista es muy solitario y si no tienes a gente a tu alrededor te puedes volver loco. El hecho de contar con la ayuda de Ekhi Lopetegi en la producción y de colaborar con otros músicos le dió al disco una nueva dimensión a la que yo no hubiera podido llegar por mi cuenta. También es un buen ejercicio ceder decisiones a otras personas para no volverte un control freak. Cada vez veo la música como algo más comunal, de unir fuerzas. Es cierto que durante el disco me pasé muchas noches solo delante del ordenador pero es algo que no me apetece repetir.

"Cuando escribí Cuts estaba muy inmerso en mi mundo interior; mi experiencia con las enfermedades mentales y las presiones sistemáticas a las que nos enfrentamos como individuos. "

En tu trayectoria musical has trabajado con artistas como Gabriela Richardson o Albany. ¿Sientes que de alguna forma u otra el trabajar con otras artistas te ha aportado ideas a la hora de desarrollar los temas de este trabajo?

Cada colaboración es un mundo que tiene sus propias reglas de juego, a veces empiezas con una idea muy concreta y otras te juntas con alguien simplemente para dejar fluir y ver que surge. Producir para otra gente me ha ayudado mucho a desentenderme de ciertos procesos del songwriting como es definir melodías o letras y así poderme centrar en otros aspectos como los sonidos, las progresiones de acordes o la ejecución de la cantante.

Cuando escribí Cuts estaba muy inmerso en mi mundo interior; mi experiencia con las enfermedades mentales y las presiones sistemáticas a las que nos enfrentamos como individuos. Quería destilar este caos global neoliberal que nos rodea en forma de música, hacer que no fueran canciones sin más sino que reflejaran algo de los tiempos en que vivimos.

 

Hablando de la etapa en la que residiste en Estambul, imagino que el choque con la cultura musical de allí resultó de lo más impactante. ¿Crees que esta experiencia te ayudó a abrir nuevos caminos y nuevas formas de pensar en tu música?

En Estambul me di cuenta de lo cambiante que es la música según el territorio y las culturas. Mis amigos tocan folk Kurdo, algo muy alejado de lo que yo hago. Me di cuenta de lo occidentalizado que estaba mi gusto musical; casi todo lo que escucho venía de Estados Unidos o UK. En España pasaba un poco lo mismo, ahora se está popularizando de nuevo el folklore pero en los 2000s los estilos predominantes venían del extranjero.
Esa experiencia me abrió nuevas perspectivas, como por ejemplo el valor del trance en la música o la importancia que tiene la música como pasatiempos o reunión social. Me di cuenta de cómo mercantilizamos nuestros trabajos aquí, en el sentido de que medimos el éxito de una sesión en términos de productividad; ¿cuántas canciones se han logrado terminar? ¿Muchas? Pues mejor.

"Al empezar a hacer cosas más RnB quería olvidar todos los conocimientos que había acumulado de hacer indie o rock porque notaba como si jugaran en mi contra. "

Tus primeros pasos en el mundo musical fueron en proyectos mucho más relacionados con las guitarras como Cut Your Head o Ed Constanza. ¿Consideras que la evolución reflejada a lo largo de estos años ha llegado de una forma muy progresiva y natural?

Sí, cuando empecé a hacer cosas más RnB quería olvidar todos los conocimientos que había acumulado de hacer indie o rock porque notaba como si jugaran en mi contra. Los estilos de mezcla y producción son muy distintos. En el R&B los ritmos y las voces están en un primer plano cuando en el rock es lo contrario. En mi casa siempre se escuchó mucha música con groove; Reggae o cosas como Sam Cooke pero tampoco es algo con lo que he crecido culturalmente, por eso creo que fue un cambio deliberado. Ahora me siento afortunado de haberme partido la cabeza adquiriendo una base como singer-songwriter ya que siempre puede ser útil.

Sin lugar a dudas este disco se encuentra bastante dirigido hacia una dirección de R&B de lo más vaporoso. ¿Consideras que las bases asociadas a este género que empleas en las canciones marcan bastante el carácter del disco?

Sí, mucho. Mi idea era hacer un disco Hip-Folk; bases de Hip-Hop o RnB con melodías y letras de indie o folk. Los ritmos de batería casi siempre eran a partir de samples, como se hace en el Hip-Hop.

 

Hablando de las influencias encerradas en este disco, sin lugar a dudas resultan de lo más variadas, encontrándonos desde R&B, ambient, vaporwave, bedroom pop o funk. ¿Te consideras un músico que escucha cosas muy diferentes y que posees un montón de influencias diferentes o no sueles pensar en ello?

Escucho muchos estilos de música pero al final uno tiene que ceñirse en hacer algo concreto. Creo que me arriesgo bastante a la hora de hacer cosas poco ortodoxas con la producción. Me encantan los discos que desde el punto de vista técnico estarían "mal". Esto está presente en los discos de folk americano de los 40, 50s, en los discos de Hailu Mergio, Oliver N'Goma o The Velvet Underground. Hubo un momento en que decidí hacia dónde quería encaminar mi música porque sino hubiera sido demasiado dispersa, de allí que me puse una premisa.

El tratamiento vocal es algo que también resulta de lo más especial y bien acomodado a los sonidos presentados en el trabajo. ¿Sientes que has dedicado muchos esfuerzos a la hora de adaptar tu voz a lo que sugería cada tema?

Lo de las voces fue una locura. Hay temas que tienen tomas grabadas con 4 micros distintos porque se me estropeaban o lo grababa de viaje y luego al volver no podía recrear ese feeling. Me encapricho mucho con las tomas de voz y cada vez intento hacer menos demos y grabar en condiciones para que la toma pueda ir directo al corte final. También grababa las voces a medida que iba escribiendo las letras, cosa que no facilitaba para nada el proceso. Creo que el uso del autotune me acercó a melodías y sonidos nuevos, a muchos puristas no les gusta pero yo creo que es una gran herramienta.

"Creo que debemos desmitificar la vida perfecta que se proyecta en las redes porque si eso es el umbral de felicidad al que queremos llegar siempre vamos a estar insatisfechos. "

Imagino que en ciertos momentos de este trabajo donde conviven multitud de texturas diferentes, tiene que resultar complicado ser consciente de cuando un tema está terminado y no necesitas añadir nada más. ¿Esto te ocurrió en algún punto del disco?

El disco es como un gran collage digital en que había 6 versiones de cada tema y a partir de allí fuimos refinando para darle forma. Soy un productor un poco vago y yo hubiera abandonado canciones antes o las hubiera dejado en una fase más primitiva. Por suerte, los productores Ekhi o Hans Kruger me motivaron para darle el último empujón a muchas canciones que sino se hubieran quedado a medias. A nivel de las texturas, creo que influyó mucho el hecho de combinar sonidos analógicos y orgánicos con cosas digitales.

"A nuestra generación nos han vendido internet como un espacio democrático y no-estamental pero la influencia también se puede comprar y vender."

Entrando en el contenido de los temas de este LP, recorres temáticas de enorme actualidad como la dependencia de las apps o el ciberacoso. ¿Sientes que en estos temas hablas de buena parte de tus preocupaciones y problemas que observas en tu entorno?

No nos damos cuenta del peligro que suponen las redes sociales para nuestra generación, acaban siendo medios de control sobre el gusto y la opinión pública, y eso hace que perdamos un pedacito de nuestra individualidad. Hay un problema si todo nuestro savoir faire proviene de internet porque los algoritmos son limitados. Cuando arrojamos toda nuestra personalidad a las redes eso no nos sale gratis, luego nos sentimos vacíos y no sabemos interactuar con la gente que tenemos a nuestro alrededor. Creo que debemos desmitificar la vida perfecta que se proyecta en las redes porque si eso es el umbral de felicidad al que queremos llegar siempre vamos a estar insatisfechos.

Por otro lado, cuando generamos contenido lo hacemos gratis y en beneficio de Instagram o Facebook, estas plataformas se quedarían vacías si nos les estuviéramos regalando contenido constantemente. Hay que pensar, pues, por quien estamos trabajando cuando generamos contenido. A nuestra generación nos han vendido internet como un espacio democrático y no-estamental pero la influencia también se puede comprar y vender.

"El cinismo y la crítica están bien pero también hay que saber pasarlo bien y no tomarse tan en serio. Al final del día, no somos tan relevantes como nos pensamos. "

‘Sailor’s Song’ es seguramente el tema más despojado y que aparece en el trabajo. ¿Fuiste buscando en el trabajo lograr una canción, digamos de corte más clásica y alejada de la tónica general planteada?

No, no creo que buscara hacer una canción de corte más clásico, más bien intentaba huir de ello. ‘Sailor's Song’ partía de una idea muy clásica; guitarra y voz. Durante el proceso de producción lo que intentamos fue deconstruir eso añadiendo distintas capas de sintes y autotune. Es un tema que se sostiene bastante bien a guitarra y voz, que es como la tocamos en directo pero en el disco no quería hacer la "típica canción de folk".

‘Feng Shui’ el tema que cierra el trabajo, refleja un cierto aire más despreocupado, incluyendo unos coros finales que potencian aún más esta sensación. ¿Tuviste claro que esta canción era la ideal para cerrar al trabajo debido a esta característica?

No sé si lo tuve claro pero al ponerla como última canción es como que sirve para bajar un poco la intensidad de las 4 últimas canciones que son muy densas y deep. Me gustó cómo funcionaba ‘Feng Shui’ a la hora de quitarle dramatismo al asunto. El cinismo y la crítica están bien pero también hay que saber pasarlo bien y no tomarse tan en serio. Al final del día, no somos tan relevantes como nos pensamos.

"El hecho de que sea un disco chill es un reflejo de mi personalidad, de escribir las canciones en invierno, de escuchar mucho a Nick Drake y de buscar sonoridades y texturas reconfortantes. "

Sin lugar a dudas este trabajo condensa ambientes bastante reposados y cálidos, conduciéndolo todo hacia terrenos bastante reconfortantes. ¿Sientes que a lo largo del disco hay una predisposición por conducir al oyente hacia un estado de calma y relajación o simplemente es fruto de tus preferencias musicales?

Creo que el hecho de que sea un disco chill es un reflejo de mi personalidad, de escribir las canciones en invierno, de escuchar mucho a Nick Drake y de buscar sonoridades y texturas reconfortantes. Me gusta pensar que es un disco curativo que puede ofrecer un espacio de calma en el que las oyentes puedan dejar de lado el frenesí de la vida moderna. Me gustaría proporcionar el confort para que la gente entendiera que no pasa nada por estar triste, por hablar de nuestros sentimientos. A la generación de nuestros padres y abuelos les educaron a reprimir sus sentimientos de tristeza y aparentar que siempre están bien y ya sabemos el resultado de eso...

Hablando de los singles escogidos antes de liberar este LP al completo, ¿te resultó complicado escogerlos o desde un primer momento sentías que había canciones que resultaban muy claras como single?

Lo de los singles vino de forma bastante natural, creo que habían canciones que podían funcionar mejor como singles por representar de forma más condensada lo que hago. ‘Love.mp3’, por ejemplo, tenía todos esos elementos y fue una de las primeras que terminamos así que no hubo duda en sacarla como single. Creo que si quieres hacer un disco con espacio para la experimentación es imposible que todos los temas sean singles así que, por descarte, los singles estaban bastante claros. Por otro lado mi sello La Castanya me ayudó a tomar esas decisiones.

 

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Cómo sería hacer música en la edad medieval sin la tecnología que tenemos hoy? ¿Serías músico si te tocara vivir esa época?

Del mismo modo tengo una para ti a cargo de Cor Blanc, dice así: ¿Cuál es tu flor favorita?

De flores no sé mucho pero mi árbol favorito es el fresno porque crece muy rápido y recto. La madera del fresno es excelente para hacer muebles y su maleabilidad te permite hacer el arco de los bastones.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *