Entrevistamos a

Juan Wauters

"Tocar música, siempre lo he tenido ahí, pero nunca le he puesto tanta atención como ahora y eso quizás afecta a la relación que tengo con mi familia, mis amigos y todos mis seres queridos."

Por -

Juan Wauters es un músico fascinante. Al frente de los Beets lograron ser uno de los primeros grupos que editase Captured Tracks, gracias a ese garage destartalado, puramente melódico y que habla sobre aspectos claves de la vida. En solitario, Juan ha editado dos magníficos trabajos en los que explota más su vertiente acústica, logrando canciones muy íntimas pero que al mismo tiempo identifican a un montón de personas. Su último trabajo Who, Me? es un paso más en una concepción de la música como algo confesional y liberador. Hace un par de semanas, me puse en contacto con Juan vía Skype para poder charlar un rato con él. Tras un primer intento fallido por cuestiones tecnológicas, la tarde siguiente resultó un éxito, compartiendo un buen rato con un explicativo y apasionado músico.

Hola Juan, ¿qué tal todo?

Hola Noé, todo bien. Perdona por lo de ayer, estábamos en una zona de montañas y la cobertura nos fallaba.

No pasa nada, hoy parece que todo va perfecto.

Hoy estoy en Nueva York, ¿viste la foto que te mandé?

Sí, concretamente ¿qué es?

La foto es de la catedral de San Patricio, la catedral principal aquí en la Quinta Avenida. Estoy caminando por el Rockefeller Center ahora mismo.

¿En qué parte de España estás, Noé?

En Valladolid, no excesivamente muy lejos de Madrid.

Anda, me suena por el fútbol. ¿Es el Atlético Valladolid o algo así?

El Real Valladolid, que lleva un tiempo en segunda.

Vamos allá con la entrevista Juan. Lo primero de todo es saber cómo decidiste comenzar tu aventura en solitario al margen de The Beets.

Lo primero de todo, he de decir que lo de los Beets éramos compañeros del barrio aquí en Queens y comenzamos a tocar los temas que yo escribía. Todos teníamos como un sentimiento de grupo. Después, a medida que fuimos creciendo, fuimos cambiando como pasa en la mayoría de grupos. Seguíamos a gusto, pero comencé a notar cosas con la otra gente del grupo. Nunca me ha gustado decirle a la gente lo que tiene que hacer. En realidad no sé qué es lo que pasó. Se dio una serie de desencuentros entre los amigos y se dio que empezase a grabar solo. A pesar de ello, ya venía grabando algunas canciones mías en solitario desde hace tiempo. Fue quizás un cambio de formato ya que la temática de los temas viene siendo lo mismo. Yo siempre he escrito sobre lo cotidiano de mi vida.

"Venía grabando algunas canciones mías en solitario desde hace tiempo. Fue quizás un cambio de formato ya que la temática de los temas viene siendo lo mismo."

¿Y te sientes más a gusto en solitario, sin banda?

En realidad me está gustando bastante. Por momentos es un poco difícil estar solo, porque por el momento he decidido no tener un grupo constante de gente con la que trabajo. Esto me da mucha libertad, pero al mismo tiempo tener tanta liberta y no ponerse restricciones a uno mismo, es demasiado. A veces necesitaría tener a alguien encima, un compañero, algo más rígido. Al mismo tiempo, al haber tocado tanto tiempo en un mismo grupo, de tocar las mismas canciones de la misma manera, me cansó eso un poco. Ahora estoy disfrutando bastante. Este año he tenido la posibilidad de tocar con muchísimos músicos, tocar las canciones de diferentes maneras, diferentes arreglos. El proyecto me está gustando mucho ahora mismo. En junio saldré de gira y todavía no se con quién.

   

Entonces, ¿no sabes si estarás tú solo o con más músicos?

Me podría organizar un poco mejor y cerrarlo ya, pero no veo que voy a necesitar más tiempo para estas cuestiones. Al mismo tiempo, tocar siempre ha sido un hobbie para mí y a pesar de que ahora lo estoy tomando más en serio, siendo algo intermedio entre un hobbie y un trabajo, no quiero perder esa espontaneidad de lo que es la música para mí, ni tampoco esa libertad que la música me da a mí. Tampoco quiero perder el grupo de amigos que tengo, que viajan conmigo, no los quiero comprometer a lo que hago yo. Quiero que ellos hagan les que les apetezca. Viajar por momentos juntos y por momentos separados.

Creo que es algo muy bonito, encontrar el punto intermedio entre la independencia musical y un grupo de personas que te apoye siempre.

Claro, es difícil encontrar algo balanceado. Imagino que con el tiempo todo se irá acomodando.

Esto seguro que tiene que ver con el hecho de que tus trabajos en solitario sean más acústicos que con los Beets…

Sí, con los Beets tocábamos en un formato más tradicional, más clásico de rock. Bajo, batería y guitarra. Las composiciones eran bastante parecidas, pero ahora como tengo la posibilidad de grabarlos solo (de hecho los grabé yo solo en el estudio), pude conseguir ese sonido percusivo y acústico que es el que me gusta a mí.

Lo cierto es que tú solo llenas muy bien el espacio de las canciones entre voz y guitarra.

Sí, me encanta quizás por el hecho de que tengo algo de nostalgia a cuando era niño y vivía en Uruguay, tocando la guitarra con mis amigos y cantando todos juntos, cuando había una hoguera o algo. Y es que en el fondo, lo más importante de una canción es la melodía. En España es algo parecido, ¿no? La guitarra es fundamental.

"En el fondo, lo más importante de una canción es la melodía"

Sí, a nivel de música tradicional y no solo tradicional, es muy importante.

Eso es, son países digamos guitarreros. Cuando viajé a España en la última gira, me encontré en algún sitio un poco de ese ambiente.

¿Qué ciudades visitaste en tu última gira por aquí?

San Sebastián, Bilbao, Madrid, Barcelona. Un momento… He necesitado parar en una farmacia. Está todo lleno de polen, acaba de explotar la primavera y necesitaba unos pañuelos. ¿Cómo hace allí?

Pues exactamente igual, ha llegado el calor de repente y todo está hasta arriba de polen.

¿Por dónde íbamos? Ah, sí, que cuando estuve en España me encontré varias plazas donde se juntaba la gente a cantar. La nostalgia de un poco ese espíritu de reunión, me sale de una forma natural escribir de esta forma. El año pasado me mudé a un lugar donde había un piano, aprendí a tocarlo y escribí un par de temas.

Sí, es lo que he observado, que en el último disco aparecen varias canciones al piano.

Fue algo que me salió muy de dentro y quiero explorar más.

En este segundo disco, me da la impresión de que has dado un paso más allá a nivel lírico. Canciones como ‘Así no Más’ o ‘I Was Well’, narran historias muy bonitas y profundas.

Sí, gracias. Son cosas que me han pasado el último año, que tratan de mis preocupaciones. En realidad tocar música, siempre lo he tenido ahí, pero nunca le he puesto tanta atención como ahora y eso quizás afecta a la relación que tengo con mi familia, mis amigos y todos mis seres queridos. Por suerte para mí, me puedo comunicar con la música y digerir mis sentimientos a través de ella.

"Tocar música, siempre lo he tenido ahí, pero nunca le he puesto tanta atención como ahora y eso quizás afecta a la relación que tengo con mi familia, mis amigos y todos mis seres queridos. "

Lo más curioso de tus letras es que me parecen como algo muy personal, pero al mismo tiempo desarrollado en un entorno muy cotidiano para todos.

Es algo raro, porque esto es algo terapéutico para mí, para lidiar con los problemas diarios, expresar mis sentimientos de una forma que no podría hacer sin tocar la guitarra. Ahora ya al hacerse todo esto tan público, estar incluido en un disco, hay ciertas canciones que no puedo compartir por ser demasiado privadas. Hablan de ciertas personas a las que primero quiero comunicarle lo que dice el tema y luego poder compartirlo. No es justo tampoco que alguien le pille esto por sorpresa.

   

Las canciones en castellano que tienes publicadas, que en este disco son más que en el primero, ¿están teniendo buena acogida en los países anglosajones?

Sí, acá este es un país bastante cosmopolita y a los americanos les gusta escuchar en el idioma que sea. El otro día estaba hablando con un amigo de aquí, compañero musical, que le gustan mucho los temas que escribo en español aunque él no hable en español. Dice que no entienden de qué hablan y eso le gusta, porque guardan cierto misterio. A mí de pequeño esto me pasaba en Uruguay con canciones por ejemplo de los Beatles. No tenía ni idea de qué cantaban y me gustaba esa fantasía.

He tenido el placer de encontrarme con otras personas en mi misma situación, que han venido de países hispanoparlantes. No gente que ha venido por su propia voluntad, sino por necesidades y que qué a través de la música nos juntamos todos en conciertos, compartiendo vivencias.

Me pone muy contento de darme cuenta de que haya gente que pasa por los mismos problemas que yo. Al mudarte de un país a otro, la identidad de uno se cambia. Te cambia el idioma, el nombre, los alrededores. Uno se tiene que reinventar.

"Al mudarte de un país a otro, la identidad de uno se cambia. Te cambia el idioma, el nombre, los alrededores. Uno se tiene que reinventar."

Algo así te iba a preguntar antes. ¿Cómo fue para ti no solo a nivel musical, introducirte de lleno en Nueva York? ¿Te sentiste impresionado?

Yo cuando me vine aquí tenía 18 años recién cumplidos, una edad en la que los cambios se llevan bastante bien. Por otro lado me impresionó bastante porque no me quería venir de Uruguay, extrañaba mucho a la gente. Mis padres me obligaron a venir y estaba un poco triste porque no podía estar a mis amigos, pero me llenaba el hecho de saber que estaba en una ciudad con tanta historia. Fue un poco duro pero a la misma vez muy enriquecedor, estoy en la ciudad más linda y rica de cultura en todo el mundo. Si quieres comer algo típico de Valladolid, seguro que aquí lo encuentras jaja. Aquí hay un poco de tensión racial como en todas las partes del mundo, pero al mismo tiempo es como si no existiese. Esa aceptación que la ciudad tiene hacia todo el que llega es importante. Aquí alguien que se muda aquí, en seguida es neoyorkino. Uno genera una realidad para uno mismo, que en lo artístico influye mucho.

Te iba a preguntar acerca de la canción ‘She Might Get Shot’. Leí que te habías inspirado en la novela Rayuela de Julio Cortázar. ¿Cómo fue esto?

En realidad, nunca la había leído pero mi padre y la gente de su generación me contaban que tenía que leer a Cortázar. Un día, no sé cómo fue, llegué al libro y lo empecé a leer. Lo que más me influenció a escribir el tema este fue el espíritu que tiene la novela. Tienen como algo romántico y misterioso. El lenguaje que usan y el lugar en el que se encuentran, París. Es algo existencialmente muy bello, algo medio romántico y al mismo tiempo como un sueño. Nunca terminé la novela, solo me fijé mucho en la protagonista, la amada que aparece.

La primera estrofa dice “ella lo haría si ella supiese que no se va a lastimar”. Es algo así como que hay gente que necesita tener cierto tipo de seguridad para hacer sus cosas, andando por ahí como mucho miedo. En el fondo, todos siempre tenemos miedo de todo, pero hay que intentar enfrentarse a él y cuando lo haces es algo muy bonito.

"Todos siempre tenemos miedo de todo, pero hay que intentar enfrentarse a él y cuando lo haces es algo muy bonito."

Un vídeo que he observado tuyo que me llamó la atención, el de ‘Así no Más’. Apareces con un grupo de mariachis intentándoles enseñarles el tema. ¿Cómo resultó la experiencia? ¿Conseguisteis llevar la canción por buen camino?

No, no mucho jaja. Lo primero de todo es que la experiencia de tocar con músicos tradicionales de otro lugar es siempre algo impagable. Estos señores no tocan notas como do, re, mi, sino que lo hacen todo de oído. Se criaron toda la vida tocando esa música que hacen ahora. Tampoco podrían tocar otro estilo, porque no les han enseñado. Sabía que había una plaza en la ciudad de México, la plaza Garibaldi, donde todos los músicos que están allí, los contratan las familias que están de celebraciones o cumpleaños. Van para allí y los llevan a su casa, a sus fiestas. Lo mismo que si vas con tu novia, también puedes conseguir una canción bonita. Una auténtica rockola mexicana.

Fui una noche para allí con Matthew, quién me ayuda a hacer los vídeos y viaja conmigo. Hablé con ellos y les comenté la idea que tenía. Le dije que tenía un tema mío que quería enseñárselo para poder tocar con ellos. Así que a la mañana siguiente fuimos, pero no pudimos llegar a hacer el tema entero, porque no entendían como comunicarnos. No quería que ellos lo tocasen como lo toco yo y viceversa, porque yo no soy mexicano ni ellos neoyorkino-mexicanos. Entonces, intenté encontrar algo entre medias de los dos, consiguiéndolo a ratos. Grabamos el tema y al final no quedó muy bueno, por lo que hicimos una edición del vídeo y lo incluimos. Fue algo muy ameno. Quizás lo próximo es tocar alguna canción mía en versión flamenca en Andalucía jaja. Por ello tanto amo a la música, porque me ofrece estas oportunidades.

   

Otra pregunta que tenía, esta está relacionada con las influencias. En el primer trabajo encontraba la figura de Daniel Johnston como muy presente, sin embargo en este segundo pienso más en John Lennon. ¿Son ambos influencias para ti?

De Daniel Johnston me gustan algunas cosas de él y la gente me relaciona mucho con él porque toca la guitarra y canta de una forma similar a la mía. Toca canciones muy influenciadas por los Beatles en su particular estilo. En realidad es lo mismo que hago yo, cada uno a su manera. Yo creo que los Beatles son mi grupo favorito y el de la mitad de gente del mundo. Escribir un tema parecido a lo de los Beatles es lo que quiero hacer yo. Aunque en realidad, quiero escribir mi propia música reconociendo esa influencia de los Beatles.

Nunca me había dado cuenta de la conexión entre Daniel y los Beatles.

Sí, es algo que está ahí. En realidad él es fan de los Beatles. Daniel me gusta bastante, aunque no es algo que escuche a todas horas. Está muy bien porque sus canciones son muy sinceras.

No te quiero robar mucho más tiempo, por lo que vamos al último apartado de la entrevista. Tenemos para ti una pregunta del grupo gallego Disco Las Palmeras! Dice así: ¿qué es lo que más te molesta de hacer música?

Nada en realidad jaja. Lo que me molesta un poco de lo que sería más el trabajo del músico, quizás sean esos momentos en los que yo no tengo ganas de tocar y tener que tocar porque sí, no es tan lindo. Con el tiempo creo que mejorará eso. A la misma vez, siempre quiero tocar porque la gente que me viene a ver quiero ofrecerle un buen show. Quizás eso de entretener a la gente cuando no te apetece sea lo más, digamos difícil.

Ahora te toca decirme una pregunta para el siguiente grupo a entrevistar.

No sé, pregúntales cuáles son sus cinco canciones favoritas de los Beatles.

Perfecto así lo haré. Todo un place poder hablar hablado contigo, Juan.

Mucho gusto igualmente. ¡Qué vaya todo genial!

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *