Crónica

Donostia Kutxa Kultur Festibala 2015

Sábado

05/09/2015

Por -

La jornada del sábado se presentó bien distinta a la del viernes, ya que en esta ocasión eran Yo La Tengo los cabezas de cartel, pudiendo observar una mayor presencia de público con ganas de disfrutar la mayoría de propuestas de una forma respetuosa. El día nos dejó grandes sorpresas, sin ir más lejos la de los jóvenes Albert Cavalier.

La banda donostiarra que llegaba de telonear hace unos días a Dead Ghosts, sorprendió a los presentes a aquellas tempranas horas de la tarde, con unos argumentos más que solventes para que la cuerda dure para mucho tiempo. Lo suyo se basa en el garage más frenético y gamberro de la Costa Oeste, presentándonos un buen juego de voces entre Pablo y Gonzalo, que dinamitaron temas como ese ‘I Don’t Fuckin’ Surf’ que sirvió como perfecta carta de presentación del grupo. Tampoco faltó una de esas canciones también muy identificativa del grupo como es ‘La Casita’, donde encontraron el equilibrio perfecto entre melodía con mucho gancho y furia desbocada.

11987144_896789600390661_8284475508228946502_n

Con la juventud por bandera, también se presentaron Mourn en el escenario grande. Aclamadas por la prensa internacional y ofreciendo directos en grandes festivales como el Pitchfork Festival en Chicago, se presentaron a una hora temprana sobre el escenario principal. Vestidas de negro dieron muestras de un grunge que pecó de frialdad en ciertos momentos de la actuación. Tan solo los motivos melódicos de canciones como ‘Your Brain is Made of Candy’ o ‘Misery Factory’ supusieron momentos disfrutables. Aún les quedan muchas cosas por intentar hacer.

Quienes tienen recorrida una carrera por un camino muy identificativo son Ama. Jugando en casa y presentando los temas de su último trabajo encima del escenario Red Bull, agradaron y dejaron momentos muy bonitos en su actuación como la interpretación de ‘Aquí Paz y después Gloria’. Haciendo gala del Donosti Sound, nos trajeron a cierto grupo a la cabeza al mismo tiempo que sus letras representaban estampas más bien nostálgicas en nuestra cabeza.

11181334_896790340390587_519505652027273496_n

Niña Coyote eta Chico Tornado son uno de esos grupos que van al rebufo de todo lo bueno que dejó el rock vasco de los 90 con un carácter feroz que transforma sus directos en algo muy rutilante. Una propuesta no apta para todos los públicos y que cuanto menos nos impresionó. Lo innegable es que su directo fue muy salvaje pero bien dirigido hacia el propósito de su propuesta. Algo diferente y que merecía tener cabida en el festival.

No nos queríamos perder por nada del mundo a Rafael Berrio, por eso nos aseguramos llegar pronto y coger sitio para el primer pase que ofreció en el Teatro Abandonado. Teníamos bastante curiosidad por comprobar como el donostiarra y su banda defenderían Paradoja, un disco con el que el regreso al rock ha sido total. El resultado fue un concierto repleto de emociones y arropado por sonidos mucho más contundentes a lo que nos tenía acostumbrados en estos últimos años. No faltaron temas del mencionado último trabajo como ‘El Mundo Pende de un Hilo’, ‘Inanimados’ o un reflexivo ‘Mis Ayeres Muertos’ que sirvió para ver nuestras vidas pasar con gran celeridad. Más momentos de bella factura y sentimientos a flor de piel llegaron con la revisión de temas como ‘Santos, mártires, yonkis’ o ‘Como Cortes’ sonando de una forma realmente compungida. Un auténtico honor de disfrutar de poder haber visto a Rafel Berrio en vivo.

11960224_897444476991840_4184485989753051883_n

La siguiente parada tuvo como protagonistas a unos siempre gamberros Novedades Carminha, dispuestos a todo con tal de que sus pildorazos garageros siempre tengan una efusiva respuesta entre el público. Apostaron por sacar lo mejor de sí mismos, repartiendo muy bien el peso de sus tres trabajos en el setlist. Desde ‘Échame Gel’ hasta ese ‘Amor Rural’ que enalteció cualquier tipo de festejo popular sin olvidarnos de ‘Santiago Apostol’ donde el ingenio lírico vio la luz. El tramo final del concierto estuvo marcado por ‘Antigua pero moderna’, el ya gran hit de la banda para despedirse con un ‘Demolición’ en el que varios miembros de Albert Cavalier invadieron el escenario poniendo también su voz al tema.

Apurando las últimas horas del festival, llegaba uno de los momentos más esperados. Yo La Tengo hacían acto de presencia con una puesta en escena sencilla y formal, bajo la que nos dedicaron más de hora y media de auténtico disfrute. Los norteamericanos siempre han sido un grupo que se han movido muy bien en diferentes ambientes, más o menos acercados a los territorios donde volverse loco en directo es la opción acertada. Como buena muestra de todo lo mencionado, fueron capaces de introducir en su setlist ‘Mr. Tough’ y ‘Ohm’, provocando ambas la misma ilusión entre el público. Un directo en el que alternaron su lado más acústico presente en su último trabajo de versiones y descartes, junto con la tormenta desatada a la que nos tienen acostumbrados. Imborrable la imagen de los puños al alto mientras sonaba ‘Deeper Into Movies’.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *