Crónica

Tónal 2015

02/10/2015 - 03/10/2015

Por -

La nueva edición del Tónal consiguió una vez más apasionar al público asistente a base de variedad y lógica en una programación que vio aumentada su duración en un día más respecto al año anterior. El Colectivo Laika apostó por mezclar con mucha cabeza géneros muy diferentes como el noise rock o rap para lograr una conjunción artística de enorme atractivo. La Sala Blanca del LAVA acogió los dos días de actuaciones presentando una renovada imagen en la que la ubicación del escenario ha cambiado de lugar. Un hecho, que sin lugar a dudas, influyó en lograr una mejor calidad del sonido desde todos los puntos de la nave.

Nuestro Tónal empezó un día antes de la cuenta con una actuación sorpresa de los norteamericanos Crocodiles. Los asistentes al café Nuberu observaron como los de San Diego también son capaces de llevar temas como ‘Kool TV’ a un formato acústico en el que no desentonaron. Viajar un día antes siempre tiene su recompensa, tanto para el grupo en forma de venta de merchandising (increíble observar que se trajesen copias en cd y vinilo de sus cuatro trabajos) como para el público que vio a una de las mejores bandas de noise rock del panorama muy de cerca.

Ya dentro del propio festival, la jornada del viernes arrancó con unos Biznaga infalibles. Lo suyo son las letras con mucha mordiente y divagar por el rock nacional de los 80 en su vertiente más punk. Todo ello, muy contextualizado y con unas melodías con clara vocación a conseguir los pogos en sus conciertos. En el Tónal mezclaron a la perfección canciones de su primera demo como ‘Ocio’ o ‘La Conocí Muerta’ junto a temas tan críticos como ‘Las Brigadas Enfadadas’ o suicidas en el caso de ‘Cul-de-Sac’. También dejaron caer dos nuevos temas de su próximo trabajo del que tendremos noticias dentro de muy poco.

WP_20151002_002

Perro por su parte desataron una auténtica fiesta, gozando de un horario mejor para su actuación que el de Biznaga. Los murcianos son una rara avis dentro del panorama nacional, no sabiendo muy bien a qué atenerse a lo largo de su actuación. Ataques punk, electrónica destartalada y sobre todo el carisma necesario para conquistar tanto a las fans del shoegaze más aguerrido como la colonia juvenil festivalera. Simpáticos y enérgicos, lograron el propósito de garantizar la diversión y prepararse mentalmente para el duelo futbolístico versus la organización del festival a la mañana siguiente.

WP_20151002_004

De un modo similar, Crocodiles levantaron pasiones y provocaron cierto desfase en las primeras filas. Cierto es que su último trabajo no acaba de convencer por falta de ruido, pero en directo el panorama cambia totalmente. Encima de las tablas, el cuarteto hace despegar todas las canciones de su discografía por igual. Desde la inicial y apabullante ‘Mirrors’ hasta un ‘Crybaby Demon’ que movía las caderas y provocaba saltos por igual. El momento ‘I Wanna Kill’ representó esa extraña euforia que parece vivirse últimamente en la capital del Pisuerga.

WP_20151003_004

La jornada del sábado tuvo dos claros protagonistas locales presentando sus nuevos trabajos. Por un lado Frieda’s Still in Love convocaron a una gran cantidad de público y ocasionaron la ovación más duradera de todo el festival. Su nuevo disco Diez Inviernos centró su actuación, logrando que los matices de su música sonasen muy impactantes y sensoriales. Cerrando el festival y provocando un gran incremento del número de asistentes en su concierto, Erik Urano y Zar1 presentaron Cosmonáutica de la forma más puntera posible. Menciones al ex –alcalde y unas letras que conectan muy bien no solo con el panorama vallisoletano, sino con una parte de una generación de jóvenes que parece saber bastante bien lo que quiere.

WP_20151004_002

Entre medias de estos dos conciertos destacó sobremanera Pablo Und Destruktion en su regreso a Valladolid. El asturiano cambió el formato de su Tribu del Trueno, presentándose en esta ocasión en formato cuarteto, con violinista incluida. Un sonido perfecto propició que canciones como ‘Los Días nos Tragarán’ o ‘Leona’ tomasen alas, calando de una forma rutilante y emocionalmente muy potente en el público. El asturiano también nos ofreció la imagen del festival en el momento en el que bajo de las tablas para interpretar ‘Busero Español’ entre el público, con un movimiento desenfrenado de un lado a otro de la sala. Ojalá que Laika lo puedan traer de nuevo pronto a la ciudad.

12112484_996519543734272_3709368668021533281_n

Poniendo la nota electrónica al festival, Sculpture ofrecieron algo muy diferente. Sonidos que parten de ese ambiente narcótico del Merriweather Post Pavilion de Animal Collective para adentrarse en un mundo caleidoscópico de saturación de texturas. Transparencias proyectadas tanto en color como en blanco y negro para ir soltando beats que se entremezclaron con todo tipo de sonidos sintéticos. Una propuesta muy vanguardista que sin embargo vació la sala poco a poco.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *