Crónica

Vodafone Paredes de Coura 2016

Vodafone Paredes de Coura 2016

18/08/2016

Por -

Nuestro jueves en Paredes de Coura comenzó con la primera de las Vodafone Music Sessions a cargo de Ryley Walker. Al igual que en otras ediciones, Vodafone organiza acústicos en lugares más que especiales con algunos de los artistas del cartel. En esta ocasión pudimos comprobar cómo se las gastaba el norteamericano en solitario en las escaleras de la iglesia de Espíritu Santo, una de las zonas más elevadas de la ciudad. Bajo un sol abrasador, Ryley nos desgranó unos cuantos temas de su nuevo trabajo Golden Sings That Have Been Sung, demostrando una gran técnica y esa aspereza folk con sabor a clásico. Entre gritos contra Donald Trump a raíz de los drones que grababan su actuación, nos despedimos del simpático norteamericano hasta la tarde.

Precisamente Ryley fue el encargado de abrir el escenario principal del festival, esta vez sí fue acompañado por su banda en formato trío. Lo que nos encontramos fue un gran protagonismo del músico aferrado a su acústica, despojando de todo tipo de arreglos temas de su nuevo trabajo como son ‘The Roundabout’ o ‘A Choir Apart’. La cara más desértica del folk ejecutada de forma aguerrida pero dejando al mismo tiempo un espacio para la recreación en sus propias melodías. Un directo que nos dejó una impresión más que notable para comenzar la tarde. El protagonismo folk continuó muy presente, aunque en esta ocasión llegaba de la mano de la catalana Joana Serrat. La joven artista era la encargada de abrir el escenario Vodafone FM, otorgando un gran peso en el setlist a los temas de Cross the Verge. La calidez de sus canciones se hizo más que presente, enfocando el directo como un auténtico viaje veraniego con su punto álgido en ‘Cloudy Heart’. Recogimiento y canciones muy plácidas en uno de esos conciertos necesarios para empezar bien un festival.

aDSC02133

Continuando por la senda de las canciones preciosistas, teníamos muchas ganas de ver como Whitney presentaban los temas de su primer trabajo Light Upon the Lake. La banda formada de la escisión de los Smith Westerns, hicieron gala de unas canciones brillantes, moviéndose en la estela perfecta que bandas como Woods nos han dejado a lo largo de todos estos años. Los norteamericanos lo hicieron todo por hacernos felices, desde un arranque más que memorable con ‘Dave’s Song’ y los sentimientos a flor de piel, hasta un ‘Golden Days’ que alcanzó su máximo significado en el festival. Con beso incluido entre miembros del grupo y una versión del ‘Tonight I’ll Be Staying Here With You’ de Bob Dylan, Whitney se ganaron un lugar privilegiado en nuestro ranking festivalero.

Tras el gran arranque vivido, Sleaford Mods rompieron la tónica en un escenario que se les quedó bastante grande. Seguramente el mejor lugar para despegar sus canciones de esencia punk hubiese sido la carpa, pudiendo alentar al público como es debido. Sin cortarse ni un pelo, tanto en su minimalista pero descarada puesta en escena, como en sus gesticulaciones, nos presentaron unos cuantos temas nuevos a la par de destacar en sus momentos más macarras como ‘Face to Faces’. Seguramente el hueco ocupado por Sleaford Mods les hubiese venido genial a Algiers, quienes tocaron en el escenario Vodafone FM. Desde su inicio con un nuevo tema bautizado como ‘Animals’ comenzó la posesión perfecta. Voces desgarradas muy propias del soul, unidas a ritmos post-punk en su faceta más frenética. Un espectáculo total unido por el contante sentimiento de espiritualidad que transmitió Franklin James Fisher dando golpes a su guitarra constantemente. Presentaron bastantes temas nuevos por lo que todo hace indicar que tendremos otro buen trabajo de los norteamericanos en 2017.

aDSC02173

La noche ya estaba desatada hacia la fiesta total, algo que contribuyeron sobremanera The Oh Sees en su regreso al festival. En esta ocasión presentaban un formato con dos baterías, algo que hizo relucir sobre todo los temas de su nuevo disco A Weird Exists. Gastando sus dos clásicas balas de cierre de directo nada más comenzar el directo como son ‘The Dream’ y ‘Toe Cutter / Thumb Buster’, John Dwyer se encontraba más que cómodo ante tal cantidad de público. Los pogos no se hicieron esperar y la nube de polvo cubrió prácticamente todas las filas mientras caían bombas del calibre de ‘Dead Energy’. De su nuevo trabajo también hubo tiempo para ‘Plastic Plant’ y ‘Gelatinous Cube’, incidiendo en el lado melódicamente más áspero. Toda una reafirmación de que The Oh Sees nunca ofrecen un mal directo y que lo suyo es más que admirable. En tal estado de agitación, comprobamos como Shura perdía potencial en directo, a través de unas canciones que no apelaban al influjo pop de su recién editado debut. Con una muy buena banda detrás, la británica soltaba alguna de sus mejores bazas al principio del concierto como fue el caso de ‘What’s It Gonna Be?’, comprobando como había unas primeras filas repletas de fans. Se despidió con la magnética ‘Touch’ dejándonos con la sensación de que su concierto podía haber apuntado más alto.

aDSC02182

Los que sí que no fallaron en absoluto fueron los grandes protagonistas de la noche. LCD Soundsystem tiraron de todos sus grandes hits, copando cada hueco del escenario y presentando unos cuidados visuales. La forma en la que se encuentra James Murphy es la misma de siempre, controlando por momentos la euforia y desatándola en el instante que él cree preciso. Lo vivido en su concierto en Paredes fue un disfrute colectivo a través de ritmos funk endiablados, enseñándonos el camino a las primeras de cambio con ‘Us vs Them’. Nadie mantenía sus rodillas inmóviles encima del escenario, soltándonos de forma consecutiva canciones como ‘Daft Punk Is Playing at My House’, ‘I Can Change’ o ‘Get Innocuous!’ que conducían al público al éxtasis. También merece la pena mencionar la perfecta ejecución de ‘Tribulations’, identificando todos los elementos característicos de la banda norteamericana. Más de hora y tres cuartos de actuación que fueron coronados con ‘All My Friends’, poniendo fin a una fiesta que se antojaba casi infinita. Cumplieron de sobra nuestras expectativas en uno de esos directos que permanecerán en nuestro recuerdo por siempre.

La noche aún no había finalizado ya que Suuns pretendían hace mucho ruido en la oscuridad. Resulta más que agradecer que este tipo de propuestas se programen a altas horas de la mañana en vez de dar solo cabida a la electrónica. De este modo, la madrugada fue un escenario perfecto para que los canadienses nos sumergiesen en su misterio y saturaran gustosamente nuestros oídos. Canciones como ‘Translate’ mostraban su doble cara, actuando como un lento narcótico a la par de producir descargas perfectas a través de la angustiosa voz de Ben Shemie. Un no parar de canciones tan mutantes como ‘2020’ o ‘Instrument’, coronando la jornada del  jueves entre tinieblas.

aDSC02221

Crónica: Raúl Alonso Merino y Noé Rodríguez Rivas
Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *