Crónica

Sonorama Ribera 2014

Jueves

14/08/2014

Por -

Siempre que nos encontramos en Aranda en fechas del Sonorama, madrugamos con gusto. Esto es lo que ocurrió para disfrutar en la Plaza del Trigo de los grupos que nos tenía preparados Subterfuge por su 25 aniversario. Los primeros en abrir el fuego fueron los leoneses The Bright, que con su folk aterciopelado hicieron que nuestras piernas algo fatigadas de la noche anterior tuviesen un respiro. No podemos decir lo mismo de Bravo Fisher! quién acudió al Sonorama en la recta final de la gira de presentación del Valle Invisible. Aportando bases electrónicas más brillantes y animadas, consiguió el propósito de baile que siempre tiene su música. Con un Guillermo emocionado por todo lo que conllevaba tocar ahí arriba para él, se despidió con la magnífica ‘Miradas’. El panorama cambió ligeramente con unos Joe la Reina que supieron sostener bastante bien el ambiente general del festival. Profundidad de voces y una propuesta bastante cuidadosa pero de mensaje amoroso y no amoroso potente. Temas como ‘En una Casa junto al Mar’, representaron fielmente todo lo que contiene su música. Calidad para cerrar nuestra primera mañana en la Plaza del Trigo.

14916783742_be7ebaaed0_o

Por la tarde ya en el recinto ferial, empezamos nuestro recorrido a plena luz del día con un David Fonseca muy motivado en el escenario principal. Sus canciones anárquicas y su claro espíritu de frontman fueron el empuje principal de un concierto repleto de buenas distorsiones y sintetizadores empleados con mucha precisión. Seguramente el momento en el que se desinfló el concierto fuese la extensa versión del ‘Video Killed the Radio Star’, algo que realmente sobraba tras el buen espectáculo ofrecido anteriormente. Donde no hubo ningún tipo de altibajo fue en el concierto de Refree. Acompañado de su banda al completo ofreció un auténtico recital presentando los temas de su último trabajo Nova Creu Alta. Canciones llevadas al límite con una intensidad que nunca habíamos observado en el catalán. Desde los estribillos desgarradores de temas como ‘Orgía’ hasta la revitalizante ‘Avui ho he vist’, sin dejar de presentarnos un nuevo tema que lleva por título ‘Les Veïnes’. Uno de los conciertos del festival, breve pero redondo donde pudimos comprobar el nuevo rumbo de Raül. El final llegó de forma muy reivindicativa y especial con ‘Els Nostres Pares’ y el derecho de la libre manifestación de todos los ciudadanos.

14919042062_a8c092367f_o

Acto seguido nos dirigimos a la carpa Future Stars para comprobar como sonaba una de las propuestas más íntimas y personales del festival como era el canadiense Jay Malinowski. Acompañado por Antonio Gómez al violín y Carlos Sanfrutos al violonchelo, formando su particular Deadcoast española, nos ofreció un set cuidadoso que puso nuestra cabeza en lugares muy diferentes a donde nos encontrábamos. Temas donde resalta la enorme dedicación vocal del músico como ‘Patience Phipps’ junto con esos irresistibles rasgueos de cuerda que hacen que estrofa del tema recorra tu cuerpo. A pesar de que parte del irrespetuoso público no callase en todo momento, Jay y sus músicos fueron ganando cada vez más intensidad hasta prácticamente terminar en un tono festivo gracias a ‘Carnival Celebration’. Versatilidad sin salirse de los márgenes de su propuesta de tintes barrocos pero bastante atemporal. El canadiense nos consiguió emocionar en apenas media hora y en condiciones muy adversas para su música. Eso dice mucho de él. Directo diferente pero muy disfrutable fue el que nos encontramos de nuevo en la carpa con Sala & Strange Sounds. Canciones que en principio parten de una clara influencia británica para adentrarse en ritmos acelerados que son los que realmente desatan la fiesta entre el público. Con sus bolsas de hipermercado norteamericano sobre la cabeza, sacaron a relucir todos esos buenos estribillos que atesoran temas como ‘No Way’. El directo estuvo acompañado por una invitada de excepción como fue Lorena Caaveiro encargada de coros en alguno de los temas más representativos de la banda como ‘Margot’.

El ambiente poco a poco se iba tornando más animado y concurrido gracias a la presencia de Raphael, el músico que sin lugar a dudas suscitó mayor expectación en esta edición del festival. Ver a Raphael en un festival de estas características siempre crea cierto desconcierto. No sabíamos ciertamente que nos podíamos esperar de una de las figuras más emblemáticas de la canción en nuestro país en las últimas décadas y de cómo iba a responder el público. En el recinto ferial nos encontramos público de todo tipo: desde fans acérrimos que habían viajado desde muy lejos hasta todas aquellas personas que solo habían acudido por pura curiosidad. Nosotros nos encontrábamos en el segundo grupo, siendo conscientes de que no iba a ser el concierto de nuestras vidas pero que tampoco nos lo podíamos perder. De este modo, el de Linares tiró rápidamente de clásicos como ‘Mi gran Noche’, para levantar los ánimos a todo el mundo. Con una larga melena y una actividad que muchos quisieran tener a su edad, Raphael se desenvolvió como una estrella repitiéndonos una y otra vez que muchas de las canciones de esa noche eran auténticas joyas de la corona. Referencias monárquicas o no aparte, el músico no dudó en echar mano de colaboraciones de artistas que se suponen más acordes a la tónica habitual del festival. Así hizo su aparición Alberto de Miss Cafeína en ‘Qué Sabe Nadie’, Juan Alberto de Niños Mutantes en ‘Estuvo Enamorado’ o una Vega en ‘Hablemos del Amor’ que nunca dice que no a nada. Un desfile de músicos que puede que ambienten nuestra próxima Nochebuena. Momento colaboraciones aparte, también hubo lugar a performances un tanto rocambolescas y arriesgadas como fue el caso de ‘Frente al Espejo’, donde el músico se encargó de romper una especie de mampara. Entre posturas un tanto forzadas que un día enamoraron a una generación y una melena inmaculada tras casi dos horas, Raphael se despidió sin bises y con la elegancia mostrada durante toda la noche.

14897906706_6103b965af_o

Aún quedaba mucha noche por delante y Doble Pletina así nos lo demostraron. A los barceloneses les tocó presentarse ante su público en la carpa Future Stars, pero eso no fue impedimento para poder disfrutar de su pop cotidiano y altamente sentimental. A lo largo de su obligado reducido set, hicieron un perfecto repaso por las canciones de su primer LP y los demás singles que un día nos enamoraron. Con la discreción que siempre los caracteriza, se marcaron otro de los conciertos del festival marcado por los toques de ingenuidad de sus letras y esas guitarras apacibles y cálidas. Ayudándose de sintetizadores para dar arranque a canciones como ‘Hacer Algo’, Doble Pletina nos hicieron ver que son una banda única en el panorama nacional. Momentos realmente emocionantes y nostálgicos con los primeros acordes de ‘Teoría y Práctica’ o todo ese contenido de apoyo autodidacta en ‘Artista Revelación’. Cada uno de los temas que interpretaron caló hondo en buena parte del público siendo la banda muy consciente de ello. Un directo totalmente diseñado para el disfrute de la gente extraordinariamente común. Cambiando de tercio y con una sonrisa en nuestra cara, nos dirigimos al directo de We Are Standard versionando a The Clash. Tras verlos hace unas semanas con su propio repertorio teníamos cierto temor ante como defenderían los temas de los británicos. Lo único que podemos decir es que su propuesta fue diferente y chocante. Por mucho que te guste un grupo y trates de versionarlo, el resultado no siempre es positivo. Con un Joe Strummer de cartón al frente del escenario, presenciamos como la contundencia original de las canciones de The Clash cedía frente a unas guitarras hipervitaminadas. Cerramos la noche con la sensual propuesta de Najwa. En un escenario hasta arriba de humo rosa, la artista presentó los temas de su último trabajo Rat Race. Una propuesta claramente destinada a las altas horas de la mañana y que se fue desinflando según se fue pasando la novedad.

Fotografías a cargo de Jacobo Revenga
Crónica: Noé Rodríguez Rivas
Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *