Crónica

Tónal 2016

07/10/2016 - 08/10/2016

Por -

El Tónal regresaba a Valladolid con dos días repletos de propuestas musicales de lo más inusuales en la ciudad. Muestra de ello es que de los ocho grupos que integraban el cartel, cuatro debutaban en Valladolid, de los cuales dos eran estrenos absolutos en España, y uno ofrecía su primer concierto. De este modo, la sorpresa estaba garantizada, encontrándonos estilos muy dispares entre sí unidos todos ellos por las grandes variaciones que presentan respecto a bandas similares en sus respectivos géneros. Todo nos hacía indicar que el eclecticismo agradaría a todo el mundo y así fue, los asistentes habituales a todos los eventos que organiza el Colectivo Laika quedaron más que satisfechos.

VIERNES

Casa eran los encargados de abrir el festival en su primera actuación en directo. Juan Díez lleva unos cuantos años como guitarrista de Frieda’s Still in Love, sin embargo las composiciones de su proyecto en solitario se dirigen por derroteros diferentes. Con la intimidad de la propia habitación donde Juan graba y compone sus temas, un escenario lateral casi a ras del suelo, se antojaba como el lugar ideal para llevar a cabo su propuesta. Acompañado por Pablo Garnelo de Biznaga, los dos músicos mostraron unas canciones cambiantes y con mucho de ambiental. Apoyándose en sus guitarras, las progresiones se sucedían de una forma cercana a bandas como American Football, consiguiendo que su intimidad original no perdiese fuerza en su puesta de largo. Con gran protagonismo de su último EP titulado Agua y editado hace pocos días, no faltó Erik Urano para poner voz a ‘U.F.Os y Fábricas’, redondeando aún más si cabe el arranque de este Tónal.

adsc02690

Las encargadas de continuar la noche fueron ni más ni menos que las portuguesas Pega Monstro, el dúo lisboeta integrado por las hermanas Maria y Jùlia. Actuando también en el escenario de menores dimensiones, su propuesta basada en la aceleración y las melodías al más puro estilo de las Vivian Girls no decepcionaron. En directo sus canciones suenan aún con más brío, recreándose en las voces disonantes y los gritos, algo que sienta muy bien su propuesta y permite dotar a sus temas de un mayor impacto. Alargando los temas considerablemente respecto a su versión de estudio, arrancaron con ‘Branca’ para centrar su directo en Alfarroba, su último LP publicado hasta la fecha. Dejando de lado los matices pero mostrando una intensidad cada vez más creciente, el dúo fue congregando cada vez a más público, algo que se notó con una sonora ovación final que desembocó incluso en un bis.

adsc02700

La curiosidad estaba servida ya que Anna Meredith llegaba por primera vez a nuestro país con una formación que ya de por sí impactaba: batería, chelo, tuba, guitarra y teclados. Todos estos instrumentos que podrían ser considerados como algo clásicos estaban destinados a dar forma a los sonidos electrónicos presentes en Varmints, su aclamado LP debut. Arrancando igual que en el mencionado trabajo con ‘Nautilus’, Anna y su banda tiraron de épica para ganarse de lleno a un público muy receptivo con su propuesta. A partir de ahí los temas instrumentales y vocales se fueron alternando, mostrando el completo virtuosismo de todos los miembro de la formación. Programaciones alternadas a la perfección con los punteos del chelo y un guitarrista que no necesitaba exprimir al máximo su pedalera, sino que con cambiar su técnica de interpretación le bastaba. Brillando con temas como ‘Taken’ o ‘R-Type’, Anna se mostraba frenética a la hora de intercambiar sus teclados con el clarinete o la percusión, centrando la mirada del público en el entusiasmo y simpatía que derrochó a lo largo de la noche. Sin lugar a dudas, el mejor concierto de todo el festival.

adsc02727

SÁBADO

La jornada del sábado comenzó de forma muy temprana con el directo de Terrier en el espacio del Gastro LAVA. La actuación de la banda localizada en Madrid sirvió como carta de presentación del Colectivo Panadera, una joven asociación que acercará grupos nacionales de lo más curioso a la ciudad. Centrando su concierto en los temas de La Plaga, Terrier se mostraron muy entusiastas en conseguir que sus melodías resplandecieran lo máximo posible. Temas cantados a partes iguales de rabia, ironía y esperanza, como es el caso de ‘Aliento Final’ o una versión de Julio Iglesias en clave de Daniel Johnston. Representando muy bien el equilibrio entre hacer ruido con las guitarras sin restar poderío a unos temas de esencia pop, Terrier conquistaron a todos los asistentes allí presentes, acercándoles incluso un trozo del mar que no tenemos en la ciudad con el cierre final a cargo de ‘Benidorm’. Después de su actuación, el DJ local y mitad del Colectivo Panadera, Masa Madre, se encargó de ambientar al personal con canciones de grupos como Linda Mirada o Kero Kero Bonito, consiguiendo que la jornada matinal del Tónal fuese de lo más acertada.

adsc02741

Ya por la tarde, pudimos sentir una mayor afluencia de público desde las primeras horas. Allí se concentraban los fans de C. Tangana, esperando la apertura de puertas y dejándose notar por lo irrespetuoso de su comportamiento en los diversos directos. Sergio Trejo, el artífice del notable proyecto local Wladyslaw, parecía muy ajeno a todo ello encima del escenario. Con una decoración especial realizada por J.C. Quindós y Elena Finat, muy centrada en lo retrofuturista, el vallisoletano defendió a la perfección sus temas. Una especie de monstro logrado con plásticos, dos televisiones de tubo y unos incesantes ojos en las proyecciones, se mimetizaron a la perfección con unas canciones que parecían el cruce perfecto entre Death in Vegas y Cold Cave. Certeras dentelladas de un synth punk que se alternaba entre lo misterioso y lo agresivo de sus letras, haciendo parecer que hubiese más miembros encima del escenario. Sin renunciar en ningún momento a la oscuridad, temas como ‘Confundidos’ o ‘Fausto’ representaron muy bien toda la esencia de su música.

adsc02754

El siguiente grupo en salir al escenario fueron Virginia Wing. Los británicos actuaban por primera vez en su país y las cosas no fueron tan bien como todos hubiésemos deseados. Pasando de lo místico de su propuesta a la frialdad, el dúo se mostró perfecto en la ejecución pero sin el plus necesario que requieren canciones tan buenas como ‘Lily of Youth’. Con un Samuel encargado de ejecutar las bases y Alice de poner la parte vocal, el directo se mostró demasiado medido y limitado por unos graves que no acababan de sonar del todo bien. Seguramente lo mejor que nos mostraron fue su capacidad para introducirnos en un apartado ambiental que se movió entre lo relajado y lo tenso, mostrando una gran variedad de loops y bases sintéticas. Dejándonos la estampa de Alice de rodillas y la cabeza agachada mientras no cesaba un torbellino ensordecedor, abandonaron el escenario dejándonos sentimientos dispares.

Con mucho más énfasis y ganas de caldear al público, Le Parody tuvo la difícil papeleta de lidiar con unos fans de C. Tangana bastante descontrolados por aquel entonces. Una simpática y expresiva Sole, no falló a la hora de mostrarnos sus versátiles canciones, pasando de lo exuberante del flamenco a una electrónica de lo más encendida. Un directo lleno de ritmos que poco a poco se van endiablando a la par de unas letras a corazón abierto pero guardando su interpretación personal. Desde ‘Hondo Agujero’ hasta la descarnada ‘Dejadla Sola’ sin dejar de lado ‘Peligroso Criminal’, un recital de cómo lograr algo original y muy coherente. Sin perder la sonrisa de su cara a pesar de las filas que la daban la espalda esperando a la siguiente actuación, Le Parody se mostró agradecida a parte del público y nos dejó con ganas de una actuación más extensa.

adsc02778

La noche se cerraba con el máximo aforo que hemos presenciado en un Tónal, aglomerando a un público muy joven que representa muy bien todo el fenómeno en el que se ha convertido C. Tangana. El rapero español es muy consciente de cuáles son las motivaciones de la juventud hoy en día, potenciando la imagen de llegar a lo máximo habiendo partido de la nada. A partir de ahí la euforia está desatada, mostrando una imagen chulesca y unas letras muy relacionadas con saber llevar el día a día en la calle. Algo que ya hemos presenciado muchas veces en la historia del rap, solo que ahora los argumentos musicales han cambiado y están marcando una tendencia que no sabemos muy bien cuánto durará. Sea como sea, un cierre que no hace justicia a los dos días de disfrute vividos gracias al Colectivo Laika.

 

Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *