Crónica

Low Festival 2015

Domingo

26/07/2015

Por -

El último día del festival llegaba de nuevo con mucho calor pero con algún nubarrón sobre el cielo. Una asistencia de público un poco por debajo de los días anteriores que se traducía en tiempos de espera aún más reducidos. La última jornada seguramente estuvo marcada por el acierto de la programación del escenario Wiko, en él que pudimos disfrutar de los grandes conciertos que ofrecieron los Tijuana Panthers y los Cosmonauts.

A primera hora en el recinto, existía una especie de calma que únicamente se veía rota por La Moto de Fernan. Punk acelerado y chocante que animaba a unos pocos valientes que se habían congregado dispuestos a tal sobrexcitación a primeras horas. Mucho más tranquilos y con vocación a ser el próximo grupo que mueva masas en el “indie nacional” se mostraron Mi Capitán. La fórmula, la misma que hemos visto hasta la saciedad de mezclar letras abstractas pero con un aparente significado muy profundo e instrumentación ligera. Poco más que añadir.

Con mucha más personalidad y trascendiendo en lo sentimental, Nacho Vegas y su banda ofrecieron un concierto desgarrador. Grata sorpresa fue la inclusión en su setlist de canciones como la inicial ‘Me he Perdido’, ‘Gang Bang’, ‘Dry Martini S.A.’ o la autodestructiva ‘Perdimos el Control’, alcanzando un clímax total mientras unas repentinas ráfagas de viento movían los cabellos del asturiano bajo un cielo ciertamente encapotado. Los experimentados músicos que lleva Nacho consigo, volvieron a demostrar lo engrasado de su propuesta, destacando Joseba Irazoki en guitarra y banjo. Cerró su concierto con la siempre fatalista y descorazonadora ‘La Gran Broma Final’, haciéndonos ver que la vida no es un camino de rosas ni mucho menos.

WP_20150726_009

La siguiente actuación que presenciamos fue la de la banda catalana Mourn. Teníamos curiosidad por comprender todo el hype creado alrededor de la joven formación y lo cierto es que nos encontramos a un grupo con mucha energía sobre el escenario, pero al que le falta mucho para alcanzar a bandas que se mueven en su entorno. Sonaron muy crudos y con unas canciones de estructuras muy simples, algo que no es un defecto ni mucho menos. Sin embargo, para alcanzar cuotas mayores hace falta algo más que actitud.

La siguiente parada obligatoria, volvió a tener lugar en el escenario Wiko, presentándose los Tijuana Panthers dispuestos a dinamitarlo todo con su garage pegadizo. Algo así ocurrió, ya que desde las primeras notas de ‘Creature’, una extraña fuerza se apoderó de nosotros y no nos dejó hasta que no acabó el concierto. La combinación de sus tres miembros funciona a la perfección, encargándose cada uno de un apartado muy concreto que en conjunto resulta una bomba arrojadiza de ritmos frenéticos y ese fervor del rock con sabor añejo. Temas breves que no superaban los 3 minutos de duración y que son impulsos vitales para hacer cosas que siempre has querido. No se dejaron nada en el bolsillo, atacando con fuerza en ese riff tan perfecto de ‘Cherry Street’ o el romanticismo de ‘Redheaded Girl’. Ofrecieron un frenético cierre con ‘This Town’, haciéndonos sentir que habíamos visto uno de los grandes conciertos del festival.

WP_20150726_010

Tras el subidón provocado por los Tijuana Panthers, Foals no cubrieron nuestras expectativas. Si los cabezas de cartel de los días anteriores habían optado por la intensidad y la energía, en esta ocasión nuestros protagonistas preferían dosificar estas armas para mostrar los matices de sus temas en su máximo esplendor. Esto es un arma de doble filo ya que por un lado el público poco habitual acabará cayendo en el hastío y el seguidor fiel estará en una nube. Un concierto plano, marcado por un sonido muy limpio y canciones densas como ‘Olympic Airways’. El lado positivo del concierto sin lugar a dudas llegó marcado por lo desorbitado de su vocalista Yannis, paseándose por las primeras filas. Esperemos que su nuevo trabajo pueda introducir toda la garra que precisan sus directos para que puedan ser más accesibles a todo el mundo.

LOW2015__DOMINGO_FOALS_09_JAVIERROSA

Jugando en otra liga superior al resto de grupos que convierten eso del shoegaze en ruido voraz, The Raveonettes ofrecieron otro de los grandes conciertos de la noche. Sune Rose Wagner y Sharin Foo han decidido simplificar elementos y grabar todos los arreglos de su último trabajo en unos samplers para que ejecutados a la perfección les den a las canciones ese plus que tienen en el disco. A partir de ahí de lo único que se tuvieron que preocupar fue de afilar bien sus guitarras y mostrarnos su salvador ruido. Envueltos la mayor parte del directo en humo blanco, sacaron nuestro lado más evasivo en las sangrantes ‘Killer in the Streets’ o ‘Sisters’, ambas pertenecientes a su último trabajo. Tampoco faltaron grandes éxitos como ‘Love in a Trashcan’ o la apocalíptica ‘Attack of the Ghost Riders’. El tramo final del concierto nos dejó grandes imágenes como la de Sune en el suelo interpretando ‘Recharge & Revolt’ desprendido de su guitarra o el dúo de voces en la tristemente brillante ‘When Night Is Almost Done’. El final del festival estaba cerca y este tema parecía que era el indicador.

RAVEONETES_06_JAVIERROSA

A pesar de ello teníamos que gastar nuestras últimas balas y lo hicimos con los Cosmonauts. Los californianos salieron a hacer lo que mejor saben, creando implacables muros de sonido mezclados con una psicodelia cruda y persistentes distorsiones. Ese poder hipnótico que contienen canciones como ‘What Me Worry’, en directo se combina con un auténtico frenesí sonoro, provocando que las proyecciones psicodélicas que faltaban en el escenario, se metiesen en nuestra cabeza. Un concierto que fue subiendo poco a poco de intensidad para absorber nuestras últimas energías. Todo festival se merece que un grupo como Cosmonauts pueda dejar sus impactantes sonidos en el subconsciente del personal.

WP_20150727_007

Texto: Garazi Espinosa y Noé Rodríguez
Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *