Entrevistamos a

Bravo Fisher!

"Hace años aprendí que para ser feliz (o intentarlo) hay que ser honesto con uno mismo"

Por -

Tras la figura de Bravo Fisher! se esconde Guillermo Galguera un auténtico hombre orquesta que lleva el sonido de los sintetizadores, guitarras, bajos y  ukelele consiguiendo a sus composiciones pop de carácter electrónico. Bravo Fisher!comenzó su carrera ganándolo todo en 2011 con su primera maqueta: Nº 1 nacional para la revista Mondo Sonoro, nº1 en el concurso 43 Music por el que Nacho Vigalondo le dirigió un videoclip, nº1 en el concurso del Arenal Sound, el festival musical más masivo de España, y gracias al cual tocó ante 50.000 personas en el fin de fiesta del festival. Tras la publicación de su primer álbum We were overnighters, ficha por Subterfuge Records en 2012, editando en este 2013 su segundo trabajo El Valle Invisible. Recientemente, hemos tenido la oportunidad de hablar con Guillermo acerca de este nuevo trabajo y otros temas interesantes de su carrera musical.

Hola Guillermo.

Lo primero de todo es darte la enhorabuena por la gran acogida que está teniendo el disco. ¿Te esperabas el tan buen recibimiento del álbum?

Muchas gracias. Bueno, la verdad es que he trabajado muy duro en este disco y sí tenía ilusión de que obtuviera sus frutos. Estoy muy contento de cómo están marchando las cosas, y puedo decir que hay más por llegar…

Una de las grandes diferencias entre su anterior trabajo We were overnighters y el Valle Invisible es el cambio de idioma. ¿Qué te empujó a este cambio?

Para mi el objetivo número uno de este disco es que fuera entendido. Pasé mucho tiempo ideando la historia, y cuando finalmente llegó la hora de hacer las letras me di cuenta que en inglés no iba a llegar a la gente lo que les quería contar. Además en seguida descubrí, obviamente, que el castellano es mucho más rico que el inglés; hay palabras muy bonitas que merecen seguir siendo usadas.

Otra gran diferencia seguramente ha sido el paso de prácticamente autoeditar tu primer trabajo a contar con el respaldo de Sufterfuge. ¿En que ha influido este salto?

En todo. Subterfuge me ha dado la oportunidad de que este disco esté en disponible en toda España en formato físico (el 1º sólo salió en digital) y además con una gran promoción. De partida, estar bajo el sello de una discográfica tan importante hace, cuanto menos, que se te preste más atención, y probablemente, que se te valore algo más.

En cuanto al sonido de este nuevo disco, sigue basado en la electrónica, sin embargo las bases se han vuelto más luminosas y orgánicas. ¿Buscaste este cambio o surgió como algo espontáneo?

El primer disco lo hice íntegro con un ordenador; menos el ukelele y la guitarra acústica no había intrumentos “reales”. Para El Valle Invisible entré a un estudio con un productor, 3 meses por delante, y muchas más posibilidades. Lógicamente con tanto tiempo pude experimentar con bajos y sintetizadores reales. También conté con un batería real para ciertos ritmos. Y toqué en varias canciones la guitarra eléctrica (además del ukelele y la acústica). Todo esto hace que el sonido efectivamente sea más orgánico, más real por decirlo de alguna manera.

Las letras del nuevo trabajo reflejan multitud de aspectos de esa dura etapa entre la adolescencia y la adultez, sobre todo lo difícil que resultan las relaciones amorosas como en el tema ‘Ysis’ ¿Afrontas este disco como algo generacional que intenta calar a un público joven?

No sé si estas canciones llegarán a un público joven o menos joven, solo sé que han salido de mi cabeza y de mi corazón. Hace años aprendí que para ser feliz (o intentarlo) hay que ser honesto con uno mismo, así que lo que hice fue escarbar en mi interior y plasmar lo que pensaba y sentía. Por ejemplo “Ysis” muestra los miedos que suelo tener (y que todo el mundo tiene). El miedo a avanzar, el miedo a equivocarse. El resultado pues es obviamente algo salido de la cabeza de una persona que abandona los años más “urgentes” para entra en una etapa más madura. Supongo que eso es lo que llega y hace que contacte con la gente como lo está haciendo.

Este álbum es concebido como una historia en la que el protagonista marcha de casa en la primera canción para acabar regresando al final. En la actualidad, muchos jóvenes tienen que abandonar el país debido a la situación laboral. ¿Hay algo de relación entre la situación del país o es solo un viaje guiado por los sentimientos?

Es más bien lo segundo, aunque entiendo que las canciones puedan interpretarse de muchas maneras. Sí que es cierto que una de las canciones, “Maletas al agua”, hace referencia a los asturianos que emigraron durante la posguerra a México y venían más pobres de lo que iban. La emigración, lamentablemente, no es algo de ahora. Sólo espero y deseo que la situación cambie.

El cover que hiciste de ‘Video Games’ de Lana del Rey demuestra tu capacidad para llevar las canciones a tu terreno. ¿Cómo fue el proceso de adaptar este tema a tu propio estilo?

Bueno, fue la primera canción que escuché de ella, apenas estaba empezando a ser conocida en España, comenzaba el boca a boca y me maravilló. Simplemente la llevé a otro estilo totalmente alejado, pero siendo fiel a la estructura. No quería hacer un remix.

 Grabaste el vídeo de ‘Go back to Spain’ con Nacho Vigalondo y también tienes otro para el tema ‘A Little Visit’. ¿Qué importancia otorgas a los videoclips en tu música?

Y ahora acaba de salir el primer videoclip del disco, para la canción “Miradas”. En general me gustan los videoclips con historia, aunque también los que proponen algo diferente como es el caso del de “Go Back to Spain”. Intento cuidar mucho la parte estética que va unida a la musical; generalmente a la gente le llega antes lo que ve que lo que oye, es así. Hay que tenerlo siempre presente.

 

La situación de la música pop en España, actualmente es muy variada, encontrándonos a bandas ya consagradas como La Casa Azul o Ellos, a la par que surgen nuevos grupos como Grises o el propio Bravo Fisher! ¿Cómo ve Guillermo la situación de la música pop independiente?

Veo que hay muy buenas bandas y artistas, claro. Creo que siempre los ha habido. Las bandas que citas las tengo presentes, y muchas más. Si bien se hacen muchos tipos de música en España, pienso que el pop independiente pasa por un buen momento. También la electrónica, en la cual me siento cómodo. Me interesan mucho proyectos como los de Hola a Todo el Mundo o BeGun que mezclan pop con electrónica como yo.

Antes de mudarte a Madrid, tuviste otras bandas en Valladolid como Shiver que tenía un estilo muy distinto a Bravo Fisher! ¿Cuándo descubriste realmente el estilo que querías imprimir en tu música?

Aunque Shiver sí era bastante distinto a lo que hago ahora también éramos un grupo de “estribillos”, y eso creo que aún queda en Bravo Fisher! Después de Shiver formé Nicolai (antes de venir a Madrid), y ahí comencé a juguetear con la electrónica, me empezaron a interesar otros sonidos. Después fui aprendiendo muchas cosas sobre producción, sintetizadores y demás relacionado con la electrónica. Pero la forma de componer canciones sigue siendo parecida a la que tenía con Shiver o Nicolai.

El próximo 7 de junio estarás tocando en tu ciudad natal, Valladolid. ¿Qué te ha aportado tu lugar de origen a tu música?

Muchas cosas, sobre todo más que musicalmente, hablaría de una “influencia sentimental”. Primero, que este disco lo compuse en verano en Valladolid (como el primero, también). Y segundo, mis padres, mi hermano, mis amigos de toda la vida están allí. Sigo yendo de vez en cuando y es como si no me hubiera ido. Siento que la gente está tan emocionada con esto como yo y espero poder compartir mi música con todos los pucelanos que se apunten al concierto. ¡Voy con muchísimas ganas!

¡Muchísimas gracias por compartir un rato con nosotros!

 ¡A vosotros! Un saludo.

1367850852-bravo_514

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *