Entrevistamos a

Anna Burch

"A lo largo de este nuevo disco trato de encontrar en mi interior una estabilidad y un bienestar sintiendo que cualquier situación que se presente siempre será pasajera."

Por -

Anna Burch ha regresado hace unas semanas con su segundo LP If You’re Dreaming, un trabajo editado por Polyvinyl y Heavenly donde nos encontramos ante una nueva concepción de su música, mucho más alejada de los momentos de guitarras noventeras de su debut Quit The Curse. En esta ocasión la artista de Detroit ha encontrado un particular remanso de paz buceando en su interior y reflejando conclusiones más relacionadas con tomar las riendas de su vida. De esta forma la madurez personal ha quedado firmemente plasmada en unas canciones repletas de arreglos ligeros y reconfortantes, a la par de mostrarnos una cara más romántica donde los planes apacibles resultan fundamentales. Una evolución hacia terrenos más cercanos al dream pop más orgánico donde los estados de ánimo fluctúan a través de dinámicas bastante positivas. Aprovechando la publicación de este gran trabajo, Anna nos ofrece esta sincera y profunda entrevista.

En este segundo trabajo has alcanzado un sonido más calmado, dejando de lado aquellos momentos de tu LP debut más orientados hacia una cara ruidosa. ¿Desde un primer momento tuviste claro que este disco tendría un sonido más relajado?

Sí, es una decisión que tomé desde el principio. Sentía que el disco iba a tomar esta dirección en parte porque el material que estaba componiendo, hablando desde la perspectiva lírica, me sugería situaciones menos nerviosas. El acercamiento que tuvo el primer disco más próximo al indie rock sentía que no iba a funcionar en la mayoría de estos nuevos temas. También el hecho de contar con Sam Evian en la grabación del disco resultó importante, junto a al ambiente que existía en el Catskill Studio de Nueva York que fue donde ocurrió todo. La atmósfera allí era bastante pacífica por lo que también ayudó a conseguir unos temas de este modo.

 

Durante tu gira europea, también pasaste un mes en Berlín componiendo nuevos temas. ¿Cómo recuerdas esos días?

Guardo muy buen recuerdos de esos días. Me tomé unas pequeñas vacaciones entre las dos giras europeas que tenía programadas, teniendo un mes para divertirme un poco y descubrir Berlín. Ya había estado otra vez antes, pero esta vez fue todo más intenso. Allí vive un amigo mío de la infancia y por eso había ido anteriormente. En términos económicos nos salía mejor encontrar un lugar para pasar una temporada allí en lugar de volver a casa, por lo que alquilé un piso con mi novio que viajó desde Estados Unidos que viajó por por primera vez fuera del país. Fueron unos días muy bonitos porque además el piso que alquilamos tenía un piano, aprovechando también para escribir una canción.

Las giras de presentación de tu primer disco te pusieron al límite. ¿Sacaste alguna conclusión acerca de estas experiencias con el objetivo de cambiar cosas acerca de tus futuras giras?

Ahora mismo con que el Coronavirus me deje girar me conformo (risas). Estoy deseando que todos nos podamos reunir y salir de nuevo a girar. Justo hoy hemos encontrado nuevas fechas para las giras, aunque no sabemos al 100% si serán factibles. De hecho hemos cerrado algo en España también para finales de septiembre.

Volviendo concretamente a lo que me preguntas, sé que puede sonar un poco raro, pero me gustaría incluso dar más conciertos de los que ofrecimos en las giras pasadas. Quizás sea por el hecho de que imaginarme de gira ahora parece una utopía, pero me gustaría seguir tocando un montón en directo. Luego sobre la marcha iremos ajustando ciertas cosas para que todo no resulte tan agobiante como las últimas veces.

"Sentía que el disco iba a tomar una dirección más calmada en parte porque el material que estaba componiendo, hablando desde la perspectiva lírica, me sugería situaciones menos nerviosas. "

En la canción ‘Party’s Over’, cantas “When the party is compulsory. I start getting down”. ¿Esta canción fue inspirada en encontrar tranquilidad después acabar la gira y volver a casa?

Lo cierto es que no. Escribí esta canción antes de que se produjesen las giras de presentación de mi primer disco. Más bien me centré en un verano en Detroit y esa sensación de que estaba saliendo todas las noches sin mucho sentido. Esto también venía acompañado de necesitar una relación más estable y no salir de fiesta cada noche, sintiendo que mi vida podía estar más asentada.

A lo largo del disco, cada una de las canciones sugiere un estado de ánimo muy diferente. ¿Crees que tus canciones normalmente tratan de capturar estados de ánimo o no piensas en ellas en estos términos?

Las canciones a lo largo del disco están ordenadas según las fui componiendo. La primera parte del disco la escribí más o menos antes de salir de gira, mientras que la segunda ocurrió lo contrario. Por lo tanto sí que sentía que el conjunto de canciones, entre la primera y segunda cara, sugerían cosas diferentes. Sobre todo lo noto en el acercamiento lírico. Sentía que cuando llegó la mezcla de las canciones no tenía ningún sentido ordenarlas sin seguir su orden de composición. Así que creo que el contraste entre los estados de ánimo entre la primera cara del disco y la segunda representa realmente mi viaje emocional durante todo el tiempo que transcurrió entre la composición de estos dos bloques de canciones.

 

Me gusta también mucho como en este nuevo álbum tu voz también se adapta muy bien al ambiente de los temas. ¿Te llevó mucho tiempo encontrar un nuevo enfoque vocal en estas canciones?

Lo cierto es que sí. Tratamos bastante de encontrar una forma de cantar cada una de las canciones. Con el primer disco siento que todas fueron interpretadas con un tono más directo y uniforme. Siento que mi registro vocal por naturaleza no resulta tampoco muy clásico, algo que se manifiesta en este disco. Me gustaba mucho la idea de lograr melodías muy juguetonas con las que poder expandir mi rango vocal. Creo que el escribir canciones en un registro más agudo que el mío es algo muy interesante. Me hizo cantar más suave y mostrarme más vulnerable.

Me gusta mucho como los arreglos del disco llegan de una forma muy delicada, proporcionando un sentimiento de lo más reconfortante. ¿Desde el principio tuviste muy claro los instrumentos con los que llevarlos a cabo y el enfoque que les daríais?

Efectivamente, sobre todo lo segundo que mencionas. Todo esto ocurrió básicamente porque grabamos el disco durante dos semanas en un sitio que ya teníamos reservado de antemano. Además Sam tenía un montón de instrumentos a mano, por lo que el abanico de posibilidades era muy amplio. Sin embargo tomamos bastante rápido las elecciones relativas a lo que íbamos a incluir y lo que no. Lo relativo a arreglos de bajo, percusiones, guitarras y teclados se hizo al mismo tiempo. La parte vocal también. Después nos pasamos unos cuantos días experimentando con otros instrumentos.

Básicamente nos encontramos escuchando las canciones y pensando que aquí, por ejemplo, iría bien un clavecín. Además, cuando ya me fui a casa después de la grabación, Sam me consultó para añadir más instrumentos en el disco, por lo que era consciente de que quizás no estaba terminado. Me sorprendió con ideas fabulosas en las que incluía un saxofón o un clarinete para que la parte instrumental fuese aún más suave. Después llegó algún otro arreglo de teclados y definitivamente lo dimos por finalizado.

"El escribir canciones en un registro más agudo que el mío es algo muy interesante. Me hizo cantar más suave y mostrarme más vulnerable."

Me gusta mucho como en ‘Not So Bad’ muestras momentos muy reflexivos, tratando de descubrirte a ti misma. ¿Crees que las canciones de este disco tratan más bien de mirar hacia tu interior en lugar de fijarte en cosas externas que ocurren a tu alrededor?

Siento que sí. Este disco es más sobre intentar alcanzar un estado más calmado, de mayor estabilidad en mi interior cuando todo a tu alrededor parece muy incierto. Creo que buena parte de mi veintena dejé que mi estado de ánimo se viese demasiado influenciada por el drama y al caos que me rodeaba. Esto es una tipo de comportamiento bastante autodestructivo, del mismo modo que sientes como todos los sentimientos resultan más volátiles. Ahora que soy un poco más mayor creo que me he dado cuenta de lo importante que es protegerme a mí misma. El poder encontrar lo que quieres dentro de ti y no buscarlo de una forma desesperada ahí fuera. Por todo esto creo que a lo largo del disco trato de encontrar en mi interior una estabilidad y un bienestar sintiendo que cualquier situación que se presente siempre será pasajera.

En algunas de tus canciones también muestras momentos más íntimos compartidos con otra persona como ocurre en ‘Tell Me What’s True’. ¿Crees que también este disco en parte está guiado por todos esos pequeño momentos agradables del día a día compartidos junto a otra persona?

Totalmente. Este disco es mucho más romántico que el anterior. Siento que he aprendido a ser mi misma pero al mismo tiempo poder formar parte de una relación estable. Quizás por ello me he sentido muy inspirada por lo que es el amor en sí.

 

Mi canción favorita del disco es ‘So I Can See’, encontrándonos ante una bonita melodía inicial de lo más apacible. Además en ella aparece la frase que titula el disco. ¿Desde un primer momento sentiste que lo titularías de esta forma?

Lo cierto es que no. Esta fue una de las primeras canciones que escribí en el disco y por aquel momento me encontraba bastante indecisa sobre como titularlo. Por lo tanto decidí repasar todas las letras a ver si encontraba algo que me convenciese. Me gustaba mucho la connotación esperanzadora que tenía “if you’re dreaming”. Creo que esta frase es capaz de unir muchos temas relacionados con el descanso. Por lo tanto decidí titularlo de esta forma, jugando un poco con el hecho de encontrar una calma durmiendo pero también conectándolo con el mundo de los sueños. De hecho es curioso, porque muchas de las canciones hablan de la falta de sueño. Por lo tanto esta frase también sonaba un poco misteriosa en cuanto a unir ideas.

El año pasado me enteré que formabas parte de otro grupo llamado Failed Flowers. ¿Tienes en mente nuevos planes para este proyecto?

Esta banda en realidad es más bien el proyecto de mi buen amigo Fred Thomas. Hace unos años me preguntó que si quería unirme al grupo, ya que la anterior vocalista lo había dejado. Desde un primer momento me gustó la idea, porque iba a estar rodeada de amigos. Cuando me uní al grupo, Fred estaba viviendo en Montreal, por lo que nunca hemos sido una banda a la que dedicar mucho tiempo. Tocamos algún directo abriendo para Protomartyr hace unos años y resultó muy grato que Slumberland nos editase un single en un split. De hecho escribí una de las canciones. De momento no tenemos ningún nuevo plan concreto de cara al futuro.

"Buena parte de mi veintena dejé que mi estado de ánimo se viese demasiado influenciada por el drama y al caos que me rodeaba."

En todas nuestras entrevistas nos gusta que nos dejéis una pregunta para la siguiente banda a entrevistar. ¿Cuál es la tuya?

¿Cuál es tu actividad favorita en la cuarentena?

Del mismo modo tengo una para ti a cargo de Julia de Ratboys, dice así: ¿cuál es la mejor cosa que te ha pasado hoy?

Desde luego que esta conversación.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *