Crónica

Sigur Rós

Sant Jordi Club

16/02/2013

Por -

A las 17h del sábado 16 de febrero nos dirigimos hacia el Sant Jordi Club para hacer cola para ver el más que esperado concierto de Sigur Rós. Hacía frío… pero la espera y el tembleque en el cuerpo valieron la pena. Hacia las 19:40h abrieron las puertas y a pesar de que en un principio fallaron nuestras entradas y no podían detectar nuestro código de barras, finalmente pudimos entrar y posicionarnos en primera fila. Se suponía que a las 20:15h tocaba el artista invitado, que por aquellos entonces no teníamos ni idea de quién sería. Un poco más tarde de lo previsto, y en un escenario con una tela delante (preparación para el festival audiovisual de los de Jónsi) apareció una sombra que empezó a tocar sin previo aviso. No sabíamos quien era pero por el sonido deducimos que se trataba de algún componente de Fuck Buttons. Se trataba de Blanck Mass (Benjamin John Power) que dio un espectáculo frío y que, en mi opinión, no pegaba demasiado con Sigur Rós…una extraña combinación en este caso un tanto desacertada. A pesar de que quizás no era ni el sitio ni el momento, su música no está mal, aquí la podéis escuchar.

Una vez el  telonero salió del escenario, la sala, que al principio parecía el polo norte, ya estaba más cálida, y la gente esperábamos impacientes a la gran banda islandesa. Pasados unos minutos de las 21:30h, los componentes de Sigur Rós, así como un gran número de músicos que les acompañaban empezaron a entrar. Se hizo el silencio (cosa impensable en otros conciertos donde está de moda hablar y bailar de espaldas al grupo…véase el Primavera Club 2013 celebrado en el mismo Sant Jordi Club).

Empezaron con un nuevo tema del que será su nuevo álbum que llevará por nombre Industrial, la canción escogida para la apertura del concieeto fue Yfirbor∂. No tengo palabras para describir ese primer instante cuando la música empezó y menos para explicar el momento exacto en que escuché por primera vez a Jónsi cantar. Comenzaron tras esa pantallita donde podíamos ver escondidos al trío (como ya se confirmó finalmente Kjartan Sweinsson no apareció por el escenario) en la cual se proyectaban imágenes oscuras que hicieron del inicio del concierto algo íntimo y lúgubre a la vez, envolviéndote en su música. Nos llamó la atención que hubiera bastantes sonidos pregrabados, quizás sea por la repentina desaparición de Sweinsson, pero eso no hizo que el concierto valiera menos la pena, simplemente nos chocó…sobretodo porqué como he comentado antes, el número de músicos que les acompañaban era enorme.

Siguieron con Untitled #1 (a.k.a Vaka), grandiosa como es, tras colores rojos proyectados en la pantalla, sonó maravillosa igual que la siguiente Ny Batterí, de su segundo álbum Ágætis byrjun, del cual pudimos disfrutar de otros temas como Olsen Olsen o la hipnótica Svefn – G – Englar. A partir de la cuarta, Sigur Rós se destapó ante todos y dejó caer la tela que les separaba del público, que lo miraba emocionado…por fin pudimos verles bien, y ver que el espectáculo de luces y pantallas iba mucho más lejos que aquella tela translúcida del principio. Con un escenario decorado con unas lamparitas, que recordaban mucho a las que pudimos ver en el concierto de Bon Iver, los islandeses prosiguieron tocando nuevos temas como Hrafntinna y Kveikur, con la cual acabaron la primera parte del concierto. Hubo cabida para grandes hits  como Hoppípolla, Glósoli, Me∂ Bló∂nasirSaeglópur de su cuarto álbum Takk… Debo reconocer que me emocioné, y mucho, cuando interpretaron Glósoli… fue un momento tan esperado y tan mágico… empecé a grabarla para poder recordar siempre este momento, pero al final decidí dejar de hacerlo y disfrutar al máximo de lo que estaba viviendo. En pocas ocasiones el público entonó palmadas al ritmo de la música, pero en este caso, el inicio de Glósoli lo pedía.

Fue un setlist de lo más variado e inesperado, apenas sonó una de las canciones de Með Suð Í Eyrum Við Spilum Endalaust, Fljótavík y lo mismo pasó con su último disco Valtari, del cual solo tocaron la imprescindible Varú∂, sin embargo incluyeron algo que para mi fue toda una sorpresa, la preciosísima E-bow de () que estremeció a todos los asistentes. De este tercer álbum, además, tuvimos la suerte de escuchar Popplagi∂, con la que pusieron punto y final a un concierto de unas dos horas. Fue un concierto exquisito, mágico, hipnótico y sin duda alguna, uno de esos que esperas que no termine nunca, y que cuando ha terminado solo te queda preguntarte, podré volver a verles pronto? Quizás faltaron algunos de sus temas más conocidos o esperados por el público, pero yo estoy más que satisfecha. Os dejaré con un vídeo de la penúltima canción que interpretaron, Svefn – G – Englar, fue la primera canción del bis, y por lo tanto la penúltima del concierto. Creo que este fue uno de los momentos más mágicos, la pasión de Jónsi, su voz, la calidez de los instrumentos, el público maravillado… todo creó un clima que pocas veces he visto en un concierto… lo dicho, espero que vuelvan…y que vuelvan pronto!

Por cierto, aquí podéis ver el setlist enterito y por orden:

1. Yfirbor∂
2. Vaka
3. Ny Batterí
4. Hrafntinna
5. Saeglópur
6. Olsen Olsen
7. Fljótavík
8. E-bow
9. Varú∂
10. Hoppípolla
11. Me∂ Bló∂nasir
12. Glósoli
13. Kveikur
      -
14.  Svefn-g-englar
15. Popplagi∂
Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *