Crónica

Los Planetas

Apolo

22/05/2015

Por -

Ya había ganas de volver a ver Los Planetas después de 5 años sin pisar Barcelona. En aquella ocasión presentaban Opera Egipcia en el Palau de la música. Era un momento en el que decidieron tocar palos flamencos y dejar más de lado aquella psicodelia pop de las que muchos nos enamoramos. Esta vez tocaba en la Sala Apolo con la excusa de la presentación de su nuevo EP.

Dobles Fatigas tiene un sonido que vuelve a Los Planetas más psicodélicos con guiños a la flamencura. Bien. Sala pequeña, EP con muy buena pinta…Todo hacía presagiar una gran noche. Y así fue: con las entradas agotadísimas, puntuales y con unas tímidas buenas noches de Jota decidieron empezar por ‘Los Poetas’ y ‘Virgen de la Soledad’ de su último disco Opera Egipcia para seguir ya con los temas de su EP y un gran homenaje psicoflamenco al fallecido Manuel Molina “que está en los cielos”, al que nombró más de una vez. Pero la fiesta de verdad todavía estaba por venir: Los treintañeros (rozando los cuarenta más bien…) nos merecíamos por fin un gran concierto de Los Planetas. Y no defraudaron.

Empezaron por la coreada ‘Ya no me Asomo a la Reja’ y ‘Corrientes Circulares en el Tiempo’ para regalarnos luego el temazo de la noche: ‘Toxicosmos’. Muy de agradecer por todos los asistentes el poder escucharla después de tantos años desaparecida. Con Jota ya dejando la guitarra, con cigarro en mano y mirando al público como diciéndonos a todos lo de “ahora empieza lo bueno” comenzó una especie de segunda parte del concierto con ‘Santos que yo te Pinte’, la canción más coreada de la noche. Siguieron con ‘Rey Sombra’, para después regalarnos el nuevo tema ‘Espíritu Olímpico’, que deja de lado la vena flamenca para volver al pop más planetero de discos como Super 8. Ojalá nos encontremos temas así en su próximo disco.

‘Si me Diste la Espalda’, ‘Devuélveme la Pasta’ y ‘Pesadilla en el Parque de Atracciones’ dejaron al público más que satisfecho y casi sin voz antes del primer bis. Y sí, volvieron de la mejor manera posible, con una de mis debilidades: ‘Romance de Juan de Osuna’ (“A mí me duele, cómo me duele. El alma me está doliendo, señores, de tanto llorar”). Para mí una de las mejores canciones que se han atrevido a versionar y de la que Manolo Caracol estaría orgulloso. Recuperaron luego de su gran disco Una Semana en el Motor de un Autobús ‘Segundo Premio’. Canción que todos conocimos con los dos primeros golpes de batería del gran Eric Jiménez, que esa noche estuvo pletórico no sabemos si gracias a su coctel favorito: MDMA con anís el Mono con un toque de hielo y un pizquín de Coca Cola Zero. Y para terminar este primer bis, ‘Un Buen Día’ con el público ansioso por gritar aquello de “Y nos hemos metido cuatro millones de rayas”. Todo muy 90’s. Y si la cosa parecía que no podía acabar mejor, volvieron al escenario con ‘Soy un Pobre Granaino’. Y para finiquitar ‘De Viaje’, que nos trasladó a todos veinte años atrás. La cosa no podía acabar mejor.

Dos horas de concierto que dejaron más que satisfechos a la mayoría de gente que salió de la sala comentando lo grandes que fueron, lo grandes que son y sabiendo que habían visto uno de esos conciertos de Los Planetas donde Jota, quien sabe porque, decide deleitar a sus fans con tanto temazo. Queremos que vuelvan, pero que vuelvan de esta manera.

Crónica realizada por Carlos Villalobos

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *