Crónica

James Blake

Apolo

22/08/2014

Por -

Un año después de su actuación en el Primavera Sound, James Blake volvía a la ciudad condal para ofrecernos un concierto realizado en una sala, y la verdad es que muchos teníamos unas ganas enormes de que esto sucediera tras el chasco que nos llevamos en el festival. No es que Blake hiciera un mal concierto, es que el público no nos dejó disfrutar de él como éste merecía.

Así pues, el viernes 22 de agosto, llegamos empapados a la Sala Apolo tras una tormenta que tiñó de negro el cielo de Barcelona y convirtió sus calles en ríos y cascadas. Sin embargo este contratiempo no nos estropeó la noche, porque Blake usó todas sus armas para hacernos disfrutar de un concierto espectacular. Con el cartel de sold out colgado podíamos ver como la sala se iba llenando lentamente mientras el dj telonero Airhead (Rob McAndrews) amenizaba la espera con una sesión electrónica bastante calmada y pausada.

airhead

Acompañado por Rob McAndrews (guitarra) y Ben Assister (percusión) y con una decoración sencilla que tan sólo contaba con 3 luces situadas detrás de cada músico, Blake venía dispuesto a mostrarnos un claro recorrido por su carrera, mezclando a la perfección su parte más melancólica y sentimental con la electrónica más bailable. Comenzó con dos temas anteriores a su álbum debut ‘Air & Lack Thereof’ y ‘CMYK’, haciendo que ambos crecieran enormemente en directo. Siguiendo de forma cronológica con sus trabajos, a continuación nos deleitó con hits de su primer disco, James Blake con temas como ‘Unluck’, ‘Limit to Your Love’ o ‘I Never Learnt to Share’ que fueron reinterpretadas de manera aún más electrónica contentando a gran parte del público que venía muy (algunos demasiado) dispuesto a bailar. Pero el británico quería hacernos pasar por varios estados de ánimo, y por eso nos avisó de que llegaba el momento “calmado” del concierto, pero que después volvería con su vertiente más fiestera de nuevo. De esta manera se nos metió en el bolsillo con la apacible versión de Joni Mitchell ‘A Case of You’ y ‘Overgrown’. Pero la calma duró poco porque después nos desmelenó con ‘Voyeur’, llevándola al extremo y haciéndola más bailable que nunca. Se convirtió en uno de esos momentos que quieres que dure y que no acabe jamás.

james blake 2

A pesar de que gran parte del público molesto que teníamos alrededor en el Primavera Sound 2013 se había disipado, aún quedaban espectadores que se resistían a callarse y escuchar al joven genio. Estos murmullos llegaron a hacerse algo pesado a lo largo del concierto, con más de un sshhtt por parte de los espectadores que querían saborear la electrónica que nos estaba brindando James.

Además del murmullo, el público también fue partícipe en Retrograde. Al empezar a cantar ésta, James Blake hizo uso de la loop station para registrar la introducción de la canción. Al escuchar la tonadilla que James estaba cantando, el público grito con júbilo al identificar el single. Esto provocó que estos gritos quedaran registrados y que cada cierto tiempo pudiéramos escuchar al público gritando.  A todo esto, el bueno de Blake también tuvo tiempo para firmar un vinilo a una chica de primera fila, son cosas que hacen que uno aprecie aún más al artista que está encima del escenario.

Para terminar con su concierto regresó con ‘The Wilhelm Scream’ y ‘Measurements’ donde pudimos saborear ese lado sensible que tanto nos gusta. En este punto, James Blake nos pidió guardar silencio ya que esta canción la crearía desde cero y la haría crecer a través de la ayuda de los loops. Empezando a capella y sin la ayuda de sus dos acompañantes, acabó el tema, se levantó y mientras aún escuchábamos el loop de su teclado desapareció. Todo el público le aplaudía como nunca.  Antes de terminar, eso sí, se despidió de los asistentes y dejó caer que pronto nos volveríamos a ver gracias a su nuevo trabajo. Esperamos que llegue pronto ese día, y más todavía después del excelente concierto de hora y media de duración que nos brindó esta vez pasada.

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *