Crónica

Arenal Sound 2013

Jueves

01/08/2013

Por -

El jueves empezamos la jornada muy temprano con el fin de ver a Izal. Lo cierto es que no nos esperábamos tanta marea de gente a esas horas, pero está claro que la banda de Mikel Izal se ha sabido ganar al público mayoritariamente joven en los últimos meses. En directo pudimos comprobar como su propuesta se basa en una voz carismática y letras nostálgicas, de esas que llegan a la masa juvenil. Mostrando experiencia en el escenario y en muchas ocasiones ukelele en mano Mikel y los suyos, soltaron temas como ‘Magia y efectos especiales’, ‘Tu continente’ o ‘La mujer de verde’, tema con el que cerraron. Queda ver como siguen evolucionando, pero parece claro que las masas los convertirán en un caso Vetusta Morla, mostrando otras facetas bien distintas a los de Tres Cantos.

altAm2_TxcSR159TrQAuRFBXopIapnvkWnajD9PvwDtGHtr

Después de Izal, llegaba una banda con más solera como son Delafé y Las Flores Azules. Helena Miquel, Óscar D’aniello y el ya habitual Dani Hacedo junto al resto de músicos nos presentaron las canciones de su más reciente disco De ti sin mí – De mí sin ti, alternadas con otros temas de su discografía. Como siempre cabe esperar, ofrecieron un directo enérgico y divertido, lleno de estornudos (los que fuisteis sabréis el porqué) en el que los polvos de talco fueron los mejores compañeros de Óscar a la hora de mostrar sus bailes en el escenario. Las canciones más reposadas, más profundas y reflexivas de su último disco, se acaban adaptando al alegre formato directo de la banda. Así comprobamos como ‘Qué sentido tendría’ (con la voz de Helena sustituyendo a la de Nacho Vegas) o ‘Cielo’ se vuelven más animadas para acoplarse a los grandes hits como ‘El indio’. Un directo de calidad (quizás con los graves demasiado graves), cosa que a estas alturas ya no nos sorprende.

dfa @alejandroheraso

El tercer gran concierto de la jornada lo protagonizaban los granadinos Lori Meyers, que ofrecieron un setlist muy medido, apto para todos sus seguidores. Noni y los suyos interpretaron temas de sus primeros discos como ‘Luciérnagas y mariposas’, ‘Dilema’ o ‘Tokio ya no nos quiere’ con los que lograron el éxtasis colectivo para luego apaciguarnos con canciones de su etapa más reciente. Como invitada de lujo, contaron con Anni B Sweet que puso voz y teclado a ‘El tiempo pasará’, sin embargo, el concierto no será recordado por la colaboración, que pasó sin pena ni gloria. Para rematar su show, Lori Meyers con la copa de vino en la mano, nos levantaron a todos con ‘Emborracharme’ para dejar el escenario por todo lo alto con la esperada ‘Alta Fidelidad’. La banda, una de las más representativas del pop independiente nacional, tiró de garra para defender las canciones de su último trabajo, demostrando que con fuerza de voluntad las cosas siempre suenan mejor.

altAr9NsZG2YQAxjEfhzrWKqFOEPJN_0KO9loEWd3N3EvL-

Una vez repuestos de Lori Meyers empezamos con los platos fuertes internacionales. Los primeros fueron White Lies, que llegaban a Burriana a presentar su último y algo convincente álbum Big TV. Lo de los ingleses en directo (y también en disco) es como un quiero y no puedo, comediendo siempre su intensidad. Arrancando con temas tan buenos como ‘Farewell To The Fairground’ resulta difícil dar la espalda al directo, pero lo cierto es que en canciones como su último single ‘There goes our love again’, el vocalista Harry McVeigh se muestra temeroso en demostrar su chorro de voz. A lo largo del festival, una de nuestras principales quejas es el bajo sonido del escenario Legendario, pero eso no es excusa para llevar las guitarras al límite. La oscuridad sobredimensionada de la banda hizo que nuevos temas como ‘First Time Caller’ quedasen en simple anécdota. A pesar de ello, en temas como ‘Bigger than Us’ o ‘Death’, donde las guitarras suenan más profundas de por sí, la banda supo responder. Un grupo que lo tiene todo para poder llegar más alto y sin embargo no acaba de explotar. Seguiremos sus evoluciones.

Domenech Castello (EFE)

Por el contrario, lo de La Habitación Roja fue harina de otro costal. En su reducido set (¿por qué solo les dieron 45 minutos?) repasaron principalmente la última etapa de su carrera y nos hicieron recordar el motivo por el que sus letras entran tan fácil en nuestra cabeza, erizándonos hasta el último pelo de nuestro cuerpo. Con un Jorge Martí más motivado de lo normal, seguramente ante el hecho de tocar en casa, la banda condujo sus canciones en un ambiente rockero, ideal para temas como ‘Siberia’, ‘Universal’ o la emotiva y electrizante ‘Annapurna’. Ellos afirman que Fue Eléctrico seguramente sea el álbum más completo de su carrera. Nosotros no nos sentimos capaces para juzgar esta afirmación, pero de lo que sí estamos seguros es de que es el que mejor conecta con el público. Un concierto ideal tanto para el disfrute como para la reflexión, donde la imagen feliz de Jorge lanzándose sobre la batería de Jose Marco supone un recuerdo imborrable. El tiempo pasa para todos, pero ellos parecen tener el secreto de la juventud eterna.

A continuación llegaba el plato fuerte de la noche en cuanto a propuesta musical internacional. Editors llegaban al Arenal Sound con el regulero The Weight of Your Love bajo el brazo, hecho que no se notó en absoluto en un concierto que seguramente fue el más completo del festival. Las canciones de su último trabajo se desvisten de todo artificio monótono quedando desnudas ante las guitarras y la interesante voz de Tom Smith. Con una despiadada ‘Sugar’, en la que el frontman de la banda apareció ataviado con una gabardina larga (comentar también que vaya rapada de pelo se pegó antes de venir a Burriana) el concierto comenzó a andar, sumergiéndonos en una oscuridad profunda y bien medida, cosa que no lograron White Lies en ningún momento. La banda salió imperial, a comerse el escenario a base de su música, dotada de una profundidad extra para la ocasión. De este modo hicieron gala de sus magníficos riffs de guitarra en temas clásicos que se sucedían uno detrás de otro como ‘Munich’, ‘An end has a start’ o ‘Racing rats’. Esto unido a la rabia controlada de ‘Eat Raw Meat = Blood Drool’ o la capacidad de acallar a todo el mundo con la acústica ‘Nothing’, hacen que Editors se llevaran la palma. Un concierto con matices épicos no solo por la sobria y algo tenebrosa puesta en escena sino también por el excelente sonido que lograron.

editors web arenal

Con ganas de baile nos dirigimos al concierto de We Are Standard, donde los bilbaínos no nos defraudaron en absoluto. Su nuevo disco con un sonido un tanto DFA, acaparó todos los focos a base de temas eufóricos como ‘Jesus in her eyes’ o ‘Can I count on you’. Deu repartiendo amor en todo momento y confetis en algún que otro tema, supo llevar a los asistentes al éxtasis musical con ‘07:45 (Bring me back home)’ o ‘The First Girl Got a Kiss Whitout a Please’. Hicieron gala de su buen estado de forma, nos dejaron con ganas de más y nos dejaron con la idea de todo lo alto que podían llegar su fuesen americanos y Pitchfork se fijase en ellos.

Dejando de lado el show monótono y postizo de Stevie Aoki, depositamos nuestras esperanzas en los daneses Alphabeat y lo cierto es que nos vimos recompensados. Con una formación numerosa y mutante, en la que aparecían y desaparecían las coristas, Alphabeat lograron que nadie estuviese quieto. Y es que como buena banda nórdica que son, saben cultivar a la perfección el pop y las melodías discotequeras de gente como Club 8. Así nos lo demostraron con canciones como ‘The Vacation’, ‘Boyfriend’ o ‘Fastination’, una de las muchas donde sacaron la purpurina a volar por los aires. Sus dos vocalistas, tanto Anders SG como la radiante Stine Bramsen hicieron gala de su capacidad de animación encima del escenario. Fuera de dudas, fueron la gran revelación del festival, un grupo fresco, con mucho camino andado a sus espaldas. Ojalá la dirección del festival los tenga en cuenta para sucesivas ediciones.

alphabeat

Fotografías tomadas de la web del festival @SergioZaragoza7,
Ángel Sánchez, Domenech Castelló (EFE) y @thisisalphabeat
Noé R. Rivas

Joven teleco que escribe sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *