Crónica

Primavera Sound 2016

Viernes

03/06/2016 - 04/06/2016

Por -

SAVAGES (Escenario Heineken, 20:00h)

El concierto de Savages fue la confirmación de Jehnny Beth como una de las mejores frontwoman de la actualidad, desde el inicio con la atronadora ‘Sad person’ a la corrosiva ‘Fuckers’, la británica no paró quieta y lo mismo se paseaba por el corralito Vip, que se lanzaba a la marabunta de manos que ansiaban asirla cual Virgen del Rocío. Las cuatro inglesas prendieron fuego al escenario Heineken, de hecho, se les quedó tan pequeño que llevaron la actuación a la arena, para gozo de los allí presentes. Para el recuerdo, su porte andrógino aupado por el público, sobresaliendo de un manto de cabezas mientras micro en mano gruñía temas de sus dos únicos trabajos.

Sonaron musculosas, con un sonido nítido y afilado, dando cera al repertorio de Silence yourself y Adore life, del que presentaron ‘The answer’, ‘Hit me’ o ‘Husbands’, en total doce puñetazos en el bajovientre que las hermanan con Joan Jett, Siouxsie, The Slits y otras vaginas dentatas. Puños en alto. (Rubén)

Savages 07 Heineken_EricPamie 

BEIRUT (Escenario H&M, 21:00h)

Buena hora el atardecer para suavizar los ánimos después del concierto de Savages con las melodías de Beirut. Era la segunda vez que teníamos la oportunidad de ver a la banda de Zach Condon en directo y no lo dudamos, el recuerdo era muy bueno y esperábamos que su concierto como mínimo siguiera manteniendo el nivel de la última vez.

Empezando con una ya conocida ‘Scenic World’, los estadounidenses se plantaron majestuosos con sus trompetas frente a un público realmente entregado; empezábamos ya a deleitarnos con aquél sonido inconfundible de orquestra con reminiscencias balcánicas. Pronto pudimos gozar de sus temas más memorables como ‘Elephant Gun’, ‘Santa Fe’ o ‘Postcards from Italy’. Éstos se iban intercalando con piezas perfectamente ligadas de su último trabajo, como ‘No No No’ que aunque cosechar menos griterío que en los anteriores temas, no rompieron en ningún momento la armonía musical del concierto.

Aunque quizás no fue un concierto sorprendente ni revelador, Beirut mostró un gran aplomo en el escenario y una dedicación absoluta a cuidar cada una de sus piezas con delicadeza y a ejecutarlas con maestría. Los componentes de la banda se mostraron un poco más comunicadores con su público que la última vez, que ya es decir, pero siguieron mostrando algo de timidez que no les hizo llegar del todo hasta su audiencia a mi parecer.

A pesar de ello, hay que decir que de nuevo quedamos embelesados con la conjunción perfecta de sus melodías, con los hábiles cambios de instrumento de Zach y con la facilidad con la que Beirut resolvió una vez más la complejidad de acordes y melodías en un directo. Sigue siendo una banda que hace sus deberes a tiempo y bien hechos, siempre correctos y dando los mejores resultados posibles, de ahí que puedan seguir definiendo este estilo propio. De nuevo, un placer. (Júlia)

RADIOHEAD (Escenario Heineken, 22:15h)

A primera hora de la tarde ya podían verse en Instagram vídeos de los primeros fans de Radiohead que pretendían hacer horas de cola para estar en primera fila y poder ver así a Thom Yorke y compañía de cerca. No os engañaré, yo me encontraba entre ellos… Por eso, a pesar de lo que muchos han dicho, yo no tuve problemas en escuchar a los británicos a un volumen más que aceptable, pero se ve que los de más atrás tuvieron quejas sobre esto.

Aparecieron encima del escenario y el público (casi todos los asistentes de ese día del festival) enloqueció. Sonaron las primeras notas de ‘Burn the Witch’ tema que abre su último trabajo A Moon Shaped Pool y después de ésta, cuatro canciones más del mismo seguidas, entre ellas la deliciosa ‘Daydreaming’ o ‘Ful Stop’ con Yorke animando la fiesta con un pequeño teclado en mano. De repente Greenwood aparece con una radio y empezamos a escuchar una emisora española donde logré entender la frase «tal y pascual», esto solo podía significar una cosa; ‘National Anthem’. Después de este gran momento, nos sorprenden con ‘Talk Show Host’ y la bailable ‘Lotus Flower’  donde Yorke empezó a quemar suela y a regalarnos esos espasmódicos movimientos que tanto le caracterizan. Desenfundar ‘No Surprises’ y ‘Pyramid Song’ de tirón fue todo un acierto, consiguieron captar la atención de todos los asistentes que estábamos viendo que nos encontrábamos frente a uno de los mejores setlists de la banda. Otro gran momentos llegó con ‘Karma Police’, donde el público alargó la canción a capela cantando todos juntos «For a minute there, I lost myself» conmoviendo a los que se encontraban encima del escenario .

Los días previos al concierto varios discutimos sobre qué canciones nos gustaría escuchar en directo, y aunque discrepábamos en muchas, todos coincidimos con ‘Werid Fishes/ Arpeggi’. Y nuestro deseo se cumplió. ‘Everything In Its Right Place’ se volvió más oscura y potente y ‘Idioteque’ llegó sin dejarnos descansar. Yorke y compañía no se comunicaron demasiado con el público, alguna broma de vez en cuando, y algunos gestos animando a sus fans, pero su energía y actitud encima del escenario era perfecta. Antes del bis se despidieron con ‘Street Spirit (Fade Out)’, pero poco después de su desaparición volvieron y nos regalaron cinco temas más, entre ellas la infalible y esperada ‘Paranoid Android’ y la preciosa ‘Nude’, todo un acierto del bueno de In Rainbows. Para finalizar nos esperaba otra de las grandes canciones de la banda británica ‘There There’, vale ahora sí, ya no se le podía pedir nada más a este setlist que satisfizo a la mayoría de sus fans, ¿o sí podíamos esperar algo más? Yorke y compañía, contentos por la actitud del público decidieron salir una última vez al escenario para agradecernos nuestro apoyo dándonos la oportunidad de escuchar un tema más. Al principio dudamos de si acabarían haciéndolo puesto que la mesa de monitores ya estaba apagada pero sí lo hicieron, y encima con ‘Creep’, que si bien muchos dirán que no es la mejor de Radiohead, muchos otros solo estaban allí esperando escuchar esta canción, tuvieron que esperar dos horas, pero al final se les recompensó.

El concierto de Radiohead fue majestuoso en cuanto a interpretación y ejecución, les faltó algo de interacción con el público lo que provocó que algunos lo tacharan de frío, pero para mi gusto, pese a las pocas palabras, hubo una conexión brutal con los asistentes, prueba de ello es el comentado regalo de ‘Creep’ tema que difícilmente tocan y que no estaba previsto. (Elisabeth)

Radiohead 03 Heineken_EricPamies

THE LAST SHADOW PUPPETS (Escenario H&M, 00:25h)

El dúo inglés salió al escenario arropado por un cuarteto de cuerda para lustrar las composiciones de su último trabajo, el solvente Everything you’ve come to expect. Miles, con su aspecto deliberadamente desaliñado, y Alex, repeinado (al menos las dos primeras canciones), ambos elegantes y enfundados en americanas. El primero, ejerciendo el rol de chico educado y disciplinado y el segundo, tomándose el concierto a cachondeo y con una melopea incipiente que no le impidió cantar (milagrosamente) bien. Así transcurrió el show, entre el contraste serio del cuarteto de cuerda en la parte trasera del escenario y la farra que se vivía en el proscenio, con abuso por parte de Turner de sus ademanes de rock star y sus continuos “Primaveraaa” que vociferaba al público, que sacaron de quicio a más de uno.

A pesar de todo, su rock preñado de soul nos deparó grandes momentos como ‘Miracle aligner’, con la que abrieron la noche, la infalible  ‘Standing next to me’, ‘Bad habit’, que sonó como un verdadero hit, y las bonitas ‘Everything you´ve come to expect’ o ‘Dracula teeth’; si a estos aciertos le sumamos la versión de ‘I want you’ de los Beatles, les quedó un concierto bastante redondo. (Rubén)

ANIMAL COLLECTIVE (Escenario Ray-ban, 00:35h)

Un concierto de Animal Collective siempre es una sorpresa, nunca sabes qué esperar de ellos. Que seguramente será bueno nadie lo duda, la pregunta es si será del gusto de todos en cuanto a la elección de sus canciones. Sin embargo el Ray-Ban y todas sus gradas se llenaron para ver al grupo de Baltimore.  El escenario se presentaba de lo más colorido, con mucha luz y dibujos curiosos, acorde al imaginario y estilo de la banda, colocando a David Portner, Noah Lennox y Brian Weitz (recordemos que Josh Dibb no ha colaborado en esta ocasión) en fila en el centro.  En este edición venían a presentarnos su más reciente álbum Painting With y vaya si lo hicieron.  Comenzaron con ‘The Golden Pal’ y siguieron con ‘Natural Selection’ y ‘Lying in the Grass’, facilitando a sus asistentes adentrarse en ese extraño y colorista mundo que ellos mismos han sabido crear. Trasladarse a lugares místicos no es difícil con los de Panda Bear y compañía, y conectar con su directo al principio fue fácil, aunque a medida que pasó el tiempo, se empezaban a echar de menos temas como ‘Brother Sport’ o ‘Summertime Clothes’, que no aparecieron nunca. Tan solo abandonaron Painting With en un par de ocasiones, con ‘Daily Routine’ y ‘Lock Raven’. La fiesta estaba asegurada con ‘Floridada’ como traca final, y fue entonces cuando lo dimos todo. (Elisabeth)

 

BEACH HOUSE (Escenario Heineken, 2:00h)

¿Cómo puede ser que no me canse de ver a Beach House? Este era el tercer concierto del dúo de Baltimore en menos de un año al que voy, y sin embargo, a pesar de que sabía a lo que iba, decidí repetir. Salieron unos veinte minutos más tarde de lo previsto, y teniendo en cuenta que debían empezar a las 2h de la madrugada, para muchos ese rato se hizo largo. Finalmente Victoria Legrand y Alex Scally aparecieron encima del oscuro escenario que permaneció con una luz muy tenue casi toda la velada, dejándonos ver a Legrand vestida con una brillante capa que nos mostraba que como siempre, iban a hacer magia.

Arrancaron con esa magnífica ‘PPP’ de su reciente penúltimo trabajo Depression Cherry y desde entonces ya pudimos ver que se tomarían pocos descansos entre canción y canción para poder adaptarse al estricto horario del Primavera Sound. Victoria dedicó algunas palabras al público, aunque pudimos verla mucho más callada que en otras ocasiones.

La noche estrellada como fondo de escenario encajaba a la perfección con la melodía de sus canciones, aunque no muchos estaban preparados para este concierto a esas horas, que tenían el cuerpo listo para bailar y no para soñar con canciones como ’10 Mile Stereo’, la preciosa ‘Wishes’ o ‘Take Care’. Para representar su último trabajo, Thank Your Lucky Star escogieron a ‘Elegy to the Void’ ya que fue la única del disco que tocaron. Los que sí supimos disfrutar de su sonido a pesar de las altas horas, fuimos capaces de ver otra vez porqué Beach House están donde están. Su manera de transmitir en directo es magnífica. El tiempo pasó muy rápido, demasiado, y en menos de una hora el dúo ya estaba despidiéndose. Decidieron hacerlo con ‘Sparks’, que a pesar de ser una muy buena canción, te deja con cierto gusto agridulce si te despides de Beach House con ésta, dio la sensación de ser más bien un hasta luego. (Elisabeth)

Beach House 01 Heineken_EricPamies

THE AVALANCHES (Escenario Ray-Ban, 02:50h)

Cerca de las tres de la mañana cientos de personas acudían en peregrinación al escenario de Ray-Ban para ver el regreso de los Avalanches tras dieciséis años sin publicar material nuevo. Lo primero que nos llamó la atención fue ver solo a Robbie Chater y Tony Di Blasi  en el escenario  (¿dónde estaba el resto del combo?) y que el aspecto visual, tan cuidado en sus vídeos- hasta incluso en el teaser de hace una semana- se había reducido a una imagen proyectada de una bandera americana, posible cubierta de su próximo largo. Sin mediar palabra, las dos sombras tras los platos se pusieron a dar formar a un mash-up donde tuvieron cabida Nina Simone filtrada por Felix Da Housecat, salsa, incunables del góspel y el funk, Stevie Wonder e incluso sonó el ‘Let´s Dance’ de  David Bowie; todo tan perfectamente engarzado que hizo que el público, a estas horas de la madrugada, bailara todo lo que se le echara encima.

El problema es que nosotros esperábamos más. Ellos plantearon su regreso como una sesión y nosotros en nuestros sueños húmedos imaginábamos  al grupo australiano sobre el escenario recreando los temas de Since i left you, del que apenas incluyeron ‘Frontier psychiatrist’, que fue recibido como maná por la congregación. Por otra parte, había curiosidad por ver cómo sonaría su nuevo material, que se redujo a incluir unos segundos de ‘Frankie Sinatra’ y ‘Subway’, en el tramo final de la sesión,  ambos  diluidos entre la sucesión de temas que iban hilvanando y pasaron sin pena ni gloria.

Solvente sesión pero pésimo concierto. Ceño fruncido (por el momento). (Rubén)

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *