Crónica

Cala Vento

Black Pearl

19/05/2017

Por -

Los incombustibles Cala Vento recalaron por primera vez en Valladolid con el propósito de demostrarnos que en su cabeza nunca hay escenarios pequeños ni grandes cuando se trata de presentarnos su buen arsenal de temas. Por ello, desde el primer minuto de su actuación en la Sala Black Pearl, el dúo salió enchufadísimo, con muchas ganas de entregarse tanto ellos como su público a unas canciones de formato pop pero de esencia mucho más relacionada con sonidos como el hardcore. La entrada más que aceptable de la sala (una gran noticia para lo que solemos encontrarnos en esta ciudad) nos hizo comprobar como Aleix y Joan han dado un salto mediático mayor respecto a lo que se encontraron en la gira de presentación de su primer trabajo homónimo. El cierto fervor contenido por los asistentes, hizo acto de presencia desde los primeros golpes de batería en la inicia ‘Hay Que Arrimar’, dejando constancia de unos músicos perfectamente compenetrados y curtidos en escenarios de todo tipo a pesar de que todavía no podamos tildar su trayectoria de dilatada.

A lo largo de la hora de concierto que nos ofrecieron, supieron equilibrar los nuevos temas de Fruto Panorama junto con los de su debut, soltando esa rabia y urgencia que remiten en su cara más amable a bandas como Nueva Vulcano. Sin embargo en los momentos de mayor rutilancia en la guitarra, las sombras que aparecen se extienden a bandas de un perfil aún más áspero como pueden ser los No More Lies. Sin entrar de lleno en comparaciones y bandas que se nos pasaron por la cabeza, solo podemos decir que la entrega melódica de Cala Vento tiene un gran mérito. Desde los cambios de ritmo de ‘6.000.000.000’ hasta la necesidad de exprimir al máximo los pedales para recrudecer el tema en el momento preciso como fue el caso de ‘Historias de Bufanda’. La sensación de estar viviendo cada canción como si fuese la última fue algo que nos acompañó a lo largo de toda la noche, dejando constancia de la tenacidad de un repertorio más que sólido, muy bien guiado por dos músicos de lo más agradecidos. Más no podemos pedir ante su debut en una ciudad que no se antoja especialmente fácil para las bandas jóvenes que llegan desde fuera.

Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *