Entrevistamos a

Jane Joyd

"Hay muchísimos temas que hablan de temas dramáticos pero que realmente están hablando desde el punto de vista de la superación"

Por -

Cuando piensas en hacer una entrevista a un artista, has de tener en cuenta qué es lo que más le interesaría saber a los fans. Próximas fechas, rumores sobre un nuevo trabajo, inspiraciones, anécdotas… Pero, ¿qué pasa cuando un fan le hace una entrevista a su artista preferida? Pasa, que el fan ya ha leído otras entrevistas anteriores. Sabe qué preguntas se repiten, y cuáles faltan. Ya ha leído muchas comparaciones con otros artistas, la búsqueda incesante -y sin sentido- de la etiqueta del grupo, cómo fue aquel concierto… Pero le falta conocer lo más importante: a la artista. Cómo es esa persona dentro y fuera del grupo, sus gustos, sus inquietudes, sus expectativas de futuro. Por eso, cuando tienes la suerte de hacer una entrevista a Jane Joyd, las preguntas salen solas.

Poco acostumbrados al calor y el sol de Sevilla (recordemos que vienen de la tierra donde de 160 días llueven 145), conocemos a Fernando González (trompeta), Xavier Vázquez (batería), y Elba Fernández (vocalista/guitarra), antes de su concierto en la Sala Luxury, del que os hablaremos dentro de poco. Mientras Fernando y Xavier se quedan preparándolo todo, Elba nos acompaña para contarnos cómo es ella:

Bueno, para empezar esta entrevista, creo que la primera pregunta debería ser: ¿Qué tal va el día?

Pues cansados, porque llevamos ya dos meses girando, y todos esos días que no hemos parado por casa, que son muchísimos (risas), se van sumando, pero siempre animados para tocar.

Sacas el nombre de un corto titulado Jane Lloyd, te gustan pelis de Lars Von Trier… ¿eres cinéfila, no?

Sí, es cierto que ahora no tengo mucho tiempo para ver cine, pero sí que lo disfruto, y sobre todo, saco mucha inspiración para la música también. Escucho muchas bandas sonoras, que me sirven después para hacer las letras.

En Jane Lloyd, se narra sin diálogo alguno la historia completa de una vida. ¿Crees que ocurre lo mismo con tus temas, donde tu voz y la orquesta transmiten tanto o más sentimientos que la letra?

Pues sí, es cierto que se ha convertido en una banda cada vez menos de autor, y que la música va en función de unas imágenes que no existen y que están transformadas en metáforas  en las letras. En ellas se va narrando ilustraciones, imágenes, y una historia real, fantástica, con su porcentaje de realidad y de ficción.

A pesar de que las letras hablan de oscuridad y tristeza, ¿es posible encontrar un atisbo de esperanza en ellas?

Sí, de hecho hay muchísimos temas que hablan de temas dramáticos pero que realmente están hablando desde el punto de vista de la superación. Por lo tanto es algo esperanzador el hecho de aprender y sacar algo positivo y bonito de una desgracia que has vivido o que te has planteado.

 Claro, entonces la faceta alegre de Jane Joyd en realidad existe de por sí en sus letras, ¿no?

Sí, es cierto que está muy escondida (risas), y que es una lectura muy secundaria, pero aunque el canto no es a la alegría, sí que es a las ganas de vivir.

En la review que hicimos de tu último EP, comentábamos la importancia de Xulio Vázquez en la banda. ¿Qué nos puedes contar de él?

Pues de Xulio puedo contar que es uno de mis mejores amigos, quizás el mejor. Nos conocemos desde hace mucho tiempo, y tenemos una afinidad musical total. Cuando empecé a tocar, estaba yo sola con la guitarra; después conocí a Xulio, y empezamos a ponerle ritmo a los temas y a hacer arreglos, y en función de eso fuimos montando el primer EP y llamando a músicos para formar la banda. Por lo tanto Xulio es una parte muy importante a la hora de componer y de situar el estilo de la banda, porque me conoce mucho y tiene una visión muy amplia a nivel de producción y estructural. Entre los dos hacemos un buen comping para eso.

jane3blog

En directo sueles actuar con varios formatos distintos (en formato trío, con una sección de cuerdas etc.) ¿Con cuál te sientes más cómoda? 

Pues cómoda estoy con todos los formatos, porque realmente es una adaptación a la sala en la que tocas, y digamos a las posibilidades que tienes de ir más lejos o más cerca. La banda es un formato muy caro, y para un grupo que está empezando pues es complicado. Es cierto que cuando tocamos en septeto los temas son muy clavados a lo que se puede escuchar en el disco; pero cuando vamos menos, los temas se transforman, lo cual es también es muy interesante. Disfruto también de ese punto libre que tiene ese formato.

Conocemos la parte íntima y oscura de Elba Fernández presente en los EP’s, pero, ¿cómo es Elba fuera de Jane Joyd?

Pues yo me considero una persona normal (risas), dentro de lo que se puede considerar normal. Me lo dice mucha gente, “eres como muy oscura, muy introspectiva”, pero realmente soy una persona muy llana y evidentemente sonrío todos los días. Jane Joyd es una parte de mí que me gusta canalizar en la música, pero para nada soy una persona que se encierra en casa y se mete debajo de la cama (risas).


¿Cómo es un día normal en tu vida fuera de la música?

Pues un día normal en mi vida está lleno de cosas pendientes que hacer (risas), entre ellas llamar a mis amigos, porque no tengo mucho tiempo para ellos. Hay hasta una canción dedicada a ellos (risas), me gusta compartir el poco tiempo que tengo con ellos.

Hace poco leí que te costaba más hablar en público que subirte a un escenario, ¿cómo es eso?

Pues es así tal cual; me gusta relacionarme con las personas, pero es cierto que cuando te enfrentas a preguntas personales, aunque sean profesionales, estás expuesta, ya que están “hurgando” en ti. Pero cuando tú estás en un escenario estás contando lo que tú quieres. Además, la música te lleva a otro estado, te transformas, y casi que no eres tú; entonces es muchísimo más sencillo. Es como los actores, que son tímidos, y dices ¿cómo puedes ser tímido, si estás delante de una cámara? ¡Pero están detrás de un personaje!

¿Tú te escondes detrás del personaje de Jane Joyd?

Hay un porcentaje sí, escondido tras la música.

¿Es reconfortante pensar que temas donde vuelcas tanta pasión e intimidad gustan tanto a la gente?

 Pues sí. Somos conscientes de que canto en inglés y que no llega a muchísima gente el mensaje escrito, pero la música que hacemos es muy emotiva. Lo que queremos realmente es que la gente tenga sensaciones simplemente al escucharla, y que tenga su propia lectura. Cuando una música es tan emocional, es cierto que todos experimentamos sentimientos y tenemos nuestras tribulaciones. Es muy difícil no empaparse si sabes transmitir bien musicalmente eso. Por lo tanto cuando la gente nos dice que realmente le ha llegado, significa que hemos hecho un buen trabajo, y es fantástico.

Dices que tus letras son metáforas que cada uno puede interpretar de forma personal; ¿crees que eso ha sido decisivo en el éxito de tus temas?

Yo creo que no es decisivo en el sentido que hay público para todo. Hay personas que, igual que en la literatura, les gusta que sean historias muy concretas, y que puedan abstraerse de su propia vida. Después hay literatura que te gusta leer para sentirte identificado, y creerte tú un personaje. En ese sentido, supongo que tenemos un público que busca eso, y por eso funciona. Pero también funciona otro tipo de música con mensajes muy directos.

¿Crees que eso puede ser un problema también?

También, es un arma de doble filo. Yo personalmente no pienso estratégicamente cómo tiene que ser un tema para llegar o no al público; si tiene que llegar, llegará de la manera que sea, y lo importante es ser sincero con uno mismo, con lo que se hace.

En el primer EP nos mostraste cuatro temas que compusiste en tu cuarto; ¿ha cambiado ese proceso de creación respecto al segundo y tercer EP?

Pues ha cambiado totalmente, porque cuando tú estás en tu habitación con tu guitarra, no hay más que una voz, una guitarra, y unas letras. Planteando después una instrumentación más grande, hay que dejar paso a esos pasajes instrumentales; entonces hay que adaptar también esa letra a esa música, y viceversa. Se va construyendo más las cosas por capas, por lo que la forma de componer es totalmente diferente.

¿Mejor, peor, diferente?

Diferente sin más; antes primero escribía, y luego ponía música a las letras, y ahora el trabajo tiene que ser un poco al revés; primero viene una idea, después la música, y luego viene la elaboración de la historia.

En tu segundo EP los protagonistas son los animales, mientras que en tu tercero son los paisajes los que guían los temas. ¿De dónde procede toda esa conexión con la naturaleza?

Pues es que Galicia es tan de eso… (risas). Aunque vivo en la ciudad, a unos pocos minutos hay naturaleza a raudales, y la verdad es que estamos empapados de paisajes increíbles, y bosques y animales, y tormenta, lluvia y frío (risas), pero también hay playas (risas). Así que viene un poco todo de mis recuerdos de infancia, ya que la pasé en un pueblo. Supongo que muchas de esas imágenes me vienen de ahí.

Este tercer EP es una continuación del segundo. ¿Habrá un cuarto EP o apostaréis por un LP? ¿Costará más hacer un LP? ¿Será conceptual también?

Tenemos interés en hacer un LP, porque también es un formato que tenemos ganas de trabajar. Teníamos muchas ganas de hacer EP’s por la forma en que se trabaja, pero como somos inquietos, y nos gustan los retos, también queremos hacer un trabajo conceptual, pero ya más grande. Es más complicado, porque es un trabajo más amplio, y los temas tienen que tener una dinámica también entre ellos, que es algo que estos EP’s no tienen,  son muy contundentes. Si hiciésemos un LP con estos temas tan grandes creo que no podríamos soportarlo ni nosotros mismos (risas).

¿Narraríais una historia, o intercalaríais varias?

Me gusta trabajar sobre una idea en concreto, y que todo vaya en función de esa idea, porque es un reto creativo. Nos gusta mucho trabajar en ese sentido, entonces hagamos lo que hagamos a nivel estilístico/musical, todo girará en torno a un concepto, seguro.

Cuando te preguntaban por lo bien acogido que fue el segundo EP, decías que a ver cómo serían las críticas del tercero, y ha sido bastante bien acogido en general. ¿Cómo sienta eso al grupo?

Pues bien, porque también este último EP tiene un añadido, que es la electrónica. Los arreglos son más complicados entre comillas, y bueno, a ese nivel fue un paso más. Realmente el reto era el primero, porque era cuando hacíamos esa apuesta musical, conscientes que no era para nada música de primera escucha, ni de grandes masas, ni nada por el estilo, pero era lo que queríamos hacer. Es bueno tener muy buenas críticas, pero también eso implica que lo que hagas a continuación tiene que tener el mismo trabajo. Tiene mayor exigencia a nivel personal.

Claro, vemos que del primer EP al segundo hay un gran cambio, y del segundo al tercero también, pero en menor medida. ¿Eso quiere decir que habéis encontrado vuestro estilo?

Sí, todo lo que hay en común entre este último y el anterior es el sonido que andábamos buscando en este momento, porque evidentemente en el primero tenemos el sonido de otra época de mi vida. Pero bueno, también es una continuación porque así queríamos hacerlo; si escuchas el segundo y el tercero casi puedes escuchar un disco.

Vuestra música bebe mucho del folk más oscuro, sin embargo el panorama nacional gira hacia un folk mucho más alegre y luminoso ¿Cómo ve Elba Fernández la escena musical en la que se mueve?

Sabemos que no hacemos una música que pueda entrar de primeras en los oídos, por lo que es un riesgo. Pero también el hecho de hacerlo puede llamar la atención. Simplemente hay que confiar en el trabajo que hacemos, que nos siga gustando lo que hacemos, y después el público es el que decide siempre, a corto y largo plazo. En definitiva es eso.

Enrique

Amante de la música y el buen cine. Me gustan las películas que cuentan una historia a través de pequeños detalles. Hay mil formas en las que un director expresa una idea; yo trato de averiguarlas para contártela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *