Entrevistamos a

Black Marble

"No me tengo que quedar atrapado en el número de discos que vendo, lo grandes que sean los lugares en los que toco o el número de oyentes que tengo en Spotify, sino ser consciente de que he encontrado una forma de vida que es la que me gusta."

Por -

Chris Stewart regresó el año pasado con Bigger than Life, su tercer trabajo al frente de Black Marble, demostrándonos su particular estilo a la hora de mezclar un cierto sonido post punk junto a texturas electrónicas analógicas con las que transmitirnos emociones bastante desbordantes. De esta forma a lo largo del trabajo nos encontramos con un nerviosismo que guía los temas y nos conduce al mismo tiempo hacia ciertas estampas reflexivas relacionadas con intentar descifrar la forma en la que va nuestra vida. Es por ello por lo que este trabajo alcanza las cotas emocionales más altas de la discografía del norteamericano, dejándonos ante situaciones de soledad donde es preciso darse cuenta del valor de los momentos vividos. Encontrando de nuevo un sonido de lo más acogedor y a estas alturas reconocible, Black Marble se reafirma en sus ideales sonoros sin lograr al mismo tiempo repetirse. Aprovechando lo mucho que nos gustan sus tres trabajos, Chris nos ofrece esta completa conversación.

Compusiste este nuevo disco más o menos cuando comenzaste a vivir en Los Ángeles. ¿Crees que el hecho de mudarte a esta ciudad tuvo alguna importancia a la hora de afrontar el disco de una forma distinta?

Lo cierto es que no. Mis dos discos anteriores los había escrito en Nueva York, una ciudad que es bastante cara para vivir y con un ambiente agotador. Por ello básicamente supuso un esfuerzo muy grande escribir estos discos, de modo que prácticamente surgieron en mi casa. Te encuentras ante esas situaciones en las que pasas mucho tiempo en un mismo sitio. Comes allí, duermes allí, trabajas allí… una rutina que se puede volver un tanto dura.

 

Si no me equivoco, en Los Ángeles montaste tu propio estudio.

Sí. Cuando me mudé a Los Ángeles tenía claro que quería tener mi propio estudio para poder trabajar en él a diario y que todo me resultase más sencillo. Sin embargo esto creo que no ha afectado mucho en lo que son las propias canciones, sino en el estado mental con el que las afronto. Me siento mucho más relajado, algo que al final no sé si se transmitirá en mi música de alguna forma. Mucha gente me dice que este nuevo disco les suena algo más feliz, quizás sea porque no lo grabé tan estresado.

En esta ocasión afirmaste que este disco era menos sobre cómo veías las cosas y más sobre cómo eran en sí simplemente. Debido a ello, ¿crees que tu forma de trabajar las letras fue otra?

Fue una conclusión que saqué un poco cuando lo tenía ya hecho. Cuando escribí mi primer disco, cada canción que conseguía era como un gran paso, porque uno al principio no sabe si va a poder escribir canciones hasta que no te pones a ello. Es una sensación bastante estresante. Después en el segundo disco, no fue del mismo modo pero sí en la misma dirección: ¿voy a seguir siendo capaz de seguir haciendo esto? Me animaba a mí mismo porque había gente a la que le había gustado el primero.

 

Imagino entonces que siempre has tenido que lidiar con una especie de auto presión, ¿no?

En en esta ocasión la presión surgió cuando pensé que este segundo tenía que ser mejor, porque si no a la gente no le gustaría. Para este último mi di cuenta de que las fuentes de mi estrés surgían si intentaba en todo momento lograr una declaración personal en los temas para dejar claro quién soy yo y cuál es mi punto de vista, por lo que simplemente traté de reflejar las cosas tal cual son. Gracias a quitarme de encima esta presión las cosas comenzaron a ir mejor. Siento que la forma en la que logré sobreponerme a todo lo que implicó escribir mis dos primeros discos ha tenido mucha importancia en este tercero.

Hablando sobre el proceso de grabación, siempre has usado solo elementos analógicos. ¿Crees que este aspecto se encuentra muy conectado con lograr un determinado sonido que tienes en la cabeza?

Sí, creo que sí. Está también relacionado con las bandas que empezaron a hacer música cuando aparecieron los instrumentos analógicos, no teniendo mucha experiencia o práctica pero sabiendo que comprando un sintetizador barato y desarrollando sus propias ideas podrían comenzar a formar una banda. Si lo pienso también es una aproximación cercana al punk, donde compras algo barato y montas una banda que puede estar muy bien. No importa si no tienes formación musical, simplemente te pones a ello y adelante. Creo que esta actitud es muy importante y fue con cómo me tomé las cosas desde el principio.

Tenía mucho sentido que empezase a probar cosas de esa forma, al mismo tiempo de sentirme que pertenecía a una cadena infinita de personas que también actuaban de este modo. Luego ya llegó la forma en la que suenan los temas. Creo que tienen mucho de sonido casero porque todo está hecho a mano y es algo que me gusta. La idea de que todo surge en una habitación hecho por una persona de forma concienzuda me parece maravillosa, en vez de pensar que todo ha sido hecho por un montón de personas en un estudio gigantesco.

"La idea de que todo surge en una habitación hecho por una persona de forma concienzuda me parece maravillosa, en vez de pensar que todo ha sido hecho por un montón de personas en un estudio gigantesco."

Entonces, ¿no te gusta la música realizada con un ordenador?

Hoy en día con un ordenador puedes hacer cosas muy disparatadas, pero si usas una caja de ritmos y un viejo sintetizador analógico, las limitaciones están ahí pero creo que se reflejan de una forma muy positiva en cómo suena todo. Suena realmente a que está hecho por una persona, no por un grupo de gente que está intentando hacer mucho dinero de ello, algo que no me gusta en absoluto. No me gusta la música hecha por personas que tienen como objetivo principal ganar mucho dinero con ello. Creo que no es el enfoque adecuado.

Desde un primer momento me llamó mucho la atención el título del disco. Sin embargo no parece tener un significado muy concreto. ¿Qué tratas de expresar con Bigger Than Life?

Creo que viene de la idea de cómo al seguir haciendo discos, me he dado cuenta de que esto es una especie de vocación para mí. No estoy intentando de transmitir que me siento más o menos importante por hacer discos, sino que creo que es algo que tiene un impacto positivo en mí y que ojalá lo tenga en otra gente. Es un poco la idea de ser consciente de que formo parte de toda esa línea de personas que hacen música y que esta es mucho más importante que los individuos, que su propio ego. Este sentimiento me recuerda que no me tengo que quedar atrapado en el número de discos que vendo, lo grandes que sean los lugares en los que toco o el número de oyentes que tengo en Spotify, sino ser consciente de que he encontrado una forma de vida que es la que me gusta.

En la canción ‘Frisk’ de tu disco anterior cantabas “Our life is just your radio show with not a lot of time though” y en este nuevo disco en ‘Feels’ incluyes la frase “I used to have a radio show”. ¿Buscaste relacionar estos dos temas?

No, lo cierto es que no hay ninguna conexión entre estos temas. En ‘Feels’ es más bien un tipo de reflexión sobre cómo alguien dedicaba su tiempo. Para ello me inspiré en aquella época en la que en Estados Unidos la gente joven escuchaba un montón de música alternativa a través de las radios universitarias. Había una gran red de radios universitarias, que no se si también se daría en Europa. Estas escenas las quería contraponer un poco a la forma en la que ahora todo el mundo accede a la música a través de playlists de Spotify, sin prestar mucha atención a lo que pueda suceder en lo que queda de este tipo de radios.

Me gustaba mucho como en estas radios universitarias aparecía música hecha por gente joven, sin pretensiones de aspirar a ser ricos y famosos con lo que hacían. Pienso que cuando se distribuía la música por aquí, era elaborada de forma más cuidada y reflexiva. Tampoco tenían como objetivo que los escuchase mucha gente, sino más que nada emitían para sus amigos, la escena local o simplemente gente que por casualidad conectaba. Por eso siento que esta música era más real.

Volviendo a la canción, cuando digo lo de solía tener un programa de radio, quería transmitir esa idea de alguien que se siente perdido a lo largo del tiempo. Parece que la pureza y el altruismo de la música alternativa se pierde cuando esas personas ya no emiten en la radio universitaria nunca más, sin embargo la música siempre estará ahí por lo que hay que recordar la labor de estas personas.

"Internet nos ha dado acceso a un montón de música que nunca habríamos descubierto, pero también ha arruinado nuestra forma de conectar con esa música."

¿Crees entonces que ahora mismo que la emoción por descubrir bandas más ocultas se ha perdido bastante?

Creo que es algo que está ahí en mayor o menor medida, pero ahora me parece un poco triste cómo Spotify ha cambiado la forma de relacionar y conectar con las bandas. Ante un sello discográfico tenía su propio local, algo que lo humanizaba mucho más. Luego es cuando entraban en juego las radios universitarias, dando cabida a la música de los sellos de esa determinada región, pudiendo entender también mejor cual era la identidad de las bandas de una zona concreta. Todos estos pensamientos me llevan a que internet nos ha dado acceso a un montón de música que nunca habríamos descubierto, pero también ha arruinado nuestra forma de conectar con esa música.

Regresando de nuevo a ‘Feels’, a parte de la línea del tema sobre la que hemos hablado, ¿qué otras cosas te sugirieron su composición?

Al final creo que el tema se encuentra movido por el sentimiento de anhelar un cierto tiempo pasado en el que desarrollabas una actividad y seguías en ella frente al paso del tiempo. Sin saber muy bien que es lo que te conducía a no abandonarla. El hecho de no encontrar razones sobre lo que te aporta seguir haciendo algo que te gusta y que sin embargo no quieres abandonar.

 

Entrando en detalles sobre otras letras como las de ‘Private Show’, podemos encontrarnos con frases muy reveladoras como “Everybody lies to stay together. Still, everybody tries to stay together”. ¿Crees que en este disco también muestras un análisis más reflexivo sobre lo que te conecta a la gente?

En esta frase en concreto buscaba transmitir un sentimiento bastante universal, algo que al final nos une a las personas. En un show privado creo que entran en juego muchos sentimientos por los que tenemos que pasar para sentir que formamos parte de algo más grande que nosotros y así sentirnos saciados. En el vídeo del tema que se desarrollaba en el sur de Estados Unidos, recogiendo diferentes actividades de ocio colectivas que despiertan fuertes emociones, trato de reflejar como todos sentimos las mismas cosas. De ahí que en ‘Private Show’ quiera mostrar cómo la gente ordena sus sentimientos para intentar encajar dentro de todo lo que les rodea.

Algo que también llama la atención es como este disco quizás suena algo más esperanzado y menos deprimido que en anteriores trabajos, aunque las letras no apunten a ello en todo momento. ¿Desde dentro crees que sucede algo parecido?

Es algo que realmente no sé. He leído por ahí que las letras son bastante oscuras y que la música sin embargo es todo lo contrario. Siento que no canto sobre situaciones felices o favorables, porque de hecho cuando escucho canciones de este estilo me deprimen. Tampoco me gusta decir cómo se tienen que sentir los demás en una canción. Por lo tanto lo que busco es tratar los problemas a los que tiene que hacer frente todo el mundo, intentando que estas canciones te hagan sentir que tienes un amigo que está pasando por lo mismo. Todas aquellas canciones que se sugieren que es lo que debes de hacer o lo que es bueno para ti me parecen terribles. Quizás la explicación a que este disco suene un poco más esperanzado es que traté de hacer música que se pudiese bailar un poco más que antes.

"Lo que busco es tratar los problemas a los que tiene que hacer frente todo el mundo, intentando que estas canciones te hagan sentir que tienes un amigo que está pasando por lo mismo. "

En ‘Daily Driver’ parece que exploras situaciones bastante solitarias y esa sensación de no saber hacia dónde se dirige tu vida. ¿Crees que esta temática es bastante habitual en tus temas?

Creo que sí. Se puede deber también a que me siento bastante solo haciendo mis temas, decisión que también asumo de antemano. Cuando estuve componiendo Bigger Than Life muchos días eran realmente iguales, sin ver a nadie y pasándome el día solo. Todo esto te conduce hacia un estado de ánimo en el que conviertes todo el proceso en algo aún más solitario de lo que es. Por lo tanto creo que es bastante natural reflejarlo en mis canciones.

Siento que toda mi vida se ha desarrollado en torno a hacer música, desde que era incluso más joven. Lo veo un poco cuando era un niño, hacía un dibujo y se lo enseñaba a mis padres. Éstos me decían que estaba bien y que les gustaba. Pues bien, ahora es un poco lo mismo con la música. Hago las canciones y luego la gente me dice que les han gustado. Mientras tanto me siento bastante cómodo pasando el tiempo solo.

Centrándonos un poco más en tu proceso de composición y en el aislamiento, ¿también intentas alejarte de todo tipo de influencias musicales?

La verdad es que sí, trato intencionalmente de no escuchar ninguna otra cosa mientras estoy componiendo un disco. Resulta interesante porque aunque me gusten un montón de grupos, me da miedo de que al escuchar algo intente guiarme por ello. Últimamente escucho mucha música de baile y quizás me pueda sentir tentado a orientarme hacia esta dirección si en estos días me pongo a hacer un disco. Creo que la gente le gusta que las bandas tengan sus propias ideas, algo así como ideas únicas de las personas que las forman. Por ello no me quiero sentir influenciado por ningún músico nunca más. Quizás pienso que mis influencias más bien vienen del hecho de escoger la instrumentación adecuada, saber qué es lo que me puede quedar bien para hacer un arreglo.

La idea de lograr un disco que quizás no guste mucho a todo el mundo, pero que a una persona le encante y le parezca algo único es algo que creo que está bien. Si la gente lo recibe más o menos bien, pero nadie conecta profundamente con él, al cabo de seis meses o en un año estará completamente olvidado.

"La idea de lograr un disco que quizás no guste mucho a todo el mundo, pero que a una persona le encante y le parezca algo único es algo que creo que está bien. "

En todas las entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

Mi pregunta va a ser un poco enfocada a la finalidad que tiene el hacer música. Por eso sería: ¿estás tratando de hacer música para que te conduzca a ti mismo a alguna parte o para ofrecérsela simplemente a los demás?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de Channy de Poliça, dice así: ¿Cómo son de diferentes tus rutinas cuando estás de gira a como cuando estás en casa?

En mi caso son muy diferentes. En mi rutina de gira básicamente me siendo en una furgoneta durante unas seis horas. Luego llegamos a la sala, comemos algo típico como jamón y queso, tomamos un café y empezamos a beber cervezas. Esto último es bastante importante porque durante el concierto seguimos bebiendo más. Una vez acaba del directo, tratamos de buscar un poco de fiesta para volver al hotel luego y empezar de nuevo con todo.

En cambio estando en casa me levanto, y como estoy en ese momento de mi vida donde únicamente me dedico a la música, cojo el coche y voy a mi estudio. Me paso allí hasta las cinco o las seis probando cosas y luego voy a buscar a mi novia, que además vivo con ella. Hacemos cosas en pareja hasta que llega el final del día. Ahora mismo esta es mi rutina a la espera de hacer nuevos discos y nuevas giras que me puedan proporcionar dinero para poder seguir viviendo de este modo.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *