Crónica

Primavera Sound 2015

Jueves 28

27/05/2015 - 30/05/2015

Por -

Ahora sí. Como cada año, este jueves 28 de mayo corríamos para poder pillar una de esas entradas como siempre tan buscadas, y conseguir ser uno de esos privilegiados en poder entrar a los conciertos del Auditori en del recinto del Fòrum. En esta ocasión, sería Panda Bear el encargado de dar el pistoletazo de salida oficial al inicio del Primavera Sound, y nosotros, los afortunados en empezar el festival sentados. No sabíamos lo que nos esperaba.

 

Panda Bear

Para empezar con energía la tarde, qué mejor que una intensa sesión de Panda Bear o lo que es lo mismo, de “uno de esos chicos de Animal Collective”. Hasta entonces, no habíamos tenido la oportunidad de ver a Panda Bear en directo pero sí a su grupo en dos ediciones anteriores del Primavera Sound, así que ya íbamos algo prevenidos. Y ahí en medio del escenario con una gran pantalla detrás aparecía Noah Lennox para situarse delante de su set y empezar con una suave “You Can Count On Me”. El mal ya estaba hecho. Sonido envolvente aliñado con unas imágenes pseudo psicodélicas, hipnóticas y coloristas ,y como guinda del pastel, unos focos deslumbrantes con el fin de no dejar que nadie se echara la siesta. Panda Bear siguió con temas como un esperado “Boys Latin”, “Crosswords” y una bonita “Tropic of Cancer”.

Un show realmente envolvente, quizás demasiado a veces, hasta el punto de llegar al mareo. No sé muy bien si eran los focos parpadeantes y epilépticos o las imágenes que rozaban lo desagradable, en todo caso un concierto al más puro estilo Animal Collective con el toque personal de Noah Lennox. (Júlia)

 

Sun Kil Moon

Después de auto confirmarse para el Primavera Sound antes de que saliera el cartel completo, servidor tenía ganas de ver como sonaba Mark y su banda en el auditorio. Todos conocemos el irreverente comportamiento que suele tener Kozelek en el escenario, pero esta vez el de Ohio se comportó y no solo no dijo ‘any crazy shit’, sino que sus canciones sonaron de maravilla en el escenario Rockdelux. Tras iniciar el bolo con la estupenda ‘Mariette’, del disco conjunto de Mark Kozelek y Desserthore, la noche se centró en Benji, su excelente trabajo del año pasado, y Universal Themes, trabajo que acaba de sacar al mercado. Del primero, los temas fueron la tierna historia de ‘Micheline’ con la cual consiguió enternecernos a todos, ‘Richard Ramirez Died Today of Natural Causes’ y ‘I Watched the Film the Song Remains the Same’, mientras que del nuevo álbum fueron la excelente ‘The Possum’ y ’Ali/Spinks 2’. Entre canción y canción, como es habitual, Mark nos amenizó explicándonos anécdotas de su vida: lo pequeños que son los apartamentos en Francia, que nunca ha firmado un Vinilo a una chica o de lo emocionado que estaba al ver que no vitoreamos cuando dijo que iba a tocar una canción del nuevo álbum. Para finalizar el concierto, Mark nos dejaba escoger entre dos canciones: ‘Dogs’ de Benji, o ‘This Is My First Day And I’m Indian And I Work At A Gas Station’ de su nuevo trabajo, todo para que acabara tocando la que él quería ya que no le apetecía tocar ‘Dogs’. Así que terminamos escuchando la divertida nueva canción, en la que acabó alargando el final contando lo que le había ocurrido ese día (entre otras cosas, que había conocido al tour Manager de Run The Jewells). Todo un gozo haber asistido al concierto a pesar de su corta duración. (Michel)

 

Acollective

H&M Pro, o mejor dicho aquél escenario escondido al lado del mar que pasas de largo cuando te diriges a los grandes escenarios como el Primavera. Ese escenario en el que cada año te acabas quedando y descubriendo algún que otro grupo interesante. Eso sucedió con Acollective, banda formada en Tel Aviv en el año 2008 y que llegaba con su segundo álbum bajo el brazo, Pangaea. Pura energía es lo que resume este concierto, ganas de vibrar, de hacer sentir la música al público y de hacer caer el escenario. Temas como “Whisky Eyes”, “OTM” o “Breakapart” sonaron con intensidad e hicieron saltar al público en su totalidad. Una combinación perfecta de fuerza, instrumentos varios y algún que otro sonido parecido a la danza israelí.

Un grupo que demostró ser realmente ambicioso y disfrutar encima del escenario, un grupo de aquellos que nos apuntamos para los días en los que sólo tengas ganas de saltar, moverte y no pensar. (Júlia)

Giant Sand 02 Xarlene

Giant Stand

Tras engrasar el lápiz con el correcto concierto de Wry en el Ray-Ban Unplugged nos dispusimos a deshojar el mapa de ruta de hoy que comenzaba con una primera parada en Tucson, Arizona, de la mano de sus embajadores: Giant sand. Howe Gelb , acompañado de un nutrido grupo de secuaces, salió a presentar el reciente “Heartbreak pass” que conmemora el treinta aniversario de la banda y soplaron las velas a ritmo de folk, rock y americana, virando hacia texturas más eléctricas en el último tramo del concierto, perfecto aperitivo para todo lo que vendría después. Tras los últimos acordes de “Tumble and tear” tocaba cambiar de escenario y acercarse al popularmente conocido “recinto Mordor” , conformado por los escenarios Heineken y Primavera. (Rubén)

 

The Replacement 02 Eric Pamies

The Replacements

Precisamente en este último The Replacements despacharon un señor concierto que da plena validez al concepto de comeback. Alejado del discurso laxo y distante de Television. Paul Westenberg y lo que queda de la banda original –el bajista Tommy Stinson- se enfundaron el traje de faena- ese con perneras punk- rock pero con dobladillo pop-y nos obsequiaron temas de la talla de “I will dare”, “Alex Chilton”, “Can´t hardly wait”o “Color me Impressed”. Por si no fuera suficiente con el ramillete de hits que tocaron se atrevieron con varias versiones, como el “I want you back” de The Jacksons 5 o “My boy Lollypop” de The Cadillacs, todo ello condensado en apenas una hora de concierto que, tras veintiocho años esperándoles, supo a gloria. (Rubén)

 

Antony & the Johnsons_01 Eric Pamies

Antony And The Johnsons

Sobre las diez y veinte de la noche un espectro se contoneaba por el escenario Heineken al compás de un zumbido, detrás, la imponente orquesta sinfónica de Barcelona, cerca de un treintena de músicos que pondrían su magisterio al servicio de las composiciones del poeta/cantante/performer Antony Hegarty. La propuesta era a priori harto complicada: interpretar un set de canciones frágiles, delicadas, entre un público más preocupado por mantener erguida una caña (de las del campo, de la otras, también) que por contagiarse de la atmósfera que iba a proponer el británico. Ataviado con un intento de bata de cola y a medio camino entre una folklórica y el líder de una secta, Antony abrió la boca y el público calló para dejarse sobrecoger con temas de la enjundia de “Cripple and the Starfish”o “Swanlights”, arropados por el delicado murmullo de cuerda de la OBC, que , lejos de buscar el protagonismo solo mecía las tonadas del divo. Entre tanto intelectualismo, Antony hizo alguna concesión popular como una versión desnuda de su conocido tema “Blind” que hizo años ha con Hercules and Love affair o su éxito “Hope there´s someone“, que interpretó justo antes de cerrar la noche con “You´re my sister”. Quizás su mayor logro fue vallar el impresionante armatoste de cable y tarima que conformaba el escenario y convertirlo en un acogedor e íntimo auditorio sin que nosotros nos diéramos cuenta. Excepcional. (Rubén)

 

Black Keys 04 Eric Pamies

The Black Keys

Otro de los platos fuertes del día eran The Black Keys. En principio lo tenían todo para salir vencedores de la jornada: era su primera visita al festival barcelonés –que por poco no se trunca por un accidente del batería – y había ganas de escuchar su blues-rock actualizado pero las expectativas no se correspondieron con la realidad. En parte fue culpa de los dos: de ellos mismo y del público. Dan Auerbach y Patrick Carney ofrecieron un concierto correcto, de manual, pero poco engrasado y apenas conectando con el público; a nosotros, por nuestra parte, se nos hizo un poco indigesto morder todo el relleno del concierto, a la espera de degustar “Gold on the ceiling” (diría que este fue el tema que despertó a las gradas), “Fever” , “Tighten up” o la mega conocida“Lonely boy”, de hecho, viejos zorros dejaron ésta para al final para asegurarse que nadie se fuera. En definitiva fue un concierto agridulce, con la sensación de haber sido una oportunidad desaprovechada aunque quizás fue nuestro problema que le pedíamos demasiado a un cancionero fofo y falto de hits. (Rubén)

 

James Blake

El británico repetía de nuevo en el Primavera Sound a presentarnos más o menos lo mismo que hacía un par de años, lo que provocó que muchos no tuvieran gran curiosidad por ver la puesta en escena de James Blake. Sin embargo nosotros no nos perdemos nunca la ocasión de escucharlo encima del escenario. Apareció en el Heineken acompañado por dos músicos y vistiendo una camisa con tigres estampados. Dispuesto a desgranar los temas de James Blake y Overgrown, decidió comenzar por dos de sus singles ‘Air & Lack Thereof’ y ‘CMYK’, que nos ayudaron a introducirnos en su atmósfera. Blake destila electrónica elegante por los cuatro costados, él con su teclado, con su voz en loop donde se graba y regraba para darnos coros, bases rítmicas y efectos que convierten su música en piezas que cada vez se abren más.

Si ese era el lugar y el momento para que el joven artista ofreciera temas como ‘Overgrown’, ‘Retrograde’ o ‘I NeverLearnt to Share’ es otra cosa. Mucha energía por parte del público en los temas más bailables y mucho conversador pesado en los momentos más íntimos. Presentó también un par de temas nuevos que tenían muy buena pinta, así que no descartamos verle por alguna sala pronto. (Elisabeth)

 

Andrew Weatherall y Richie Hawtin

Tras esta generosa ración de guitarras y amplis, la recta final del jueves dio cobijo a los sonidos electrónicos de dos pesos pesados: Andrew Weatherall y Richie Hawtin. El primero, ubicado en el escenario Ray-Ban, aliñó una sesión de electro, house y world music armado con dos dj´s que fue de menos a más, calentando al público para el broche de oro de la noche: el flequillo de Hawtin.El diyéi inglés ofreció una sesión de techno seco y poco amable, perfecto para los rezagados del jueves que habían subrayado la actuación del ex-Plastikman con fosforito en sus programas pero quizás un poco dura para los curiosos y neófitos que se acercaron a ver quien congregaba al resto de los asistentes a esas horas. (Rubén)

Júlia
Júlia

Licenciada en Humanidades y especializada en marketing digital. Apasionada de la música, de aquella que se comparte, en vivo y en directo y de la música en solitario, para la evasión y el disfrute personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *