Crónica

Mishima

Apolo

20/12/2018

Por -

Nos aproximamos hasta la Sala Apolo de Barcelona el pasado 20 de diciembre con motivo del Concert de Nadal de Mishima, el primero de los dos conciertos planeados por el grupo catalán. La sala, donde no cabía ni una sola alma más pues el cartel de sold out colgaba en la entrada, comenzó a calentar motores con los teloneros Da Souza, los músicos de Mallorca que animaron el ambiente con sus canciones y nos dejaron muy buen sabor de boca.

El público esperaba expectante la llegada de David Carabén y compañía, las luces se apagaron y las primeras notas de ‘L’Or’ comenzaron a sonar, todos aplaudieron la salida de los catalanes al escenario y junto con Carabén comenzaron a cantar. El líder del grupo ofreció toda su simpatía y energía desde el segundo cero, así como el resto, Marc Lloret, Dani Vega, Alfons Serra y Xavi Caparrós, quienes nos hicieron sentir más en una reunión entre amigos que han decidido pasarlo genial, que en un concierto donde tus ídolos son inalcanzables. Entrañable y agradecida familiaridad.

El setlist, extenso y muy bien repartido, hizo un repaso por toda su carrera, haciendo eso sí hincapié en su último lanzamiento Ara i Res publicado en 2017. De éste sonaron temas como ‘Jimi’, ‘Una Sola Manera’, ‘Posa’m Més Gin, David!’ o ‘S’haurà de Fer de Nit’.

Cabe destacar que una de las cosas más interesantes de toda la velada era la expresión de los asistentes, donde se podían observar aquellos fans que llevan años siguiendo sus pasos, aquellos otros que quizás descubrieron Mishima con su último álbum o aquellos que por primera vez, llegaron a la sala arrastrados por algún amigo. Fuera cual fuera el motivo que allí los hubiera llevado la magia de Carabén los hipnotizó cautivando a todo el público que coreaba todas las canciones, aplaudía o se emocionaba con cada uno de los temas. Un claro ejemplo de ello fue escuchar a todo el Apolo cantar a capela, guiados por Carabén, ‘El Temple’ del disco Set Tota la Vida; “Què en farem del desig, ara que hem trobat l’amor?”

Entre canción y canción hubo tiempo para anécdotas, risas y sobre todo agradecimientos por parte del grupo, a todos aquellos que siempre los han apoyado y seguido, a aquellos que han colaborado en su carrera y también a la Sala Apolo, que les ha visto crecer a lo largo de los años, y es que qué mejor momento para hacer esto que durante un concierto de Navidad.

Sus grandes hits dejaron a muchos sin voz, ‘L’Última Ressaca’, ‘Guspira, Estel o Carícia’ o ‘Tornaràs a Tremolar’, y siendo como era una noche tan especial nos regalaron también algunas sorpresas como la interpretación de ‘El Paradís’ en acústico, la colaboración de Oscar d’Aniello i Dani Acedo en ‘Qui n’ha Begut’ o la aparición del grupo vocal In Crescendo para celebrar por todo lo alto el final del concierto cantando junto a Mishima ‘No Obeir’ y ‘Sant Pere’.

Sin duda una de las mejores maneras que hay para comenzar las fiestas navideñas.

Elisabeth
Elisabeth

Licenciada en Humanidades y amante de todo lo que rodee el mundo audiovisual, en mi mochila siempre encontrarás una cámara, mi móvil, unos auriculares, una agenda y un boli. Lo que más me gusta es disfrutar de la música en directo y guardar las entradas de recuerdo. ¡Ah! Y los velociraptores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *