Entrevistamos a

Claud

"Este disco contiene muchas reflexiones en las que miro a las experiencias que he vivido al involucrarme en una relación con otra persona. "

Por -

Claud Mintz acaba de publicar su primer trabajo bajo su propio nombre, llegando ante nosotros este Super Monster que recoge muy bien los altibajos sufridos en su vida durante estos últimos años. Publicado por Saddest Factory, el sello de Phoebe Bridgers, el disco nos llega desde una perspectiva de pop vitalista, muy relacionada con plasmar tal cual se han ido sucediendo las experiencias sentimentales más trascendentales de su vida. De esta manera, podemos afirmar que Claud ha logrado armar unas canciones con las que ilustrar las hojas de su diario post adolescente que cada vez comienzan a quedar más y más sepultadas. Por el camino, sin lugar a dudas nos encontramos ante una forma de facturar temas que engancha de una forma inmediata, apostando por estribillos que calan suavemente a la par de aderezarlo todo con unas bases sintéticas pausadas y bien reposadas. Solo así el camino emprendido en este nuevo trabajo resulta de lo más atractivo, comprobando como en todo momento todos hemos pasado por situaciones similares a las encerradas en estas melodías. Poniendo en alza el valor de la amistad, los necesarios consejos que lanzamos a nuestro interior o como ante todo hay que mantener la autoconfianza, esta colección de temas resulta ante todo entretenida, trascendental e incluso posee un punto entrañable. Aprovechando lo reciente de este trabajo, hablamos con Claud el día de la toma de posesión del nuevo presidente de la Casa Blanca, no pudiendo pasar por alto el comentar de forma exhaustiva off the record  unos cuantos memes surgidos a raíz de la icónica foto de Bernie Sanders.

A lo largo del disco muestras diferentes momentos agridulces que se dan dentro de las relaciones sentimentales. ¿Crees que identificar los momentos especiales dentro de una relación y describir lo que sentiste en ellos resultó una buena fuente de inspiración en estos temas?

Totalmente. Este disco contiene muchas reflexiones en las que miro a las experiencias que he vivido al involucrarme en una relación con otra persona. Al mismo tiempo, lo más importante para mí es ser mostrar honestidad acerca de como sucedieron esas experiencias y reflejar de la mejor forma posible las emociones más verdaderas que sentí por aquel entonces.

 

A lo largo de ciertos momentos del disco, no escondes episodios bastante desoladores como los que aparecen en ‘Soft Spot’. ¿A la hora de escribir acerca de situaciones como estas te preocupó bastante exponer partes muy íntimas de ti, reflejando un lado más vulnerable?

Realmente no lo se, es algo que no ha surgido por mi cabeza. Traté en cierta medida de mostrar las historias encerradas en los temas de una forma natural, sin grandes adornos. Si esto implica que las canciones resultasen vulnerables pues seguramente lo sean. Siempre pienso que como no puedo controlar lo que la gente percibe de mis canciones, no me preocupo de las segundas lecturas que la gente quiera dar a mis temas.

Hablando sobre como rememoras etapas anteriores de tu vida y las introduces en tus canciones, ¿crees que el proceso de escritura de este disco fue útil a la hora de darte cuenta sobre ciertos aspectos de ti que quizás no comprendías en el pasado y que ahora tienes una nueva perspectiva sobre ellos?

Totalmente, eso es. A veces creo que escribo canciones por inercia, capturando el momento sin pensarlo mucho. Un rato después me pregunto, ¿de dónde sale todo esto que he escrito? Sin embargo, después de unos meses o incluso unos cuantos años después veo todo mucho más claro y me doy cuenta de los motivos que inspiraron la canción por aquel entonces. Es ahí cuando descubro que es lo que quería decir y cómo las letras se adaptan a ello.

"A veces creo que escribo canciones por inercia, capturando el momento sin pensarlo mucho. Un rato después me pregunto, ¿de dónde sale todo esto que he escrito? "

Después de publicar tu primer disco bajo el pseudónimo de Toast, dejaste la Universidad de Siracusa para trabajar en tu música a tiempo completo. ¿Para ti esta decisión fue realmente difícil o hubo algún momento específico en el que viste claro que dedicarías tu vida a componer canciones?

Cuando me preguntaron por primera ver que si quería salir de gira, me di cuenta de que realmente me apasionaba trabajar en el mundo de la música, así que centré todos mis esfuerzos para que fuese posible. Había gente que quería verme tocar en directo, por lo que pensé que podía merecer la pena dedicarme a ello y al mismo tiempo poder luchar por vivir de hacer música. Fue quizás ahí cuando me decidí a dejar la universidad, al menos durante unos pocos meses. En mi cabeza tenía la idea de que quizás podía regresar. Sin embargo, cuando empecé a salir de gira ya nunca paré. Lo que hago ahora es apuntarme a algunas clases online para no abandonar mi formación académica, pero estoy muy contenta de que todo fuese de esta forma.

Tu nuevo trabajo es el primer lanzamiento del sello de Phoebe Bridgers Saddest Factory. ¿Cómo la conociste y surgió la posibilidad de lanzar estas canciones en su propio sello?

Ella escuchó mi música hará como cosa de un año y medio, poniéndose en contacto conmigo. Simplemente me escribió porque le gustaba mi música, ya que nunca antes habíamos tenido la oportunidad de conocernos. Para mí fue algo realmente bonito, porque de repente me escribía por las cosas que hacía. Sin lugar a dudas fue una conexión muy genuina, tanto a nivel musical como fuera de él. Ni me imaginas la emoción que me hizo.

 

Tu amigo Joshua Mehling siempre ha estado a tu lado en toda tu carrera musical, formando también parte de este disco. ¿Crees que tenéis una forma muy particular de trabajar juntos en la que os entendéis muy bien?

Ahí le has dado. Siempre está dispuesto a ayudarme y a encontrar un sonido más personal. Él además me pasa de forma constante nueva música que suena de cine. Aparte de ello, cuando le envío una canción encuentra la mejor forma de producirla porque sabe exactamente lo que quiero. Por lo tanto tenía que trabajar conmigo en este disco sí o sí. Es muy bonito tener personas así a tu lado.

Hablando un poco más sobre las colaboraciones que aparecen en este disco, ¿desde el principio tuviste claro todas las personas que querías involucrar en este disco o más bien aparecieron por casualidad en el estudio?

En realidad todo fue surgiendo poco a poco. Me explico. Tenía claro que para una determinada canción quería un solo de guitarra de lo más poderoso. Por ello comencé a pensar quién era la mejor guitarrista que conocía, dándome cuenta rápidamente que era Melanie Frey. Ella acepto encantada. También pensé rápidamente en que Nick Hakim podría proporcionarme algún momento vocal de lo más destacado, ya que su voz es el instrumento más angelical que hay en el mundo. Esa forma de cantar me podría proporcionar unas armonías vocales de lo más fantasmagóricas. Al final pensé que para la instrumentación podía echar mano de una red de personas que tienen un gran talento y por los que siento conexión. Muchas de estas personas realmente las conocí a través de las redes sociales.

"Hace un par de años, me costaba mucho acostumbrarme a cantar con micrófono, pero una vez ya me hice más a él, descubrí que podía volcar más características de mi voz en las canciones."

También creo que tu forma de cantar, siendo por momentos de lo más dulce como en ‘Jordan’, proporciona un sentimiento más reconfortante que conecta muy bien con el contenido de los temas. ¿Pasaste mucho tiempo tratando de encontrar el enfoque vocal adecuado para cada canción?

Esta es muy buena pregunta. Además me apetece hablar bastante sobre como he evolucionado en el plano vocal, ya que es algo que creo que ha ido ocurriendo progresivamente en este último par de años. Debido a que algunas canciones del disco fueron grabadas más temprano que otras, siento que me muestro más seguridad en mi voz a medida que fui componiendo nuevas canciones, alcanzando lo que creo que hasta el momento ha sido mi mejor interpretación vocal hace pocos meses. También te digo que hace un par de años me costaba mucho acostumbrarme a cantar con micrófono, pero una vez ya me hice más a él, descubrí que podía volcar más características de mi voz en las canciones.

A lo largo del disco creo que existen muchos tipos diferentes de temas, sin embargo todos ellos están unidos por un sonido de lo más coherente. ¿Para ti fue importante pensar en las conexiones que tenían las canciones en su sonido, tanto en el apartado sonoro como en su temática?

Lo cierto es que no pensé en el disco como un conjunto cohesionado hasta que no lo acabé. Lo más importante para mí era ser consciente de que cada canción se podía sostener por sí misma, que era lo suficientemente fuerte como para ver el mundo de una forma independiente a las demás. Creo que la mejor forma de hacer un disco fuerte es este razonamiento. Después llegó el momento de mezclar las canciones del disco, que es cuando me di cuenta que tenían que fluir también entre ellas, y de forma afortunada, tenía a la gente ideal trabajando conmigo para conseguir este objetivo. Al final en dos semanas logramos que todo resultase cohesionado, pero no fue algo que le diese muchas vueltas, la verdad.

 

Creo que ‘That’s Mr. Bitch To You’ es una de las canciones más adictivas del disco, teniendo unas melodías de lo más pegadizas que incluyen un solo de guitarra que resulta brillante. ¿Desde el principio tuviste clara la estructura de este tema?

Resulta que esta canción fue la más sencilla de componer de todo el disco. Este tema parte de que un tipo me llamó “bitch” y mi respuesta inmediata fue que ahora soy Mr. Bitch para ti. Sentía enfado y disgusto porque un hombre me llamase “bitch”, algo que encontraba de lo más sexista y totalmente ofensivo. Un amigo escuchó la conversación y fue algo así como “tienes que hacer una canción que se llame Mr. Bitch por favor”. En mi cabeza fue como la oportunidad perfecta para escribir un tema contra el patriarcado, viniéndome rápidamente lo que tenía que incluir. Luego Melanie logró un solo de guitarra demoledor. Sin lugar a dudas ella es una guitarrista excelente y sabía que iba acertar de lleno en este tema.

Más canciones destacadas del disco. En ‘Guard Down’ mencionas muchas veces aquello de “don’t let your guard down” como un lema importante. ¿Consideras que a lo largo del disco hay mensajes importantes que querías enfatizar y que este es uno de ellos?

Esta canción apareció de una forma en la que sentía que no era una buena filosofía de vida bajar la guardia. Al mismo tiempo me divirtió bastante la idea de repetir en el estribillo todo el rato “don't let your guard down” porque es lo que me decía muchas veces a mi interior cuando compuse el tema. Por otra parte, cuando estás dentro de una relación también tienes que saber muy bien que hay momentos en los que hay que bajar la guardia al menos un poquito para abrirse a la otra persona. Es de lo que trata un poco la canción, tratando de transmitir que muchas veces hay que bajar un poco la guardia para ser una persona mucho más atenta y conectar con los demás.

"Lo más importante para mí era ser consciente de que cada canción se podía sostener por sí misma, que era lo suficientemente fuerte como para ver el mundo de una forma independiente a las demás."

‘This Town’ encierra un sentimiento muy universal de estar en un lugar al que sientes que no perteneces. ¿Crees que al componer esta canción pensaste de forma muy específica en una ciudad concreta?

Fue más sobre un estado mental por el que atravesé durante un período en el que estaba girando un montón y en el que no me sentía muy a gusto con mi persona porque tenía que tratar con todo aquello de vivir en la carretera. Estaba constantemente corriendo de un sitio para otro con todo el material para los conciertos, así que decidí escribir una canción sobre esta situación: aquello de tener constantemente que empaquetar mis cosas e irme a otro sitio, deseando que parase esta etapa. Ahora resulta curioso porque hasta anhelo todo esto y pienso lo contrario. Me veo deseando que ojalá no estuviese en esta casa y que pudiese patearme nuevas ciudades en poco tiempo. Ya sabes, la vida es un ciclo y con esto ocurre lo mismo.

He leído que ‘Cut Off Jeans’ proviene de una pesadilla que tuviste. ¿Normalmente le sueles dar mucha importancia a tus sueños y crees que son una buena fuente de inspiración?

Siempre he tenido muchos sueños lúcidos. Siempre que recuerdo mis sueños me doy cuenta de que muchas veces el dormir a veces puede resultar una tarea agotadora debido a las experiencias tan locas que tengo. Realmente puedo recordar cada detalle del sueño que inspiró el tema. Simplemente la canción trata de decirle a mis amigos que me gusta que se despierten, se vistan y vengan a verme. Algo así como ponerse en marcha y vernos. En mi sueño alguien estaba perdiendo el tren y en su camino a él encontraba un montón de obstáculos. No importaba lo mucho que tratase de intentarlo porque no lo conseguía, algo que realmente era muy frustrante. Fue un sentimiento parecido al de ver como muchas veces las amistades o las relaciones a distancia también encuentran muchos obstáculos en el camino.

"Hay momentos en los que hay que bajar la guardia al menos un poquito para abrirse a la otra persona. "

Recientemente has formado una banda llamada Shelly junto a Joshua, Claire Cottrill and Noa Getzug. ¿Habéis estado recientemente componiendo nuevas canciones para este proyecto?

Simplemente son mis mejores amigos, así que surge entre nosotros de una forma natural hacer canciones. De ahí que ni siquiera nos consideremos como una banda, sino como un proyecto entre amigos surgido de una forma muy casual. De hecho en mi disco la última canción ‘Falling With the Rain’ aparecen todos ellos. Noah toca la batería, Claire la guitarra y Joshua se encargó del bajo y la producción. Es algo maravilloso tener amigos tan cerca para tocar todos juntos. Además que hacer este tema fue de lo más divertido.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

Déjame pensar… Si pudieses teñirte el pelo de un color y ese color tuviese que ser permanente para el resto de tu vida, ¿cuál sería teniendo en cuenta que no puede ser el color natural de tu pelo?

Del mismo modo tengo una para ti a cargo de The Goalie's Anxiety at the Penalty Kick: ¿cuál es tu película de terror favorita?

Odio las películas de terror. Realmente no tengo ninguna favorita por lo paso muy mal viéndolas (risas).

 

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *