Entrevistamos a

Baywaves

"Una banda como nosotros es imposible que viva de la música solo dentro de la industria nacional. "

Por -

Baywaves llevan un par de años sin descanso. A sus numerosos conciertos, incluyendo giras fuera de nuestro país, tenemos que unirle ahora un nuevo EP publicado hace tan solo unas semanas donde demuestran su completa evolución y acercamiento a nuevos apartados sonoros. It’s Been Like recoge cuatro temas donde expanden su paleta de colores hacia sonidos que van desde los ritmos clubbing hasta el vaporwave, todo ello con la premisa de pop de matices luminosos y al mismo tiempo un sonido de guitarras un tanto narcótico que hace que no pierdan de vista a bandas como Mild High Club. Nuevos territorios por explorar de la forma más melódica posible, logrando ese apartado integrador entre teclados y sintetizadores para mostrar lo completas que pueden resultar sus canciones. Aprovechando lo reciente de este lanzamiento y el hecho de que los miembros del grupo siempre se traen entre manos múltiples proyectos de lo más interesantes, entrevistamos a su guitarrista Carlos.

Muy buenas, ¿qué tal va todo?

¡Bien! Nervioso por el Primavera que arranca en nada pero bien.

Vamos allá. En estas nuevas canciones se observa una evolución mucho más lejana del cierto apartado psicodélico que tenían vuestras primeras demos. ¿Sentís que vuestras inquietudes musicales han cambiado bastante a lo largo de los años que ya lleváis con Baywaves?

No sé si tiene tanto que ver con que nuestras inquietudes musicales hayan cambiado (que es un hecho) sino con un cambio en la forma de trabajar del grupo. Baywaves empezó como un proyecto de Marco y David en Santander, al que Fran y yo (Carlos) nos unimos más tarde para formar una banda de directo.

Aunque en los singles que sacamos en 2017 sí que hubo cierto trabajo conjunto, este EP ha sido el primero que hemos compuesto, arreglado, producido y grabado como banda completa en la que todos aportamos un poquito de nuestras influencias, neuras e inquietudes.

Independientemente de eso, también es cierto que durante estos años hemos descubierto mucha música nueva que nos ha volado la cabeza y a base de tocar y tocar nos hemos ido dado cuenta de cómo queremos sonar y de qué buscamos provocar en la gente como grupo.

 

Por ejemplo ‘1954 Egyptian Drama’ se acerca más que nunca a ese apartado de sonidos casi vaporwave con algún atisbo casi de improvisación jam session, poniéndonos en la cabeza a artistas como Homeshake. ¿Sentís que ahora mismo se está viviendo un auténtico fenómeno entorno al desarrollo de estos sonidos?

Mmm, sí, nos flipa Homeshake y esta hornada de gente haciendo música chill de guitarras, tipo Steve Lacy, Cuco, Gus Dapperton y tal, aunque en su caso creo que ellos parten más de un trabajo de producción y nosotros en esta canción sí que buscábamos el feeling más orgánico de banda a lo BBNG o Yussef Kamaal, salvando las distancias porque no tenemos ni una milésima de sus skills con un instrumento (risas).

En la nota de prensa afirmáis que este EP recoge los sentimientos de felicidad, nostalgia y el compartir los buenos momentos de la vida con los miembros del grupo. ¿Se podría decir que este conjunto de canciones forma un retrato o resumen de todo lo conseguido recientemente?

Si, exactamente eso, un retrato. Y no necesariamente esa fue la vocación, pero al final estuvimos tanto tiempo juntos desde que salió el primer EP, hablando de música, viajando, discutiendo, tocando… que cuando nos tocó pensar “ey qué queremos contar” pues lo más cercano y sincero era nosotros mismos.

"Durante estos años hemos descubierto mucha música nueva que nos ha volado la cabeza y a base de tocar y tocar nos hemos ido dado cuenta de cómo queremos sonar y de qué buscamos provocar en la gente como grupo."

El tema de la producción es algo que me interesa bastante. En una banda como vosotros, donde las guitarras pueden tomar tantos efectos, ¿sentís que cada vez surge una mayor necesidad de ser más cuidadoso, de romperse la cabeza en este apartado o más bien el tener mayor experiencia simplifica las cosas?

(risas) Creo que mucho más lo primero que lo segundo. Creo que no ha habido ninguna vez que hayamos salido del estudio y que no haya dicho: «la siguiente vez ojalá tengamos tiempo para producir más y mejor». Y luego lo cumplimos, pero siempre te quedas con ganas de más.

Ahora mismo estamos componiendo nuevas canciones y estamos intentando dar la vuelta al proceso que hemos seguido siempre para ver dónde nos lleva. It’s Been Like se compuso durante 15 días en el local de ensayo, y ahora estamos componiendo directamente en el ordenador… veremos, no sé.

Sois una de las pocas formaciones que realmente está consiguiendo tocar fuera del país de forma bastante asidua. ¿Sentís que esto está más relacionado con la existencia de un mayor público potencial de vuestra música fuera de aquí o más bien con una cuestión de facilidades para ofrecer conciertos por allí?

Lo del público potencial fuera es algo obvio solo por los mil millones de hablantes ingleses que hay en el mundo, pero también muchas bandas cantando en castellano podrían ir a Latinoamérica y no quieren o no pueden. En nuestro caso siempre ha existido una voluntad de salir fuera porque el circuito que hemos visto siempre de teens es el de UK y USA, conocemos más medios allí, más festivales, más bandas… pero además es una necesidad, porque una banda como nosotros es imposible que viva de la música solo dentro de la industria nacional.

 

Un poco relacionado con esto, ¿sentís que una banda joven como vosotros que no se ajusta a los sonidos más estandarizados de lo que podría venir a ser el circuito festivalero medio, puede alcanzar techo fácilmente si no logra darse a conocer en el extranjero?

Es guay que lo preguntes porque justo lo hablábamos entre nosotros la semana pasada. No sé si tiene que ver tanto con el sonido o si es por el hecho de cantar en castellano, pero sí es cierto que existe un techo para los grupos nacionales con los que nos identificamos.

Hay casos como el de Delorean, por ejemplo, que han hecho una música que aquí no se hacía hasta el momento y que han funcionado super bien, pero no es lo habitual y la aprobación aquí ha venido después del hype internacional.

"Simplemente había una generación que no se había alineado aún musical y estéticamente y lo han hecho con el trap. "

Últimamente parece que la imagen que se transmite del nuevo público juvenil está muy relacionada con la de consumidores de sonidos que pasan completamente de las guitarras, enfocándose todo hacia sonidos más sintetizados. Vosotros que últimamente os habéis movido bastante ofreciendo directos, ¿sentís que realmente las nuevas bandas de guitarras no tienen tanto tirón?

Nah, no creo que las bandas de guitarras hayan perdido el tirón. No es que el que escuchaba antes a Los Punsetes, Toundra o Polock (tres ejemplos pero distintos pero dentro del mismo target indie guitarras nacional 2010ero) ahora escuche Yung Beef, Bad Gyal o Pedrito Ladroga, ese público sigue ahí. Sigo viendo el mismo público yendo a festivales “de guitarras”, la misma música sonando en Deportes Cuatro y las mismas 50 personas en los concis de grupos emergentes. Simplemente había una generación que no se había alineado aún musical y estéticamente y lo han hecho con el trap. Lo guay es que ves ese público y esos artistas y por lo que dicen o lo que samplean ves que es una generación mucho más abierta musicalmente que lo que era en este país el núcleo indie de guitarras. Es un público totalmente conquistable, e igual que en USA y UK puedes ver de la mano a Tyler The Creator con BBNG o a King Krule haciéndole canciones a Frank Ocean, aquí creo que simplemente no ha habido un artista lo suficientemente transversal como para ser atractivo para ambos públicos.

Vosotros también lleváis un sintetizador en directo. ¿Creéis que en el futuro vuestras composiciones podrían tomar caminos más alejados de las guitarras y centrados en los teclados u os veis esencialmente como una banda de guitarras?

Bueno, Fran dijo alguna vez que en nosotros la guitarra es más un controlador de efectos que un instrumento en sí y en parte es cierto. No llegamos al shoegaze, pero el sonido está tan filtrado que al final la fuente del mismo nos es un poco indiferente, nos importa como acaba sonando. David ahora se está sentando más frente al teclado, por ejemplo, pero claro, con menos destreza que en guitarra. Al final la elección de las seis (o las cuatro cuerdas) por ahora es por soltura- en el directo y en el estudio- pero todo se andará.

Varios de vosotros estáis involucrados en otros proyectos musicales como Suave o trabajando dentro de la industria musical. ¿En qué medida creéis que esta experiencia extra y perspectiva diferente a la de ser músico os ha ayudado a la hora de tomar decisiones sobre la trayectoria de Baywaves?

Ojalá sean muchos años sea componiendo y tocando, pero sin duda, siendo una banda algo potencialmente efímero, una manera de ver nuestro futuro dentro de la industria musical es trabajando, como dices.

Baywaves nos ha servido desde el principio un poco como ‘campo de pruebas’. Empezamos autogestionándonos haciendo absolutamente todo pero intentando hacerlo de la forma más profesional posible. Nos encanta hacerlo y lo hacemos y seguiremos haciendo con otras bandas, pero al final nos hemos dado cuenta que lo más sano (y lo mejor para el grupo) es rodearnos de un equipo guay con el que trabajar. Saraut para Ground Control, Roz Mansfield, Foehn Records y Art Is Hard.

"Fran dijo alguna vez que en nosotros la guitarra es más un controlador de efectos que un instrumento en sí y en parte es cierto. "

Vuestro caso es el más claro ejemplo del cambio que ha experimentado el formato de publicación de vuestras canciones. A través de varios singles y un EP (sin contar este nuevo), habéis tocado en un montón de lugares. ¿Sentís que también este formato os obliga en cierta medida a sacar lo mejor de vosotros mismo en vez de encontraros ante la necesidad de rellenar un LP de forma forzosa?

La verdad es que el ritmo que hemos llevado ha sido bastante natural, más allá de formatos. Hasta ahora no teníamos recursos, skills, tiempo ni ganas de ponernos a trabajar en más de tres o cuatro canciones a la vez, hemos estado viajando mucho y tocando mucho como dices… Y además somos bastante rayaos para acabar las canciones, y no hemos tenido problema en retrasar procesos de arreglos o mezcla si no estábamos todos contentos y convencidos con los temas. Así que realmente “las nuevas exigencias del mercado” nos han venido bastante bien, pero también creemos que hemos crecido con todo este proceso y ahora queremos aumentar el ritmo de producción.

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la vuestra?

¿A que Rosalía en el tema con J Balvin dice claramente “Estoy brillando con JARFAITER”?

Del mismo modo tenemos una para vosotros a cargo de Alberto Montero, dice así: ¿Cuál es la razón por la que haces música?

Para llenar el hueco entre los deseos y la realidad.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *