Crónica

2013

09/11/2013

Por -

 El segundo día del Intro Music Festival volvió a contar al igual que el día anterior con una gran respuesta del público. La segunda jornada estuvo marcada por un mayor dinamismo en la propuesta gracias a los tres grupos del cartel como eran Izal, Corizonas y Love of Lesbian, en especial los segundos. Todas las melodías coreables que el público había esperado el día anterior y que por unas causas u otras no habían llegado, se reservaron para este segundo día.

La tarde arrancó con unos Cheese & Bacon Djs que gozaron de una asistencia mayor que su homólogo Processed Beats el día anterior. Ofrecieron una sesión cargada mayoritariamente de grandes hits del indie español. Lo más destacable seguramente fuese su capacidad de animar al público y que el Jägger los acompañó durante toda la sesión.

1441434_10151673908381261_968047808_n

El primer grupo en estrenar la tarde fue Mikel Izal y los suyos. Convertidos ya en todo un fenómeno de masas, llegarón al IMF para presentar los temas de su nuevo trabajo Agujeros de Gusano. A pesar de que la banda se mueve en esos territorios de lo que podríamos calificar como el pop independiente nacional más generalista, hay que reconocer que tienen un carisma especial en sus canciones que los hace perfectamente reconocibles. Ofrecieron un concierto más eléctrico que el que pudimos observar en el Arenal o Sonorama. Seguramente los temas nuevos tengan buena parte de la culpa. Intercalando a la perfección las canciones de sus dos trabajos, Izal demostraron que los numerosos directos ofrecidos este verano les han aportado una seguridad máxima en sus directos, imprimiendo los matices adecuados en cada momento del concierto. Y es que ante todo, Izal saben conjugar a la perfección temas reposados como ‘Palos de Ciego’ con otros de ambientes más bailables como ‘Jenna Fisher’. Atreviéndose con los tres epílogos que cierran su disco, alcanzaron el momento reflexivo del concierto para cerrar por todo lo alto con ‘Magia y Efectos especiales’ y ‘La Mujer de Verde’. Como dato, destacar que entre las primeras filas el público no dejó de gritarles eso de “Ecenario principal, escenario principal”. Por algo será.

ST830283

Los siguientes en subirse al escenario fueron los Corizonas, esa asociación tan exitosa entre Los Coronas y Arizona Baby. Sin lugar a dudas ofrecieron el concierto del festival, marcado por la experiencia de sus miembros sobre el escenario y el excelente sonido. Pusieron la nota rock del festival mostrando sus temas polvorientos, más propios de las tabernas de Arizona que no del barrio de Malasaña, lugar donde nos confesaron que surgió la amistad entre las bandas. Interpretaron temas llenos de ritmo y de mensaje como fue el caso de ‘Hey hey hey (The News Today)’ o ‘Run to the Woods’. Con las psicodélicas proyecciones habituales en sus directos, lograron un impacto visual mayor que unido al de su música lograron que nadie no saltase en temas como ‘The Falcon Sleeps Tonight’, revindicado con una pancarta entre el público. El concierto dio mucho de sí, regalándonos versiones tan buenas como el clásico ‘Wish you Were Here’ de Pink Floyd bajo un filtro mucho más western. Tampoco quedó olvidado el tema ‘Shiralee’ de los propios Arizona Baby, con mucha más instrumentación que la que nos tienen acostumbrados. Llegó la parte final del concierto, el momento ideal para que Javier Bielba revindicase el problema que existe la música en los pequeños garitos de Valladolid. Fue el lugar idóneo: un gran escenario y multitud de público. Un mensaje muy necesario que no es escuchado por las personas que deben de escucharlo. Los grandes formatos parecen tener cabida en esta ciudad, pero parece que ha quedado en el olvido el lugar del que surgieron esa bandas protagonistas de los grandes formatos.

ST830298

Volviendo otra vez a las actuaciones del festival, cerraron la noche Love of Lesbian. Por tercera vez dentro de la misma gira, regresaron a Valladolid para ofrecer las canciones de La Noche Eterna. Los Días no vividos. Con un directo muy similar (por no decir idéntico) al de anteriores ocasiones, demostraron que son la banda de pop independiente nacional por excelencia. Aquella que es capaz de aunar a personas con gustos musicales más diversos, pero también de crear más desigualdad de opinión. A pesar de su interminable gira, que se prolonga verano tras verano, inviernos tras invierno, los miembros de Love of Lesbian ponen la misma ilusión y entrega que el primer día. Es increíble la capacidad de aguante que tienen Santi Balmes y los suyos, ya que sin apenas realizar modificaciones en el setlist durante dos años, no se cansan de sus temas. Realmente te tiene que gustar mucho lo que haces para no caer en el tedio. Para los que aún no sepáis que podéis encontrar en un concierto de Love of Lesbian, deciros que siempre suelen abrir con ‘La noche eterna’ y a partir de ahí empiezan a recorrer un viaje que los lleva a la última noche de 1999. La parte final del concierto se centra en la adoración propia y el hedonismo para rematar con seguramente la peor y más repetitiva canción de su repertorio como es ‘Fantástico’. Si aún tenéis más ganas de conocer un directo suyo a fondo, tenemos otra crónica explicada aún con más detalle que puede ilustrar el 90% de los conciertos de los catalanes. Esperemos que paren en algún determinado momento y graben nuevo material ya que la sobreexposición es un gran peligro. Ellos intentan obviarlo, pero el riesgo está ahí.

Puedes leer la crónica del viernes en este enlace.

Fotografías a cargo de Andrea Lucas Lacal
Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *