Entrevistamos a

Hazte Lapón

"De eso va la canción, de darte cuenta de que empezaste a ver películas de Bergman porque eras malo en el deporte"

Por -

Pop irónico autoconfesional vocalmente estridente. De este modo se definen Hazte Lapón, uno de los grupo más prometedores de la escena independiente madrileña. Tras editar varios EPs como Bucles incansables o Gentil colapso (broma privada), por fin publican su primer LP titulado Bromas públicas en lugares privados. De la mano de la peculiar voz de Manuel González, con quien tenemos el placer de charlar un rato, Hazte Lapón continúan escalando peldaños gracias a su atrevida propuesta.

Sois un grupo de letras ácidas, cotidianas e inesperadas que tratan de temas variados. ¿Cómo trabajáis a la hora de componerlas2844678406-1?

Bueno, la mayoría de las veces yo traigo el esqueleto de la canción, una progresión de acordes más o menos sencilla que me saco en casa con una guitarra acústica. Mientras voy sacando los acordes voy buscando frases que traten de algún tema que me interese. Generalmente tienen que ver con mis angustias, muchas de las cuales se relacionan directamente con la larga relación de pareja que mantengo con Saray, teclista del grupo y amada esposa. En general, tratan de explicar con cierto humor los procesos de pensamiento que se dan en mi cabeza en situaciones cotidianas. Cuando tengo acabado ese proceso, o alguna vez, sin acabarlo del todo, me pongo a insistir mucho hasta que Saray, que no suey queríamos que tuviera trompetas para darle esa luminosidad, así que buscamos una trompetista. En ‘Torpeza psicomotriz’ siempre supimos quele tener ganas, se sienta a mi lado y saca los arreglos de teclado, que dan el tono general que va a tener la canción. Después, un grupo de talentosos músicos, dirigidos por mi más bien tirana batuta, convierten eso en canciones llenas de capas y arreglos. Y ya solo falta aportar la dosis de teatro que necesita la historia.

En vuestro primer LP, Bromas privadas en lugares públicos, se observa una gran heterogeneidad en cuanto a la instrumentación. ¿Surgió de forma espontánea o ya teníais perfilados los sonidos que queríais emplear?

Pues muchas veces tenemos bastante claro hacia que lugar nos gustaría llevar una determinada canción, la verdad, lo que no siempre sabemos es como llegar, por eso tenemos que probar y probar. Por ejemplo, ‘Memoria Boomerang’ tenía que sonar a pop de los cincuenta  tenía que haber un violín acompañando al piano para darle ese tono crepuscular. Otras, como ‘Operas sin dolor’, cogen un camino de forma accidental y continuamos por ahí. En este caso tomó ese rumbo africano, a lo Paul Simon, a partir del punteo de la guitarra. En cualquier caso, que cada canción tenga su propio sonido es algo que buscamos cuidadosamente.

En conjunto vuestras canciones tienen un sonido bastante pop, sin embargo tenéis una cierta tendencia punk en alguno de vuestros temas como ‘Permanezca en Sintonía’ ¿De donde procede esta tendencia?

Nosotros, desde Hazte Lapon 1el inicio, somos un grupo escorado hacia el noise pop, pero no hacia su vertiente shoegaze, sino hacia la más desquiciada. Nos interesesan discos como los de los primeros Mercury rev, Flaming Lips, Guided by Voices o Superchunk. Esa vertiente siempre ha estado presente en el grupo.

Como grupo emergente de la escena que sois, habéis tocado en numerosos garitos. ¿Para vosotros que supone el directo en sitios tan cercanos al público?

Bueno, es imposible no sentirse ambivalente hacia ese tipo de conciertos, porque el sonido siempre es una sorpresa. Una desagradable sorpresa, muchas veces. Pero por otro lado no me agradaría la idea de tocar en un estadio. No creo que nunca tengamos la oportunidad, la verdad, pero tampoco me resulta atractivo. El otro día vi en un bar un fragmento de un concierto de Coldplay y pensaba “que coñazo tiene que ser ir ciudad por ciudad haciendo cada día los mismos numeritos”. En fin, quizá preferiría tocar en salas pequeñas con buen sonido para siempre, pero eso es una quimera.

Poco a poco os vais ganando un hueco en el panorama nacional, habéis tocado en el Primavera Sound, Monkey Week, en breves en el BIS Festival… Ahora mismo, ¿cuáles son vuestros objetivos?

Nuestro objetivo, como el de casi todo el mundo en casi todos los gremios, a día de hoy es sobrevivir. Esa supervivencia pasa por tener oyentes, por tocar y por hacer la propuesta económicamente sostenible. Las canciones hechas ya están ahí, una vez que se graban y se enseñan hacen su propio camino y ya a penas puedes influir en ellas, pero para poder hacer más canciones hace falta que no acabemos sucumbiendo en el intento.

En vuestro twitter recomendáis grupos como Gabriel y Vencerás o Gudar. ¿Os sentís influenciados por las cosas que compañeros vuestros están realizando ahora mismo?

¡Claro! Casi todos los grupos españoles que me interesan son actuales y no están copando los titulares de prensa, precisamente. Grupos como Gúdar sacaron en 2011 uno de los mejores discos de psicodelia pop que he oído en mi vida y a penas nadie se percató. Hay una generación de músicos actuales con grandes canciones y grandes letras como Gabriel y vencerás, Ornamento y delito, Los Lagos de Hinault, Alberto Azúl, Hielo en Varsovia, Cosmen Adelaida, Tigres Leones, Le Parody, Alborotador Gomasio, Solletico, Esquimales… si siguiera, no pararía. Sin embargo, la llamada prensa especializada no parece querer percatarse, los medios se han vuelto cada vez más conservadores y no están demasiado interesados en buscar nuevas propuestas. Siempre ha pasado así, por otro lado, las cosas se valoran tarde. Lo importante es que hoy hay un buen puñado de propuestas realmente originales, que despiertan un interés genuino y la gente las tiene que oír. Por eso hay que decirlo muchas veces. Para mi, desde luego, es una época vibrante.images

En canciones como ‘Siempre fui el último(al que cogían al fútbol)’ aparece el típico chico incomprendido, al que se le dan mal las chicas, pocas dotes para el baile… ¿Creéis que existe una relación directa entre la música indie y este tipo de personalidad?

Creo que la música indie, si es que eso aún existe, sólo la puede hacer ese tipo de gente: los raros, los torpes. A los guapos que hacen esto para que se los lleven de festivales al final se les ve el plumero, porque sus letras suenan vacías. Todos han adoptado un existencialismo post-radiohead que me aburre muchísimo. Tom Yorke, aunque también me aburre, al menos es bajito y tiene una ptosis parpebral. Creo que la timidez y las dificultades relacionales son el único motor expresivo, es una sublimación de tus conflictos neuróticos, una forma de curar tus heridas narcisistas. De eso va la canción, de darte cuenta de que empezaste a ver películas de Bergman porque eras malo en el deporte. Con el tiempo lo llevas con cierto orgullo, pero sabes que si hubieras sido bueno en los deportes y popular en el instituto habrías estado follando o haciendo cualquier otra cosa menos estar en tu cuarto tocando la guitarra. En el fondo, es algo tierno y cómico.

En vuestras canciones hay alguna que otra referencia al cine y la televisión: Aki Käurismak, Van de Kamp, George Clooney… ¿Qué película elegiríais para definir vuestra música? ¿Por qué motivo?

Sin ninguna duda, ‘Caro diario’, de Nanni Moretti, porque es una película con un finísimo sentido del humor, pero también con mucha ternura y honestidad. A mí, la ironía continua me cansa y me enfada. Yo intento que mis canciones sean graciosas, pero que cuenten algo de mí, no me gusta que todo sea un chiste. Curiosamente, además de mi película favorita, también es la de Raúl Querido, nuestro productor.

Dedicáis vuestro disco a Sigmund Freud, David Carradine y César Millán. ¿Nos podéis comentar alguna relación que hayan tenido estos personajes en vuelas fatigas del quererstro primer larga duración?

Son una de las muchas bromas privadas que encierra el disco. A Freud se lo dedicamos porque creo en el psicoanálisis, y el disco está plagado de referencias a éste, a David Carradine, porque ‘Muerte en Bangkok’ tiene que ver con su muerte y la de su personaje en ‘Kill Bill’ y a César Millán porque Encantadora habla de una encantadora de perros y de un método de adiestramiento. Saray es la encantadora y el perro díscolo soy yo.

Por último, ¿os atreveríais a gastar una broma privada en un lugar público?

Las bromas privadas no tienen mérito porque nadie las pilla. Son bromas cobardes por definición. Prefiero ser tentado a hacer una broma pública en un lugar público y que la broma sea políticamente incorrecta, a ser posible.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *