Crónica

Arenal Sound 2013

Sábado

03/08/2013

Por -

Empezándonos a sentir algo justos de fuerzas, la jornada del sábado arrancó con Jero Romero en el escenario Legendario. Aparentemente el concierto ideal para comenzar la jornada, congregó un número mayor de personas que los conciertos de apertura de días anteriores. Tras su paso por los Sunday Drivers, Jero Romero se ha dedicado a componer temas romanticones y bastante monótonos. Concentrados en un palmo del escenario Jero y sus músicos entre los que se encontraba el gran Charlie Bautista, desgranaron los temas de su primer trabajo Cabeza de León. Canciones hechas desde el sentimiento pero carentes de emoción y ritmo que solo se salvaban por los buenos punteos del señor Bautista. También se atrevieron a versionar el ‘Adelante, Bonaparte’ de una forma descafeinada. Después de ver lo que en su día fueron The Sunday Drivers y comprobar ahora lo que hace el toledano provoca cuanto menos tristeza.

La cosa cambió de color cuando Antònia Font salieron al escenario. Congregando a un aceptable número de seguidores decidieron comenzar el concierto con los entretenidos y breves temas de su último trabajo Vostè és aquí. Fantasía controlada, poco a poco se adentraron en temática más accesible como ‘Islas Baleares’ o la celebrada y emotiva ‘Clint Eastwood’. Mostrándose cómodos encima del escenario, la música de la ya veterana banda empezó a animar al público que no dudo ni un momento en festejar y bailar el tema final ‘Calgary 88’. Aún estando muy lejos de Canadá y con una temperatura de más de treinta grados, los mallorquines nos transportaron a la pista de hielo de los protagonistas del tema.

ferreiro web arenal

La llegada de Iván Ferreiro animó la afluencia de público en el recinto. Sin embargo, el apartado musical sirvió para darnos cuenta de lo poco que el gallego se había preparado el concierto y de lo interiorizadas que están sus canciones en la memoria del personal. Y es que hay que tener bastante valor para presentarse en un mastodóntico escenario de festival con una propuesta muy similar al formato acústico de sala. Repartiendo muy bien el peso de su discografía, los Ferreiro y compañía no tuvieron problemas a la hora de dejar cantar al público sus canciones, ya que la respuesta era total. Se atrevieron a enlazar su tema ‘Promesas’ con el clásico ‘Insurrección’ de El Último de la Fila. Bromeando, se despidió con una supuesta versión de Amaia Montero que no era ni más ni menos que ‘Turnedo’.

levante.diario mercantil

Después del un poco soporífero concierto de Iván Ferreiro, nos pegamos el gustazo con Standstill. Con un montaje espectacular basado en tres pantallas en forma de arcos y luces estroboscópicas, Eric Montefusco y compañía justificaron el motivo por el cuál el espectáculo Cénit es apto para festivales. Centrándose lógicamente en su último trabajo Dentro de la luz, mostraron toda la intensidad de sus temas con dos juegos de batería en temas como ‘Adiós, Madre, Cuidate’ o ‘¿Puedo pedir?’. También hubo tiempo para rescatar el clásico ‘Adelante, Bonaparte’ (menos mal que repararon el daño sufrido por la versión de Jero Romero) o ‘¿Por qué me llamas a estas horas?’. Con bellas proyecciones de tapices y figuras de iglesias románicas, llego el fin de un concierto que esperamos volver a verlo pronto con una duración mayor.

klaxons. levante diario mercantil

A continuación llegaba el turno de The Klaxons, una banda que aparentemente no contaba con todo el peso que merecía en el cartel y que acabó por ser la mejor propuesta internacional de la noche. Llegaron al Arenal ofreciendo lo que se les pedía: melodías electrónicas que animasen al personal. Lo cierto es que cumplieron con la demanda y lo hicieron mostrando una energía desmedida. Arrancando con ‘Atlantis to Interzone’, resulta imposible que la cosa salga mal ante un público no muy numeroso. Desgranando éxitos pasados como ‘Golden Skans’, la banda se introdujo en nuevo material, un nuevo material que continua la senda festiva del grupo. Así nos lo demostraron en canciones como ‘Rhythm of Life’ que guarda esos coros agudos tan característicos de la banda o ‘Invisible Forces’ donde se funden el apartado electrónico y el guitarrero. Un concierto de un grupo claramente festivalero que cumplió su misión dando más de lo que se pedía. Al acabar el concierto, tenemos testigos que afirman que el teclista James Righton disfruto paseando por el recinto en compañía de su chica Keira Knightley.

stellite stories. web arenal

Tras el subidón de Klaxons, comprobamos como Stellite Stories ejercían de perfecta banda tributo de Two Door Cinema Club. Conociendo o no a los irlandeses, los temas de Stellite Stories resultan entretenidos aunque a lo largo del concierto la cosa empieza a aburrir. Cerrando los ojos y escuchando esos riffs de guitarra, donde las cuerdas se rasguean rápidamente te puedes imaginar escuchando un disco futurista de TDCC. Una copia descarada y sin personalidad que poco tiene que ofrecernos.

Pasamos a The Drums, unos que poseen mucha personalidad pero que en directo pierden la energía por momentos. La banda de Jonathan Pierce interpretó los temas de sus trabajos en directo de una forma clavada a como suenan en álbum, algo que no despierta ningún tipo de emoción. Jonathan Pierce se mostró contento de volver a tocar en un festival, deambulando por el escenario con sus particulares poses. Sonaron muy bien, eso nadie lo puede negar, pero totalmente faltos de matices. Con el piloto automático, nos dejaron disfrutar a medias de temas tan redondos de Portamento como ‘What you were’ o ‘I need a doctor’. A diferencia     del Primavera Sound de hace una temporada sí que interpretaron su mayor hit ‘Let’s go surfing’. Ante un público abundante y realmente fan (nunca nos habríamos imaginado los gritos enfervorecidos de las jóvenes al señor Pierce), los neoyorquinos acabaron antes de la hora prevista. Mucho fan pero nadie pidió bises con ahínco.

The drums web arenal

Cerramos la noche con los salvajes Reptile Youth y su punk de matices electrónicos. Una propuesta algo más original que la de Satellite Stories, que nos hizo movernos de lo lindo. Una banda dispuesta a todo encima del escenario y que sirvió para candear el ambiente ya a altas horas de la noche. Con los gritos de su cantante en el tema ‘Speeddance’, despedimos la jornada.

Fotografías tomadas de la web del festival y Levante-EMV
Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *