Entrevistamos a

107 Faunos

"Nuestras canciones expresan emociones e imágenes que potencian esas emociones. De alguna manera son bastante expresivas y confesionales. Esa es la idea."

Por -

Resulta de lo más interesante el flujo de artistas argentinos que últimamente están llegando a nuestro país de gira. En los últimos meses hemos tenido el placer de tener por aquí a bandas como Las Ligas Menores o Bestia Bebé, llegando ahora el momento de la banda de La Plata 107 Faunos. Con cinco trabajos en su haber, la banda sin lugar a dudas entiende el pop como algo entusiasmante y de lo más determinante a la hora de expresar todos recuerdos que tienen un carácter imborrable. Así es como sus canciones alternan de forma alegre entre estampas cargadas de gran observación junto con algún que otro elemento que escapa hacia la fantasía, logrando una perfecta amalgama con la que documentar sentimientos realmente irrefrenables como los mostrados en temas del corte a ‘Jazmín Chino’. Sin perder de vita tampoco su capacidad para generar pasajes donde las guitarras puedan acabar girando hacia una mayor tradición rock de su país, su más reciente referencia Madura el Dulce Fruto muestra muy bien el enorme nervio e inspiración melódica encerrados en los temas. Solo así pueden surgir himnos del calibre de ‘El Óxido Sonoro’, una de esas canciones que no se pueden solo cantar sino celebrar. En definitiva, un grupo con el que sentir como el camino merece la pena. Debido a ello, aprovechamos para entrevistarlos.

Sois una banda que lleva ya más de 10 años en activo. ¿Sentís que vuestras motivaciones como banda han cambiado mucho a lo largo de estos años?

Creo que las motivaciones como banda son las mismas que al inicio, aunque tenemos más experiencia y herramientas para continuar en la búsqueda. Obviamente somos un poco más viejos y nos pusimos un poco más exquisitos en algunas cosas. Pero no nos alejamos del objetivo principal que es divertirnos haciendo música.

 

Seguramente cuando vosotros empezasteis, el panorama pop en Argentina y las influencias de las bandas que se movían en él serían muy diferentes a las de ahora. ¿Sentís que se ha producido una evolución clara a lo largo de estos años con la aparición de más bandas y diversificación de estilos entorno al pop?

Sí, ha cambiado bastante el panorama. Hace diez años tenían mucho peso bandas alternativas. Ahora hay una apertura más grande hacia el pop, y las bandas históricas del rock nacional. Hay mucha influencia de artistas de trap y reggaeton, y la inclusión de medios electrónicos tiene ene un papel importante en todas las escenas. Se perdieron muchos prejuicios pero también algunos criterios.

Cuando nosotros empezamos no existía una escena indie. Había algunas iniciativas dispersas, pero no había nacido el público para ello. Argetina estaba saliendo de una crisis económica y era muy precario todo, en todo sentido. Entre 2007 y la actualidad la escena se foartaleció y enriqueció, florecieron muchos proyectos y la escena se fue diversificando hasta llegar al mainstream. Ahora hay una escena pop bastante diversa pero el indie rock perdió espacio frente a a proyectos variopintos.

A lo largo de vuestra discografía habéis logrado que vuestros trabajos no sigan un patrón claro, sino que os tomáis una gran libertad a la hora de hacer en cada disco lo que queréis, pero siempre entorno a las guitarras. ¿Creéis que sois una formación que trata de no seguir patrones sino que más bien se guía por el poder melódico de los temas?

Sí, totalemente. No tenemos una formula para componer canciones. Cada una se va desarrollando a partir de cierta esencia rítmica o melódica. Respecto a las guitarras, en Madura el Dulce Fruto compusimos varias canciones en torno a otros instrumentos, que fueron ganando presencia tanto en la grabación como en el directo.

"Creo que las motivaciones como banda son las mismas que al inicio, aunque tenemos más experiencia y herramientas para continuar en la búsqueda. No nos alejamos del objetivo principal que es divertirnos haciendo música."

Más detalles que me gustan mucho de vuestros temas. Parece que en todo momento estáis tratando de expresar sentimientos de lo más irrefrenables e intensos en vuestros temas. ¿Creéis que vuestras canciones siempre os llevan al límite a la hora de expresar vuestros sentimientos?

Las canciones son un medio perfecto para expresar emociones, son el vehículo ideal. Creo profundamente que las canciones tienen que moverse hacia ese objetivo. Nuestras canciones expresan emociones e imágenes que potencian esas emociones. De alguna manera son bastante expresivas y confesionales. Esa es la idea.

También llama la atención como plasmáis en vuestras canciones un sonido que se asemeja bastante a la sensación de estar en un directo, tratando de que todos los instrumentos aparezcan lo más naturales posibles. ¿Siempre que grabáis un disco buscáis capturar esta sensación o no es vuestro caso?

El sonido de la banda es bastante sanguíneo, por definirlo de algún modo. En todos los discos se filtra eso aunque en algún momento nos gustaría hacer algo más natural. Por ahora nos sale así, grabar música que se puede reproducir en directo con los mismos instrumentos, aunque en Madura el Dulce Fruto nos alejamos un poco de ese concepto. Hubo más trabajo de estudio y postproducción, y vamos a seguir trabajando en esa dirección.

Entremos aún más de lleno en vuestro más reciente trabajo Madura El Dulce Fruto. Escuchándolo en profundidad transmite la sensación de recopilar y describir un poco diferentes etapas vitales. ¿Sentís que tuvisteis que mirar hacia atrás en el tiempo para escribir estas letras?

Hay algunas letras que hablan de situaciones puntuales de la adolescencia y otras que hablan de reflexiones recientes sobre el paso del tiempo, desde la adolescencia a la época actual. Así que definitivamente podría decirse que es un disco que refleja una transformación. Que contrasta expectativas viejas con vivencias recientes. Que muestra un camino recorrido.

Relacionado con ello. ¿Se podría decir que el título del trabajo apela un poco a vuestra capacidad como grupo para saber esperar el momento adecuado y no tener prisa a la hora de ir alcanzando pequeños logros?

El título viene de un chiste interno bastante difícil de reproducir pero un poco, inconscientemente, juega con el concepto del disco. Nos hubiera gustado que algunas cosas se den más rápido. Que hayan pasado cuatro años hasta la salida d este disco fue muy incómodo, no fue una situación buscada y en general había bastante ansiedad. Pero después de Madura el Dulce Fruto empezaron a fluir cosas que estaban estancadas.

"El sonido de la banda es bastante sanguíneo, por definirlo de algún modo. En todos los discos se filtra eso aunque en algún momento nos gustaría hacer algo más natural. "

Del mismo modo tengo la sensación que es vuestro disco más variado hasta la fecha, o al menos en el que os habéis atrevido de lleno a hacer cosas aún más diferentes de costumbre como puede ser el inicio demoledor con ‘El Baile del Fantasma’. ¿Tenéis la sensación de que en este trabajo conviven un montón de influencias y canciones muy diversas entre sí?

La manera en que fue concebido el disco y el cambio de formación de la banda generaron una dinámica nueva de composición en la que nos permitimos ser mas libres. En efecto, cada canción del disco tiene una identidad marcada, diferentes estilos y matices. Al principio fue una preocupación, pero logramos que todas las canciones convivan de manera natural. ‘El Baile del Fantasma’ es una canción que quería hacer hace tiempo y en este álbum llegó momento oportuno.

Me encanta un montón lo bien que os movéis en los temas de tempo lento como ‘Besar La Medallita’, encontrando un lado más relacionado con saber cómo contener las canciones y encontrar una cara también muy atractiva. ¿Creéis que en este formato de canciones os sentís mucho más cómodos ahora que antes?

Siempre nos gustaron las canciones lentas, pero es verdad que ahora logramos nuevas formas de encararlas en la composición y en los arreglos. La banda está funcionado muy bien en ese sentido.

Algo que también resulta muy representativo vuestros, más aún en este disco, resulta la forma en la que capturáis determinados recuerdos, aportando detalles de lo más descriptivos. ¿Creéis que los escenarios en los que tienen lugar las acciones contenidas en los temas son muy importantes para vosotros?

Sí, se describen situaciones y lugares muy específicos, paisajes de La Plata, momentos de nuestras vidas, vivencias compartidas.

"Podría decirse que Madura el Dulce Fruto es un disco que refleja una transformación. Que contrasta expectativas viejas con vivencias recientes. Que muestra un camino recorrido."

Hace muy poco Kokoshca visitaron Argentina por primera vez y compartieron unas cuantas fechas con vosotros. Sinceramente, en algún punto de su trayectoria, encuentro rasgos en común con vosotros, sobre todo a la hora de expresar cierta euforia en vuestras letras. ¿Qué tal resultó la gira con ellos? ¿Los conocíais de antes?

Sí habíamos escuchado a la banda antes y nos gusta. Ha sido muy bonita la gira y nos hemos complementado muy bien. Se generó una sinergia en los conciertos que generó shows intensos y con picos altos de euforia.

En breves comenzareis vuestra nueva gira por España, algo que ha supuesto una gran alegría y nos ha pillado a todos por sorpresa. ¿Cómo se cocinó esta gira?

Ya habíamos hecho una mini gira en 2013 por España y nos había encantado. Teníamos muchas ganas de volver. Así que primero saque un pasaje y le comunique a la banda que nos íbamos de gira. Al mismo tiempo comenzamos a trabajar con un manager y booker, Lucas Rosettto, después de estar largo tiemposin alguien que se ocupara de esas tareas. Él se encargó de organizar una gira que empezó a crecer y nos llevará a muchas ciudades que no conocemos. Estamos muy entusiasmados.

Tenemos una para vosotros a cargo de Isabel de Aries, dice así: ¿La música es un comportamiento libre o forzado?

Es un comportamiento forzado, un campo con reglas específicas, en el que algunas personas generan belleza en la libertad que encuentran.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *