Crónica

El Último Vecino

Porta Caeli

17/03/2018

Por -

La formación barcelonesa El Último Vecino recalaba por primera vez en Valladolid con el firme propósito de introducirnos algún que otro nuevo tema de su más reciente referencia Primera Parte, a la parte de rescatar su buen arsenal de temas pertenecientes a sus dos LPs. Gerard Alegre y compañía se presentaron en la sala Porta Caeli con una propuesta de lo más sobria, siendo conscientes de que sus canciones resultan de lo más certeras y no necesitan de grandes artificios para generar el revuelo preciso entre el público. Centrándose precisamente todo el protagonismo en la figura de Gerard, que actuó como el perfecto frontman repleto de tics nerviosos e histrionismo, el concierto estuvo marcado por el apartado de moderada euforia que poco a poco se va oponiendo al contenido más oscuro de ciertos temas. Esta sensación que por momentos se vive en su versión de estudio es algo que en directo se hace más patente, encontrando una cierta aceleración añadida en temas como la inicial ‘Antes de Conocerme’. Con una respuesta de público no abundante pero tampoco desastrosa para lo que solemos ver en la ciudad del Pisuerga, la banda mostró en todo momento su agradecimiento y transmitieron el consejo de disfrutar al máximo de la velada.

Lo cierto es que el concierto no decayó en ningún momento, plantándolo de principio a fin como un recorrido emocional por todas aquellas estampas brillantes que nos han sabido brindar a lo largo de su trayectoria que abarca ya cinco años. Así es como cayeron canciones como ‘La Noche Interminable’, ‘Mi Escriba’ o ‘La Entera Mitad’ todas ellas pertenecientes a su segundo trabajo Voces. Parece palpable que el directo del grupo ahora mismo no adquiere ambientes tan festivos como en anteriores ocasiones, encontrándonos ante una versión más madura de la formación que consigue centrar los focos en una elegancia de lo más destacada, sobre todo en Bernat, el guitarrista del grupo al que Gerard afirmó que le compararon hace poco con Johnny Marr. Así es como las canciones siguen siendo igual de disfrutables en directo, pudiendo apreciar mejor los matices que encierran todas ellas. Incluso se permitieron interpretar la versión de ‘Mi Chulo’ de la Zowi donde tanto Pol como Manel abandonaron el escenario. A pesar de ello, quedó claro que el público asistente no se encuentra muy introducido en el mundo del trap, ya que no fue uno de los temas más celebrados de la noche.

En el apartado de novedades llegaron los dos más recientes singles que nos han presentado a lo largo de las últimas semanas. Tanto en ‘Un Secreto Mal Guardado’ o en ‘Donde Estás Ahora’ pudimos sentir más de lleno la influencia de bandas de corte popero más surfero como The Drums, encontrándose todo sometido a la habitual ambivalencia respecto a la forma y contenido en el que nos llegan las canciones del grupo. Lo cierto es que estas dos canciones gozan de una enorme pegada, mostrando un crescendo continuo pero que saben en todo momento mantenerlo de una forma muy comedida para explotar en unos estribillos y tramos instrumentales que gozan de un brillo ochentero de lo más preciso. Poco a poco la velada iba llegando a su final, recuperando algunas de sus primeras y emocionantes canciones como ‘Los Ángeles’ y ‘Tú No Estás Asustado’, sintiendo muy de lleno el apartado más recogido de su música. Así es como llevaron a nuestra cabeza recuerdos muy difuminados y percibidos con cariño con el paso del tiempo. El perfecto final de una velada que fue rematada con una invitación a guardar siempre respeto tanto a las personas mayores como a los animales, sacando Gerard a relucir su marcada personalidad con la que ha conseguido que su grupo llegue tan lejos.

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *