Crónica

Arenal Sound 2014

Jueves

31/07/2014

Por -

Continuamos nuestro repaso a todo lo acontecido en el Arenal Sound con las crónicas del jueves, el primer día del festival con mayúsculas donde los conciertos se repartieron en los tres grandes escenarios del recinto. Arrancamos a tempranas horas nuestra jornada con Mishima. No nos podíamos perder como sonaba en directo su nuevo trabajo L’ànsia que cura y lo cierto es que quedamos encantados con la buena propuesta de los catalanes. Congregando a un buen número de fieles seguidores un poco pasados de copas y horas de exposición al sol, David Carabén y los suyos supieron adaptar a la perfección su repertorio festivalero. Con un sonido inmaculado y el innegable toque mediterráneo que imprimen en todas sus canciones, nos brindaron pasajes donde el público se sintió el verdadero protagonista. Esto ocurrió en los coros de ‘La Vella Ferida’ o ‘Guspira, estel o carícia’ donde resultaba muy fácil dejarse llevar. Canciones con un toque épico como ‘Els vespres Verds’ donde percibíamos a un Carabén realmente emocionado. También hubo tiempo para nuevas composiciones como ‘Mentre floreixen les flors’, dejándonos constancia que la capacidad lírica de la banda sigue intacta. El punto y final no podía llegar de otra forma que no fuese con ‘Tot torna a començar’ y todos aullando al despejado cielo de Burriana. Sin lugar a dudas un concierto memorable, más aún para los que los veíamos por primera vez.

DSC01250

Tras los bonitos sentimientos que habíamos experimentado con Mishima, nos esperaba algo muy diferente como fue la verbena ofrecida por La Pegatina. Nadie puede negar la enorme capacidad festiva que poseen los catalanes, pero su propuesta repetitiva no hizo más que invitar una y otra vez a las palmas. Al enésimo arranque ska de sus canciones acabas por caer en el aburrimiento, mientras que la sucesión de versiones de gente como Mago de Öz te sumerge de lleno en las fiestas de tu pueblo. Lo cierto es que este es el propósito de La Pegatina: lograr una fiesta donde importe o no la música y su elaboración. Lo volvieron a conseguir en el Arenal, así que enhorabuena por ellos y todos los que disfrutaron. Como contraposición a este concierto, Elefantes tiraron de clásicos en su discografía para satisfacer al buen número de seguidores de toda la vida que se concentraron en el escenario Negrita. A Shuarma y compañía se les nota con muchas ganas de volver a pisar fuerte los escenarios. Canciones agridulces que fueron culminadas con la estruendosa y fatídicamente motivante ‘Piedad’.

A continuación nos dispusimos a vivir un nuevo concierto de Love of Lesbian. La larga gira que supuso La NocheEterna. Los Días no Vividos aún se extiende hasta nuestros días con un nuevo espectáculo que lleva por título El Poder de la Tijera. Hace ya unos cuantos meses, tras verlos en directo en Valladolid, realmente sentimos que el grupo tenía que parar una temporada para que no cayésemos en el hastío total. Lo cierto es que la banda no se ha tomado este merecido descanso pero sí que ha dado un giro bastante importante tanto a los temas que presentan en concierto como la forma de presentarlos. La verdad es que con cosas como estas es donde se ve que un grupo tiene cogidas las riendas de su carrera. El nuevo espectáculo que nos presentan Santi Balmes y los suyos se basa en una serie de proyecciónes un tanto paranoicas por momentos, pero que sin lugar a dudas representan ese espíritu irónico que la banda ha adoptado en los últimos tiempos. Con un setlist muy potente donde recuperaron temas tan motivantes como ‘Historia del Amante Guisante’, ‘667’ o ‘El Ectoplasta’, volvieron a triunfar dando muestras del fenómeno que han supuesto para la música nacional en este siglo XXI. El único inconveniente de su directo vino provocado por fuerzas ajenas como un inoportuno apagón de luz, algo que no impidió que regresasen aún con más ganas. También hubo guiño a La Pegatina con la colaboración de estos en ‘Víctimas del Porno (a tu laíto)’ devolviéndole la jugada a Santi Balmes en su concierto anterior. Cerraron una vez más con ‘Fantástico’, un tema que desata pasiones pero que sin lugar a dudas no hace gala al nivel compositivo de los barceloneses. Cosas que hacen las marcas de cerveza y su brutal promoción.

DSC01267

Minutos después del final de su concierto, las pulsaciones se relajaron para dar comienzo al show de L.A. Una de las bandas con más proyección internacional de nuestro país, nos demostró de nuevo lo bien que se les da tocar en escenarios grandes y con un volumen ensordecedor. Recogiendo temas de todas sus etapas, L.A. combinaron a la perfección la clara influencia de géneros americanos en su música junto con sus particulares ambientes reflexivos de canciones como ‘Over and Over’. Arrancando con ‘Outsider’ (tema que antes cerraba sus conciertos), nos demostraron como son una banda que tiene un repertorio sin fisuras que puede amoldarse perfectamente a sus necesidades. Canciones como ‘Hands’ o ‘In the Meadow’ realmente te ponen la piel de gallina gracias al torrente de voz de Lluís Albert Segura y todo lo compacto que suenan sus guitarras. Sin lugar a dudas uno de los mejores directos nacionales que te puedes encontrar ahora mismo.

DSC01282

Tras comprobar como a continuación Azealia Banks no ha cambiado ni un ápice sus directos pachangueros basados en la exhibición total de ella y sus acompañantes en el escenario al ritmo de cierta música, nos sumergimos en la propuesta de French Films y la convergencia de diferentes estilos en su música. Los finlandeses nos demostraron que para nada son un hype, teniendo muy claro por los derroteros que quieren sonar. La voz muy a lo Ian Curtins de Johannes sabe llenar perfectamente el escenario, mientras que sus compañeros se encargan de que sus guitarras suenen realmente surf. Lo cierto es que su directo tuvo todos los componentes que faltaron un año atrás en el de que se supone que son otros homónimos del género como The Drums. Temas de su último trabajo como es el caso del inicial ‘White Orchid’ insuflan energía a raudales partiendo de unos riffs serpenteantes y afilados. A medida que fue avanzando el concierto nos dimos cuenta como las ganas de los músicos iban en aumento, intentando trasladarnos a todos la costa oeste californiana. Nos presentaron a un nuevo miembro de la banda junto con una exclusiva nueva composición, más apaciguada de lo que nos tienen acostumbrados. Un directo a la altura de las expectativas de una banda que esperemos encontrárnosla dentro de muy poco.

Cerramos la noche con unos Crystal Fighters de sonido desmesurado. Lo que se preveía como el concierto más multitudinario del día lo fue. La txalaparta de los británicos se metía en los oídos como si de martillos se tratase, pero poco parecía importar ya a esas horas a las decenas de miles de sounders que incluso recibían canciones más reposadas como ‘Follow’ con una desmesura total. Mención aparte merece el conjunto de Sebastian Pringle: una especie de traje de San Fermín con una corona de plumas al más puro estilo de María Jiménez. Los Crystal Fighters han intentado por todos los medios posibles que sus canciones se conviertan en himnos colectivos y en festivales como el Arenal Sound han encontrado su lugar para ello.

Crónica: Noé Rodríguez Rivas
Noé R. Rivas

Estudiando teleco y escribiendo sobre grupos guays. Woods y Jeremy Jay me molan mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *