Crónica

Low Festival 2016

Low Festival

29/07/2016 - 31/07/2016

Por -

El Low Festival vivió el pasado fin de semana un nuevo e intenso capítulo en su historia, confirmando de una vez por todas que está en condiciones de jugar en la misma liga que otros más veteranos como el FIB o BBK. La clave de su gran poder de convocatoria, con casi 78.000 asistentes en la presente edición, no solo reside tan solo en el hecho de ubicarse en un lugar con tantas facilidades para el turismo como es Benidorm, sino un cartel que cohesiona a la perfección masivos nombres nacionales con los reclamos de la temporada festivalera y sobre todo una cuidada selección de grupos tanto nacionales como internacionales dirigidos a un público más reducido. A parte de ello, la comodidad de su entorno y logística, tanto para los afortunados VIPs como para el asistente a pie, es algo que a bien seguro a más de uno le llevará a decantarse por este festival en lugar de otros. Una vez recuperados de los tres intensos días vividos, llega el momento de repasar los grandes conciertos de esta edición.

JUEVES

DWARVES

Nuestra jornada comenzó con unos veteranos Dwarves causándonos gran sorpresa. Con un inicio basado en la contundencia más que en la aceleración, formaron bastante rápido el pogo centrado en las primeras filas del Wiko. Estridentes por momentos para causar mayor alteración entre el público, tiraron de la vieja escuela de bandas punks no tan melódicas como Turbonegro, para dirigirse hacia un final ligeramente diferente. El torbellino con el que fueron cerrando poco a poco, los llevó a un lado más ramoniano que agradeció el público no fan para llevarse un buen recuerdo en las primeras horas del festival.

BELLE AND SEBASTIAN

Los escoceses seguramente eran el grupo más esperado del festival, más aún si recordamos la dolorosa cancelación de su primera gira por salas en más de 10 años del pasado mes de noviembre. Por ello, en las primeras filas se podían observar los fieles más acérrimos, rostros en los que vimos las lágrimas desde que arrancaron con ‘Nobody’s Empire’. El espejismo de los temas de su último trabajo prácticamente se quedó ahí, ya que a mayores solo interpretaron la siempre festiva ‘The Party Line’ con Stuart Murdoch subido al tapete del piano. A partir de este momento, comenzó un repaso a sus temas más emblemáticos, regalándonos otros que no eran tan obvios. Estamos hablando de auténticas maravillas como ‘Jonathan David’, ‘I Don’t Love Anyone’, o una renovada ‘Electronic Renaissance’ ejecutada desde el disfrute discotequero de todos sus miembros. De este modo, nos encontrábamos con los alicientes perfectos para que de una vez por todas nos acercásemos a ese concierto redondo de los escoceses con el que siempre habíamos soñado. El final, no pudo llegar de otra forma que con referencias a su sentimiento europeo y la invasión de escenario para corear ‘The Boy with the Arab Strap’ y ‘ I Didn’t See It Coming’. A falta de 10 minutos de alcanzar su horario de finalización, también hubo tiempo de ‘Me and the Major’ sintiendo otra vez muy de cerca los motivos por los que son el grupo de nuestra vida.

13680783_10153759195882135_8260991118940907021_n

HOT CHIP

Iban llegando las altas horas de la noche y Hot Chip tenían un horario privilegiado para ganarse al público. Ante una ocasión tan buena, los británicos no lo dejaron pasar, ofreciendo el que seguramente fuese el gran concierto del festival. Una hora donde concentraron parte de sus hits ´más certeros, transformándolos y dotándolos de un espíritu ochentero aún mayor. Desde la inicial ‘And I Was a Boy From School’ hasta ‘Over and Over’, sin dejar de lado ‘I Feel Better’. Alex Taylor con su chaqueta rosa fosforita y diadema se mostraba más que inspirado y animado, mostrando su faceta más desconocida de frontman para hacernos ver lo infalible de su banda. Explosiones sonoras en el momento preciso de los temas y un verdadero sentimiento de disfrute colectivo que costaría volver a ver en el escenario principal a lo largo del festival. El broche de oro lo pusieron transformando el ‘Dancing In The Dark’ de Bruce Springsteen en un tema de baile perfecto.

WAS

El cierre a nuestra primera jornada del festival llegó con los vascos moviéndose en su zona de confort, emparejados con las luces y todo aquello que revitaliza las noches (que se lo pregunten a su vocalista Deu). En un directo paradójicamente más orgánico que lo que les solíamos recordar, combinaron temas de su reciente Gau Ama con todo aquello que estábamos esperando como fue el caso de ‘Can I Count on You’ o ’0:75 (Bring me Back Home)’. La apuesta de cierre de noche que siempre resulta acertada.

peiró

SÁBADO

SR. CHINARRO

Bajo un sol insoportable que incidía de lleno sobre un Antonio Luque en bañador y su banda, se daba por inaugurada la segunda jornada del festival. A lo largo de la hora de actuación de la que gozó el malagueño, pudimos comprobar dos partes bien diferenciadas. Una primera hora en la que solo interpretó temas de su nuevo disco El Progreso, destacando composiciones como ‘Efectos Especiales’ o ‘Manía Persecutoria’. La segunda parte coincidió con una afluencia de público cada vez mayor, justo a tiempo para presenciar clásicos como ‘El Rayo Verde’, ‘Del Montón’ o el cierre con ‘Una Llamada a la Acción’. Un concierto más que correcto, de esos que guardas con buen recuerdo y no se queda simplemente como la anécdota de apertura del festival. Esperamos encontrárnoslos dentro de poco en sala.

TERRIER

Nuestras ganas de ver a Terrier presentando La Plaga eran ya casi incontrolables, por lo que su actuación en el Low era una de las que esperábamos con más ganas. Con la sonrisa que siempre les caracteriza, hicieron frente a todos los inconvenientes que presenta tocar en el escenario Jägermusic, ideal para las propuestas de carácter electrónico, pero no tanto para el resto de las bandas. Con muchas ganas de juerga, comenzaron muy impulsivos con ‘Évoli’ para ofrecernos un recital sin freno de melodías pop perfectas. Canciones como ‘Los Golpes’, ‘Déjate Brillar’ o ‘Gafas Estrábicas’ en directo se tornan melodías aún más revitalizantes, acompañantes de momentos vitales de lo más despreocupados y felices. Como era de esperar, tampoco faltaron clásicos como ‘Benidorm’ o ‘Vedette’, redondeando aún más su directo y haciendo que desapareciese todo tipo de timidez entre el público, incluso para regarse de cerveza por encima por si hacía falta.

IMG_20160730_205749

BLACK LIPS

La jornada no podía continuar más intensa. Sin reponernos de lo de Terrier teníamos a unos auténticos iconos del garage encima del escenario principal. A pesar de que el ambiente no era el propicio para ellos, ya que no habían llegado ni las 10 de la noche y buena parte del público lo único que hacía era esperar a Los Planetas, la actitud de los de Atlanta no varió ni un ápice a la hora de comprometerse con sus canciones. Sin ningún tipo de presión en cuanto a temas nuevos que presentar, los norteamericanos ofrecieron un buen repaso a la parte más emblemática de su discografía, arrancando sin ningún tipo de rodeo con ‘Sea of Blasphemy’ y ‘Family Tree’. A partir de ahí empezaron a volar los rollos de papel higiénico y algún sector del público parecía venirse arriba, sin embargo todo fue un espejismo. Las mismas caras de indiferencia en las primeras filas permanecían mientras sonaban temas tan arrolladores como ‘O Katrina!’ o ‘Smiling’. Hubo tiempo también para anunciar nuevo trabajo e incluso presentarnos uno de sus temas que continúa más bien en la línea de su último Underneath the Rainbow. El remate final llegó con todo un himno de borrachera como es ‘Bow Down and Die’, una de esas canciones escondidas en el discazo que se marcaron The Almighty Defenders. No fue el lugar, ni la hora, ni el tipo de público adecuado, pero resultó muy emocionante volver a ver a los Black Lips.

JUVENTUD JUCHÉ

La noche todavía nos tenía muchos momentazos preparados como fue la actuación de Juventud Juché. Tras verlos varias veces este año, el entusiasmo sigue intacto por vivir otro concierto de salvajismo sonoro y revolución lírica. El trío salía al escenario Wiko prácticamente alineados en horizontal, introduciendo algún cambio en su setlist respecto a sus más recientes directos para enfatizar el nexo existente entre sus dos LPs. Era su momento, la ocasión perfecta para que la ira de sus temas fuese recogida por el público y la transformase en descontrol. La sensación de ver a un grupo en el momento y lugar adecuados, al mismo tiempo que la noche se iba desdibujando cada vez más. La niebla que el propio grupo menciona en sus temas parece que iba tomando a todo el personal de forma metafórica, en una oscuridad en la que también se verían inmersos Girls Names al día siguiente. Reventando una vez más la noche, como otras cuantas en lo que va de año, Juventud Juché siguen sin freno en lo suyo.

PEACHES

Con un merecido descanso, el final a nuestra noche lo puso Peaches. Impactando desde el primer minuto a base de una escenografía arriesgada, con dos bailarines disfrazados por momentos de vagina, Merrill Beth Nisker demostró que lo suyo es revolucionar al personal. En todo el directo no paró ni un segundo, ya fuese cantando o accionando todo tipo de pedales que sostuviesen la parte instrumental. Lanzándose sin control al público y controlando su respiración para no desfallecer, nos brindó el cierre más apoteósico posible a nuestra segunda noche.

13681021_10153761417187135_924359029106739592_n

DOMINGO

LAS RUINAS

A pesar de que las fuerzas fallasen, había que acudir pronto al recinto ya que Las Ruinas abrían la última jornada del festival. Mimetizándose perfectamente con la ciudad, Jaime salió al escenario con una langosta hinchable a la espalda, un elemento que sería protagonismo en el momento en el concierto se revolucionó. No éramos muchos pero sí muy entusiastas de lo que hace el grupo afincado en Barcelona, por lo que con tan solo sonar los primeros temas ya estábamos bien caldeados. Un sol abrasador puso la nota a canciones tan festivaleras como pueden ser ‘Talismán’ o ‘Cubata de Fairy’, mientras que rostros muy reconocibles se encargaban de dar entrada a los pogos. La retahíla de auténticos himnos vitales no dejaba de sucederse. Desde ‘Gabriel y Vencerás’ a ‘Ramón y Cajal’ sin dejar de lado ‘Club de Fans’. Un auténtico escándalo de canciones imposibles de no corear. Incluso hubo tiempo para un nuevo tema que irá en su nuevo disco del que tendremos noticias dentro de muy poco. La felicidad de ver por primera vez a Las Ruinas fue plena en un ambiente que acabó siendo muy propicio para ello.

PABLO UND DESTRUKTION

El asturiano no es muy dado a actuar en festivales, sin embargo el Low era una excepción de lujo y a la postre un acierto. Pablo acudió con el formato banda que viene acompañándole últimamente, concentrando en poco más de 50 minutos de actuación una serie impecable de los temas de sus últimos trabajos. A destacar como siempre la visceralidad que el músico imprime en cada canción, en cada momento en el que tiene que levantar aún más la voz para que todo cobre una dimensión mayor. A través de canciones como ‘La Extranjera’ o ‘La Paz de los Justos’, el músico logró captar algún que otro nuevo seguidor a sus temas, amplificando sus canciones en la nocturnidad a la par de interactuar mucho con el público. Un concierto necesario dentro del festival que llegó a la hora precisa.

liberto peiró

GIRLS NAMES

La noche iba avanzando y Girls Names estaban dispuestos a dejar su huella en el festival. Reduciendo su habitual setlist por razones obvias de tiempo, los irlandeses se decantaron por dejar de lado su parte más atmosférica para tirar de sus temas más directos a la yugular. Una decisión acertada que nos permitió disfrutar de canciones como ‘Malaga’, ‘A Hunger Artist’ o ‘Desire Oscillations’. La excepción a esto la rompió la siempre espectacular ‘I Was You’, destacando aún más lo graves y la escalofriante voz de Cathal repitiendo eso de So you’re trying to wrap my arms around a vision. Llevando sus guitarras al límite y creando una estampa oscura, hicieron que el post-punk más esquivo también tuviese su hueco en el festival, dejándonos pensativos acerca de cuándo los volveremos a tener por aquí cerca.

EL ÚLTIMO VECINO

El festival ya iba dando sus últimos coletazos, llegando como era lógico las actuaciones enmarcadas en el ambiente más festivo posible. Entre ellas estaba claro que La de El último Vecino iba a ser una de las más esperadas, ya que su nuevo trabajo Voces resulta uno de los pelotazos de la temporada, algo que confirmamos en uno de los mejores directos del festival. Gerard seguramente sea el frontman perfecto. A través de todas sus poses y guiños a los ochenta, el músico no necesitaba mediar palabras entre sus canciones para conseguir que el público entrase en el delirio. El carro de buenos temas acumulados como ‘Nubes Grises’, ‘Mi Amiga Salvaje’ o ‘La Entera Mitad’ desató los botes del público y los cánticos constantes. Todo fue llevado al extremo, viviendo otra auténtica inyección de euforia imposible de contener.

JAVIERA MENA

La chilena fue nuestra escogida para poner punto y final al festival. Tras el subidón provocado por El Último Vecino, la artistas supo mantenernos en ese estado de “hasta que el cuerpo aguante”, dejándonos coreografía perfectas y un espectáculo propio de una auténtica reina del pop. No se dejó ningún gran tema en el tintero, abarcando desde ‘Otra Era’ hasta ‘La Verdad’ o ‘Piedra de Luna’. Destacando en todas sus facetas, tanto a los teclados como vocalmente, Javiera deslumbró a altas horas de la noche, con una fiesta elegante pero muy intensa. Además, otro de los protagonistas de la noche como fue Gerard de El Último Vecino subió al escenario con ella para interpretar la motivante ‘Al Siguiente Nivel’, por lo que no pudimos pedirle más a nuestro cierre del Low.

pablo

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *