Entrevistamos a

Cults

"En estas nuevas canciones quería mostrarles a los demás que tienen que defenderse por sí mismos y no reprimir nada."

Por -

El dúo conformado por Madeline Follin y Brian Oblivion siguen dejándonos ante trabajos de lo más completos, como es este nuevo Host (Sinderlyn, 2020), intentando que en ellos se refleje un abanico de posibilidades bastante amplio con el que comprobar como Cults son una banda que se mueve como pez en el agua a la hora de probar cosas nuevas. A lo largo de sus diversas etapas, siempre han sido capaces de moverse por ese formato de dream pop electrizante donde la elegancia de sus elementos sintéticos ha marcado el camino, jugando de este modo con la dualidad de luces y tinieblas en su sonido. Si bien es cierto que la capa más ruidosa y agitada de sus composiciones cada vez ha ido tomando menos relevancia desde la publicación de su obra cumbre Static, esto no ha sido ningún impedimento para encontrar nuevos atractivos en la forma de enfocar las melodías y moverse en esta ocasión por tonalidades más relacionadas con las bandas de soul setentero. Un nuevo enfoque muy acertado con el que lograr un disco fulgurante. Aprovechando lo reciente de este lanzamiento, entrevistamos al dúo.

Creo que en este disco habéis explorado caras muy diferentes, logrando un conjunto de canciones muy variado. ¿Creéis que existe un gran abanico de posibilidades encerrado en estos temas y que nos habéis tenido miedo a explorar muchas novedades en vuestra música?

Madeline: sí, creo que sí. Además, cuando van pasando los discos nos resulta más sencillo cada vez experimentar cosas nuevas. Después de haber hecho las cosas de una forma, a medida que te vas haciendo mayor y tienes más experiencia, no tratas de pensar mucho en las cosas que quieres mostrar o no, algo que a lo mejor cuando teníamos 21 años pues sí que daba más reparo.

 

Este disco fue grabado principalmente con instrumentos en vivo, algo que sin lugar a dudas ha proporcionado un gran resultado. ¿Desde dentro crees que esto afecta a la forma de haber trabajado en estas nuevas canciones y la forma en como las compusisteis en el pasado?

Brian: sí, sin lugar a dudas. Muchas de las partes que escribimos para que fuesen tocadas por instrumentos en vivo eran partes que perfectamente podrían haber sido escritas para interpretarlas como siempre, con instrumentos que solo están en el ordenador y nuestros sintetizadores, pero una vez que abrimos la puerta a los músicos en vivo, todo cambió completamente. Aparecieron un montón de detalles que se podían añadir en el momento, ya sabes, trabajando todos juntos. Siempre hemos sido muy protectores con la forma en la que trabajamos los temas, pero en esta ocasión teníamos delante de nosotros a músicos de lo más talentosos, por lo que por supuesto había que dejarles aportar su propia reinterpretación de los temas. Cambia mucho tu mentalidad cuando eres un oyente a cuando tienes que estar creando todo el rato, por lo que nos resultó de lo más gratificante contar con ellos.

Hablando de las influencias musicales de este disco, ¿tuvisteis en mente algún período de música concreto o más bien siempre tratáis de alejaros de las influencias externas para lograr un disco aún más personal?

Madeline: creo que en esto somos diferentes entre nosotros. A Brian le gusta mucho escuchar música cuando estamos haciendo canciones, corrígeme si me equivoco. Quizás algo de esto tenga su efecto cuando estamos grabando. Sin embargo yo intento no escuchar nada en el momento en el que estamos involucrados escribiendo un disco. Esto siempre me parece divertido porque cuando me preguntan siempre intento pensar en algo que haya estado escuchando mientras hacía los temas y no se me ocurre nada. También se puede deber a que en el momento de escribir las canciones estoy todo el día metiendo ruido, por lo que cuando llego a casa lo único que me apetece es silencio. Por otra parte sí que escucho mucha música fuera de estos períodos.

Brian: sin ir más lejos podcasts (risas).

"Después de haber hecho las cosas de una forma, a medida que te vas haciendo mayor y tienes más experiencia, no tratas de pensar mucho en las cosas que quieres mostrar o no."

Uno de vuestros primeros singles como fue ‘Trials’, mostraba un ambiente más relacionado con la elegancia de las bandas pop de los 60 como The Ronettes o The Shangri-Las. ¿Creéis que este tipo de grupos están bastante presentes en este tema y en vuestra música?

Brian: totalmente. Nos encantan Lesley Gore, The Supremes, The Cookies… todas estas bandas. También todo el catálogo de Joe Meeks es espectacular. Una de las razones por las que empezamos esta banda fue porque los dos vimos que nos encantaba esta música, y eso que aún no habíamos compartido muchos más gustos musicales que tenemos en común. Es algo que al final acabas compartiendo con la otra persona y al final empiezas un poco buscando canciones que suenen de esta forma tan única, disfrutándolo al mismo tiempo.

Madeleine: sin lugar a dudas son bandas que nos encantan a ambos.

Brian: todo esto lo veo un poco como cuando te pones a escribir un libro y tratas de inspirarte en Mark Twain porque te encanta, pero al final no logras nada parecido a Mark Twain porque claramente no eres él. Por lo tanto cuando comenzamos teníamos en mente lograr este tipo de música pero acabamos en algo bastante diferente. Ahora pensamos cada vez menos en todas estas cosas de que es lo que queremos lograr y disfrutamos mucho más haciendo música.

Habéis dicho de este disco que representa una etapa diferente en el proceso de liberarse de todo aquello que está consumiéndoos las energías, algo que creo que se aprecia bien en temas como ‘Spit You Out’. ¿A la hora de componer estos nuevos temas tuvisteis en mente experiencias de vuestra vida que hayan resultado muy liberadoras?

Madeline: sí, definitivamente. Siento que es un poco lo que estaba sucediendo en nuestras vidas en ese momento. Quizás nos habíamos estado rodeando de gente que no era la mejor para nosotros. Un poco como pasar el rato con gente que se aprovecha un poco de ti y luego tampoco está ahí presente cuando tienen que estarlo. Nos dimos cuenta de que no queríamos ese tipo de personas en nuestras vidas nunca más, por lo que a partir de ahí es cuando comenzamos el proceso de escritura de estos temas.

Hablando un poco más sobre ‘Spit You Out’, creo que muestra la cara más oscura del disco. ¿En esta canción buscasteis alcanzar el siguiente nivel a la hora de expresar lo tóxicas y parasitarias que pueden resultar las relaciones?

Madeline: sí, más o menos así, aunque no surgió de una forma muy premeditada. No es que nos propusiésemos escribir una canción de este tipo. Fue más bien como ir componiendo el tema y ver que lo que estaba saliendo escondía realmente mucho enfado.

Brian: lo que más me gusta de este disco, algo que también ocurrió un poco parecido a nuestro primero, es que saliese nuestro enfado a bocajarro. Similar a cuando sueltas algo por la boca directamente. Lo veo parecido a como los ciudadanos del mundo, y en especial los americanos, se sienten ahora mismo, teniendo un pozo interminable de ira acumulado debido a las situaciones que se observan.

Madeline: realmente me sorprendí a mí misma con todo el enfado que tenía acumulado.

Brian: creo que si hubiésemos escrito sobre otros temas nos hubiésemos engañado a nosotros mismos, por lo que estoy muy contento de haber podido expresar lo que quería.

Hablando sobre la canción ‘Honest Love’, creo que es la que muestra una cara más vulnerable al mismo tiempo de capturar el sentimiento de impotencia que se puede dar en una relación. ¿Consideras que esta canción quizás es la que contiene los sentimientos más duros del disco?

Madeline: creo que se encuentra relacionada con el resto del disco pero de una forma diferente. Esto es debido a que cuando compartes un mensaje con tus fans, hablando de lo difícil que resulta para ti decir todas las cosas que contamos en el tema, sabes que la gente te puede juzgar a partir de tus problemas personales.

"Siempre hemos sido muy protectores con la forma en la que trabajamos los temas, pero en esta ocasión teníamos delante de nosotros a músicos de lo más talentosos, por lo que por supuesto había que dejarles aportar su propia reinterpretación de los temas. "

Acerca de lo que me has comentado de compartir un mensaje con tus fans, creo que otro momento importante del disco tiene lugar en ‘8th Avenue’ con la frase “take what you need. Discovery”, sonando muy alentadora. ¿Normalmente pensáis mucho en los mensajes que lanzáis en los temas?

Madeline: siento que siempre buscamos que la gente puede adaptar el mensaje a ellos mismos, de ahí que quizás que en nuestros discos anteriores no hayamos publicado las letras. Simplemente queremos que la gente pueda sentir las letras como propias y sacar las conclusiones que ellos quieran. En este disco me sentía de una forma un poco parecía pero al mismo tiempo también quería mostrarles a los demás que tienen que defenderse por sí mismos y no reprimir nada.

Brian: sí, un hecho muy significativo es lo que comenta Madeline, lo de publicar las letras por primera vez.

Madeline: efectivamente, sentíamos que la gente tenía que saber bien lo que estábamos cantando.

Sobre la canción ‘A Low’, me gusta mucho como alcanza ese lado tan catárquico a medida que va llegando hacia su final. ¿Musicalmente diseñasteis esta canción al principio para que pudiese alcanzar un clímax progresivo?

Brian: Madeline comenzó escribiendo esta canción y poco a poco le fuimos añadiendo más piezas de una forma muy rápida. Recuerdo que hablamos sobre el cambio de tono y luego pensamos que nunca habíamos hecho eso, y que por lo tanto, estábamos malgastando el tiempo en algo que no realizaríamos. Sin embargo vimos que sí que podíamos construir el tema de una forma progresiva, añadiendo más detalles y al final nos quedó una pieza muy loca y excitante. Resulta fascinante poder dejar que las canciones fluyan sin tener ni idea de como has llegado hasta allí. Al final es un momento muy destacado del disco.

 

‘No Risk’ incluye alguno de las letras más claustrofóbicas del disco con frases como “I can't exhale to breathing in a crowded room filled with emptiness”. ¿En qué os inspirasteis a la hora de escribir el tema?

Madeline: esta es una de las que Brian tenía escritas más o menos en el pasado. Pensamos que la podíamos retomar y que podíamos lograr algo bastante bueno porque nunca la habíamos llegado a completar. Al final incluso fue single.

Brian: tiene más o menos unos cinco años. En su momento la llamamos Newman porque la progresión de acordes nos recordaba a Randy Newman. Simplemente no sabíamos muy bien como acabarla y no queríamos dejar pasar esa progresión de acordes tan buena. Por lo tanto nos pusimos a trabajar al máximo como hace Randy y resultó que dimos con la tecla correcta para rematarla.

Aunque ahora es imposible ofrecer conciertos en directo a menos de que sean en streaming, ¿habéis pensado en como vais a interpretar este disco en directo? ¿Incorporaréis más músicos?

Madeline: hasta donde hemos pensado ahora, la idea es que nosotros tengamos menos peso en el escenario, aunque no es una decisión intencionada. En marzo, abril y mayo comenzamos a practicar más o menos como pudimos, respetando las normas. Además nuestro guitarra no vive en Nueva York, por lo que actualmente somos un grupo de cuatro personas.

Brian: ahora Madeline toca la guitarra, así que de momento nos hemos adaptado.

"Este disco lo veo parecido a como los ciudadanos del mundo, y en especial los americanos, se sienten ahora mismo, teniendo un pozo interminable de ira acumulado debido a las situaciones que se observan."

Ahora que habéis publicado este nuevo trabajo y que lleváis más de 10 años de carrera con Cults, ¿creéis que vuestras motivaciones son similares a las que teníais cuando empezasteis este proyecto?

Brian: creo que cuando empezamos no teníamos ninguna motivación. Las únicas metas que teníamos eran las de entretenernos a nosotros mismos y hacer la música que nos gustaba escuchar. Exactamente es lo que seguimos haciendo hoy en día, por lo que siempre hemos tenido esta aproximación de las cosas que nos motivan. Nos sorprende que todo esto haya durado tanto tiempo, quizás porque no nos sentamos y nos proponemos que en cinco años estemos tocando en el Madison Square Garden. Esas cosas no nos gustan. Pero vamos, que nunca se sabe lo que puede pasar en el futuro (risas).

M: ahora que mencionas lo de las metas, creo que sí que tenemos alguna como es tocar el año que viene en México.

Brian: sí, cada año que podemos vamos a tocar a México, es nuestro país favorito para tocar. No se si esto será muy ambicioso tal y como están las cosas.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

Brian: ¿cuál fue la primera canción que aprendiste a tocar?

Madeline: ¿cuál fue la última vez que fuiste al dentista?

Tengo una para vosotros a cargo de la banda mexicana Mint Field: ¿cuál es vuestro disco más influyente cuando erais adolescentes?

Brian: voy a decir el que imagino que diría mucha gente, que es el Unknown Pleasures de Joy Division. Probablemente fuese el primer disco que en ese momento me impactase. Lo escuchaba en la primera generación de iPod que existía, caminando por mi barrio de noche y todo me parecía un nuevo mundo.

Madeline: creo que el mío fue la recopilación de singles de The Cure titulada Galore. Lo ponía en un reproductor de CDs muchas veces, hasta que un día dejó de funcionar.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *