Entrevistamos a

Black Lips

"Que nos digan que somos una banda muy influyente es gran cumplido, pero pienso que simplemente formamos parte de un gran ciclo, ya que nosotros a la hora de formar el grupo también nos fijamos en bandas que nos encantaban."

Por -

Black Lips han regresado este mismo año vía Fire Records con Sing In A World That’s Falling Apart, un disco en el que homenajean a la música country de principio a fin, dejando de este modo a un lado la impronta de su característico sonido de garage punk. Pillándonos un tanto desprevenidos ante este giro, la banda no renuncia a su gran pegada melódica, volviendo a conseguir canciones que desde una primera toma de contacto logran impactar de lleno y ser fácilmente recordadas. Metiéndonos de lleno en sus historias propias de la Norteamérica profunda, afrontadas en esta ocasión con más ironía y humor que de costumbre, la banda de Atlanta se reafirma como auténticos cronistas de eventos extraordinarios y personajes que se resisten a ser olvidados frente al paso del tiempo. Una faceta más de las muchas que maneja la que probablemente se la banda garage más destacada de estas casi últimas dos décadas. Aprovechando lo reciente de este disco, hemos tenido el placer de entrevistar a Jared.

En este nuevo disco mostráis una cara totalmente relacionada con un sonido country y mucho más sureño. ¿Hacía mucho tiempo que queríais publicar un disco de este estilo?

Efectivamente. Es una posibilidad que habíamos tenido en la mesa desde bastante tiempo atrás. Creo que a lo largo de nuestra discografía también habíamos dado rienda suelta un poco a la influencia sureña. Ya sabes, momentos mucho más alejados de lo frenético. Sin embargo el objetivo en esta ocasión estaba claro y era el de conseguir un disco entero que fuese muy country.

 

Imagino que la música country habrá formado parte vuestra desde bien pequeños. ¿Estoy en lo cierto?

Claro. Crecimos en Georgia, que es uno de esos estados donde se respire tradición musical por todos los sitios. Es la música que escucharon mis abuelos y mis padres, por lo que en casa era bastante habitual que sonase, fuese o no en la radio. De forma inconsciente siempre me he sentido bastante conectado a ella.

En la actualidad, imagino que Atlanta seguirá con una tradición musical bastante bien nutrida respecto a estos sonidos. ¿Crees que muchas de las bandas de la actualidad en la ciudad siguen moviéndose en estos sonidos?

La banda que precisamente se llama Atlanta, fue la primera que grabó un disco country en la ciudad. De hecho uno de sus componentes vive tan solo a una calle de donde vivimos Cole y yo. A partir de ahí hubo alguna que otra banda importante del género, pero más allá de eso creo que la escena de la ciudad no se encuentra muy asociada a la música country. Creo que es porque Nashville le ganó la partida y la mayoría de bandas country han sido surgiendo en torno a ella.

"El objetivo en esta ocasión estaba claro y era el de conseguir un disco entero que fuese muy country."

La canción ‘Georgia’ podría ser entendida como un bonito homenaje al estado. ¿Cuáles son las cosas que más te gustan de vivir en él?

Sin lugar a dudas lo mejor de vivir en Georgia es que tengo muy cerca a mi familia (risas). Entrando en cosas más específicas, te diría que me encanta que esté rodeada por árboles. De hecho a Atlanta muchas veces se la conoce como la ciudad del bosque, debido a que todo está siempre muy verde y con esa sensación de tener la naturaleza al lado. También creo que la gente por lo general es bastante acogedora, aparte de que me encanta el ambiente de calor y humedad que siempre suele estar presente.

Hablando un poco más de este disco, muchas de las canciones se desarrollan en un formato muy cercano al de contar historias. ¿Habéis tratado de concebir estos temas como pequeños capítulos narrativos?

Personalmente creo que es algo que siempre he tratado de hacer. Casi todas las canciones que he escrito a lo largo de estos años podrían ser interpretadas como historias, tratando de presentar acciones que se van desenvolviendo poco a poco. Además, me encanta escribir siempre sobre todas esas cosas y gente extraña que se cruza en nuestro camino. Siento que es algo que se puede percibir en los temas.

 

Relacionado con la pregunta anterior. En este disco ponéis nombre y apellidos a bastantes personajes como es el caso de Little Jimm, Hooker Jon… ¿Estos personajes se mueven un poco entre la realidad y la ficción?

Pues la verdad es que algunos son totalmente reales, mientras que otros rugen completamente de nuestra imaginación. También me gusta mucho cuando nos fijamos en alguien real y poco a poco nos imaginamos cosas de su vida ficcionándolo.

Centrándonos en una historia en concreto, me gusta mucho lo que contáis de Bobby Earl en ‘Rumble’. ¿Cómo llegasteis hasta esta historia?

Bobby Earl es un buen ejemplo de lo que te comentaba antes de tomar a una persona real y comenzar a ficcionarla. Esta historia se encuentra basada en un muñeco que lo creamos a partir de un tío abuelo mío. Por lo tanto podemos decir que en el fondo es una persona real a la que le pasan las historias que contamos en el tema. Creo que conseguimos formar una buena historia.

"Me encanta escribir siempre sobre todas esas cosas y gente extraña que se cruza en nuestro camino. Siento que es algo que se puede percibir en los temas."

Quizás una de las canciones del disco que rompe un poco más la tónica general del mismo es ‘Dishonest Men’, acercándose más al ambiente de garage punk. ¿Crees que esta canción se mueve en un ambiente bastante diferente?

Efectivamente. ‘Dishonest Men’ toma un rumbo bastante diferente. En esta ocasión también se basa en una historia real. Es sobre un juez que existió en el Salvaje Oeste, se llamaba Roy Bean. Era conocido por sus excentricidades y probablemente tenía problemas mentales. Por lo tanto era una historia que nos llamaba la atención y quizás debido a sus características quedó una canción más del estilo que me comentas.

He leído que este era el primer disco en el que trabajabais con una guitarra pedal steel. ¿Cómo fueron las sensaciones tocando este instrumento?

La verdad es que ya habíamos tocado este instrumento en el pasado, pero todo de una forma muy puntual y sin darle casi importancia. Sin embargo en este disco esto cambió y descubrí mi pasión por este instrumento. Creo que produce un sonido muy característico y en todo momento amable para los oídos.

Algo que me llama también la atención de este disco es como la producción parece que ha sido muy meticulosa. ¿Crees que con el paso de los años os habéis ido volviendo más perfeccionistas en este sentido?

Solo en parte. Pienso que con el transcurso de los discos hemos ido cogiendo más experiencia y hemos ido tratando de pulir cosas. Sin embargo no somos una de esas bandas perfeccionistas con la producción. Simplemente en este disco contamos con un productor muy bueno que fue el que realmente trató de darle más vueltas al asunto.

 

La formación prácticamente en estos últimos años se ha reinventado, apareciendo miembros muy importantes como es el caso de Zumi Rosow. ¿Qué dinámicas de la banda crees que han cambiado dentro de la banda en estos últimos años?

La banda ha cambiado mucho, efectivamente. Creo que ahora mismo tenemos la mejor formación de toda la historia del grupo, la más completa. Sin embargo seguimos funcionando de la misma forma, ya que todo el mundo forma parte de todas las decisiones y se involucra en la tarea de escritura de los temas.

Con una carrera muy cercana a los 20 años, creo que os habéis convertido en una banda muy icónica que ha servido de inspiración a muchas otras. ¿Tienes esa sensación de que los Black Lips han ido abriendo muchas puertas para el resto de grupos en estos años?

Esto es algo que mucha gente me lo ha dicho a lo largo de los años. Incluso hay bandas que nos comentan que fuimos su gran inspiración a la hora de empezar a tocar. Para mí todo esto es un gran cumplido, pero pienso que simplemente formamos parte de un gran ciclo, ya que nosotros a la hora de formar el grupo también nos fijamos en bandas que nos encantaban.

Del mismo modo, después de todo este tiempo, ¿vuestras motivaciones como banda han cambiado?

Yo creo que no. Como banda siempre hemos tenido las mismas motivaciones: hacer la música que nos gusta, divertirnos un montón y también tener la posibilidad de ver mucho mundo.

"Ahora mismo tenemos la mejor formación de toda la historia del grupo, la más completa. Sin embargo seguimos funcionando de la misma forma, ya que todo el mundo forma parte de todas las decisiones y se involucra en la tarea de escritura de los temas. "

Hace unos años unistéis fuerzas con The King Khan & BBQ Show para formar Almighty Defenders. ¿En algún momento crees que volverá a surgir este proyecto?

Sí. Hemos hablado últimamente sobre ello. Probablemente en un tiempo volvamos a hacer algo junto. Lo recuerdo como una experiencia de lo más loca y emocionante.

Para ir terminando, te quería preguntar si a lo largo de estos últimos años habéis ido rebajando un poco vuestro ritmo de vida cuando salís de gira o todo sigue más o menos parecido.

No te voy a engañar. Seguimos haciendo básicamente las mismas cosas cuando salimos de gira. Se podría decir que somos auténticos expertos en esto de salir de gira y aprovechar la fiesta al máximo (risas).

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

¿Cuál es la mejor cosa que ha hecho alguien por ti en tu vida?

Del mismo modo tenemos una para ti a cargo de la banda Martha, dice así: ¿Cuál es el mejor cómic que has leído y por qué?

El mejor cómic que he leído ha sido Spider-Man and Power Pack. Cuando teníamos como 10 u 11 años, en nuestra escuela utilizaban a Spiderman para hablarnos de sexo. Era una experiencia muy bizarra pero al mismo tiempo divertida al descubrir el sexo de esa forma. De hecho escribimos una canción sobre ello titulada ‘Spidey's Curse’.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *