Crónica

Woods

Apolo

06/04/2017

Por -

Woods son una de esas bandas que no importa cuántas veces hayas visto en directo. Siempre vas a sentir muy de cerca la extrema delicadez con la que describen todo aquello que no te deja dormir, todas aquellas cosas que completan tus momentos reflexivos que tienden a romperse en la dirección menos dramática posible. En esta ocasión acompañados de nuevo por John Andrews en los teclados, la banda originaria de Brooklyn realizó un certero repaso a su década en activo, dejando completamente de lado Love is Love, su próximo mini LP que verá la luz en cuestión de semanas. De este modo, sin ningún tipo de presión por presentar temas nuevos, el concierto fluyó de forma ligera a través del gran juego de guitarras mostrado por Jeremy Earl y Jarvis Taveniere, el primero encargado de dotar a los temas de un ambiente distendido, mientras que el segundo daba rienda suelta a la parte más electrizante del repertorio.

El directo comenzó con un volumen más bajo de lo normal, algo que no se solventó hasta la tercera canción. Sin embargo, esto no fue un gran inconveniente, ya que la calidez acústica de los primeros temas no precisó de grandes decibelios en las primeras filas. ‘Leaves Like Glass’ fue la encargada de abrir el repertorio, pudiendo diferenciar a la perfección todos los elementos. Descubriéndose perezosa y dejando al azar todas esas casualidades que solo puede definir el paso del tiempo, fue un preludio perfecto para ‘Politics of Free’, el tema bandera de su último LP. La mencionada desconexión del mundo moderno que describen en el tema sonó en directo aún más entusiasta, incluyendo una percusión ejecutada por John Andrews a través de una botella de cerveza. Más temas de City Sun Eater in the River of Light llegaron del tirón con ‘Hollow Home’, ‘Sun City Creeps’ y ‘The Take’, esta última desatando por primera vez en todo el directo la densidad de matiz tormentoso con la que el grupo sabe a la perfección revolucionar sus directos.

Atravesado este primer tramo del directo, Jeremy Earl se enfundó su acústica para ofrecernos una selección de los mejores temas de la discografía del grupo, arrancando con ‘Shepherd’, para adentrarse de forma risueña y decidida tres de las canciones más agridulces de su carrera. La primera de ellas llegó con los misterios ocultos de ‘New Light’, donde el falsete de Jeremy vivió un nuevo pico de intensidad en «Your only hope for tomorrow is start anew». Tampoco podía faltar esa maravillosa ‘Cali in a Cup’ contenida en Bend Beyond, encontrando la felicidad en la escapatoria más inverosímil. Momentos álgidos del concierto donde el grupo desplegaba todo su potencial sin recurrir a lo atronador, sino más bien a un medido juego de virtudes superpuestas. Todo ello desembocó en otra canción emblemática del grupo como es ‘Be All Be Easy’, donde por fin las lágrimas ya podían fluir sintiendo que no todo es tan malo como lo pintan.

El directo se iba adentrando hacia su recta final con la siempre impetuosa y desatada ‘With Light and With Love’. Pasando por todos los estados posibles, el tema fue avanzando entre los punteos a la americana cada vez menos comedidos de Jarvis hasta esa unión casi imposible de melodías de lo más dispersas unidas en un estribillo destinado a levantar el puño en alto. Después de esta catarsis, el concierto se adentró en dos bises que no se hicieron esperar mucho. Aún quedaba espacio para otra de las canciones de la noche como fue ‘Suffering Season’, representando a la perfección el sentimiento de encontrar el camino menos confuso entre las dificultades, algo que Woods nos han enseñado a la perfección a lo largo de todos estos años. Coros apuntando hacia la luz cegadora entre la mitad de dos montañas y esa carga Lo-Fi en la voz de Jeremy tan asociada a la primera etapa del grupo para dejarnos una de las grandes estampas del concierto. Como todo lo bueno tiene un final, ‘Moving to the Left’ marcó el cierre definitivo, extendiéndose hacia un apartado de improvisación realmente agradecido. Otra noche inolvidable con Woods, recordando todo lo importante de nuestras vidas y abriendo la puerta hacia otros momentos excitantes que están por llegar.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *