Entrevistamos a

Drew Citron

"A lo largo de mi vida siempre acabo regresando una y otra a ver a todos aquellos trabajos que me inspiran enormemente a la hora de escribir. Esto se debe a que son capaces de transportarte a ese estado mental que se siente solo cuando eres adolescente y tienes muchas cosas que vivir y que contar. "

Por -

La artista de San Francisco sigue embarcándose en nuevos proyectos, arrojando todos ellos resultados más que destacados. Tras la disolución de Beverly, entró a formar parte de Public Practice, compaginando esta formación con lo que supone publicar su primer trabajo en solitario. Con una gran experiencia a sus espaldas formando parte de las giras de gente como The Pains of Being Pure at Heart o Frankie Rose, ahora llega el momento de concentrarse en sus propias canciones en su LP debut en solitario Free Now (Park The Van, 2020), sintiendo muy de cerca su inspiración en toda aquella música con la que creció. Sin ir más lejos ella misma reconoce que este disco tiene su germen en la forma en la que escuchaba a The Smiths en su discman y toda esa música con la que cayó enamorada en su adolescencia. Este cierto influjo romántico y risueño sin lugar a dudas se puede percibir a lo largo del trabajo, tratando de encontrar esos momentos de reinvención que siempre nos pueden dejar las situaciones de corazones rotos y pensamientos abatidos. Aprovechando el lanzamiento de este disco, hablamos con Drew el día de las elecciones estadounidenses, comentando previo a la entrevista el nerviosismo que tenía por el resultado electoral, su pasión por el Tottenham, el verano que pasó en Salamanca aprendiendo español o sus buenos momentos en el Lemon Pop tocando con los Pains.

‘Free Now’, la canción que da título al trabajo, es su piedra angular tal y como mencionaste en su presentación. ¿Crees que el disco gira prácticamente alrededor de esta canción, y que de no haberla compuesto, el trabajo hubiese sido muy diferente?

Definitivamente creo que sí, todo hubiese sido bastante diferente. Esta canción refleja muy bien todo lo que supone liberarte totalmente de una relación pasada, al mismo tiempo de encontrar la conexión con todo lo que representa publicar mi primer disco en solitario. Esa sensación de romper con lo que estabas haciendo y adentrarte en territorios nuevos y excitantes.

 

Cuando creciste en San Francisco, dijiste que solías dar paseos solitarios escuchando a The Smiths, experimentando en estos paseos sentimientos muy parecidos a los que obtuviste al comenzar a escribir este disco. ¿Crees que estos sentimientos están muy relacionados con lo reconfortante y terapéutico que resulta el escuchar a determinadas bandas?

Totalmente. A lo largo de mi vida siempre acabo regresando una y otra a ver a todos aquellos trabajos que me inspiran enormemente a la hora de escribir. Esto se debe a que son capaces de transportarte a ese estado mental que se siente solo cuando eres adolescente y tienes muchas cosas que vivir y que contar. Al final creo que todas estas cosas son las que quiero reflejar en mi música.

Hablando un poco más de The Smiths, ¿crees que son una banda que al escuchar sus discos con el paso de los años te sugiere cosas muy diferentes que cuando los escuchabas de adolescente?

Creo que definitivamente ha cambiado lo que me sugieren, más que nada porque me he ido formando más como persona y voy aprendiendo más cosas a medida que me hago mayor. Sin embargo, creo que sobre todo lo que permanece y lo que más me gusta son sus letras. Bueno, también me encanta la forma en la que Johnny Marr toca la guitarra. Me gusta todo sobre la banda a excepción de excéntrica personalidad de Morrissey. Es imposible conectar con las cosas que hace este hombre, pero a nivel lírico sin lugar a dudas The Smiths logran capturar muy bien sentimientos desconcertantes en los que te sientes identificada.

"'Free Now' refleja muy bien todo lo que supone liberarte totalmente de una relación pasada, al mismo tiempo de encontrar la conexión con todo lo que representa publicar mi primer disco en solitario."

En este nuevo disco has llevado todo el peso de los procesos involucrados, desde componer todos los aspectos los temas hasta mezclarlos. ¿Crees que crear un disco de esta forma te ha ayudado a confiar más en ti misma?

Así ha sido. Me gustó mucho aplicar a mis propias canciones muchas cosas que había aprendido siendo ingeniera de sonido en directo. Al mismo tiempo también cambió mi actitud acerca del proceso de grabación, sabiendo muy bien lo que quería y cómo poder experimental un poco para poder redondear lo que tenía en mente. También tengo que decir que tuve la suerte de encontrar a muchas personas dispuestas a colaborar conmigo, como son otros ingenieros de sonidos y muchos artistas que hacen que el lograr este primer disco en solitario también haya tenido una parte muy colaborativa.

Escuchando este disco, todas las letras parecen de lo más personales, reflejando un cierto componente de vulnerabilidad. ¿Crees que el hecho de ser este un trabajo en solitario te permitió mostrar un lado más personal en las letras que si por ejemplo hubiese sido un nuevo disco de Beverly?

Efectivamente. De alguna forma yo misma sentía que el material que iba escribiendo se iba volviendo más y más personal. Esto también puede estar relacionado con lo que hablábamos antes de como la confianza mí misma ha ido creciendo a medida que me voy haciendo mayor. Para mí todo esto es fundamental a la hora de mostrar tu evolución como artista. Al final te das cuenta de la dirección que está tomando tu carrera, así que el siguiente paso era publicar un disco donde solo apareciese mi nombre.

El período de composición de estos temas coincidió cuando regresaste a casa, desconectando del resto del mundo. ¿Crees que componer estas canciones en tu natal Carolina del Norte implicó recuperar muchos recuerdos de cuando eras joven tal y como muestras en ‘17’?

Totalmente. Me encanta estar en Bay Area. De hecho escribí muchas de las canciones muy cerca del Océano Pacífico. Para mi este lugar representa un hábitat natural muy violento que lo consume todo, por lo que me gusta mucho observar todo lo que ocurre a su alrededor. De hecho es de mis lugares favoritos del mundo. Por lo tanto influyó mucho en la forma en la que en este disco se evocan recuerdos de mi niñez y adolescencia.

Hablando sobre las influencias de este disco, aunque hay algunas canciones que tiene guitarras más pesadas, ¿crees que estos temas están menos orientados hacia la dirección más ruidosa de Beverly y que te has sentido influenciada por otras bandas de décadas anteriores?

Mis influencias en este disco sí que proceden de unas cuantas décadas atrás de lo que solían ser las que estaban presentes en Beverly. Se podría decir que he pensado bastante en este disco en el pop americano tradicional, con estructuras muy claras que proceden de gente tan dispar como los Bee Gees, The Carpenters o The Kinks, aunque estos últimos claramente no son americanos. También Neil Young ha supuesto mucho para mí últimamente. Al final moviéndome entre estos estilos es un poco como rebuscar en canciones que también le van a remover por dentro a los oyentes.

"De alguna forma yo misma sentía que el material que iba escribiendo se iba volviendo más y más personal. Esto también puede estar relacionado con lo que hablábamos antes de como la confianza mí misma ha ido creciendo a medida que me voy haciendo mayor. "

¿También crees que quizás el estado mental más relajado en el que te encontrabas te ayudó a focalizarte en estos nuevos sonidos para ti?

Si bien es cierto que hay unas cuantas canciones roqueras en el disco, me decanté más por las baladas, algo en lo que puedo mostrar más mi voz y que las letras tengan más importancia. Así puedo cantar directamente desde mi corazón. Todo esto quizás está relacionado con lo que mencionas, lo de encontrarme en un entorno muy apacible.

Me encanta como ‘Love's The Illusion’, la canción que cierra el disco, suena de lo más esperanzada. ¿Crees que muestra un contenido más positivo y menos dramático que la mayor parte del resto del disco?

Quizás sí que me decanté por lograr un final del disco más optimista. Me gusta mucho esta canción también porque es una balada country que se relaciona muy bien con el resto del disco y marca el camino hacia el que se dirigirá el siguiente disco. En el fondo me encantan los clásicos country y aquí lo demuestro. Últimamente me gusta experimentar mucho en esta dirección y ver que es lo que va saliendo. Además, tocar temas de este estilo en directo resulta muy divertido.

 

El final de ‘Kiss Me’ también saca a relucir tu parte más enérgica. ¿Sientes que la pulsión del noise rock sigue presente en ti?

Al final sí. Ya sabes, mi experiencia musical se encuentra muy asociada a las bandas de guitarras a toda pastilla, por lo que muchas veces cuando no se hacia dónde tirar, acabo tomando este camino.

Acerca del video que acompaña a esta canción, me parece muy interesante como los bailarines cambian sus coreografías según cambia la letra del tema. ¿Estas coreografías fueron muy espontáneas o los bailarines sabían de antemano muy bien lo que hacer?

Creo que fue un poco mezcla de ambos. La coreografía tenía momentos en los que los bailarines sabían más o menos lo que hacer y otros en los que improvisar y dejarse un poco más irse. Fue un poco como abrazar todos los sentimientos que refleja la canción y expresarlos con su cuerpo. Sin lugar a dudas hicieron un enorme trabajo y estoy muy feliz con el resultado.

 

Hablando ahora de la canción ‘Summertime’, también suena de lo más dulce aunque el final llega con la frase “I never want to give my heart to someone’s goodbye”. ¿Crees que esta canción quizás se aleja un poco más del resto del disco porque refleja una narrativa más orientada en describir ciertas escenas veraniegas?

Sí, esta es la típica historia acerca de enamorarse en verano y ser consciente al mismo tiempo de que ese romance no va a pasar de ahí. Por lo tanto todo es muy agridulce, de ahí que tratase de recoger todas esas ideas y situaciones en las que se puede ver envuelta la gente a la que le haya ocurrido una situación similar.

El proceso de grabación de este disco tuvo lugar en diferentes lugares, conociendo a personas como Sam Owens, Tim Wheeler, John Agnello o Danny Taylor. ¿Crees que las canciones sufrieron muchos cambios por el camino respecto a cómo tú las concebiste originalmente?

Esta es una buena pregunta. Pasaron por un montón de procesos, muchas demos y muchas versiones diferentes. En un cierto momento me ocurrió lo mismo que le pasa a la gente que pinta: no saber si la pintura está acabada o necesitas forzarte a ti misma a hacer algo más. Realmente no creo que ninguna canción esté siempre acabada por completo, siempre se puede hacer algo más con la mezcla. De ahí que escuche los temas una y otra vez hasta que tengo el vinilo en mis manos. Luego pienso que quizás hay algo que debiese haber sonado diferente, pero tampoco me obsesiono con ello. Considero que en todo este proceso posterior de prensar por donde habría podido ir una canción hay mucho de saber el próximo paso que tienes que tomar en tu música.

"Se podría decir que he pensado bastante en este disco en el pop americano tradicional, con estructuras muy claras que proceden de gente tan dispar como los Bee Gees, The Carpenters o The Kinks, aunque estos últimos claramente no son americanos."

Este año publicaste el primer disco de Public Practice, una banda muy diferente a los otros proyectos en los que has estado envuelta hasta el momento. Para ti, ¿tocar en esta banda te ha permitido explorar nuevas habilidades y una nueva forma de pensar en la música?

Totalmente. Me gusta muchísimo tocar con ellos. Es realmente divertido. También es una banda que técnicamente requiere mucho a la hora de tocar el bajo, por lo que es un gran desafío para mí. Sam es un compositor increíble, al mismo tiempo que me encanta trabajar con Ben porque así ejercito una parte diferente de mi cerebro. De hecho no tardando vamos a comenzar a escribir el siguiente disco, por lo que tengo que ponerme a trabajar en ello desde ya.

Tu primer trabajo en solitario ha llegado en mitad de una pandemia, algo que debe de ser muy extraño. ¿Durante estos días de confinamiento has aprovechado para componer música nueva?

Sí, de hecho básicamente he compuesto un nuevo disco completo. Quizás si todo va bien vea la luz en la próxima primavera. Aproveché la cuarentena para componer muchas letras. Por un lado me sentí bastante desafortunada porque no podría tocar las nuevas canciones en directo, pero por otro hice mucho trabajo en solitario. Al final este año tan extraño va a ser recordado durante mucho tiempo. Por un lado también es un año crucial en el rumbo político del país, por lo que nos está tocando vivir una época de locos. Tengo la sensación de que puede ser un poco profético que haya lanzado mi primer disco en solitario en 2020. Es de esas cosas que recordarás cuando seas mayor.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

Si pudieses comprarte cualquier sintetizador vintage, ¿cuál sería?

Del mismo modo tengo una para ti a cargo de Sara Zozaya, ¿cuál es tu mayor miedo?

Mi mayor miedo sería no poder volver a España a tocar en festivales tan divertidos como el Lemon Pop.

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *