Crónica

Sonorama Ribera 2014

Viernes

15/08/2014

Por -

El ambiente desde primera hora en la Plaza del Trigo hacía presagiar que estábamos ante una gran mañana, al menos muy animada. Y así fue como ocurrió sobre todo gracias al concierto de Perro. Los murcianos basaron su propuesta en una energía rítmica sobresaliente gracias a las dos baterías que presentan. A eso hay que unirles guitarras incisivas y una lírica un tanto surrealista que ayudó a entrar en calor a las gargantas de la mayoría de los asistentes. Perro son una banda atípica los mires por donde los mires y seguramente radica en esta novedad todo lo que despierta su música. Temas con un punto shoegaze interesante como ‘Gran Ejemplo de Juventud’ u otros donde exploran un lado aún más inquieto y ruidoso como ‘La Reina de Inglaterra’. Un directo que en todo momento disfrutamos.

Algo mucho más previsible y plano es lo que nos ofrecieron a continuación Correos. Un grupo que le pone empeño pero que resulta ser otro más de ese montón que basa sus temas en guitarras destinadas a la radiofórmula y letras carentes de sentido pero resultonas. Consiguieron hacer botar al variopinto público de la Plaza del Trigo con temas representativos de su último trabajo como ‘Calles llenas de Gente Vacía’ o ‘Cuando Amanezca’ pero su propuesta cada vez se hacía más difícil de llevar en parte a un conjunto de guitarras que sonaban igual en cada canción. La sorpresa final, desconcertante y un tanto bizarra corrió a cargo de Fermín Muguruza y Tania de Sousa interpretando ‘8mm’. Esto es lo que tiene rodearse de compañías influyentes.

14905370246_72958cd372_o

Antes de abandonar el centro del pueblo, todavía teníamos una sorpresa guardada a cargo de un grupo que celebrara sus 20 años de carrera. No eran otros que los granadinos Niños Mutantes dispuestos a ofrecernos un concierto diferente basado en versiones de sus grupos favoritos. En un ambiente totalmente idóneo para que el público se dejase la garganta, nos regalaron desde clásicos nacionales como ‘Bienvenidos’, ‘Perdido en mi Habitación’ o el ‘Como yo Te Amo’ de Raphael que sonó por tercera y última vez en esta edición del Sonorama. La gente seguía entrando en la pequeña plaza arandina mientras veíamos a los miembros de la banda muy emocionados encarar el ‘Where is My Mind’ de los Pixies. Por petición del público cerraron por todo lo alto con uno de sus ya clásicos como es ‘Errante’.

14741688548_a6f5fbc42c_o

Una vez recuperados de la jornada matinal, comenzamos la tarde con unos Jack Knife pletóricos que eran conscientes de la magnitud de tocar en el escenario principal. Los gritos demandados el año pasado por las respetables gentes de la Plaza del Trigo habían sido escuchados por la organización y ahí estaban ellos abriendo el escenario grande. No faltaron las canciones de su primer LP que tanta buena actitud destilan como ‘Destiny’s Calling’o ‘Hey Girl’ y el habitual cumplido al festival y su propia agencia. El buen aporte de rock que seguramente se necesite en todo festival a primeras horas.

A continuación nos dirigimos a la Carpa Future Stars para comprobar como sonaba la propuesta de Maronda en directo. Con un sonido inmaculado para tocar donde tocaban, la banda de Marc Greenwood y Pablo Maronda ofreció un buen recital de canciones bastante aguerridas y con poso. Ese toque nostálgico que transmite de fondo la Habitación Roja estuvo bastante presente en temas como ‘Los Novios de Bélmez’. Yendo de más a menos, el poco público asistente quedó muy convencido con sus temas. Después de ellos teníamos curiosidad por ver aquello de la orquesta sinfónica 2502 que acompañaba a Second. Nos llevamos bastante decepción cuando comprobamos que simplemente era un conjunto de instrumentos de cuerdas que adornaba los temas y que quedaban muy sepultados bajo los sonidos habituales de las guitarras de los murcianos. Haciendo un repaso por los temas clásicos de su discografía con especial atención a su último trabajo, el concierto se postuló como uno de los muchos vistos anteriormente del grupo.

14929032515_13e73f1e66_o

Por su parte Depedro consiguió cambiar gustosamente la tónica del festival. Temas que contienen mucho de música trasfronteriza y ese inevitable aroma de rock sureño de sus amigos Calexico. Jairo Zavala y compañía arrancaron los bailes espontáneos a la gente con estupendos punteos de guitarras en temas como en ‘Hombre Bueno’. Canciones que incluyen matices no presentes en su versión de estudio y que resultaron muy de agradecer a los músicos. Un ambiente más propio de lugares norteamericanos y en el cada vez nos fuimos sumergiendo más profundamente en canciones como ‘Nubes de Papel’ o la final ‘El Pescador’ que creó un extraordinario ambiente festivo.

14930014942_ec6a40aba6_o

Con las buenas impresiones del concierto de Depedro nos dirigimos a Amaral. Un concierto del dúo zaragozano siempre es sinónimo de calidad musical. Discutidos o no por su pasado y presente, cumplen en cada directo como buenos profesionales brindándonos canciones que se han ido instalando en el colectivo. En el Sonorama acertaron con un setlist que recorrió sus primeras etapas en canciones como ‘Estrella de Mar’ o ‘Días de Verano’ junto con otras que formarán parte de su próximo trabajo como es el caso de ‘Unas veces se ganas y otras se pierde’ o ‘Cazador’. Eva, con un elegante vestido negro, volvió a enseñar sus zarpas en el escenario. Y es que si de algo no se puede acusar a los maños es de falta de experiencia. Conduciendo el concierto a terrenos cada vez emotivos, pusieron el punto y final de una forma muy especial con ‘En solo un Segundo’.

14743828168_bd9086af91_o

Mientras sonaba ‘Moon River’ en el escenario principal, León Benavente iniciaban su concierto ante un numeroso público al que por fin después de muchos conciertos había calado hondo su propuesta. Abraham Boba y el resto de la banda volvieron a ofrecer otro concierto de esos de cuchillo entre los dientes donde cada teclado suena épico y las letras cada vez más vigorizantes. Cada canción era coreada de principio a final y los rostros de la gente decían mucho de su disfrute y compromiso con el tema. El momento sorpresa llego de la mano de Cristina del Columpio Asesino quién puso voz a ‘Ser Brigada’, cerrando el concierto con los brazos en alto y ese grito de ‘Se Cubría Con Todo El Vapor Del Mar’. El toque de locura y descontrol perfecto para esas horas de la noche.

14907549686_4bfa8ecb21_o

Después de León Benavente teníamos una parada obligada con Cosmen Adelaida tras marcarse un discazo como es La Foto Fantasma. En un concierto lastrado por los problemas técnicos presentes encima del escenario, el buen puñado de fans presentes, no dudó en ningún momento en corear y saltar con canciones tan motivantes pero hirientes como es el caso de ‘El Parque’ o ‘Copenhague’. La tensión encima del escenario se iba haciendo cada vez más presente mientras que las guitarras se relajaban para introducir ‘Presión’, un tema reflexivo y melancólico que emocionó a más de uno. La intensidad regresó de golpe con ‘La Fantasmaja’ y unos Cosmen Adelaida cada vez más entregados a la causa. El estruendo final llegó tras los últimos rasgueos frenéticos de ‘Becerro de Oro’ donde Javi Egea agarró su guitarra y la destrozó ferozmente contra el suelo.

Después del subidón provocado por Cosmen Adelaida todavía quedaban emociones fuertes con Fuel Fandango. El espectáculo mostrado por Nita, Alejandro y su banda fue algo fuera de lo normal, en parte al protagonismo que le otorgaron a la electrónica en cada uno de los temas. Una Nita exultante que recorría el escenario sin parar de elevar el tono y demostrar hasta donde podía llegar su capacidad vocal en canciones como ‘Shiny Soul’. Por su parte los otros miembros de Fuel Fandango se encargaban a la perfección de que todo aquello sonase aún más grandioso soltando ritmos y bases que provocaban la locura colectiva. El directo perfecto para cerrar la noche agotando las últimas reservas.

14750312119_8ef2f4e4e2_o

Fotografías de Depedro y Fuel Fandango a cargo de Kike Oquillas.
Resto de fotografías a cargo de Jacobo Revenga
Crónica: Noé Rodríguez Rivas

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *