Crónica

Editors

Razzmatazz

19/10/2013

Por -

A las 19:30h del 19 de octubre Bathazar, teloneros de Editors en la sala Razzmatazz, comenzaban a tocar, pero por motivos de trabajo no pudimos llegar al concierto hasta las 20:10h más o menos, así que sólo pudimos escuchar unos 4 temas de la banda. Era una pena porque tenía muchas ganas de escuchar a este grupo, pero como me imaginaba, lo poco que escuché me gustó, su energía estaba muy bien y sus canciones también. Estos chicos venidos de Bélgica tienen bajo el brazo dos álbumes ‘Applause’ y ‘Rats’ y no debemos perderles de vista porque sus melodías que danzan entre el pop, el indie y el rock nos harán bailar en algunas noches de fiesta o nos harán reposar en casa en algunos días lluviosos. Sólo hace falta escuchar temas como ‘Do Not Claim Them Anymore’, ‘I’ll Stay Here’ o ‘Blues for Rosann’ para saber que tenemos delante a una gran banda.Como vimos poco, os puedo decir como anécdota que acabaron el concierto cogiendo cada uno su guitarra y levantándola para finalizar casi a capella ‘Blood Like Wine’ mientras coreábamos «Raise your glass to the nighttime and the ways, to choose a mood and have it replaced». 

balthazar

A las 21h puntuales salían Editors para ofrecernos un gran concierto. Comenzaron con ‘Sugar’ y lo primero que vi fue que Tom Smith entró más acelerado de lo normal, incluso para él. Hizo movimientos muy raros que me recordaron a Jack Skeleton bailando ‘This Is Halloween’, pero poco a poco su hiperactividad aminoró, sin dejar claro está de subirse encima del piano, de andar por las vallas de primera fila, de bailotear y de animar al público. La sala estaba llena, y el público estaba totalmente entregado, los asistentes se sabían casi todas las canciones más allá de la quinta fila, y eso hoy en día es algo muy difícil de conseguir, sin embargo Editors dieron un concierto con un ritmo espectacular. Canción tras canción casi no tenías tiempo para descansar, el setlist estaba echo muy a conciencia o eso parecía porque realmente no hubo momento alguno en el que te pudieras aburrir.

Tocaron 21 canciones, muchas de ellas de su último disco, pues venían a presentarnos The Weight of Your Love. De este cuarto trabajo tocaron ‘A Ton of Love’, ‘Honesty’, ‘Nothing’ e incluso una versión en acústico de ‘The Phone of Book’, entre otras. Ésta seguramente fue la canción más calmada de todas. De sus anteriores álbums pudimos escuchar varios temas que enloquecieron a la masa; ‘Bullets’, ‘You Don’t Know Love’, ‘Smokers Outside the Hospital’ o aquella que siempre me hace recordar grandes noches de fiesta como ‘Munich’. Todos cantamos tan fuerte como pudimos «People are fragile things you should by now, be careful what you put them through» o «You don’t know love like you used to. You don’t feel love like you did before».

En este concierto no contaron con grandes pantallas o decoraciones en el escenario, sino que se contentaron con apenas algunos focos de luz para ambientar su música, algunos de ellos creaban cierta sensación de ataque epiléptico, pero estaban bien dosificados y no llegaron a molestar.  Lo que sí me molesto fue la gran cantidad de humo… No pude ver bien ni al batería ni al pobre de los teclados de detrás, de verdad que casi no les vi. Por lo demás debo decir que todos sus temas cobraron un toque épico, crecieron encima del escenario, incluso aquellos más calmados sonaron eléctricos y cogieron una fuerza que se transmitía al público.

editors 2

La energía derrochada encima del escenario era mucha, no sólo Smith se entregó dándolo todo; cantó, tocó la guitarra, también el piano y los teclados, sino que los demás miembros de la banda también invitaban al publico a unirse a ellos aplaudiendo. Uno de los guitarristas incluso nos deleitó con un pequeño baile donde dio más de 10 vueltas sobre sí mismo mientras tocaba la guitarra. Había visto a Editors en el Low Cost unos años antes, y los recordaba sosos y aburridos… seguramente no les presté la atención que merecían porque desde luego ayer me quedé con la boca abierta. Tras más de hora y media los británicos salieron del escenario y volvieron para ofrecernos un bis con tres temas: ‘Brings and Mortar’, ‘Nothing’ y la apoetósica ‘Papillon’ que duró más de 8 minutos, todos saltamos y  cantamos mientras Tom Smith animaba gritando ‘»Barcelona, Barcelona, Barcelonaa». Grandioso final para un concierto de dos horas que se me pasó volando.

Después de lo vivido ayer en Razzmatazz debo reconocer que cuando vuelvan a tocar por aquí iré otra vez encantada.

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *