Crónica

Primavera Club 2015

23/10/2015 - 25/10/2015

Por -

Con el triunfo del Primavera Club 2015, este año la organización decidió repetir el formato del año pasado donde, repartido por distintas salas de Barcelona, se nos ofrecía un cartel cargado de bandas noveles que darán mucho de qué hablar. Algunos de ellos nos sorprendieron con una calidad excelente encima del escenario y no dudamos que volveremos a verles próximamente en el Primavera Sound 2016.

La jornada del viernes empezó marcada por la cancelación de los conciertos en la sala de El Teatro Principal, que por motivos ajenos al festival, tuvo que cerrar provocando una reestructuración en los horarios y la reubicación de los conciertos de los grupos como Roosvelt o Formation.

Para empezar la tarde nosotros nos dirigimos al Teatro Latino para ver el directo de Novella, un quintento ubicado en Londres que nos ofreció un concierto lleno de su particular shoegaze. Empezaron algo tímidas las muchachas, aunque poco a poco cogieron fuerzas mientras presentaban su LP Land, cargado  de buenos ritmos de guitarra y la fusión de voces de Hollie Warren y Sophy Hollington que en poco más de 30 minutos de concierto nos dejaron ganas de más.

Después del corto y psicodélico viaje de Novella, tocaba adentrarse en un mundo más oscuro con el trío NAKED, que liderados por la enigmática Agnes Gryczkowska ofrecieron un espectáculo bastante mediocre. Aunque su apuesta nos apetecía mucho, su puesta en escena quedó marcada por un sonido bajo y enlatado y un guitarrista pasado de rosca que apenas se sostenía en pie. Más cercanos a Die Antwoord que a The XX, esperamos que estos jóvenes perfeccionen un poco su show para que podamos disfrutarlos plenamente.

Para acabar nuestro primer día en el festival nos decantamos por seguir en el Teatro Latino y ver a la vocalista y bajista de Dirty Projectors en su faceta como solista con Deradoorian. Venía a presentarnos su álbum The Expanding Flower Planet, un trabajo nada fácil de digerir que en directo fue capaz de transportarnos hacia una atmósfera más que acertada. Acompañada por su hermana mayor, la neoyorkina se marcó un concierto donde las melodías se entremezclaban y los ritmos nos trasladaban desde el Oriente Medio hasta el mismo barrio de Brooklyn.

dee

Tras la confirmación del cierre del Teatro Principal la noche del viernes, centramos la segunda jornada del Primavera Club en el Teatro Latino con una escapada a última hora al Apolo para apenas contemplar unos minutos a Shura y a un desaparecido (aunque presente) Dj Coco.

Iniciamos el menú con los madrileños Hazte Lapón, que , entre que llegamos unos minutos tarde y que el concierto duró apenas treinta minutos, nos supo a poco, aunque pudimos deleitarnos (brevemente) con el pop ecléctico e imprevisible de Lolo y Saray.

Jessica Pratt era uno de los momentos más esperados de la noche (y si me apuran, personalmente de todo el festival), confluyendo una serie de elementos que a priori marcaban como caballo ganador a la californiana: escenario, disco y su excelente forma (vaya voz). Pero no fue del todo así. Acompañada por la guitarra eléctrica de Cyrus Gengras que se sumaba a la suya acústica, Jessica intentó soplar la brisa desde algún punto de Big Sur con su delicado folk atemporal, pero el murmullo del público y los continuos intentos de acallarlos terminó por romper el encanto.

Este continuo cuchicheo aderezó toda la actuación de U.S. Girls, o lo que es lo mismo: Meg Remy al micro secundada por otra cantante y poco más, ni banda, ni músicos, solo ellas dos y todas las bases programadas.
Esto hizo fruncir más de un ceño a más de uno, protagonizando poco más que un karaoke aunque dejando algunos momentos brillantes, como las solventes “Damn the valley” y “Window shades”.

1620752_10153754574653156_886919136296248166_n

Tras un intenso fin de semana, llegaba la hora de acabar con el festival en lo que se convirtió en la mejor jornada de todos los días, con los esperados Algiers como colofón final.

A primera hora de la tarde nos dirigimos de nuevo hacia el Teatro Latino donde nos esperaban los barceloneses Redthreat. Un joven trío que desde el principio nos encandiló con una oscura psicodelia cercana al dark wave, aunque algo tímidos al principio no dudamos que estos muchachos darán mucho de qué hablar cuando ganen confianza encima del escenario, ya que sus melodías pueden cobrar mucha fuerza en directo.

Ahora sí, tras un breve parón para cenar, fuimos directo a la Sala Apolo para ver dos de las actuaciones que más ganas teníamos de ver, empezando por la de la joven de Honduras Empress Of. Lorely Rodríguez empezó el concierto con un Apolo lleno (notable aumento de público en esta edición del festival, por cierto) y con algunos fallos técnicos que rápidamente se vieron solventados. Mostrando una soltura encima del escenario envidiable la de Brooklyn ofreció un concierto que poco a poco enamoró al público. Comparable a artistas como Grimes o Lauren Mayberry (Chvrches) la joven nos hizo bailar gracias a esas mezclas de electrónica con pop noventero y ochentero, por decir algún pero, añadiría que el setlist hizo que la velada fuera algo monótona, sin grandes cambios entre canción y canción, aunque desde luego, se lleva un notable por nuestra parte.

Por último tenemos que hablar de Algiers, claro vencedor del festival, con un concierto redondo, pasional, enérgico y sobre todo difícil de olvidar. La banda entró en escena en una atmósfera ya oscura que acabó atrapando a todo el público gracias a una energía inimaginable. Como si nos encontráramos en una misa gospel, su inclasificable música resonó por todo el teatro Apolo, mientras su vocalista cantaba, gritaba, bailaba y bajaba entre el público para dar lo mejor de sí mismo.  Presentando su álbum debut, nos ofrecieron temas como ‘And When you Fall’, ‘Remains’ o ‘Black Eunuch’ llenos de rabia pero con una clara misión, hacernos sentir parte de un todo, hacernos disfrutar con sus reivindicativas letras y duras melodías.

empress of

Crónica del viernes y domingo: Elisabeth Gallego Rigol
Crónica del sábado: Rubén Acevedo Araujo

 

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *